¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B)

61

4 de junio de 2012 por Blog de Banderas

Hoy vamos con una entrada que podríamos catalogar como ñoñis in extremis – osea nerd en extremo y eso prostituyendo el latín un poco -.  ¿Ustedes alguna vez se han preguntado de dónde vienen los nombres de los países?  Es decir, ¿por qué Uruguay se llama Uruguay? ¿Por qué Argelia se llama Argelia?  Pues bueno, para resolver esas dudas, hoy les presento la primera parte de esta entrada en la que pretendo explicarles de dónde salió el nombre de cada uno de los países del mundo, es decir, la etimología de las palabras que usamos para denominar a los países.  Siéntense, acomódense, traigan café – porque sino la vida no tiene sentido – y relájense que empezamos:

Letra A:

Afganistán:

Literalmente, la palabra Afganistán significa “tierra de los afganos”, ¡duh! ¿Pero qué significa afgano? Aquí se pone un poco más interesante la historia. El término afgano proviene de la palabra Ashvaka que en sánscrito significa “criador de caballos” – y se deriva de la palabra Áshva que en sánscrito es “caballo”.  Así mismo, a través de la historia el término “afgano” se ha utilizado indistintamente para denominar a las poblaciones pastunes de la zona – es decir, los habitantes del sur y oriente de lo que hoy es Afganistán y algunas regiones del sur de Pakistán -. Más allá, el sufijo “stan” proviene del idioma persa – de orígenes indo-iraníes – y significa literalmente “lugar”.  Conclusión, Afganistán significa “el lugar de los criadores de caballos”.

Albania:

Albania es el nombre en latín medieval del país cuyos habitantes denominan Shqipëri. En griego medieval, el nombre del país es Albania con sus variantes Albanitia o Arbanitia. Se especula que el término proviene de la tribu ilírica de los Albani que fueron incluidos en un mapa por Ptolomeo en el año 150 A.C. y que mostraba la ciudad de Albanópolis localizada al norte de la ciudad actual albanesa de Durrës en la costa del país.

Durante la edad media, los albaneses se llamaron a sí mismos Arbëresh o Arbnesh y a su país Arbër o Arbën, y posteriormente en el siglo XVI, los nombres anteriores se reemplazaron por Shqiptarë y Shqipëria que significan literalmente “Hijos de las Águilas” y “Tierra de las Águilas”. Los dos términos se derivan del adverbio shqip que significa “entenderse unos a otros”.

Finalmente, para Albania hay que hacer una diferenciación. El nombre latino “Albania”, que como les mencioné anteriormente, proviene de la tribu ilírica de los Albani que derivaron su nombre del latín albus que significa “blanco” haciendo referencia a la nieve de las montañas del país.  Por otra parte, el nombre de Albania en albanés, es decir, Shqipëria, significa literalmente “Tierra de las Águilas” en honor a la bandea utilizada por Skanderbeg – líder de la revolución contra los turcos – que incluía un águila bicéfala heredada de los bizantinos.

Alemania:

Alemania nos vuelve a presentar las 2 opciones que vimos en el punto pasado con Albania. El nombre original del país Deutschland - originalmente diutisciu land – significa “las tierras alemanas” y a su vez, la palabra diutisc significa “pueblo” o “popular”.  En conclusión, la palabra Alemania en alemán es una traducción literal de “tierra del pueblo”.  Ahora, el nombre en español, es decir Alemania, es una adaptación del nombre del pueblo Alemanni, una confederación de tribus germánicas que se encargaron de expandir el idioma alemán desde la parte alta del Rhín hasta Alsacia y Suiza.

Andorra:

Frente a la incertidumbre de no saber de dónde se originó el nombre de Andorra, existen 3 teorías.  La primera estipula que la palabra surgió del árabe al-Darra que significa literalmente “bosque” y fue lo que encontraron los sarracenos en la zona luego de invadir la península ibérica.  La segunda que está bastante relacionada con la anterior afirma que Andorra proviene del término navarro Andurrial que se traduce como “tierra cubierta de arbustos”.  La última teoría se le atribuye a Carlomagno quien, inspirado en el valle bíblico de canaanita de Endor o Andor bautizó así el valle de Andorra haciendo referencia al lugar donde los madianitas habían sido derrotados.

Angola:

La palabra Angola es una adaptación portuguesa del nombre del título N’gola que ostentaban los reyes del Reino de Ndongo ubicado en las tierras altas de África Central entre los ríos Kwanza y Lukala entre los siglos XV y XVI.  La primera vez que apareció el término Angola fue en la carta de Paulo Díaz de Novais, nieto del navegador portugués Bartolomé Díaz, cuando hizo referencia al “Reino de Angola” en 1571.

Antigua y Barbuda:

Y aquí tenemos 2 nombres distintos.  Antigua, también conocida como Wadadli - antiguo nombre arawak de la isla – fue bautizada así por Cristóbal Colón en persona en honor a Santa María de la Antigua, un ícono que se encontraba en la Catedral de Sevilla en España.  Por su parte, la palabra arawak de Wadadli significa literalmente “nuestra propia tierra”.

Y la explicación de Barbuda es mucho más fácil y, en mi concepto, hasta coquetona.  La isla recibió su nombre también de Cristóbal Colón cuando desembarcó en su segundo viaje y vio las “barbas” de líquenes que abundaban en las palmeras del lugar.  De ahí el nombre: Barbuda.

Arabia Saudí:

Luego de la unificación de los reinos de Hejaz y Nejd, el nuevo Estado que surgió fue llamado al-Mamlakah al-ʻArabīyah as-Suʻūdīyah que traduce literalmente “Reino de Arabia Saudí”. La palabra Saudí proviene de as-Suʻūdīyah que es una forma de adjetivo formado a partir del nombre dinástico de Al Saud. Su inclusión en el nombre oficial del país indica que el monarca lo veía como una posesión personal de la familia real. Más allá, Al Saud es un nombre en árabe que se forma agregando la palabra al - que significa “familia de” o “casa de” – al nombre del ancestro. Por su parte, la palabra Arabia hace referencia a la herencia o naturaleza árabe de la población del país. Etimológicamente, árabe significa literalmente “de origen puro”.  Conclusión, Arabia Saudí significaría algo así como “El reino de los de origen puro que viven en la casa de Saud”.

Argelia:

La palabra Argelia se deriva del nombre de la ciudad de Argel que es una adaptación al español – aunque primero fue al francés – de la palabra árabe الجزائر – o al-Jazā’ir para usar letras que entendamos – que significa “las islas” y que hace referencia a los islotes y piedras que se encontraban en el puerto de Argel y que hoy hacen parte de sus espigones.  Otras explicaciones afirman que el nombre proviene de de la palabra Yazair que significa “Claro de luna” y que fue usada por la dinastía de los Ziríes para referirse a la ciudad capital.  Finalmente, una última teoría afirma que las islas o al-Jazā’ir no harían referencia a los islotes en la bahía de Argel sino a las tierras fértiles alrededor de la ciudad que se convertían en una “isla de vida” en medio del desierto.

Argentina:

Y Argentina es una de las más fáciles de descifrar. El nombre del país proviene de la palabra latina argentum que significa “plata” y hace referencia a la creencia que tenían exploradores portugueses y españoles de la existencia de grandes yacimientos de metales preciosos en las inmediaciones de lo que después se conocería como el Río de la Plata. La primera vez que se utilizó el nombre “Argentina” fue en 1602 por parte del Martín del Barco Centenera cuando publicó un poema sobre la historia del Río de la Plata y de los Reinos de Perú, Tucumán y el Estado de Brasil que tituló La Argentina.

Armenia:

Y aquí volvemos a tener una dualidad entre el nombre en armenio y el nombre en español.  El primero es Hayk’ que proviene directamente de Hayk – Հայկ en armenio -, el legendario patriarca de los armenios y el tátaranieto de Noé.  Durante la edad media, el nombre se modificó añandiendo el sufijo iraní stan para volverlo Hayastan - o la tierra de los descendientes de Hayk -.  Por su parte, Armenia – en español – proviene del nombre de Aram, un descendiente lineal directo de Hayk.  Otras teorías afirman que la palabra se deriva de los términos armens – en griego -, armani - en persa – y armenoi - en griego -, los 3 para definir las poblaciones que se ubicaban en las inmediaciones del Monte Ararat, cercano al lugar donde hoy está ubicada Yereván, la capital de Armenia.

Australia:

A pesar de que uno creería que la palabra Australia simplemente proviene de la antigua leyenda romana de la llamada terra australis incognita - o “tierra desconocida del sur”, existe otra teoría que indica que el español Pedro Morales de Quirós bautizó una isla de las Nuevas Hébridas – hoy en el territorio de Vanuatu – como Australia del Espíritu Santo a su llegada.  Con ese nombre, Morales mezcló las palabras austral que en latín significa “sur” con Austria. A partir de ese momento, todos los territorios al sur de Nueva Guinea fueron conocidos por españoles, británicos y holandeses como “Australia”.

Austria:

El nombre del país proviene del alemán Österreich que a su vez se deriva del vocablo antiguo alemán Ostarrîchi que significa “territorio o dominio oriental”.  Posteriormente, con la latinización del nombre, se comete el error de convertir la palabra öst que en alemán significa “este” en austrō o auster que en latín significaban “austral” o “meridional”.  El nombre de Austria tiene entonces un grave problema de ubicación geoespacial, no sólo en español sino también en otros idiomas como inglés o portugués.

Azerbaiyán:

Y el nombre de Azerbaiyán es uno de esos que a uno como hispanoparlante le cuesta trabajo entender, básicamente porque la forma actual de la palabra difiere demasiado con la palabra original de donde surgió. Azerbaiyán se deriva del nombre Atropates que era una región en el norte de Persia durante el Imperio Aqueménida.  La palabra Atropates es una transliteración griega de una antigua palabra persa que significa “protegidos por el fuego sagrado”.  Y ahí es cuando viene la evolución extraña de la palabra.  De Atropates se pasó a Āturpātākān luego a ĀdharbādhagānĀdharbāyagānĀzarbāydjān y después a la forma actual Azerbaycan que se puede entender como “el tesoro del fuego” o “la tierra del fuego”.

Letra B:

Bahamas:

Ésta es fácil y corta.  El nombre de Bahamas proviene de una deformación las palabras españolas baja mar que se le asignaron por la escasa altitud de las islas que componen al país.  Dichas rápido y con el uso constante a través de los años, las 2 palabras se convirtieron en el nombre que conocemos hoy:  Bahamas.

Bahréin:

Y ésta también es fácil y rápida.  En árabe, la palabra البحرين - o Bahrayn para que entendamos – es la forma doble de la palabra Bahr que significa “mar”. En consecuencia, Bahrayn significa “los dos mares”.  Algunas fuentes aseguran que los dos mares hacen referencia a las masas de agua al oriente y al occidente del país mientras que otras afirman que se habla es del “Gran Mar Verde” – nombre con el que se conoce al Golfo Pérsico en Bahréin – por un lado y de un lago de agua dulce en el territorio del país.  Bahréin entonces es el “Reino de los dos mares”.

Bangladesh:

Teniendo en cuenta su ubicación en el Golfo de Bengala al sur de Asia, el nombre de Bangladesh proviene de la unión de 2 palabras: Bangal que es el nombre en bengalí del golfo y Desh que significa “tierra” o “país”.  Conclusión: “el país de Bengala” en contraposición a la “región de Bengala” que perteneció a India después de la segunda partición de Bengala en 1947.

Barbados:

Con Barbados tenemos una historia similar a la de Barbuda. No se ha podido especificar quién fue el primero en usar el nombre y en consecuencia existen las 2 versiones. Algunos dicen que fueron los españoles que llegaron a la isla y la bautizaron como “Barbados”, otros afirman que fueron los portugueses y que el nombre original era “Os Barbados”. En todo caso, las 2 versiones coinciden en que el nombre surge de las abundantes barbas – o raíces aéreas – que le colgaban a los árboles de ficus, nativos de la isla, a la llegada de los europeos.

Bélgica:

El primer uso de las palabras Belgae y Belgica - sí, sin tilde – se dio en la obra conocida como De Bello Gallico - que en latín significa “Comentarios sobre la Guerra de las Galias” – de Julio César en la que dividía los territorios de la Galia en 3 partes: los galos como tales, los aquitanos y los belgas – que estaban separados del resto por los ríos Sena y Marne -.  Finalmente, durante el reinado de Augusto, la zona se denominó Gallia Belgica y de ahí se originó el nombre del país actual. La palabra Bélgica surge entonces de una transliteración poco acertada de la obra de Julio César De Bello Gallico.

Belice:

Existen 2 teorías frente al origen de la palabra Belice. La primera afirma que proviene del vocablo maya Belix que significa “aguas barrosas” o “fango” y haría referencia al Río Belice. La segunda también se remite al idioma maya y afirma que proviene del vocablo Beelis que significa “camino de los frutos” refiriéndose a las tierras fértiles del país.

Benín:

Anteriormente conocida como Dahomey, la República de Benín cambió su nombre el 30 de Noviembre de 1975 para tener un nombre más neutral y no tuviera relación con el antiguo Reino de Dahomey que sólo cubría el tercio sur del territorio actual del país.  El nombre de Benín proviene de la Bahía de Benín sobre la cual el país tiene sus costas y ésta a su vez lo deriva del antiguo Imperio de Benín que se extendió por gran parte de la región costera de Nigeria, Benín y Togo entre 1440 y 1897.

Belarús:

El término Belarús – o Bielorrusia como era conocida anteriormente – significa literalmente Rutenia Blanca – Rus que significa Rutenia y Biel o Bielo que es la palabra eslava para “Blanco” -.  Rutenia es el nombre con el que se conocía a la región de Europa del Este donde habitan los rutenos – hoy en día Ucrania, Belarús y partes de Rusia, Eslovaquia y Polonia.  Así mismo, Rutenia también hace referencia a un gobierno monárquico que reunía a una federación de tribus y que se conocía además como Rusiya o Rusia en castellano.

Lo más interesante es el “Blanco”, es decir, ¿por qué Belarús es la Rusia Blanca? La respuesta es algo racista.  El blanco hace referencia a que el territorio estaba habitado por eslavos cristianizados en oposición a la Rusia Negra donde se encontraban los bálticos paganos – región oriental de Belarús y partes de Ucrania hoy -.

Bolivia:

Anteriormente conocido como el “Alto Perú”, el nombre de Bolivia proviene directamente de Bolívar, apellido de Simón Bolívar, libertador del país.  Sin embargo, en su primera versión en 1825, el país recibió el nombre de “República de Bolívar”.  Posteriormente, por iniciativa del Presbítero Manuel Martín Cruz, el nombre fue cambiado a Bolivia. La justificación para el cambio la hizo con la siguiente frase: “Si de Rómulo, Roma; de Bolívar, Bolivia”.

Bosnia-Herzegovina:

Como en otros países como Antigua y Barbuda, Bosnia-Herzegovina también está conformada por 2 territorios históricos.  El nombre de Bosnia proviene de la palabra serbia Bosona que significa literalmente “Región” o “Territorio” y hacía referencia justamente a eso, un territorio de Serbia. Por su parte, el nombre de Herzegovina proviene de la forma como el gobernante Stefan Vukčić Kosača se hacía llamar a sí mismo en 1448: “Herzog de Santa Sava” en la cual Herzog es la forma alemana de “Duque”.  Posteriormente, las tierras dominadas por él se empezaron a llamar Herzegovina que significa “Ducado” – la terminación -ovina entendida como “tierra”.  Conclusión, el país se llama literalmente “Región-Ducado”.

Botswana:

Y ésta es tal vez la más fácil de todas. Botswana proviene del vocablo Tswana que en el idioma del mismo nombre hace referencia al grupo que habita la región. Los prefijos Bo y Ba utilizados frecuentemente antes del Tswana significan “tierra” y “nativo” respectivamente.  Así, Botswana quiere decir “la tierra de los Tswana”.

Brasil:

El origen del nombre de nuestro vecino del sur se remonta a la palabra celta barkino y que escribió en español como barcino. Hace referencia a un colorante rojo utilizado por la civilización fenicia cuyo nombre posteriormente fue modificado por los genoveses y se volvió abrazi brasil en castellano. Ese mismo nombre le fue atribuido a una madera de color rojizo utilizada para teñir textiles y que fue encontrada en grandes cantidades por los portugueses a su llegada a lo que hoy es Brasil.  Incluso, durante el descubrimiento de América, en Portugal se habló de la “Isla Brasil” para hacer referencia a la región atlántica de América del Sur donde se encontraban estos árboles, ahora conocidos como “Palo Brasil”.

Brunéi:

Existe una leyenda sobre el origen de la palabra Brunei.  Se especula que Awang Alak Betatar – fundador de Brunei – se trasladó desde el territorio de la actual Malasia hacia la desembocadura del Río Brunei y cuando llegó al lugar usó la expresión: Baru nah! que significa “Ahí está” o “Esa es”. A partir del Siglo XIV el territorio se renombró Barunai que se argumenta proviene del sánscrito varuṇ (वरुण) y que significa “Océano”.

Bulgaria:

Existen 3 teorías frente al origen de la palabra Bulgaria.  La primera afirma que el país se bautizó a partir del nombre de sus habitantes en latín Bulgari que traduce “los hombres del Bolg” – y Bolg entendido como el antiguo nombre del Río Volga donde se ubicaron los búlgaros hasta el Siglo VI -.  La segunda establece que Bulgaria proviene de “Bulgar” que en idioma proto-germánico significa Castillo, es decir, sería “La tierra de los castillos”.  Finalmente, la tercera afirma que proviene de la palabra turca bulga que se traduce como “mezclado” por la aparición de vocablos turcos y finlandeses en el idioma de los habitantes de la región.

Burkina Faso:

Y ésta es una de las que más me gusta.  En 1984, el expresidente Thomas Sankara decidió cambiarle el nombre al país de Alto Volta a Burkina Faso.  El nuevo nombre proviene de los vocablos Burkina y Faso en idiomas Mòoré y Doula y que significan literalmente “hombres de integridad” y “tierra de los ancestros” respectivamente.  En suma, Burkina Faso significa algo así como “La tierra de los hombres íntegros”.  Súper coquetón, ¿no les parece?

Burundi:

Hay 2 explicaciones para el nombre de Burundi.  La primera simplemente deplorable, la segunda un poco más digna – en mi humilde concepto. De la primera tienen la culpa los belgas – que dicho sea no fueron unos angelitos en África – y hace referencia al nombre colonial del territorio Urundi-Ubrundi-Bruwanda siendo Urundi la abreviación de “Urundi Rwanda” o “la otra Rwanda”. ¡Ah listo! Según los belgas, el nombre para Burundi era eso, simplemente “la otra”. Vamos por el camino del éxito. La segunda explicación surge del idioma nativo en la región, el Kirundi, y en consecuencia, Burundi sería “el territorio de los que hablan Kirundi”.  Mejoramos, ¿no creen?

Bhután:

La palabra Bhután proviene de dos vocablos sánscritos que tienen relación directa con la ubicación geográfica del país.  El primero Bhu-Uttan que traducido literalmente significa “Tierras Altas”, el segundo Bhots-ant que en castellano sería “Fin del Tíbet” o “Sur del Tíbet”.  Ahora, lo anterior aplica para la versión latinizada del nombre porque en idioma Dzongkha el país se llama Druk Yul que traduce literalmente “la tierra del dragón”.

Y hasta aquí llegamos por hoy con las explicaciones de los nombres de los países.  Continuamos en una próxima oportunidad con los que nos hacen falta.  Y claro, si tienen alguna anotación que podamos hacerle a los nombres que ya hice, por favor déjenmela abajo en la sección de los comentarios.  Por ahora, si les gustó la entrada menéenla.  Que tengan una feliz tarde y, como siempre, ¡adiós pues!

Acerca de estos anuncios

61 pensamientos en “¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B)

  1. Grave el de Benín… de resto muy bien ! :D

    Me gusta

  2. Genial, sobre Alemania te adjunto un artículo de la wikipedia sobre los nombres de Alemania en distintos idiomas http://en.wikipedia.org/wiki/Names_of_Germany muy variaditos

    Me gusta

    • Hola Capitán, sí lo vi ayer cuando estaba haciendo la entrada y es bastante interesante. Pero más interesante aún que el nombre provenga de 3 posibles opciones: “diutisc” en idioma alto alemán antiguo, “Germania” en Latín o “Alammani” que no es idioma sino la tribu que habitaba Alemania. Muchas gracias por tu comentario.

      Me gusta

  3. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos ¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B) blogdebanderas.wordpress.com/2012/06/04/de-donde-proviene…  por Bender_Rodriguez hace [...]

    Me gusta

  4. Ignacio dice:

    Nunca entendí porque la gente escribe tanto blog, y no presenta este tipo de ideas ante una editorial….con esto puede que te ganaras una pasta, sabes?

    Me gusta

  5. kaiowas dice:

    Japón, que no ha salido todavía, en japonés es Nihon o Nippon, se refiere a la tierra del sol naciente. Ni es sol y hon es origen. Por eso llamamos a Japón como el país del sol naciente. Japón viene del original Cipango, que es el nombre que los europeos dieron a esa tierra hace unos siglos.

    Me gusta

  6. Gonzalo dice:

    Como anécdota relacionada, decir que en Polonia, Alemania es, Niemcy, que significa algo así como, a los que no entendemos.

    Me gusta

  7. Diego dice:

    Una entrada interesantísima, he llegado vía meneame y me apunto el blog en favoritos!

    Enhorabuena y gracias por tu trabajo!

    Me gusta

  8. Nicolás dice:

    ¡Muy interesante! Esto me ha interesado durante mucho tiempo, aunque nunca he hecho una investigación exhaustiva al respecto. Te dejo unos comentarios:

    1. Echo de menos Captain Miller, mención a los diferentes nombres de Alemania (el que más me gusta es el de origen eslavo, que significa ‘mudo || que no habla eslavo’.

    2. Me intriga saber cuál es el origen de la inversión de la ele y la erre en Argelia en español. En el resto de idiomas mantienen la forma original “Algeria” (que es como debería ser en nuestra lengua). Yo sostengo que por un despiste de algún cartógrafo disléxico se estableció el nombre así y nadie lo revisó hasta que ya fue muy tarde. ¿Alguna idea mejor?

    3. Quizá ya lo sepas, pero a mí me sigue pareciendo curioso que Belarús (Rutenia Blanca) comparta con Ucrania una zona denominada “de tierra negra”, por el color y la fertilidad de su tierra. ‘Chierni’ (a falta de transliteración mejor) significa ‘negro’ en eslovaco, y comparten raíces similares entre otras lenguas eslavas. Chernóbil, por ejemplo, recibe su nombre de ahí.

    4. No me siento satisfecho con ‘la tierra de los Tswana’. Seguramente ‘Tswana’ signifique originariamente ‘gente’ o ‘nosotros’, pero ¿por qué no ir más allá en la búsqueda etimológica?

    5. No me ha quedado tu explicación sobre Bélgica. ¿Acaso De Bello Gallico se acortó de alguna manera para pasar a formar ‘Bell-Ga’ o algo similar?

    Me gusta

    • Hola Nicolás. Gracias por tu comentario, es sin duda uno de los más interesantes que me han dejado. Te contesto algunas cosas: Voy a hacer la investigación sobre la inversión de las letras en Argelia y sobre el significado de Tswana y te cuento. De hecho la de Botswana no debe ser difícil porque voy para allá la semana entrante y puedo preguntar.

      Lo de Bélgica lo busqué por cielo y tierra y eso fue lo único que encontré. Aparentemente desde “De Bello Gallico” la vaina se modificó hasta quedar Bélgica. Vuelvo a buscar y si encuentro algo te aviso. Saludos desde Bogotá.

      Me gusta

      • Arturo dice:

        Algo tarde, pero te voy a corregir: “De Bello Gallico” es simplemente el título de la obra de César, como bien dices, pero el nombre del país no viene del título, ya que, como dice el propio César, una de las tribus galas era la de los belgas (belgae, en latín). “Belgica” (sí, sin tilde, ya que en latín no se escriben tildes, pero en este caso el acento va en la “e”, por las normas de acentuación del latín) es una adaptación en femenino del adjetivo referente a los “belgae”, es decir, “belgicus-a-um”, del tipo de Helvecia (o [Confederación] Helvética, para Suiza), Iberia, Galia, Italia, Hispania, Austria, Alemania, etc., etc.

        Me gusta

  9. Osopanda dice:

    Muy instructiva la entrada, me ha encantado!

    Me gusta

  10. Roger dice:

    Estupenda entrada y propósito. La etimología de las toponimias esconde historias verdaderamente insólitas.

    Añado un apunte sobre los Allemanni: El nombre viene del germánico y su significado es “todas las gentes” o “todos los hombres”. Por el contexto histórico, posiblemente se tratara de todos los hombre aptos para el servicio militar. En cualquier caso, fue una tribu muy heterodoxa que compartió el mismo idioma y, de hecho, hoy en día la palabra Allemannisch se refiere a las variantes dialectales del alemán en el sudoeste de Alemania.

    Me gusta

  11. jaime dice:

    Interesante

    Me gusta

  12. xtbo dice:

    México proviene de la palabra Mestizo y es más que obvio!, pero como no les gusta a muchos el origen del nombre no lo encontrarás en ninguna parte ;D

    Me gusta

    • Esa no me la sabía. Investigaré y te cuento cuando llegue a la M. Saludos desde Bogotá.

      Me gusta

      • Mamma Testa dice:

        Incluso hay una leyenda muy vieja y muy bella. Los aztecas decían en nahuatl “Meshico”, como en “xoloscuintle” (perro), pero al no tener los españoles la grafía “sh” quedó Mexico. Cuando llegaron, había un gran lago (Texcoco) donde ahora está la ciudad, parecido al “conejo” en la luna. Era tan grande que se veía desde las montañas que están alrededor. En las noches de plenilunio, el lago era un espejo de la luna

        Me gusta

      • xtboc dice:

        Pues no lo encontrarás en ningún lugar pero es obvio al comparar la similitud de las palabras ( Mestizo = Mexico ), y aunque todos mis compatriotas saben que son mestizos no les gusta que México signifique eso.

        Me gusta

    • Mamma Testa dice:

      No es verdad. El filólogo Gutierre Tibón dice que viene de “xico” que significa Ombligo, como en xicomate (jitomate), que es tomate con ombligo. México significa “en el ombligo de la Luna”

      Saludos de una mexicana.

      Me gusta

      • xtboc dice:

        Ombligos del mundo hay en muchas partes: Rusia, Japón, México, y demás, son los lugares dónde los dioses descendían.

        la palabra México proviene de Mestizo, aunque no les guste, mi familia se enojo mucho conmigo cuando les dije mi teoría pues les parecio indignante aunque no sé la razón al fin de cuenta eso somos : MESTIZOS.

        Me gusta

  13. [...] castellano de esa forma? – anónimo hasta que alguien en España descubrió la entrada “¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B)” y los visitantes se dispararon.  Al punto que salí a almorzar y cuando volví después de [...]

    Me gusta

  14. Interesante artículo! Saludos desde la pequeña Venecia.

    Me gusta

  15. [...] » noticia original Esta entrada fue publicada en General por admin. Guarda el enlace permanente. [...]

    Me gusta

  16. upnews.es dice:

    Me ha enganchado, muy interesante, Espero leer más.

    Valora en Upnews.es: Hoy vamos con una entrada que podríamos catalogar como ñoñis in extremis – osea nerd en extremo y eso prostituye

    Me gusta

  17. Para todos los que me preguntaron, les cuento que ya está la segunda parte (Letras C y D) en el blog: http://blogdebanderas.wordpress.com/2012/06/08/de-donde-provienen-los-nombres-de-los-paises-de-la-c-a-la-d/

    Saludos.

    Me gusta

  18. darzee dice:

    Alá! Ya soy un poco más sabio hoy, ya me puedo ir a dormir ;-)

    Gracias por ilustrarme un poco con ese gran, gran trabajo. Meto tu blog en mis lector de feeds.

    Me gusta

  19. EIN!? dice:

    Reblogged this on Ein?.

    Me gusta

  20. Muy interesante, quedamos a la espera de la próxima entrega para enterarnos que significa Chile

    Me gusta

  21. alapizypapel dice:

    Reblogged this on Keep moving on and commented:
    Una muy interesante entrada que encontré de un blog… Cultura general para todos, esperaremos los demás. Disfruten.

    Me gusta

  22. FRancisco Rojas dice:

    Bacán

    Me gusta

  23. Gracias por la información. Pura vida, saludos.

    Me gusta

  24. HL dice:

    No encuentro palabras.
    Tu proyecto me resulta espectacular.
    La Red anda bastante estropeada. Se escribe pésimo, replican datos sin ninguna verificación ni cita, etc.
    Gracias
    PD = Por si ayuda te mando una dirección http://www.flags.net/

    Me gusta

  25. Pocos artículos tan sencillos e interesantes a la vez… Estaré pendiente del resto. Saludos.

    Me gusta

  26. arsenito dice:

    Increíble y fabuloso artículo, saludos desde Jamaica…

    Me gusta

  27. krankermond dice:

    Algunas precisiones sobre los numerosos nombres de Alemania y los alemanes:

    Cita:
    “El nombre original del país Deutschland – originalmente diutisciu land – significa “las tierras alemanas” y a su vez, la palabra diutisc significa “pueblo” o “popular”. En conclusión, la palabra Alemania en alemán es una traducción literal de “tierra del pueblo”.

    El endónimo de Alemania (Deutschland) tiene justamente esa raíz, a lo que hay que añadir que diutisciu es otra forma de la palabra Theoda de origen celta: entre los galos, Teutates es el dios que representa a la tribu, y en Irlanda los Tuâta Dé Dannan son “las gentes de la Diosa Danna”, seres sobrenaturales exiliados en un dimensión paralela cuya entrada son los túmulos. También comparte este origen el etnónimo Teutón -pueblo de invasores cuya identidad germánica ha sido puesta en duda por antropólogos e historiadores debido a sus evidentes rasgos celtas, pero no determinantes para descartarlos como pueblos germánicos.

    “Theoda” de donde proviene el endónimo Deutsch, el neerlandés Duits, el italiano Tedesco, (Tudesco en viejo castellano), y Tysk en las lenguas escandinavas, se generalizó durante la ocupación carolingia de la Germania, durante la cual surgió la necesidad de distinguir entre la nobleza de orígen franco y los naturales del país (mientras que en el lado opuesto del Rin, se produjo una metonímia, extendiendo la denominación de los fronterizos alamanni a todos los indígenas no francos al este del Rin que hablaban lenguas o dialectos de la misma familia germánica). La palabra germánica “Volk/folk” de donde proviene folklore, curiosamente no fue “la elegida”, y curiosamente, los germanos anglosajones adoptaron el nombre romano para designar su tierra de origen y reservaron Dutch -otra forma de Deutsch- para sus vecinos neerlandeses.

    Cita:
    “Ahora, el nombre en español, es decir Alemania, es una adaptación del nombre del pueblo Alemanni, una confederación de tribus germánicas que se encargaron de expandir el idioma alemán desde la parte alta del Rhín hasta Alsacia y Suiza.”

    Con algunos antecedentes en las fuentes griegas y romanas, (menciones teñidas de leyenda acerca de los pueblos de Thulé, descripciones realistas pero poco claras acerca de cimbrios y teutones, y comentarios algo tendenciosos de Julio Cesar sobre los germanos) que confunden a menudo celtas con germanos (por etnocentrismo mediterráneo pero también por intercambios, afinidades y posibles asimilaciones entre ambos pueblos que los antropólogos no descartan del todo), aparece la primera “noticia etnográfica” dedicada específicamente a los pueblos germánicos. En ella, Tácito clasifica con numerosos excesos de creatividad a los habitantes de la Germania: cuando no latiniza el endónimo, forma agrupaciones de tribus hoy poco conviencentes e inventa gentilicios, por ejemplo a partir de instrumentos de guerra -saxonni, “los de las saxas”, la saxa es cuchillo largo de guerra muy típico de estas tribus-, o incluso de instrumentos de pesca -tomó la palabra germánica “angel”, pronunciada ánguel, para designar a unos pobres pescadores de la costa sur de dinamarca, a los que llamó anglii…si señores, son ellos, luego se juntan con saxonni y se van a colonizar la britania celta.

    Otro nombre “que se sacó de la manga” fue justamente alamanni; para designar a una gran confederación de tribus que ocupó el suroeste de la actual Alemania, dió forma latina como genticilio, a la expresión “todos los hombres”, que en alguna lengua germánica de aquel entonces debió tener una forma parecida a “all men” o “alle Männer”.

    A menudo incluidos dentro de estos últimos -o a veces confundidos con ellos-, de los suebi o suevi, derivan los suabos y los suizos (¿por qué no helvecios? ya se hablará de esto); de los lejanos suiones (svear) descienden los habitantes de la futura Suecia (Sverige; también ya se hablará de esto).

    Me gusta

  28. Guille Chi dice:

    Espectacular!!!!! Me alegraron la maÑana!!!!!

    Me gusta

  29. Ginebrino dice:

    Muy buen aporte. Aunque no he terminado de leerlo, he visto algunos fallos (perdonables todos en tan magna obra) Referente a Australia decir que no, no es por la tierra Austral. Si no que se debe a la dinastia reinante en España. Los Austrias. Es decir: Australia, la tierra de los Austrias. Algo asi como el lago Victoria. Esto encaja ademas con Filipinas, descubierta por los españoles en el mismo viaje, y que viene a ser las Islas de Felipe II. (Felipe, Filipo, Filipinas… La linea esta clara) De este modo, Quiros le dedico los nombres a quienes financiaron sus viajes, Felipe II y su dinastia de Austrias españoles.

    Me gusta

  30. irela dice:

    esta increible t trabajo esta espectacular oye te felîcito eres un genio

    Me gusta

  31. [...] fronteras en las costas) y sobre el origen de los nombres de los países (que pueden leer aquí: De la A a la B / De la C a la D / De la E a la G / De la H a la K) que me las han estado pidiendo insistemente por [...]

    Me gusta

  32. [...] ¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B) [...]

    Me gusta

  33. [...] 5. Curiosidades del Meridiano 180° y la Línea Internacional del Cambio de Fecha 4. Mi primera noche en un país más pequeño… Colombia y su pérdida de aguas en el Caribe 3. Aerolíneas y logos, una mirada a las banderas en el cielo 2. ¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la E a la G) 1. ¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B) [...]

    Me gusta

  34. kassidy dice:

    Absolutamente genial la entrada, y seguramente las siguientes partes. Un tremendo trabajo de etimología, me parece mucho trabajo de investigación para una entrada. Fascinante. Felicidades!

    Me gusta

  35. netakat dice:

    Muy interesante. Ahora estoy esperando la etimología de mi país: El Salvador.
    Obviamente sé lo que significa (el salvador = la persona que salva), pero nunca supe por qué mi país tiene ese nombre. Ya le he preguntado mucha gente y nadie sabe porqué. Una razón, me imagino, ha de ser que mi país tiene una historia ligada a la religión cristiana, pero nada.

    Me gusta

  36. Arq Macagno dice:

    EXCELENTE!!!, me la guardo en “favoritos” para seguir leyendo un poco cada día!… saludos!

    Me gusta

  37. […] ¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B) […]

    Me gusta

  38. […] ¿De dónde provienen los nombres de los países? (De la A a la B) […]

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 3.972 seguidores

Twitter

Estadísticas del blog

  • 1,780,433 visitas

Imágenes

A veces los atardeceres son perfectos... Ciudad del Cabo, Sudáfrica #ciudaddelcabo #capetown #southafrica #Sudáfrica #africa #atardecer #sunset #tablemountain A veces al sultán le gusta salir y caminar entre las flores... Palacio del Sultán - Mascate, Omán #Mascate #muscat #Omán #oman #palace #palacio #middleeast #mediooriente A veces una gran estatua no es suficiente homenaje para el más grande de los grandes... Nelson Mandela en el Palacio Presidencial en Pretoria, Sudáfrica #Nelson #mandela #nelsonmandela #pretoria #Sudáfrica #southafrica #tshwane #unionbuildings #africa

Países

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.972 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: