750.000 búnkeres y el legado del Comunismo en Albania

En medio de mi fijación por visitar países extraños a los que no va nadie, el año pasado cogí mis maletas y me fui para uno de esos lugares que siempre me habían causado curiosidad pero que nunca había tenido la oportunidad de visitar: Albania.  Y tengo que confesar que las razones por las cuales el país me llama la atención son extrañas.  En primer lugar, al ser el país más pobre del continente, visitarlo significaba ver una Europa completamente diferente a la de los grandes monumentos, las calles antiguas y la prosperidad económica (muy a pesar de la crisis actual). Segundo, su historia para mí es apasionante. Quería ver el eje vial de Tirana construido por Mussolini durante la ocupación italiana para hacer sus desfiles militares. Quería ver las grandes plazas y estatuas características de los países que habían sido comunistas. Quería ver la herencia del gobierno comunista a ultranza y, sobre todo, aislacionista de Enver Hoxha y los efectos de la transición a la democracia en el país.  En fin, quería ver un país como ningún otro que hubiera visto antes.

Cuando llegué a Tirana efectivamente vi todo lo anterior pero al mismo tiempo me di cuenta que la realidad de Albania era diferente de lo que yo pensé encontrar.  Las grandes plazas no eran tan grandes.  Los grandes monumentos del comunismo habían sido desmantelados.  Los edificios grises sin personalidad característicos de la cortina de hierro habían sido pintados de colores alegres que contrastaban con la neblina permanente del invierno albanés y daban un aire de esperanza.  Pero a pesar de que la realidad era diferente, lo que estaba viendo era absolutamente encantador y cautivador.  Un país extraño y al tiempo maravilloso.

Pero antes de seguir, ubiquémonos con algo de geografía e historia:

Ubicación de Albania en Europa
Mapa de Albania (Fuente)

Algo de historia:

1912: Después de siglos de opresión bajo el dominio del Imperio Otomano, Albania obtuvo su independencia en 1912

1939: La independencia no duraría mucho como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial y la invasión italiana al país.

1942: Como reacción a esta nueva invasión se creó el Partido Comunista de Albania en 1941 y organizó la Conferencia de Pezë en 1942 en la que se creó el Ejército de Liberación Nacional.  Su objetivo era unir a los albaneses de todas las ideologías y clases para recuperar la independencia del país.

1943 – 1944: Enver Hoxha se convertiría en el Primer Secretario del Comité Central Provisional del Partido Comunista y, a partir de la expulsión de los italianos en 1944, en Secretario General del Partido Laborista de Albania – sucesor del Partido Comunista y único partido político legal del país hasta 1991 -.  Hoxha seguiría siendo Primer Secretario y líder del país hasta su muerte en 1985.

1948: Después de la llegada al poder de Hoxha, Albania experimentó un desarrollo considerable y la economía se revolucionó. La tierra fue confiscada a los más ricos y se crearon granjas colectivas que garantizaron la autosuficiencia alimentaria del país. La industria, que había sido inexistente hasta el momento, recibió grandes inversiones, la electricidad se expandió al campo, se eliminaron las enfermedades epidémicas y se acabó con el analfabetismo.

Al mejor estilo de la China de Mao, esta pintura muestra al líder Enver Hoxha rodeado de sus connacionales que le agradecen los avances del país bajo el régimen comunista (Fuente)
Pintura en la que Hoxha aparece adelante de la bandera de Albania como el gran líder del comunismo en el país rodeado de sus connacionales (Fuente)
Discurso de Hoxha en Tirana. En la foto se ven las estrellas que hacen alusión al comunismo y la bandera de la Albania comunista (con la estrella sobre las águilas) (Fuente)

1961: La amistad de Hoxha con los países comunistas empezó a desaparecer con la muerte de Stalin a quien él le profesaba una profunda admiración.  Argumentando el abandono del comunismo puro en gran parte de Europa del Este por cuenta de medidas revisionistas, Hoxha decide apartarse de los países del Pacto de Varsovia a partir de 1962.

1962: Hoxha hace de Albania un país mucho más radical ideológicamente, empieza a considerar a sus vecinos como enemigos e inicia la preparación para un posible ataque de Estados Unidos.  En este momento, su único aliado internacional es China.

Afiche comunista de 1960 que muestra la cercanía entre Albania y China (con las banderas respectivas). Las letras de abajo dicen literalmente: “Larga vida a la amistad entre los pueblos de Albania y China” (Fuente)

1972: Continuando con su paranoia, Hoxha se dedicó a 2 objetivos fundamentales. El primero, lograr que su país fuera autosuficiente en todos los aspectos para prevenir la dependencia de sus vecinos.  El segundo, fortificar el país y prepararlo para la invasión de Occidente que, según él, era inminente.

1978: Hoxha también acusa a China de revisionista por cuenta de los acercamientos del país con Occidente y rompe relaciones con Beijing. A partir de este momento, Albania se convierte en el único país comunista completamente cerrado y sin relaciones con el resto del mundo.

Y aquí es donde empatamos con mi historia de hoy.  Uno de los días que estuve en Tirana decidí tomar el teleférico que conduce de la ciudad al parque natural en la montaña Dajti en las afueras de Tirana.  Al llegar a la entrada del teleférico, empecé a ver una serie de estructuras de concreto en forma de champiñón que llamaron mi atención.  A partir de ese momento estuve pendiente y me di cuenta que estaban por todas partes.  Desde el teleférico alcancé a ver al menos unas 50 esparcidas por las montañas que rodean Tirana y tengo que confesar que me causaron bastante curiosidad.  Durante el resto de mi estadía las busqué en todas partes y en todas partes estaban, en montañas, al lado de los lagos, en la playa, al lado de la carretera…  en todas partes.

Empecé a leer sobre el asunto y me enteré que entre 1972 y 1983, la paranoia de Hoxha frente a un ataque de Occidente a su país lo había llevado a construir e instalar al menos 750.000 búnkeres de concreto en forma de champiñón en todo el país con énfasis en 3 lugares: 1. La capital Tirana, 2. Las costas y 3. Las fronteras.  Albania, según él, estaba preparada para la invasión…  una invasión que nunca llegó, básicamente porque al resto del mundo le importaba poco o nada lo que Hoxha hiciera con un país.  Seamos honestos, Albania no era ni China, ni Rusia, ni Alemania, ni Corea del Norte.  En todo caso, durante el mandato de Hoxha, los búnkeres se convirtieron en el eje central de la política de defensa nacional del país y del comunismo.

Llega 1991 y con él el colapso del comunismo en Albania y la instauración de la democracia.  Son los años del cambio, la época en la que la sociedad albanesa se dedica a tratar de borrar la memoria y legado del pasado aislacionista .  Caen las estatuas de Hoxha de las grandes plazas, saquean el mausoleo del ex líder y exhuman su cuerpo en una manifestación, invaden la zona prohibida destinada únicamente a los miembros del partido en Tirana, derriban monumentos alusivos al comunismo…  Pero los búnkeres continuaban ahí. Se habían convertido en una presencia permanente del pasado y, teniendo en cuenta el peso del concreto y lo difíciles que eran de destruir, lograron evitar su aniquilación y se convirtieron en testigos silenciosos de este nuevo período en la historia de Albania.

Hoy, los albaneses no los notan, hacen parte del paisaje y viven su día a día con ellos.  Algunos fueron pintados, otros fueron convertidos en baños públicos, otros en puestos de hamburguesas, otros en jardines y otros simplemente están allí.  Lo que sí es cierto es que en Albania, los búnkeres dejaron de ser sinónimo del pasado para mezclarse con el presente y el futuro del país a través de su “adopción” – si se puede llamar así – por parte de la población.  A continuación les presento una recopilación de algunas fotos de estos búnkeres en la Albania de hoy:

Búnker adaptado como vivienda con la bandera de Albania en el techo (Fuente)
Búnkeres en el norte de Albania en la frontera con Montenegro (Fuente)
Búnker en un parque infantil en la costa albanesa (Fuente)
Búnker convertido en una pequeña tienda en los suburbios de Tirana (Fuente)
Búnker utilizado para sembrar plantas en la ciudad de Durrës en la costa albanesa (Fuente)
Bunker in Albania
Búnkeres en fila sobre la costa albanesa en el Adriático (Fuente)
Búnker en un cementerio de las zonas rurales de Albania (Fuente)

Pero no todo en Albania son búnkeres. Otra cosa que me impactó en el país es el nacionalismo que se respira en las ciudades.  Todos los albaneses hablan de su país con un orgullo que difícilmente se encuentra en otras partes y las banderas rojas con las águilas negras se ven en casi todos los edificios. Aprovechando que Tirana me dio material para el blog, los dejo con algunas fotos que tomé de la Albania de hoy y los vestigios que aún se ven del comunismo por las calles del país:

Sede del Partido de Unidad Nacional de Albania. Aparentemente allá también esas malas costumbres.
Sede del Partido de Unidad Nacional de Albania. Aparentemente allá también esas malas costumbres.
Parlamento de Albania
Parlamento de Albania
Estatua del Partidista desconocido construida durante el régimen comunista para honrar a los miles de albaneses que dieron su vida en la lucha contra la ocupación fascista italiana. Tirana, Albania
Estatua del Partidista desconocido construida durante el régimen comunista para honrar a los miles de albaneses que dieron su vida en la lucha contra la ocupación fascista italiana. Tirana, Albania
Mezquita de Et'hem Bey. Construida entre 1794 y 1821. Fue uno de los 2169 lugares de oración (mezquitas e iglesias) que fueron cerradas por el régimen comunista de Enver Hoxha en 1967. Se reabrió en 1991 cuando más de 10.000 personas asistieron a la mezquita para orar sin el permiso del Partido Comunista. Las fuerzas de seguridad no se atrevieron a intervenir y a partir de ese momento fueron autorizadas todas las religiones otra vez en Albania.
Mezquita de Et’hem Bey. Construida entre 1794 y 1821. Fue uno de los 2169 lugares de oración (mezquitas e iglesias) que fueron cerradas por el régimen comunista de Enver Hoxha en 1967. Se reabrió en 1991 cuando más de 10.000 personas asistieron a la mezquita para orar sin el permiso del Partido Comunista. Las fuerzas de seguridad no se atrevieron a intervenir y a partir de ese momento fueron autorizadas todas las religiones otra vez en Albania.
Plaza Skanderberg y estatua del héroe albanés Skanderberg, líder de la guerra de independencia de Albania contra el imperio Otomano en 1443. En la plaza solía haber 2 estatuas más: Una del ex-dictador comunista Enver Hoxha que fue derribada por miles de manifestantes durante la caída del comunismo en 1991 y la otra de Joseph Stalin a la que manifestantes le cortaron la cabeza en 1990 y fue posteriormente retirada por el nuevo gobierno. Centro de Tirana.
Plaza Skanderberg y estatua del héroe albanés Skanderberg, líder de la guerra de independencia de Albania contra el imperio Otomano en 1443. En la plaza solía haber 2 estatuas más: Una del ex-dictador comunista Enver Hoxha que fue derribada por miles de manifestantes durante la caída del comunismo en 1991 y la otra de Joseph Stalin a la que manifestantes le cortaron la cabeza en 1990 y fue posteriormente retirada por el nuevo gobierno. Centro de Tirana.
Palacio de la Cultura: Su construcción empezó en 1958 con ayuda soviética, pero cuando las relaciones entre Albania y la URSS se deterioraron, los ingenieros soviéticos abandonaron el país con los planos del edificio. Expertos chinos tuvieron que ser llamados para terminar el trabajo. Hoy el edificio contiene la ópera y la librería nacional. Plaza Skanderbeg.
Palacio de la Cultura: Su construcción empezó en 1958 con ayuda soviética, pero cuando las relaciones entre Albania y la URSS se deterioraron, los ingenieros soviéticos abandonaron el país con los planos del edificio. Expertos chinos tuvieron que ser llamados para terminar el trabajo. Hoy el edificio contiene la ópera y la librería nacional. Plaza Skanderbeg.
Museo de Historia Nacional, Plaza de Skanderberg: El mosaico en la fachada representa el desarrollo de la historia de Albania con representaciones desde los Ilirianos hasta los partidistas. Cuenta la historia de la formación de la nación albanesa. Centro de Tirana
Museo de Historia Nacional, Plaza de Skanderberg: El mosaico en la fachada representa el desarrollo de la historia de Albania con representaciones desde los Ilirianos hasta los partidistas. Cuenta la historia de la formación de la nación albanesa. Centro de Tirana
Otra vista del Museo de Historia Nacional.
Otra vista del Museo de Historia Nacional.
La pirámide fue construida en 1998 como un museo dedicado al dictador (que además tenía ínfulas de faraón) Enver Hoxha. Diseñada por la hija de Hoxha, Pranvera, el edificio fue el más caro que jamás se haya construido en el país. Luego del colapso del régimen, la pirámide se convirtió en un centro de convenciones y en una discoteca llamada "La Momia". Actualmente está siendo renovada para convertirse en un teatro. Tirana, Albania.
La pirámide fue construida en 1998 como un museo dedicado al dictador (que además tenía ínfulas de faraón) Enver Hoxha. Diseñada por la hija de Hoxha, Pranvera, el edificio fue el más caro que jamás se haya construido en el país. Luego del colapso del régimen, la pirámide se convirtió en un centro de convenciones y en una discoteca llamada “La Momia”. Actualmente está siendo renovada para convertirse en un teatro. Tirana, Albania.
A la derecha la sede del Antiguo Partido Comunista Albanés en Tirana, Albania
Sede del Antiguo Partido Comunista Albanés en Tirana, Albania
El edificio sirvió como sede de la Embajada Soviética hasta 1961 cuando Albania y la URSS rompieron relaciones diplomáticas. Luego sirvió como sede del Congreso de la República Socialista de Albania y actualmente es la residencia del Primer Ministro. Tirana, Albania
El edificio sirvió como sede de la Embajada Soviética hasta 1961 cuando Albania y la URSS rompieron relaciones diplomáticas. Luego sirvió como sede del Congreso de la República Socialista de Albania y actualmente es la residencia del Primer Ministro. Tirana, Albania
Edificios construidos por el régimen comunista de Enver Hoxha en Tirana, hoy pintados con colores vivos.
Edificios construidos por el régimen comunista de Enver Hoxha en Tirana, hoy pintados con colores vivos.
Teleférico entre Tirana y el Parque Nacional de la Montaña Dajti. En la parte inferior se alcanzan a ver los restos de uno de los búnkeres.
Teleférico entre Tirana y el Parque Nacional de la Montaña Dajti. En la parte inferior se alcanzan a ver los restos de uno de los búnkeres.
Panorámica de Tirana desde el Parque Nacional de la Montaña Dajti
Panorámica de Tirana desde el Parque Nacional de la Montaña Dajti
Bandera de Albania en el edificio del Ministerio de Defensa
Bandera de Albania en el edificio del Ministerio de Defensa
Y después de buscar las famosísimas estatuas comunistas por toda Tirana, me las encontré apiladas detrás de la Galería de Bellas Artes. Nadie las ve y pasan sus días sin pena ni gloria lejos del público.
Y después de buscar las famosísimas estatuas comunistas por toda Tirana, me las encontré apiladas detrás de la Galería de Bellas Artes. Nadie las ve y pasan sus días sin pena ni gloria lejos del público.
Puente Ura e Tabakëbe: Este puente de piedra otomano fue anteriormente la puerta de entrada a Tirana desde las tierras agrícolas del este a través del Río Lana. En 1930 el caudal del río fue modificado y el puente perdió importancia. Tirana, Albania
Puente Ura e Tabakëbe: Este puente de piedra otomano fue anteriormente la puerta de entrada a Tirana desde las tierras agrícolas del este a través del Río Lana. En 1930 el caudal del río fue modificado y el puente perdió importancia. Tirana, Albania
Vista nocturna de la Plaza Skanderbeg y del Museo de Historia Natural. Se ve también la bandera de Albania.
Vista nocturna de la Plaza Skanderbeg y del Museo de Historia Natural. Se ve también la bandera de Albania.

Y hasta acá llegamos con nuestra visita al país de los 750.000 búnkeres y a su pasado comunista que, aún hoy, está presente en todas y cada una de las calles de la capital.  Espero que les haya gustado y creo que nuestro próximo viaje en el Blog de Banderas será al Sultanato de Omán.  Veremos que pasa.  Hasta una próxima oportunidad.  ¡Adiós pues!

Si les gustó esta entrada, tal vez les guste: Banderas de la Ocupación: Un viaje a los Territorios Liberados del Sahara Occidental

Anuncios

22 comentarios

  1. Es de esos países a los que nadie va… pero no por eso menos interesantes, toda esta zona de Europa, sobre todo los Balcanes, es sin duda la otra cara de ese continente. Buena entrada, espero ver mas sorpresas en tu blog, esta semana te encontré y me quede enganchado… Saludos

    Me gusta

  2. He estado buscando informacion de Albania por que siempre me han contado que es un pais extraño, mi padre me contaba que en sus viajes por los 70 y 80 era el pais mas raro que habia conocido, en donde la gente tenia costumbre muy extrañas.
    Me encanto tu blog, felicitaciones por tu modo de redactar que lo encontre muy cercano.
    Saludos desde Chile.
    Esteban.

    Me gusta

    • Hola Esteban. Muchas gracias por tus comentarios… Y sí, tienes razón. Albania es bastante extraño pero maravilloso. A mí me encantó. De hecho por ahí tengo unas fotos que quiero usar para otra entrada que haré en el futuro. Ya te avisaré para que la leas. Saludos desde Bogotá.

      Me gusta

  3. Quiero agradecer tu articulo. Me llega muy de cerca porque (a pesar de no conocer la historia de mi familia) son del sur de Italia pero hablaban albanes (¿?) Algun dia tendre tiempo de investigar, pues ya no queda nadie a quien preguntar….
    gracias!
    Mariana

    Me gusta

  4. Soy albanés de la parte norte Shkoder
    me alegro q haya otros ciudadanos del mundo que tienen interes ó les gusta visitar a mi pais….entiendo q el pasado en Albania ha dejado demasiado cosas mal…pero hay q seguir adelante, y pienso que la gente y la naturaleza en Albania acen que mucha gente fuera vengan a visitarnos…
    la diferencia entre muchos paises de este y oeste de europa es que las dos partes tienen su forma de ver las cosas… entonces a nosotros nos ha tocado la peor parte…
    gracias por el articulo!!

    Me gusta

    • Hola Tonet,

      Me alegró mucho tu mensaje. Eres el primer albanés que me escribe acá en el blog. Entiendo lo que dices que a ustedes les tocó la peor parte… pero yo tuve la oportunidad de estar en Tirana y Durrës en enero de este año y AMÉ Albania. Es uno de los países europeos que más me gusta y volvería 10 veces sin pensarlo dos veces.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo desde Bogotá.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s