Tuvalu: Cambio Climático, un asunto de vida o muerte

La entrada de hoy se la voy a dedicar a uno de esos lugares que tengo que visitar antes de que sea demasiado tarde.  Y digo demasiado tarde porque mientras que para la mayoría de nuestros países, el cambio climático significa modificaciones en los patrones meteorológicos que traen sequías o inundaciones o aumentos en el nivel del mar que traerán consecuencias desastrosas para las poblaciones costeras, existe un país en el Pacífico Sur para el que el cambio climático es nada más y nada menos que un asunto de vida o muerte: Tuvalu.

Quiero empezar la entrada de hoy con un video corto de la intervención de Enele Sopoaga, Vice Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores de Tuvalu, en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se llevó a cabo en la ciudad mexicana de Cancún en 2010.  En el video, Sopoaga deja clara cuál es la posición de su país frente al tema del cambio climático y cuáles son las consecuencias de este problema sobre las islas que conforman Tuvalu.  Los dejo con el video en inglés y mi traducción abajo:

ENELE SOPOAGA: Señor presidente, el año pasado fuimos a Copenhague con altas expectativas de que la comunidad internacional tomaría pasos decisivos para lidiar con una de las más importantes – sino la más importante – amenazas a la humanidad:  el cambio climático.  Y quedamos extremadamente decepcionados con los resultados de Copenhague.  Es una tragedia pensar que más de 110 jefes de Estado no pudieron unirse para frenar el cambio climático de una manera significativa.  En Copenhague, nosotros rechazamos el acuerdo final y continuamos haciéndolo.  Según nuestro punto de vista, es un acuerdo vacío que sólo cumple con las necesidades políticas de corto plazo. Ciertamente, se trata de un documento para la desaparición de naciones como la mía.

Tuvalu estaba esperanzado en ver un resultado significativo en Copenhague que – aunque somos una delegación pequeña y con capacidad limitada -, como una contribución, nosotros redactamos nuestra propia versión de un nuevo protocolo sobre cambio climático.  Trágicamente, sin embargo, nunca pudimos hacer que la propuesta fuera discutida.

Este año hemos venido a México con unas expectativas renovadas de que la comunidad internacional no repetirá lo que sucedió en Copenhague.  Debemos unirnos en una solidaridad fuerte y debemos tomar medidas decisivas para frenar el cambio climático aquí.

Tuvalu busca un mandato claro para continuar con el Protocolo de Kyoto y un nuevo mandato para crear un acuerdo legalmente vinculante para implementar el Plan de Acción de Bali. Debemos estar de acuerdo sobre un inicio inmediato del segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto.  Los procesos de doble vía deben resultar en dos acuerdos legalmente vinculantes.  Es fundamental que la comunidad internacional esté de acuerdo con la implementación de  un enfoque integral para abordar el cambio climático.  Y esto sólo puede ser llevado a cabo a través de la revitalización del Protocolo de Kyoto y la creación de un nuevo protocolo para aquellos países que no están incluidos en Kyoto.

Señor presidente, el llamado de Tuvalu para la adopción de acciones urgentes, decididas e integrales para frenar el cambio climático no es egoísta.  Sin duda alguna, nosotros somos el país más vulnerable a los impactos del cambio climático.  La mayor longitud de tierra en Funafuti, la isla donde está ubicada nuestra capital, es de 600 metros.  El punto más alto está ubicado a 4 metros sobre el nivel del mar.  Cuando un ciclón golpea la isla no hay montañas para escalar, no tierra adentro en donde refugiarse.  Claro, tenemos las palmeras.  Nosotros estamos extremadamente expuestos al cambio climático.

Nosotros vemos que muchos otros países están autodenominándose también como los más vulnerables.  Claro, aunque reconocemos que todos los países son vulnerables a los impactos del cambio climático, una nación isleña pequeña conformada por atolones coralinos como Tuvalu enfrenta enormes retos que podrían amenazar incluso la existencia misma de nuestra nación.  Lo anterior se  comunicó enfáticamente en la declaración del Secretario Ejecutivo de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático el día de ayer.  ¿Hay algún otro país que pueda hacer esta afirmación tan trágica? No lo creo.

Es evidente que enfrentar el cambio climático, especialmente proporcionando un fondo de adaptación y apoyo, es fundamental para naciones insulares como Tuvalu.  Sin duda es una necesidad, una necesidad de seguridad, para Tuvalu.

Como país menos desarrollado, toda la economía de nuestra nación está amenazada por la gravedad de los fenómenos meteorológicos.  Sin embargo, no tenemos ningún medio para reconstruir nuestra economía luego de tales eventos.  Desesperadamente necesitamos un mecanismo internacional para hacer frente a las pérdidas y daños y para crear los acuerdos financieros necesarios para asegurar nuestro futuro.

Ya hemos oído referencias en este mismo salón en el Informe sobre la Brecha recientemente publicado por el PNUMA, en el cual se identifican las acciones necesarias para cerrar la brecha entre las totalmente inadecuadas promesas de reducción de emisiones realizadas en Copenhague y las acciones necesarias para garantizar que la temperatura global no sea superior a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Mi delegación insta a las partes a tomar seriamente en cuenta las conclusiones del Informe de la Brecha y sus recomendaciones en sus negociaciones. Las deficiencias detectadas, si no se superan con urgencia, podrían conducir a mi país, Tuvalu, y a muchos como nosotros a desaparecer.

Señor Presidente, debo hacer hincapié en la importancia de la urgencia. No podemos seguir deteniendo las discusiones. No podemos darnos el lujo de tener reuniones interminables y un sinfín de razones para no hacer nada. Lo más importante, no podemos darnos el lujo de ser rehenes de los países que señalan con el dedo al cambio climático, en particular, aquéllos que causan el cambio climático. Y no podemos darnos el lujo de ser tomados como rehenes por el atraso político de los países desarrollados. Ésta es una cuestión de vida o muerte para la supervivencia para Tuvalu. Ahora es el momento de actuar, el tiempo de llegar a un acuerdo, el momento de avanzar, el tiempo para salvar a Tuvalu, y al mundo. Gracias, señor Presidente.

Y entonces uno queda con la boca abierta, ¿no creen? Es decir, sabíamos que el cambio climático podría inundar Cartagena, Barcelona, Miami, Guayaquil o Nueva York, ¿pero desaparecer a un país por completo?  La respuesta es sí.  Las características mismas de Tuvalu hacen que sus islas sean particularmente vulnerables al cambio climático. Y no sólo por que un aumento del nivel del mar de 30 cms podría disminuir la superficie del país a menos de la mitad, las mareas cada vez más altas salinizan la tierra e impiden la producción de alimentos.

Ubicación de Tuvalu en el Pacífico Sur (Fuente)

¿Pero qué es Tuvalu? Antiguamente conocido como las Islas Ellis, Tuvalu es un pequeño país insular del Pacífico sur localizado a medio camino entre Australia y Hawaii.  Está compuesto por 9 islas de las cuales 4 son coralinas y 5 son atolones – es decir, islas coralinas con una laguna en la mitad -. Su población asciende a 10.544 habitantes haciéndolo el tercer país menos poblado del mundo después del Vaticano y Nauru y su territorio es apenas de 26 kilómetros cuadrados. El país obtuvo su independencia del Reino Unido el 1 de Octubre de 1978 y fue aceptado como el miembro número 189 de la ONU el 5 de Septiembre de 2000.

A continuación los dejo con algunas imágenes de Tuvalu para que vean la magnitud del impacto del cambio climático en el país:

Mapa de Tuvalu visto desde Google Earth. Las islas son tan pequeñas que casi ni se ven.
Y aquí vemos una imagen de Google Earth de Funafuti, el atolón donde está ubicada Fongafale, la capital. Se ve también la laguna interna característica de los atolones y el ancho real de la tierra en el atolón.
Vista aérea de Funafuti y el aeropuerto internacional (Fuente)
Panorámica del resto del Atolón de Funafuti (Fuente)
Playas en Funafuti. La mayoría del país está ubicada a menos de 1 metro de altura sobre el nivel del mar (Fuente)
Escuela de Mofutoa en la capital Funafuti (Fuente)
Bandera de Tuvalu. Las estrellas están ubicadas en la misma forma que las islas haciendo un mapa del país (Fuente)
Calle Tuvalu, la principal de la capital (Fuente)
Esta foto dice mucho. Alcanzan a ver la altura y el ancho de la isla a lado y lado de la carretera (Fuente)

Y hasta ahora todo muy bonito y paradisíaco, ¿pero las consecuencias del cambio climático son reales?  Los dejo ahora con algunas fotos que me encontré en internet que muestran los efectos del aumento del nivel del mar sobre el país:

Impacto de las mareas sobre la isla (Fuente)
Niños esperan que baje la marea en Funafuti (Fuente)
Olas sobre el Ministerio del Medio Ambiente en Funafuti (Fuente)
Efectos de las mareas sobre las viviendas en Funafuti (Fuente)
Oficina del Servicio Meteorológico de Tuvalu inundada por la marea (Fuente)
Juego de volleyball en Funafuti muy a pesar de la inundación (Fuente)

Como vieron, la vaina está complicada. A tal punto que Nueva Zelanda ha establecido una cuota migratoria de 75 tuvaluanos que pueden emigrar al país para buscar trabajo y pueden obtener la nacionalidad neozelandesa en el marco del programa conocido como PAC – Pacific Access Countries -.  Además, el gobierno de Wellington ha destinado 5 millones de dólares neozelandeses al año para ayudar con programas de mitigación del cambio climático en los micro-Estados insulares de Oceanía.

En todo caso, si quieren visitar Tuvalu les toca rápido porque teniendo en cuenta los niveles del aumento del nivel del mar actuales, el país no existirá en menos de 25 años.

Antes de terminar, los dejo con algunos videos que ilustran mejor que las fotos la situación de Tuvalu:

Documental sobre el Cambio Climático en Tuvalu

Video de un tour de Tuvalu en bicicleta

Documental: Érase una vez una isla

Hasta aquí llegamos por hoy.  Nos vemos en una próxima oportunidad. ¡Adiós pues!

Anuncios

10 comentarios

  1. Es de admirar a las personas de este país, no debe ser fácil mantener una manutención y subsistencia tan limitada, ver ese éxodo será una cosa única, muy triste y lamentable, nos debería dar mucha vergüenza que en cierto modo somos culpables de eso… aunque hay que reconocer que la misma tierra tiene cambios significativos en sus características morfológicas que también ayudan a esto, aparte de la influencia humana.

    Me gusta

  2. […] No sólo es horrorosa sino que casi hace sangrar los ojos, ¿no creen? El caso es que la población se indignó a tal punto que al gobierno no le quedó otra opción que volver a la bandera anterior… y esta vez con las 9 estrellas como estaba al principio. Pero las presiones de la población no se quedaron ahí. Durante los años siguientes, los tuvaluanos presionaron al gobierno para que la novena isla, que se llama Niulakita y que hasta el momento estaba deshabitada, fuera poblada. Aparentemente la presión funcionó porque a hoy, la isla tiene una población de 35 habitantes en un área de menos de 1 kilómetro cuadrado. Con esto, las 9 islas quedaron pobladas y se solucionaron los problemas con la bandera… Ahora sólo queda un problema menor: el nombre del país que habla únicamente de 8 islas. ¿Será que le cambian el nombre a Tuvalu pronto o ni siquiera se tomarán la molestia? En cualquier caso, tristemente el país está próximo a desaparecer. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s