La entrada de hoy es corta pero no por eso menos interesante.  Hace algunos días, Jhon Camelo (@misterjhons en twitter) me informó sobre un artículo corto que había salido en El Espectador – uno de los periódicos más importantes de Colombia – sobre un lago en Senegal de color rosado. Luego de ver el artículo, el lago me impresionó.  Efectivamente es de color rosado y, en mi humilde opinión, es simplemente hermoso. Aunque estuve haciendo investigaciones por un buen rato, no fue mucha la información que encontré sobre el lago.  Les dejo los pocos datos que hay disponibles sobre el Lago Rosa – también conocido como Lago Retba -:

Se encuentra ubicado al norte de la Península de Cabo Verde en Senegal en dirección noreste desde Dakar.  Obviamente, se llama “Lago Rosa” porque sus aguas son justamente de ese color y el fenómeno es causado por la presencia de cianobacterias en el lugar.  El color rosa es particularmente visible durante la temporada seca cuando las bacterias están más concentradas en el agua.  Así mismo, el lago tiene una concentración de sal del 40% – similar a la del mar muerto – que permite que las personas floten fácilmente cuando intentan sumergirse en sus aguas.  El lago cuenta con un área de 3 kilómetros cuadrados y una profundidad máxima de 3 metros.

En el lugar también existe una pequeña comunidad dedicada a la extracción de sal de las aguas del lago. Como estas personas deben pasar entre 6 y 7 horas al día adentro del lago, se protegen con aceite de Karité – un producto extraído de una planta conocida como el “árbol de la mantequilla” en África Occidental – para evitar quemaduras en la piel por la exposición prolongada a la sal.

Los dejo entonces con algunas imágenes de esta maravilla de la naturaleza y aprovecho para darle las gracias a Jhon por el dato:

(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)
(Fuente)

Simplemente MARAVILLOSO, ¿no creen?  Si tienen algún otro lugar de este tipo, avísenme y le hacemos una entrada.  Hasta aquí llegamos por hoy.  Nos vemos en una próxima oportunidad. ¡Adiós pues!