Kigali Genocide Memorial: El Genocidio en Rwanda y los Horrores del Ser Humano

32

5 de julio de 2012 por Blog de Banderas

Y ustedes creyeron que me había olvidado del blog… pues no. Las últimas semanas aquí en África han estado bastante ocupadas. Muchas cosas que hacer, muchas cosas que conocer y sobre todo, muchas fotos que tomar para el blog. Les tengo material bastante interesante para futuras entradas. Eso sí, las haré tan pronto vuelva a Bogotá porque desde acá – y sobre todo con Internet africano versión del año 1942 – la vida se me complica un poco.

Pero bueno, vamos al grano. Resulta que ahora estoy en Kigali, Rwanda… una de esas ciudades que siempre había querido conocer. Es más, no es que quisiera conocerla, simplemente MORÍA por conocerla. ¿Por qué? La respuesta es fácil. Ésta es tal vez la ciudad que más experimentó los peores horrores que puede llegar a cometer un ser humano – o muchos seres humanos para el caso del genocidio rwandés – durante las últimas décadas. Y es que a mí, un simple mortal con algo de valores, me parece absolutamente increíble que tanta gente haya permitido que se crearan las condiciones necesarias para que en 4 meses se matara a machete – sí señores, a machete, ¿hay derecho? – a más de un millón de personas. ¿Por qué? Simplemente alguien, algunas décadas atrás, había decidido que la gente ya no era sólo gente, ahora tenía un “apellido”.  Dependiendo del número de vacas que una persona tuviera, a partir de ese momento la iban a denominar Hutu o Tutsi.  Y aquí, entonces, hay que aclararlo: NO son etnias. El genocidio rwandés no fue uno de esos llamados “conflictos étnicos”. Los Hutu y los Tutsi no eran más que clases sociales sometidas a procesos políticos de reafirmación de identidades tan fuertes que terminaron por dividir por completo a esta pequeña nación de África central.

En todo caso, no es morbo, definitivamente no es morbo. Mi interés por las relaciones internacionales y, sobre todo, por los procesos de resolución de conflictos me llevaron a Kigali y hoy, al museo del genocidio rwandés. Tenía que ver cómo los rwandeses habían entendido su genocidio y cómo habían manejado el tema de la memoria histórica… algo que para un colombiano que trabaja con temas de paz es simplemente fundamental. Tenía que ver cómo lo habían percibido, qué habían sentido, cómo lo habían vivido y sufrido, y sobre todo, cómo lo están recordando para poder dar un paso adelante y dejar el genocidio atrás. Mi visita a Kigali tenía un único objetivo: visitar el museo del genocidio – aunque estando acá me di cuenta de lo maravillosa y sobre todo, hermosa que es esta ciudad… ya les contaré en otra entrada -.

Ahora, tengo que confesarles que antes de llegar al lugar tenía mucha angustia. Básicamente porque en el lugar no sólo está el museo sino que las instalaciones también albergan los restos de 250.000 víctimas del genocidio. Y es que yo suelo ser bastante sensible a estas cosas. La primera vez que visité el museo del Apartheid en Johannesburgo duré transtornado 15 días. Se me escurrieron las lágrimas, se me cortó la voz y simplemente no lograba entender la maldad asociada al ser humano. Si 60 años de violencia estructural contra los negros en Sudáfrica me habían descompuesto, ahora imagínense cómo iba a terminar después de ver el museo que recuerda a más de un millón de personas asesinadas a machete en menos de 4 meses. La situación era grave.

Pero llegué al museo y la cosa cambió. Por alguna extraña razón no sentí la tristeza que pensé que iba a sentir. No había desesperanza, no había oscuridad. Había mucha solemnidad y un aire de esperanza que estaba asociado con la nueva bandera rwandesa que ondeaba en la colina donde está el museo al lado de la llama eterna que conmemora a las víctimas. Había también flores por todas partes, árboles, fuentes y una vista del centro de Kigali increíble. Íbamos bien.

Entré al memorial y las cosas tuvieron un giro repentino. Me encontré una historia extremadamente completa pero sencilla. Un lugar que le explicaba a propios y extraños cómo habían sucedido los hechos que llevaron a la peor tragedia de la historia del país pero de una forma tan humana, tan conmovedora, tan simple, tan sencilla que lo único que me generó fue admiración por quién diseñó el lugar y un odio infinito por lo que el ser humano es capaz de hacer. A medida que avanzaba en la exposición me encontraba los machetes con los que cometieron el genocidio, las fotos de los niños asesinados frente a sus padres, testimonios de sobrevivientes, declaraciones deplorables desde la ONU… todo, absolutamente todo me iba indignando más y más. Cuando menos pensé, el lugar me había conmovido tanto que estaba sentado en el piso con lágrimas en los ojos. Y no era el único, una pareja belga y un rwandés que estaban a mi lado también estaban llorando. Y no era para menos, el lugar te desgarra el corazón, te hace sentir impotente y te cuestiona sobre nuestro papel como seres humanos en el mundo. Fue una de las peores tragedias de la humanidad y el mundo simplemente cerró los ojos y se fue. Francia fue cómplice y entrenó a los genocidas, Bélgica fue cómplice y financió el genocidio, la ONU fue cómplice y no detuvo los asesinatos, el antiguo Zaire fue cómplice y refugió a los asesinos… Y la lista sigue. La clase dirigente rwandesa ideó, planeó, organizó, realizó las listas negras, ejecutó el genocidio y a pocos en el mundo les importó. Esa era la historia que estaba leyendo, la historia que me desgarró el alma.

Pero bueno, ya me puse sentimental. Lo que hice en el museo fue simplemente tomar todas las fotos que pude para compartirlas con ustedes. Les cuento para que se ubiquen un poco. El museo tiene 4 partes: 1. Rwanda antes del genocidio, 2. Planeación y ejecución del genocidio, 3. Consecuencias del genocidio y 4. Las tumbas de las 250.000 personas. Los dejo con las fotos de cada una de estas partes y espero que las historias que van a leer les sirvan para entender un poco qué ocurrió en Rwanda en 1994 y, sobre todo, por qué tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que la historia no se repita… en ningún lugar. Ah, una última cosa, si después de ver las fotos tienen alguna pregunta, háganla sin pena al final en la sección de comentarios que con gusto se las contestaré. Un abrazo y nos vemos en una próxima oportunidad. Saludos desde Kigali y, como siempre, ¡Adiós pues!

Museo del Genocidio Rwandés
Kigali, Rwanda

Anuncios

32 pensamientos en “Kigali Genocide Memorial: El Genocidio en Rwanda y los Horrores del Ser Humano

  1. Impresionante… sería bueno poner en proporción ese más de 1 millón de muertos porque el total de la población del país porque no eran 50 o 100 millones sino muchos menos, solo como 5 o 6 millones según recuerdo. Eso hace que, además, en proporción se vea más espantoso aún porque mataron al 20% del país. Pero si estoy equivocado porfa corríjame

    Me gusta

  2. Hola, sencillamente no me cabe en la cabeza que cada 12 segundos muriera una persona. Miremos las cuentas (o será que me fallan las matemáticas)

    UN MILLÓN DE PERSONAS MUERTAS EN 4 MESES

    Número de muertos 1.000.000
    Un mes = 30 días
    4 meses x 30 = 120 días
    1 día = 24 horas
    1 hora = 60 minutos
    1 minuto = 60 segundo

    1.000.000 personas muertas / 120 días = 8.333 personas muertas por día
    8.333 personas muertas por día / 24 horas = 347 personas muertas por hora
    347 personas muertas por hora / 60 minutos = 5 personas muertas por minuto

    Lo que quiere decir que aproximadamente cada 12 segundos moría una persona.

    No se tomaron en cuenta los decimales

    el ser humano es la peor de las bestias

    Me gusta

  3. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Kigali Genocide Memorial: el genocidio en Ruanda y los horrores del ser humano blogdebanderas.wordpress.com/2012/07/05/reviviendo-el-gen…  por Bender_Rodriguez hace […]

    Me gusta

  4. Estaba esperando ésta entrada porque sabía que ibas hacer una al respecto, no había tenido tiempo de leerla a conciencia y con tiempo pero hoy que ya puede puedo decirte que me gusto mucho, y suma mucho más valor a lo que ya he aprendido gracias a ti. Y obvio no deja de ser espeluznante, es de esas cosas que no tienen explicación, ni caben en la cabeza de alguien cuerdo.

    Me gusta

  5. […] a todos ustedes. No se la pierdan, vale mucho la pena. Y claro, si van, no olviden pasar por el Memorial del Genocidio de Kigali que es un lugar simplemente […]

    Me gusta

  6. Isabel dice:

    Tengo una duda. Siempre he creído que a la zona donde vivían los pigmeos, acudieron los tutsi y más tarde los hutus. La comunidad se repartió distintas tareas, así unos eran recolectores, otros ganaderos y otros cazadores. Con el tiempo nacieron rencillas y los tutsi esclavizaron a los hutus. Luego los belgas decidieron que todos aquellos tutsi que poseyeran menos de diez vacas, pasarían a la condición de tutsi, y por lo tanto, esclavos. Los hutus terminaron por alzarse y comenzó el genocidio tutsi. ¿Esto fue así? ¿Cómo está la cosa actualmente? Tengo entendido que aunque ya no existen las cartillas, los rencores siguen a flor de piel. ¿Es esto cierto? ¿Y por los derechos de los pigmeos nadie lucha? También tengo entendido que sufren una esclavitud encubierta. ¿Podria aclararme todas estas dudas? Mi correo es IssisGabriel@hotmail.com. Gracias.

    Me gusta

  7. meya guzman dice:

    hola en ruanda aparte de este museo, existe otros sitios u organizaciones que hacen iniciativa de memoria es decir, donde muestre por ejemplo marchas de protestas de las injusticias del genocidio. gracias

    Me gusta

  8. […] dan inicio al recorrido por el Memorial del Genocidio de Kigali – del que ya hablamos en esta entrada -; un museo que transporta a propios y extraños a la Rwanda de 1994 cuando cerca de un millón de […]

    Me gusta

  9. Eusebio Felix dice:

    El ser humano es el bicho más dañino del planeta.

    Me gusta

  10. Rpsario Guzman dice:

    Muy buen trabajo, solo una sugerencia, vale la pena una pequeña reseña en Español a todo ese valioso material fotográfico para quienes solo sabemos un idioma, gracias por transportarnos a esa dura realidad del ser humano.

    Me gusta

  11. […] resultado algo más de 1 millón de personas asesinadas en el país. Y aquí los invito a leer esta entrada que hice hace algunos meses sobre el Museo del Genocidio Rwandés en […]

    Me gusta

  12. […] Luego, aquí pueden leer algo que escribí en 2012 después de visitar el Kigali Genocide Memorial, un lugar construido por el gobierno rwandés para explicar el genocidio y servir como un instrumento de memoria viva y colectiva sobre las atrocidades cometidas durante el Genocidio Rwandés. Ahí podrán leer las historias del lugar y ver algunas de las imágenes más impactantes que he visto en mi vida. […]

    Me gusta

  13. reivel455 dice:

    Da pena y tristeza tanta maldad que puede albergar el ser humano, hay que dejar que el amor a nuestros semejantes como a nostros mismos domine nuestras vidas para que cosas asi no vuelvan a suceder en ninguna parte del mundo .

    Me gusta

  14. […] 2. El Memorial del Genocidio en Kigali, Rwanda: Hay cerca de 300.000 víctimas del genocidio enterradas en el lugar y las imágenes son simplemente aterradoras. Es un lugar que HAY QUE VER pero es durísimo estar ahí adentro. También me tumbó al piso apenas entré. (Y también pueden leer más en la entrada titulada: Kigali Genocide Memorial: El genocidio rwandés y los horrores del ser humano). […]

    Me gusta

  15. […] en 1998 qué país iba a surgir en medio de la horrorosa masacre de 1994 (por favor, vean este recorrido que hace el siempre recomendado Blog de Banderas en el Genocide Memorial de Kigali), y llegaron a […]

    Me gusta

  16. […] Kigali Genocide Memorial: El Genocidio en Rwanda y los horrores del ser humano […]

    Me gusta

  17. Artemisalex dice:

    Definitivamente estas son las entradas para mi, dónde se devela lo que la “historia de los vencedores” se ha empeñado en borrar: su deuda histórica con tres cuartas partes del planeta…

    Me quedan preguntas interesantes, si bien estos pueblos no eran etnias sino clases sociales ¿no es posible que los procesos de afirmación de identidades alrededor de las clases sociales produjera formas de etnicidad? ¿Esas identidades sociales (y para mi culturales) se racializaron? ¿Cuáles aspectos culturales, sociales, simbólicos y espirituales sobrevivieron a intromisión colonial de identidades? ¿Es posible que la Gacaca sea expresión de resistencia al poder colonial y a la violencia epistémica que ejerció y con la que produjo las condiciones de exterminio?

    Y bueno, por estos días de ruido alrededor del proceso de paz, qué lecciones deberíamos aprender del proceso de justicia transicional en Ruanda… (si el proceso continúa).

    Me disculpo por la redacción (y errores de ortografía) pero estoy escribiendo tal y como lo voy pensando, no lo voy a revisar porque me prometí no leer este blog hasta que terminara de escribir mis pendientes pero por culpa del trino del Mapache, heme aquí… Me voy a seguir lidiando mi escritura… #FuerzaAlexadra jajaja!

    Gracias y abrazos.

    Me gusta

  18. […] y hasta tocan el corazón como el hundimiento de Tuvalu y las muy fuertes entradas sobre el museo del genocidio Rwanda, el otro genocidio sucedido de Namibia y el indignante mapa de colonizabilidad de África. Esto […]

    Me gusta

  19. Siempre me pregunto que carajos tienen que ver los niños en cualquier guerra, por Dios, es que fotos como la 132 lo dejan a uno…

    No tenía ni idea de este genocidio. Razones para una guerra, muchas, pero de ahí a que tengan sentido… nada justifica que se maten unos a otros. Tristemente se suelen recordar las muertes de la segunda guerra mundial más que nada: los estadounidenses conmemoran Pearl Harbor -posteriormente el 11S- , los israelíes el holocausto judío, casi en todo el mundo se recuerda (ya no con tanto horror) el ataque de EEUU con bombas atómicas a Japón, etc.; pero lo que ha hecho la guerra en otros países es increíble y así mismo, desconocido. Debido a ese desconocimiento es que uno suele ver esas cosas lejanas, como en Colombia. Hace unos meses, por ejemplo, leía un largo informe que encontré en el sitio web del Centro de memoria histórica, y entiendo cuando dices que lloraste por lo que viste en el museo, me pasó lo mismo leyendo (no lo terminé y salté algunas partes… la verdad, no pude…). No dormí bien casi durante una semana, leer sobre tantas atrocidades que han hecho en este país los grupos armados, y seguimos con la idea de seguir en guerra porque no sabemos lo que es sufrirla en carne propia, mientras quiénes sí la han vivido quieren la paz, y es que ellos sí saben lo que es estar en un conflicto y están cansados, incluso muchos se enfrentan a líderes de ciertos grupos y les hacen ver que asesinarlos no servirá de nada. En estos días que se habla de paz, si ellos están dispuestos a perdonar, ¿por qué nosotros no? Es triste todo lo que tiene que ver con la guerra, cómo los demás podemos ser insensibles hacia ella, ya sea por interés político, económico, etc., como pasó con el genocidio de Rwanda (o como EEUU quiso que se le llamara, acto de genocidio… aunque no entiendo bien cómo podía cambiar el significado agregando dos palabras…)… en fin…

    Tengo una pregunta, y sé que no me incumbe y es atrevida, pero ¿trabajas con víctimas de conflicto armado en Colombia o algo parecido? Lo pregunto por la descripción al inicio de esta entrada.

    Un saludo y seguiré leyendo tu blog 🙂

    Me gusta

    • Hola… sí, he trabajado mucho el tema de víctimas y reconciliación no sólo en Colombia sino en otros muchos países… ¿se me nota?

      Me gusta

      • Pues… sí, o yo soy muy observadora 😛

        En realidad, aparte de la dura labor de los educadores, admiro lo que personas como tú hacen. No sé cómo lo soportas, es muy rudo, sobre todo en un país donde somos muy desunidos, partiendo desde la cuadra, el barrio… en fin. En estos días tenemos un problema que nos aqueja a todos por donde vivo, y todos se quejan pero nadie mueve un dedo, y los que sí (yo incluida), no tenemos apoyo. En fin, yo no venía a contar nada… jajaja. Me ha gustado mucho este blog, además que te has ganado una seguidora más por Twitter 😀

        Otro saludo desde algún lugar de Bogotá 😉

        Me gusta

        • Jaajajajaja pues muchas gracias por tu mensaje. Ahora, lo que tienes que tener en cuenta es que los cambios empiezan cuando alguien decide hacer algo. Si no haces nada, nada nunca va a cambiar. Piénsalo. Un abrazo desde África.

          Me gusta

      • Voy a responder acá, pues en el último comentario no existe la opción “Responder”.

        Opino lo mismo Señor Mapache, aunque hacer las cosas uno solito es desalentador. Asumo que sumercé tiene como lema de vida dicha premisa, pues no hace parte de los colombianos que emigran, y afortunadamente hace parte de esos que llegan a Bogotá y la aman. Tristemente eso poco se ve.

        Por cierto, tengo una pregunta atrevida, ¿qué te gusta tanto de Bogotá para no irte, y qué cosas posee que no tienen incluso las grandes ciudades del mundo (buenas y malas)?

        Algo todavía más atrevido aunque poco probable: Manifiesto mis deseos de intercambiar algunas palabras algún día en tiempo real. Sé que no es posible en persona (tal vez tampoco por otros medios), pero sería bien bonito, aunque igual, queda en deseos.

        Un saludo 🙂

        Me gusta

        • ¿Qué tiene Bogotá que no tengan otras ciudades? La respuesta es la misma que doy cada vez que me preguntan por un lugar que me gusta mucho: Vibra. A mí me gusta como funciona la ciudad, me gusta la gente, los cafés, los restaurantes, el caos. Es mi casa y me encanta.

          Me gusta

  20. […] información sobre el Memorial del Genocidio de Kigali aquí y sobre la ciudad de Kigali […]

    Me gusta

  21. […] algunos años cuando por cuenta de un amigo de un amigo (así empieza todo siempre), llegué a una entrada del Blog sobre el genocidio en Rwanda. Como buena ñoña, me la leí completica y recordé todo lo que había estudiado sobre el tema […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.852 seguidores

Twitter

Visitantes

  • 4,504,549 visitas

Comprar Banderas

Banderas del mundo

Imágenes

Lago en las montañas de Armenia en invierno 🇦🇲 / Frozen lake in the Armenian mountains in winter 🇦🇲 #Armenia #invierno #winter #lago #lake #cáucaso #caucasus #snow #nieve Art Deco africano - Cinema África en Maputo, Mozambique 🇲🇿 / African Art Deco - Cinema Africa in Maputo, Mozambique 🇲🇿 #africa #áfrica #maputo #mozambique #moçambique #artdeco #cine #cinema Teherán, Irán 🇮🇷 / Tehran, Iran 🇮🇷 #tehran #Teheran #iran #irán #invierno #winter #nieve #snow Centro de Ciudad del Cabo, Sudáfrica 🇿🇦 / Cape Town CBD, South Africa 🇿🇦 #capetown #ciudaddelcabo #cbd #downtown #westerncape #africa #áfrica #sudáfrica #southafrica Palacio Real en Estocolmo, Suecia 🇸🇪 / Royal Palace in Stockholm, Sweden 🇸🇪 #royal palace #Sweden #Suecia #Stockholm #Estocolmo #palacio #palace Qutab Minar - Nueva Delhi, India 🇮🇳 / Qutab Minar - New Delhi, India 🇮🇳 #qutabminar #india #nuevadelhi #delhi #newdelhi #minarete #minaret

Países

A %d blogueros les gusta esto: