Entonces la historia es la siguiente. Yo estaba muy tranquilo anoche en mi computador perdiendo mis horas en twitter como suelo hacerlo y de repente, de la nada, cuando menos me lo esperaba, me llegó un regaño desde el otro lado del Atlántico. Sí señores, era el señor Diego González, autor del Blog Fronteras al que tanto menciono en mis entradas, regañándome y exigiendo la tercera parte de la serie “¿De dónde provienen los nombres de los países?”. Ahora, el regaño no es grave por 2 razones: 1. porque Diego es como de la casa y además siempre me regaña en los comentarios de cada entrada entonces ya me estoy acostumbrando, y 2. Porque tiene razón, ya es hora de seguir con la serie. Entonces, como yo soy un niño juicioso, haré caso y continuaré con las labores inconclusas. Vamos entonces con la tercera parte de: “¿De dónde provienen los nombres de los países?” que hoy incluye de la letra E a la letra G. Eso sí, antes de empezar, lean las partes que les hagan falta. Aquí se las dejo:

Ya con los antecedentes en la mano, empezamos:


 

Letra E:


Ecuador:

El nombre del “Ecuador” se encontró por primera vez en la publicación Noticias Secretas de América donde se hacía referencia a las Tierras del Ecuador para referirse al territorio de la Real Audiencia de Quito. Luego de la separación de la Gran Colombia en 1830 hubo un debate nacional sobre el nombre del país en el cual los representantes de Guayaquil y Cuenca rechazaron el nombre de “Quito” para el nuevo Estado – que además era el nombre con el que se había conocido el territorio durante la colonia -. El nombre de “Ecuador” elegido por la primera asamblea constituyente hace referencia justamente a la Línea del Ecuador que pasa cerca de Quito, la capital del país. Ahora, la palabra “Ecuador” proviene del latín aequātōris que significa literalmente “igualador” y hace referencia a la línea que pasa por la mitad de la tierra y divide al planeta en dos partes iguales.


Egipto:

El nombre en español de Egipto proviene de la palabra en griego antiguo Aígyptos (Αἴγυπτος) y luego del latín Aegyptus. A su vez, estas dos palabras provienen de la palabra en griego micénico Aiguptiyós. Las palabras aigýpti y aigýptios (que además son adjetivos) fueron tomadas del Copto gyptios. Todo lo anterior para contarles que Aígyptos (Αἴγυπτος), es decir, el nombre en griego del país, proviene de la evolución de las palabras Aigaiou huptiōs (Aἰγαίου ὑπτίως) que significan literalmente “debajo del Egeo” (para hacer referencia a la ubicación geográfica de Egipto al sur de Grecia).

Por otra parte, el nombre de Egipto en árabe es Miṣr o Maṣr y tiene orígenes semíticos. La palabra inicialmente hacía referencia a una “metrópolis” o “civilización” pero evolucionó para significar literalmente “país”. Por último, el nombre antiguo de Egipto era Kemet que proviene del vocablo copto kēmə y que significa literalmente “la tierra negra” para hacer referencia a la arena negra característica de los valles del Nilo y diferente a la “tierra roja” del desierto.


El Salvador:

Antes conocido como Cuzcatlán que significa el “lugar de los diamantes”, El Salvador es una reducción del nombre original con el que se conoció al territorio: Provincia de Nuestro Señor Jesús Cristo, el Salvador del Mundo. El nombre fue adoptado cuando Gonzalo de Alvarado fundó la Ciudad del Gran San Salvador el 1 de abril de 1525 luego de que su hermano Pedro le solicitara que bautizara el nuevo asentamiento en honor a la celebración de la transfiguración de Jesús. En consecuencia, la República de El Salvador se convierte en la tierra del Gran San Salvador, Jesús Cristo.


Emiratos Árabes Unidos:

Y ésta creo que se explica sola. Sin embargo, les cuento algunos chismes. El nombre del país surgió de la unión de los 7 emiratos ( Abu Dhabi, Ajman, Dubai, Fujairah, Ras al-Khaimah, Sharjah, y Umm al-Quwain) creados en 1971 luego de que el Reino Unido afirmara que estaba en incapacidad de seguir gobernando los territorios y, en consecuencia, dio fin al tratado que los unía. Más allá, la palabra Emirato hace referencia a un territorio que es regido por un monarca musulmán llamado Emir y que, además, tiene el carácter de hereditario.


Eritrea:

La palabra Eritrea es una italianización de las palabras latinas Mare Erythræum que a su vez provienen de la expresión griega Erythrá Thálassa (Ἐρυθρά Θάλασσα) que significa literalmente “Mar Rojo”. Entonces, el nombre de “La Tierra del Mar Rojo” le fue asignado al territorio por el italiano Francesco Crispi en 1890 por recomendación del diplomático Carlo Dossi – quien, como dato curioso, luego sería asignado en la embajada italiana en Bogotá, Colombia -.  Como información adicional, desde el Siglo V los Fenicios conocían al Mar Rojo como “Mar Eritreo” tomando la palabra griega Ερυθρά que significa “Rojo”. Así mismo, a través del tiempo, los cartógrafos de la zona conocieron no sólo al Mar Rojo como “Mar Eritreo” sino también a zonas del Golfo de Adén, Mar Arábigo e incluso a todo el Océano Índico.


Eslovaquia:

Y aquí la vida se me complicó. El origen etimológico de la palabra “Eslovaquia” simplemente no aparece por ningún lado. Busqué y busqué y busqué un poco más y la verdad no hay nada concreto y convincente. Sin embargo, encontré algunas cosas que pueden servir, ustedes me dirán si estoy en algún error. El vocablo Eslovaquia proviene de la palabra proto-eslava Slověninъ que significa literalmente eslavo y que se deriva de las palabras en griego Σκλάβοι Sklaboi, Σκλαβηνοί Sklabēnoi, Σκλαυηνοί Sklauenoi,Σθλαβηνοί Sthlauenoi, o Σκλαβῖνοι Sklabinoi y más allá, del latín Sclaveni. Slověninъ a su vez se deriva de la palabra eslava slovo que significa “la gente que habla el mismo idioma” en oposición a němъ que significa “la gente que murmura”, osea, a los que no entendemos. Se argumenta entonces que “Eslovaquia” significaría literalmente “la tierra de los eslavos”, es decir, “la tierra de los que hablan el mismo idioma” aunque, como les digo, no puedo meter las manos a la candela por esa afirmación. Por otro lado, hay fuentes que afirman que Eslovaquia (en español) es la traducción de Slovenská (en eslovaco) que significa ya sea “gloria” o “la gente del agua”. Como les digo, ninguno sustentado con datos convincentes.


Eslovenia:

Lo más triste de todo es para Eslovenia tenemos exactamente el mismo problema. Las fuentes también nos remiten a la palabra Slověninъ y a una conexión directa con la palabra eslavo – igual que en Eslovaquia – sin saber a ciencia cierta el significado real de la palabra. Sin embargo, para Eslovenia también encontré que el significado es literalmente “la tierra de los eslavos”, lo que nos llevaría a pensar que Eslovenia y Eslovaquia se llaman igual, sólo que en idiomas diferentes. A mí no me convence pero después de buscar la información por horas, no apareció nada. Frustrémonos, aceptemos que no tenemos ni idea y prosigamos. Eso sí, si alguno sabe, haga el grande favor de dejarme la información abajo en los comentarios.


España:

Y aquí me toca tener cuidado para que mis lectores españoles no se me vayan a indignar… sobre todo Diego que, como les conté, siempre encuentra alguna razón para regañarme. Veamos si logro salvar mi alma: Los orígenes de la palabra España son inciertos aunque existen varias teorías al respecto… se las dejo a continuación:

  • El nombre para la península ibérica en la Roma antigua era Hispania que puede derivarse de un uso poético de la palabra Hesperia (Εσπερία) que refleja la percepción griega de Italia como “la tierra del occidente” o “la tierra del sol poniente”. Claro, como España estaba mucho más lejos, era conocida como Hesperia ultima.
  • Otra teoría afirma que España proviene de la palabra púnica Ispanihad que significaría “la tierra de los conejos” o “borde” para hacer referencia a su localización en el último extremo del Mar Mediterráneo.  Esta teoría se suma a otra que afirma que el origen proviene de la palabra vasca Ezpanna que también significa “borde” o “frontera”.

Amigos españoles, ¿con cuál nos quedamos? La explicación más común cuando estaba buscando es la que se refiere a “tierra de los conejos”, ¿qué opinan?


Estados Unidos:

A diferencia de las anteriores, ésta sí es fácil. El nombre de Estados Unidos hace referencia justamente a eso, a que en 1776 eran 13 Estados y que se unieron para declarar su independencia de la Gran Bretaña. La primera vez que apareció el nombre Estados Unidos de América fue en el periódico Virginia Gazette en Williamsburg, Virginia, en un artículo anónimo el 6 de abril de 1776. Posteriormente, en junio del mismo año, Thomas Jefferson incluyó la frase “UNITED STATES OF AMERICA” en mayúsculas en la primera versión de la declaración de independencia. Esta frase cambiaría en el documento final y se convertiría en “la Declaración Unánime de los Trece Estados Unidos de América”. Finalmente, el nombre oficial para la federación fue adoptado en el segundo congreso continental que tuvo lugar el 15 de noviembre de 1777.


Estonia:

El nombre de Estonia significa literalmente “la tierra de los Aesti” que eran un pueblo descrito por el historiador romano Tacitus en su libro Germanica en el año 98  y que estaban ubicados en las costas orientales del Mar Suabio (ahora Mar Báltico) entre los Suiones (escandinavos) y los Sitones (finlandeses). Más allá, el nombre de Estonia en estonio es Eesti que proviene de los vocablos Estia Eistland que en los antiguos idiomas escandinavos, particularmente en el danés, hace referencia a “las tierras del Este”.


Etiopía:

El nombre griego para el país Αἰθιοπία (Aithiopía) aparece 2 veces en la Iliada y 3 veces en la Odisea.  Ahora, Αἰθιοπία proviene del vocablo Αἰθίοπας que significa literalmente “cara quemada” y, en consecuencia, hace que Etiopía sea “la tierra de los cara quemadas” o “la tierra de los negros”. La primera vez que se utilizó el término Αἰθιοπία fue por parte del historiador griego Heródoto para hablar de las tierras al sur de Egipto en lo que hoy es Sudán y Etiopía. Más allá, se argumenta que la palabra Etiopía proviene del nombre del hijo de Hefesto (también conocido como Vulcano) llamado Aethiops. 


Letra F:


Filipinas:

El nombre de Filipinas se deriva directamente del Rey Felipe II de España y la primera vez que se utilizó el término fue cuando Ruy López de Villalobos bautizó las islas de Leyte y Samar como Felipinas en honor al entonces Príncipe de Asturias en su primera expedición en 1542. Posteriormente, y sobre todo durante la administración española, el nombre de Islas Filipinas se extendió al resto del archipiélago dejando a un lado otros nombres comunes como las Islas del Poniente o las Islas de San Lázaro (nombre que les había puesto Magallanes).


Finlandia:

En Finlandia tenemos que hacer 2 explicaciones: una para el nombre en la mayoría de lenguas europeas (osea Finlandia en español, Finland en inglés, Finlande en francés) y otra para Suomi que es el nombre del país en finlandés. Para el primer caso, las palabras Finlonti Finlandi aparecieron en 3 piedras que datan del siglo XII, 2 que se encontraron en la provincia norte de Uppland en Suecia y otra en Gotland a orillas del Mar Báltico. A partir de estas inscripciones, se adoptó el nombre en sueco y de allí se extendió al resto de idiomas de Europa Occidental. Una traducción literal de la palabra Finlandia en sueco sería “la tierra de los Fineses” y, a su vez, la palabra Finés proviene del vocablo Fen que significa pantano. En consecuencia, Finlandia sería “la tierra de los habitantes del pantano”.

Por su parte, aunque el origen de la palabra Suomi es incierto, se especula que puede provenir ya sea del vocablo proto-báltico *zeme que significa “tierra” o del vocablo finlandés suomaa que traduce “tierra del pantano”. Ésta última claramente nos lleva al mismo origen de la palabra Finlandia en sueco.


Fiji:

El origen del nombre de Fiji es interesante porque resulta de una mala pronunciación por parte de los Europeos de los nombres nativos del lugar. ¿Qué quiero decir? Resulta que la principal isla de Fiji se llama Viti Levu que en fijiano traduce “gran isla”. En idioma tongano, la palabra Viti se lee literalmente “Fisi” haciendo que, después de la llegada del Capitán James Cook a las islas, el nombre con el que se conocerían tendría una similitud con la pronunciación tongana pero se alejaría radicalmente de su escritura original: Fiji. Ahora, no me pregunten en qué momento la S se convirtió en J porque no tengo ni idea. Habría que preguntarle al Capitán Cook que fue el inventor del nombre.


Francia:

La palabra Francia proviene, obviamente, del latín Francia y que significa “la tierra de los francos”. Hasta aquí nada innovador. ¿Pero qué significa Franco? Y hay varias teorías al respecto. La primera afirma que proviene de la palabra proto-germánica Frankon que se traduce como “dardo” o “lanza” haciendo referencia a las armas utilizadas por los franceses conocidas como “Franciscas”. Otra teoría argumenta que la palabra Franco proviene de la palabra germánica antigua Frank que significa “libre” haciendo referencia a que los Francos era una sociedad de conquistadores y, en consecuencia, tenían el estatus de “libres”. Francia, entonces, se llama “La tierra de los libres”.


Letra G:


Gabón:

Y ésta es fácil y corta. Durante el siglo XV cuando los portugueses llegaron a lo que hoy es Gabón, se dieron cuenta que el estuario del Río Komo cerca del área donde hoy se encuentra Libreville tenía la forma de un Gabán o un Manto. A partir de ese momento, los portugueses conocieron este territorio como Gabão que luego sería escrito en español como Gabón y en inglés y francés como Gabon. El nombre del país, entonces, significa literalmente “Gabán”.


Gambia:

El nombre de Gambia también es una sucesión desafortunada de malas traducciones. Las palabras originales fueron Kaabu que significa “río” y Bur que significa “rey”. La unión de las 2 en idiomas Mandinkan y Wolof era Gambura, Kambra o Kambaa. Con la llegada de los europeos en 1455, la palabra Gambura pasó a ser Gambra y de allí, los británicos durante la colonización la transformaron en Gambia. Sin embargo, en últimas, el nombre del país significa literalmente “el río del rey”.


Georgia:

La palabra Georgia surgió en Europa Occidental luego de que exploradores ingleses y franceses identificaran una supuesta admiración en el territorio por el sirio San Jorge – que además es el patrono del país a tal punto que la cruz de San Jorge se puede ver 5 veces en la bandera -. Más allá, se argumenta que el nombre Georgia proviene de la palabra siríaca Gurz-ān y del árabe Ĵurĵan que a su vez se derivan del persa Gurğān que también se deriva del persa medieval Waručān y que significa “tierra de los lobos”. Por otra parte, existe una teoría que afirma que existen vínculos semánticos entre Georgia y la palabra griega geōrgós (γεωργός) que significa “labrador de la tierra” y la palabra latina georgicus que significa “agricultura”.


Ghana:

Ésta es fácil y corta. La palabra Ghana significa literalmente “rey guerrero” en idioma Akan. El país adoptó este nombre en 1957 luego de la unión de la Costa de Oro y la Togolandia Británica en honor al antiguo imperio de Ghana que se estableció en la zona entre los años 830 y 1235.


Grecia:

La palabra Grecia (y sus traducciones en francés Grèce e inglés Greece) proviene del latín Graecia que fue la palabra utilizada por los romanos para el territorio y que significa literalmente “la tierra de los griegos”. Más allá, griego proviene de la palabra Γραικός (graikos) que puede hacer referencia a 2 palabras: 1. Graecus, un personaje de la mitología griega hijo de Pandora y Zeus, ó 2. Graecian que era el nombre de una antigua tribu que migró a Italia desde Grecia.


Guatemala:

La palabra Guatemala proviene del vocablo Nahuatl Cuauhtēmallān y que significa “el lugar de muchos árboles” o simplemente “selva”. Cuauhtēmallān fue el nombre utilizado por los soldados que acompañaron a Pedro de Alvarado durante la conquista española del territorio. Posteriormente, la palabra Cuauhtēmallān sería adaptada al idioma español y sería escrita como Guatemala.


Guinea / Guinea-Bissau / Guinea Ecuatorial:

Bandera  de Guinea Bandera de Guinea-Bisáu Bandera de Guinea Ecuatorial

La palabra Guinea (que nos aplica para los 3 países de los que estamos hablando) proviene de una corrupción de la palabra Ghana que, como vimos arriba, significa “Rey guerrero”. Resulta que el territorio de los 3 países hacía parte del antiguo imperio de Ghana que se extendía por gran parte del África Occidental. Así, en francés, la palabra Ghana se leería con acento en la última a, es decir Ghaná, y de ahí, eventualmente se transformó a Guiné que es de donde proviene la palabra Guinea en castellano. Otras teorías hablan de una derivación de la palabra Djenné que es una comunidad en el centro del territorio de lo que hoy es Malí o una transformación de la palabra berebere aginaw que significa “el quemado” o simplemente “negro”.

Posteriormente, y para diferenciar los 3 países entre sí, se adoptaron las variaciones: Guinea-Bissau con el nombre de la capital después del nombre del país y Guinea Ecuatorial por su ubicación sobre la línea del Ecuador.


Guyana:

La palabra Guyana proviene del vocablo arahuaco Guiana que era el nombre con el que conocían a toda la zona nororiental de América del Sur los indígenas arahuacos. Guiana, y por extensión Guyana, significa literalmente “la tierra de mucha agua”.


Y hasta aquí llegamos por hoy. Les vuelvo a dejar las otras ediciones por si les provoca seguir leyendo:

Ahora sí, ¡adiós pues!