7 Particularidades que hacen de Maputo (Mozambique) uno de los Caos más Encantadores de África

Después de más de un mes de ausencia en el blog por cuenta de mis vacaciones en África, hoy volvemos con una visita a una de las ciudad más peculiares que he visto en mi vida: Maputo, Mozambique. Pero antes de empezar, déjenme hacer una pequeña introducción. Cuando uno menciona la palabra África, generalmente las imágenes que se vienen a la cabeza están plagadas de pobreza, hambre, guerras, violencia, VIH y, si nos va bien, uno que otro animalito por ahí dando vueltas. En mis múltiples viajes a África, he descubierto que el continente efectivamente es todo eso que mencioné pero que también es más, mucho más que las tragedias que nos muestran generalmente los medios de comunicación. Entonces lo que vamos a hacer es lo siguiente: durante los próximos días, tal vez semanas, me centraré en África Austral y haré una serie de entradas sobre Sudáfrica, Namibia, Botswana, Mozambique, Lesotho, Swazilandia, Zimbabwe y Zambia en las que pretendo mostrarles, no las tragedias de las que a diario hablan los medios sino mi propia percepción de cada uno de los lugares. Con esto, además, le daré gusto a varios lectores del Blog de Banderas que me han pedido insistentemente historias sobre esta región del mundo.

Ahora sí, luego de la introducción, nos vamos para nuestro destino de hoy: Maputo, Mozambique. Traigan café y acomódense porque empezamos:

Maputo es una ciudad peculiar, particular, diferente, extraña. No es una ciudad de grandes autopistas… de hecho no hay ninguna y las calles y avenidas están llenas de huecos – o incluso cráteres – y carros que invaden todos y cada uno de los espacios disponibles. No es una ciudad moderna a pesar de que ha pretendido serlo durante las últimas 2 décadas. No es una ciudad homogénea y los contrastes saltan a la vista de cualquier visitante. Es una ciudad sucia, desordenada, agresiva, maloliente pero encantadora. Claro, aquí ustedes van a decir: a este señor ya se le pudrió la única neurona que le quedaba… pues no. Una ciudad puede ser horrorosa y encantadora al tiempo, ¿no creen? Pues yo sí. Y digo esto porque para mí una ciudad no es sólo los edificios, las casas, las calles y la basura que uno ve cuando la camina. Una ciudad es también su gente y la forma como cada uno de sus habitantes la vive e interactúa con ella. Y justamente ahí está el encanto de Maputo, en la manera como su gente se la ha apropiado, la sufre y la goza a su manera. Entonces, para continuar con el formato que he usado con las ciudades de las que he hablado anteriormente en el Blog de Banderas, hoy vamos con 7 particularidades que hacen de Maputo, Mozambique uno de los caos más encantadores de África.


1. Una historia que se traduce en diarrea arquitectónica crónica

Aclaro, yo no soy arquitecto y tampoco pretendo serlo pero en Maputo no se necesita tener grandes conocimientos de urbanismo para saber que lo que uno está viendo es una diarrea arquitectónica crónica. Yo, sin saber nada del asunto, pude identificar al menos 3 períodos históricos en Maputo basándome únicamente en las edificaciones que veía caminando por la ciudad – y me perdonan si me equivoco pero, como les digo, es únicamente mi percepción del asunto -. El primero de ellos, la época colonial que trajo a Lourenço Marques – antiguo nombre de Maputo – un sinnúmero de edificaciones y monumentos que bien podrían encontrarse en cualquier calle de Lisboa y que florecieron en la ciudad durante los últimos años del Siglo XIX y principios del Siglo XX. Estos edificios hablaban de una ciudad pujante, moderna e importante en el continente africano y hoy sobreviven en la Maputo actual en medio de la humedad, el paso de los años y, en muchos casos, el descuido de las administraciones municipales.

???????????????????????????????
Museo Nacional de Geología en Maputo
Antiguo edificio de la Administración Colonial Portuguesa en Maputo, hoy la Alcaldía de Maputo
Antiguo edificio de la Administración Colonial Portuguesa en Maputo, hoy la Alcaldía de Maputo
Museo de Historia Natural de Maputo
Museo de Historia Natural de Maputo
Mercado Municipal de Maputo
Mercado Municipal de Maputo
Placa que conmemora la primera piedra del Club Portugués de Maputo en 1898 - Hoy Centro Cultural Franco-Mozambiqueño
Placa que conmemora la primera piedra del Club Portugués de Maputo en 1898 – Hoy Centro Cultural Franco-Mozambiqueño

La segunda época está asociada con la guerra civil que vivió el país durante la segunda mitad del Siglo XX y que llevó al poder al Frente de Liberación de Mozambique – FRELIMO -, un movimiento de corte socialista que, tras la independencia en 1975, proclamó la “República Popular de Mozambique” y logró que los rasgos característicos de la arquitectura soviética y de Europa Oriental invadieran casi todas las esquinas de Maputo. Así, un caminante desprevenido como yo pasa de la opulencia de los edificios portugueses a construcciones características de Moscú, Tirana o La Habana en tan sólo un par de pasos. Empieza la diarrea arquitectónica crónica.

Edificios residenciales de la época socialista en Maputo
Edificios residenciales de la época socialista en Maputo
La Plaza de la Independencia de Maputo con construcciones de la época socialista al fondo
La Plaza de la Independencia de Maputo con construcciones de la época socialista al fondo
Sede de Radio Mozambique en Maputo
Sede de Radio Mozambique en Maputo
Antigua sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación de Mozambique
Antigua sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación de Mozambique
Sede del Banco Central de Mozambique
Sede del Banco Central de Mozambique
Cine África en Maputo... Y los que han ido a La Habana sabrán que este edificio bien podría estar ubicado allá, ¿no creen? La arquitectura es bastante similar.
Cine África en Maputo… Y los que han ido a La Habana sabrán que este edificio bien podría estar ubicado allá, ¿no creen? La arquitectura es bastante similar.
Edificios de la época socialista en el Centro de Maputo
Edificios de la época socialista en el Centro de Maputo
Edificios de la época socialista en el Centro de Maputo
Edificios de la época socialista en el Centro de Maputo

Y por último llegamos al boom económico que ha tenido lugar en Mozambique desde la década de 2000 resultado de la pacificación del país, el altísimo flujo de recursos de cooperación internacional y los programas de recuperación económica del gobierno – principalmente la iniciativa PROMAPUTO que pretende modernizar la infraestructura de la ciudad para 2025 -. Ahora, la palabra “boom” habría que ponerla entre unas comillas bastante grandes porque gran parte de la población aún vive por debajo de la línea de pobreza y las nuevas edificaciones se reducen a 2 sectores únicamente: centros comerciales y edificios gubernamentales.

Ministerio de Trabajo en Maputo
Ministerio de Trabajo en Maputo
Nueva sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación de Mozambique
Nueva sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación de Mozambique
Palacio de Justicia de la ciudad de Maputo
Palacio de Justicia de la ciudad de Maputo
Maputo Shopping Centre
Maputo Shopping Centre
En la esquina superior izquierda se ve el edificio nuevo del Tribunal Administrativo de Maputo que contrasta con la arquitectura colonial de la Alcaldía a la derecha.
En la esquina superior izquierda se ve el edificio nuevo del Tribunal Administrativo de Maputo que contrasta con la arquitectura colonial de la Alcaldía a la derecha.

Cuando ustedes mezclan todo lo anterior, el resultado sería algo así:

Panorámica del Centro de Maputo
Panorámica del Centro de Maputo
Panorámica del Centro de Maputo
Panorámica del Centro de Maputo
Panorámica del Centro de Maputo
Panorámica del Centro de Maputo

¿Una ciudad agresiva para los ojos del visitante desprevenido como yo? Sin duda. Pero al mismo tiempo, es una ciudad que enseña con cada uno de sus edificios, que cuenta su historia con cada ladrillo y que habla de su pasado, su presente y su futuro a través de sus plazas, sus parques, sus estatuas, sus edificaciones y, claro, su caos. Y esa, damas y caballeros, es la primera particularidad encantadora de Maputo… la diarrea arquitectónica crónica.


2. La redefinición de espacios para el ocio

Y tengo que confesarles que ésta es una de las razones que más me llevó a querer a Maputo. Resulta que en la gran mayoría de ciudades del mundo hay lugar para todo, es decir, si ustedes quieren jugar tenis, van a una cancha de tenis, si quieren hacer ejercicio, van a un parque o a un gimnasio… y así. Pues resulta que Maputo es una ciudad en la cual, durante años, sus dirigentes no creyeron necesario el desarrollo de este tipo de lugares para el ocio. Las canchas de tenis son limitadas, los gimnasios no los vi por ningún lado y los parques con canchas de fútbol son inexistentes. ¿Qué hacer entonces? Fácil, redefinamos el uso de los espacios públicos.

Tuve entonces la fortuna de que mi hotel quedara en la Praça da Sé, es decir, en la Plaza de la Sede Eucarística justo al frente de la Catedral de Maputo. Esto significó varias cosas. En primer lugar, tenía una vista maravillosa de la catedral y del centro de Maputo desde el balcón de mi habitación y, segundo, me permitió ver cómo la plaza que se encuentra ubicada justo al frente de la catedral se convertía en lugar de esparcimiento para los habitantes de Maputo después de la caída del sol.

En mi primer viaje a Maputo en 2010 ya había visto algo de esto. Una noche cualquiera, luego de caminar Maputo durante horas, llegué al hotel y desde mi habitación oí a un grupo de mujeres que cantaban música religiosa en la distancia. Me asomé por el balcón y las vi bailando en la plaza al frente de la catedral. Una monja dirigía y el resto de mujeres, todas de más de 50 años, cantaban, bailaban y golpeaban el piso con sus pies logrando un ritmo que simplemente me cautivó… a tal punto que salí de mi habitación, bajé a la catedral y me quedé sentado oyéndolas durante un par de horas. Hasta aquí todo era normal, es decir, no tiene nada de raro un grupo de mujeres cantando música religiosa en la catedral, ¿o sí?  La gran sorpresa vendría en mi segunda visita a Maputo hace un par de semanas. El mismo espacio que habían usado las mujeres de hace 2 años para cantar y bailar música religiosa ahora era usado por un sinnúmero de personas que iban a realizar todo tipo de actividades.  En las 2 horas y media que estuve parado una noche frente a la catedral tuve la oportunidad de presenciar lo siguiente: primero, una mujer de unos 28 años llegó, se sentó, se quitó los zapatos y empezó a estirar sus músculos frente a un grupo de amigas que estaban sentadas hablando en las escaleras de la catedral. Luego se quitó los zapatos, se acostó en el suelo y empezó a hacer abdominales… 15, 16, 17, 18 – contaba ella en portugués mientras empezaba a sudar -. Hizo 5 series de 50 abdominales, se paró, estiró nuevamente, se puso sus zapatos y se fue. Mientras se iba la mujer, llegaron dos jóvenes de unos 20 años con raquetas de tenis en la mano, dejaron sus maletines a un lado y, en medio de la oscuridad de la noche, sacaron una pelota de tenis e improvisaron una cancha justo ahí, en la plaza frente a la catedral. No había red que separara los dos lados de la cancha, no había líneas que demarcaran los límites del campo de juego, no había árbitro, no había nada… sólo dos jóvenes con sus raquetas y su pelota jugando un tenis bastante improvisado pero que les permitía practicar sus movimientos y que los ponía a correr de un lado al otro. Luego, en medio del partido de tenis, llegaron al lugar 2 hombres y una mujer en ropa deportiva y empezaron a realizar movimientos extraños que estaban acompañados de gritos. Me pareció extraña la cosa y me acerqué. Resulta que uno de los hombres era el profesor de capoeira y le enseñaba los movimientos a sus dos estudiantes justo al lado del partido de tenis que les conté. A la joven le costaba trabajo seguir los pasos de su profesor y el otro estudiante era bastante gordo y sus movimientos eran algo lentos. El profesor, con toda la paciencia del caso, repetía los pasos una y otra vez y sus estudiantes los seguían. Y yo seguía ahí, atónito de ver cómo un espacio que había sido diseñado para la religión se había convertido de un momento a otro en la versión mozambiqueña de un polideportivo. Miren las fotos:

Catedral de Maputo desde mi habitación en el hotel. Al frente se observa la pequeña plaza frente a la catedral.
Catedral de Maputo desde mi habitación en el hotel. Al frente se observa la pequeña plaza frente a la catedral.
Vista frontal de la Catedral de Maputo
Vista frontal de la Catedral de Maputo
Pequeña plaza frente a la Catedral de Maputo
Pequeña plaza frente a la Catedral de Maputo
Un grupo de mujeres baila y canta música religiosa frente a la Catedral de Maputo
Un grupo de mujeres baila y canta música religiosa frente a la Catedral de Maputo
Un profesor de Capoeira entrena a sus dos estudiantes frente a la Catedral de Maputo
Un profesor de Capoeira entrena a sus dos estudiantes frente a la Catedral de Maputo
Práctica de capoeira frente a la Catedral de Maputo
Práctica de capoeira frente a la Catedral de Maputo

No sé qué tan absurdo suene, pero esa redefinición de espacios que vi en Maputo me hizo darme cuenta de la forma como sus habitantes se habían apropiado de la ciudad. Para mí fue una muestra de esa alma que tiene Maputo y su gente que, a pesar de la pobreza y de la ausencia de infraestructura, buscan los espacios que los rehumanicen en medio de la pobreza. Mis horas frente a la Catedral de Maputo fueron simplemente encantadoras.


3. Las joyas de la ciudad

La mayoría de ciudades tienen sus joyas… El Palacio de Buckingham en Londres, el Louvre en París, el Teatro de la Ópera en Sydney, el Museo del Oro en Bogotá, y así. Las ciudades tienen cosas maravillosas que mostrar. En algunos casos estas joyas son mundialmente famosas – ¿o quién no ha oído hablar de la Torre Eiffel o la Estatua de la Libertad? – pero en otros casos, sobre todo en ciudades pequeñas, lejanas y menos conocidas, las joyas pueden pasar desapercibidas frente al ojo de un turista desprevenido e incauto. Y justamente así son las joyas de Maputo, desconocidas, deterioradas y poco visibles si uno no sabe qué está buscando.

Les doy ejemplos. ¿Qué pensarían ustedes si vieran esta casa caminando por las calles de Maputo?

???????????????????????????????

Probablemente dirían “¿esta gente loca por qué hace una casa de hierro y metal en una ciudad donde la temperatura llega a los 44°C?”. Y claro, con los árboles alrededor que la cubren y las plantas que crecen indiscriminadamente sobre los andenes – o veredas – y la calle que le pasa por el frente, uno diría: es una casa cualquiera. Pues resulta que no. La casa que ustedes ven en la foto es conocida como la “Casa de Ferro” – o “Casa de hierro” – y fue diseñada por el mismísimo Gustave Eiffel. Interesante dato, ¿no creen? Pues sí, si esta casa estuviera en París, probablemente tendría miles de visitantes al día y le cobrarían a uno 40 euros para entrara a conocerla… pero como está en Maputo, nadie tiene ni idea que la casa de hierro existe.

Les doy otro ejemplo.  Les presento la estación de ferrocarril de Maputo:

???????????????????????????????

Linda, ¿no creen?  Pues resulta que, aunque no se ha podido comprobar, en Maputo se argumenta que la cúpula también fue diseñada por Eiffel.  En cualquier caso, Eiffel o no, el edificio es simplemente maravilloso.  Les dejo algunas fotos del interior de la estación y ustedes me dirán si aplica como una de las joyas de Maputo o no. Aquí están:

Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo
Estación del Ferrocarril de Maputo

Antes de continuar, una recomendación: Si van a la Estación del Ferrocarril de Maputo, no se les ocurra tocar la campana – la pueden ver en la tercera foto arriba – por muy tentador que parezca.  Yo lo hice y el señor encargado de la llegada de los trenes entró en una cólera profunda y descontrolada y por poco tengo “la fortuna” de conocer una cárcel mozambiqueña de cerca.  Repito: no es buena idea tocar la campana.


4. Los langostinos mutantes

En realidad no son mutantes, pero como yo soy escandaloso, déjenme ponerles ese adjetivo.  Resulta que Maputo es famosa por sus langostinos tigre.  Recuerdo un amigo colombiano que cocina delicioso y que un día me llamó y me dijo: “Conseguí unos langostinos tigre de 10 cms de largo, tienes que venir a probarlos”. Emocionadísimo me monté en el carro y me fui a probar semejante manjar.  ¡Todo fue un engaño! Los langostinos tigre de 10 cms que se consiguen en Colombia son un gran fiasco al lado de los de Maputo que miden – y no exagero – entre 35 y 40 cms. Esto es la materialización misma de la ambrosía – léase, manjar de dioses -. Las babas se escurren, la boca saliva descontroladamente y tú entras en una clase de orgasmo culinario al probar esta maravilla que tienes al frente. Les juro, no exagero.

Entonces aquí viene la recomendación: Si van a Maputo, no olviden ir a un restaurante que se llama Manjar dos Deuses -osea Manjar de los Dioses – y pedir los Camarões a la Moçambicana  – osea langostinos a la mozambiqueña -. Sabrán de qué les hablo, miren:

Langostinos a la Mozambiqueña
Langostinos a la Mozambiqueña

 

5. Un homenaje a los parias del Sistema Internacional

¿Se acuerdan de Ho Chi Mihn, Robert Mugabe, Vladimir Lenin, Kim Il Sung y demás personajes satanizados por el mundo capital occidental durante la Guerra Fría – y algunos incluso después de ella -?  Pues bueno, Maputo es un homenaje viviente y constante a todos y cada uno de ellos. Recorrer Maputo es bajar por la Calle Vladimir Lenin, pasar a la Avenida Salvador Allende y luego conectar con la Plaza Robert Mugabe. ¿No les parece encantador? Maputo significa, no sólo devolverse en el tiempo con sus construcciones, sino también hacerlo con la tradición política de izquierda del país que sigue presente en cada una de sus esquinas.  Para un aficionado a los dictadores como yo – claro, porque no me tocó vivirlos -, Maputo es el lugar que te pone en contacto con ellos y te muestra una cara de estos parias que Occidente nunca quiso mostrar.

Avenida Karl Marx en el Centro de Maputo
Avenida Karl Marx en el Centro de Maputo
Avenida Samora Machel
Avenida Samora Machel
Plaza Robert Mugabe
Plaza Robert Mugabe

 

6. Arte y comunismo de la mano

A pesar de su decaimiento, Maputo es una ciudad adornada. Los edificios tienen murales hermosos, las calles tienen obras de arte alusivas al comunismo y las estatuas están por todas partes. Un recorrido por las calles de Maputo es una permanente búsqueda de frases de Samora Machel – líder de la Revolución mozambiqueña -, Karl Marx, Vladimir Lenin y demás, siempre con un toque de arte que las adorna. Les muestro:

No se pregunta a un esclavo si quiere ser libre
No se pregunta a un esclavo si quiere ser libre
Murales en la Avenida da Marginal de Maputo
Murales en la Avenida da Marginal de Maputo
Murales en la Avenida da Marginal de Maputo
Murales en la Avenida da Marginal de Maputo
Mural alusivo al comunismo en la sede del Banco Central de Mozambique
Mural alusivo al comunismo en la sede del Banco Central de Mozambique
Murales en la vía al aeropuerto
Murales en la vía al aeropuerto

 

7. Ásese en vida, pero feliz

Y aquí tengo que ser honesto. Muchas capitales africanas tienen bastante poco que verles – se me vienen a la cabeza Maseru, Kampala o Lusaka en este momento – pero en Maputo es bastante difícil que usted se aburra. Es una ciudad bastante segura, fácilmente caminable y llena de sopresas agradables por todas partes. Mi recomendación es: compre 1.429 botellas de agua – créame, las necesitará para evitar la deshidratación -, lleve su cámara de fotos y váyase a caminar. Se encontrará por ejemplo con el antiguo fuerte portugués frente al puerto de pesca que tiene un museo bastante interesante adentro, el Mercado Municipal de Maputo que acaba de ser restaurado y que, extrañamente, es uno de los pocos lugares limpios de la ciudad, recorrerá grandes avenidas que fueron diseñadas en la colonia para darle un aire europeo a Maputo, verá playas hermosas – aunque le recomiendo no meterse al mar porque puede terminar con una toalla higiénica usada en la cabeza… lo siento, tenía que decirlo – y atardeceres que le quitan la respiración, monumentos imponentes a las guerras mundiales, el jardín botánico – que es hermoso pero apesta… es más, creo que todo Mozambique fue a orinar a ese lugar el día antes de mi visita – y 3.486 estatuas de Samora Machel regadas por ahí.

Todos lugares increíbles pero siempre marcados por la basura, los olores y la decadencia generalizada que hay en Maputo. Le garantizo que será feliz con dos condiciones: hidrátese para soportar los 42°C e ignore los olores, de lo contrario Maputo será su peor tortura.

Interior del Mercado Municipal de Maputo
Interior del Mercado Municipal de Maputo
Playas al lado de la Avenida da Marginal
Playas al lado de la Avenida da Marginal
Unión entre el Río Maputo y el Océano Índico desde el Parque de los Enamorados
Unión entre el Río Maputo y el Océano Índico desde el Parque de los Enamorados
Avenida Samora Machel en el Centro de Maputo
Avenida Samora Machel en el Centro de Maputo
Monumento a la Primera Guerra Mundial
Monumento a la Primera Guerra Mundial
Estatua de Samora Machel en la Plaza de la Independencia
Estatua de Samora Machel en la Plaza de la Independencia
Estatua de Samora Machel en la Plaza de la Independencia de Maputo
Estatua de Samora Machel en la Plaza de la Independencia de Maputo
Y otra estatua de Samora Machel en la entrada al Jardín Botánico de Maputo
Y otra estatua de Samora Machel en la entrada al Jardín Botánico de Maputo
Antiguo Fuerte Portugués en el centro de Maputo
Antiguo Fuerte Portugués en el centro de Maputo
Antiguo Fuerte Portugués en el centro de Maputo
Antiguo Fuerte Portugués en el centro de Maputo
Antiguo Fuerte Portugués en el centro de Maputo
Antiguo Fuerte Portugués en el centro de Maputo
Y sólo para que me crean, ahí está la temperatura a las 12.18 del día: 41.5°C. Después subiría a 44°C, momento en el cual empecé a maldecir mi decisión de visitar Maputo en verano. Les recuerdo además que la humedad es del 100%. Agua, mucha agua gente.
Y sólo para que me crean, ahí está la temperatura a las 12.18 del día: 41.5°C. Después subiría a 44°C, momento en el cual empecé a maldecir mi decisión de visitar Maputo en verano. Les recuerdo además que la humedad es del 100%. Agua, mucha agua gente.

Y hasta aquí llegamos por hoy con nuestra visita a Maputo. En serio, creo que es una de las capitales africanas que vale la pena conocer. Eso sí, vaya con mente abierta y asegúrese de atrofiarse el olfato previamente.  Nos vemos en una próxima oportunidad. ¡Adiós pues!

Anuncios

64 comentarios

  1. Primera reflexión: la nueva sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Cooperación de Mozambique (punto 1) es muy similar a edificios del centro de Brasília. Hasta el tipo de letra es igual.

    Ah: recordad que el avatar es impuesto por el sistema. No sé cambiarlo ni me interesa. Perdón por la falta de virilidad que emana de él.

    Me gusta

  2. Más reflexiones: la campanita debió haber sido tu manzana de Eva. Después, los langostinos debieron haber sido un manjar (ambrosía, claro) y eso de notar cómo vive la gente en la Plaza de la Catedral debió haber sido extraordinario. Gracias Mapache por una nueva lección.

    Me gusta

  3. No sé si sería capaz de ir a Maputo, el tema de los olores me lo impediría pero es muy chévere ver otra realidad diferente, muy buena la entrada.

    PD. Una pequeña corrección, creo que se comió una g en Buckingham

    Me gusta

  4. Excelente entrada Mr. Mapache, definitivamente es muy gratificante ver la otra realidad de África no mostrada por los medios de comunicación, sino por los turistas como usted, que dan una muy buena documentación tanto real como histórica y un sin fin de buenas impresiones, experiencias y recomendaciones.

    Quedamos a la espera de las próximas entradas y ojalá no demoren mucho.

    Me gusta

  5. Me senté en mi sofá, serví un vaso de avena… y a leer.
    Me entretuve bastante, me encantó como está todo descrito, lo que más ,me llamó la atención, es lo que dices de la arquitectura, es como la historia contada a través de los edificios que hay. ¡Me encantó la estación del Tren!
    La verdad, yo de África conozco poco y esto, me da una bonita referencia de Maputo, se ve una ciudad curiosa, bonita e interesante.
    Ese calor.. No creo que yo pudiera soportarlo, pero pues, estando allá. ¿Qué más se hace?
    Gracias por esta interesante entrada, me ha hecho mi noche, mucho más placentera 🙂

    Me gusta

  6. Mapache… exactamente el problema de la cumbiamba que te armo el Probo empleado de FFCC por tocar la campana fue por? Es historica o con sus campanazos se señaliza la llegada de los expresos o es potestativo y privativo de los empleados el tañerla?

    saludos, como me da envidia poder viajar asin.

    Me gusta

  7. Agradable descripción, muy sincera y honesta de reconocer que aunque no es una hermosa ciudad tiene su encanto, por lo mismo no se si me atrevería a visitarla (hipotéticamente que pudiera ir de viajar hasta allá); me gusto que tocara un punto como lo es la arquitectura de la época socialista no solo porque en algunos espacios de Maputo se encuentre, si no porque ese es un legado que ha quedado de un momento histórico de muchos naciones (podría servir de entrada para un post). Como siempre muy descriptivo en sus viajes y muy buenas fotos y no falto que tuviera quietas las manos no Sr. Mapache por algún lado se le salio el inquieto. Y aunque se que este una entrada suya de pronto conocer una opinión de su señora madre hubiese sido un adicional a la descripción de esta visita. Saludos.

    Me gusta

    • Si quiere le decimos a esa buena señora que nos dé su percepción de Maputo. Por ahora lo único que le puedo decir es que sudó desde que llegó hasta que se fue y que ella tiene un concepto de estética bastante diferente al mío. Estoy seguro que si le pregunta a ella, le diría algo así como: Yo a ese lugar no vuelvo 😛 Saludos.

      Me gusta

  8. Si me desespera el calor que hace en Cali, creo que llegaría a enloquecer con una temperatura de 44 ºC y una humedad tan alta.

    ¡Excelente entrada! Lo que imaginaba de Maputo no era ni cercano a lo que nos has compartido. Dejando a un lado los olores (que ni quiero saber a qué huelen las calles de esa ciudad), parece ser un lugar de visitar.

    Me gusta

    • Estuve en Maputo y en Xai-Xai. Sólo el sur, las carreteras no son muy buenas como para meterse en un carro alquilado. Aunque tengo que confesarle que muero por ir a la Isla de Mozambique en el norte. Tienen un fuerte maravilloso (del que hablo en la entrada que hice sobre las islas con mayor densidad poblacional del mundo). Búscala y verás.

      Me gusta

  9. Me encanta la idea de ver expresiones artísticas y deportivas en las calles de las ciudades … aunque lo veo en las calles de esta ciudad y lo disfruto, no lo hacen por diversión.

    Las joyas de las ciudades siempre están ahí.. cubiertas de polvo pocas veces nos percatamos de ellas no todas son diseñadas por famosos arquitectos… y muchas de ellas serán derribadas para construir grandes edificios con pequeños apartamentos.

    Me gusto mucho la entrada… 🙂

    Me gusta

  10. lo unico a recalcar, es que en la epoca socialista, tiempo de escasez y penurias, no se construyo casi nada, asi que en la arquitectura de maputo, no existe esa epoca..casi todos los edificios fueron construidos antes de los 80 (epoca socialista 1975-1990) , apenas hay edificios de esa epoca..y despues del 2000..el edificio del ministerio de relaciones exteriores es chino

    Me gusta

  11. hOLA gracias por la información el 5 de agosto salgo para maputo soy de argentina y pienso quedarme un mes o quizas dos o tal vez solo una semana todo depende de me se siento a gusto, espero que si, bueno si algun argentino se encuentra por alla les dejo mi correo joseponte1976@hotmail.com.ar. gracias nuevamente

    Me gusta

  12. solo par de aclaraciones asi de rapiditas…nada de malos olores. Llevo tres meses en Maputo y aunque es verdad que la ciudad esta bastante descuidada lo de los malos olores no es tan asi, creanme. En segundo lugar, si hay gimnasios, y no pocos. Vayan a los centros comerciales, hoteles, o simplemente pregunten, que si que los hay. Tambien hay pistas de tenis, squash, campos de futbol publicos. Y por sobre todas las cosas, comparando con el resto de capitales Africanas, Maputo sobresale en cuanto a seguridad, educacion y amabilidad de sus habitantes. Si le gusta caminar, andar la ciudad, pues Maputo es una buena eleccion. Solo las patrullas de soldados a veces molestan, sobre todo de noche, controlando pasaportes y acto seguido pidiendo si tienen algo para darles para un cafe o comida. Pero no dejan de ser amables, sencillos. No les apuntan con el arma ni amenazan. Si quieren les dejan algo, si no pues se despiden y siguen de largo. Si se deciden a caminar pues con un calzado resistente. Las aceras estan demolidas en buena parte de la ciudad.

    Me gusta

    • Tienes razón en todo lo que dices pero haría un par de aclaraciones. Sé que hay gimnasios y canchas de tenis, lo que habría que preguntarse es si la mayoría de la población tiene acceso a ellos. Estoy seguro que no y es por eso que recurren a otros espacios para hacer deporte. Frente a los olores, espera a que llegue el verano y lo verás. Saludos y gracias por tus comentarios 🙂

      Me gusta

      • ESTUVE EN MAPUTO Y LO QUE TERMINO DE LEER ES VERDAD EN UN 50 % LA INSEGURIDAD EXISTE EN LOS BARRIOS PERIFERICOS NO EN EL CENTRO, LOS POLICIAS SON COIMEROS PERSIGUEN A LOS TURISTAS VOS ESTAS SACANDO UNA FOTO Y YA SE DAN CUENTA QUE SOS TURISTA, EL OLOR ES VERDAD AL PASAR POR UN CONTENEDOR TENES QUE TAPARTE LA NAREZ, LA GENTE ES MUY AMABLE, NOS ADORAN A LOS BLANCOS ESPECIALMENTE LAS MUJERES Y LOS HOMBRES NOS TIENEN MUCHO RESPETO, LO MEJOR QUE TIENE ES SU GENTE, SALVO LOS MALVIVIENTES QUE LOS HAY EN TODA PARTE DEL MUNDO, YO PERSONALMENTE VOLVERIA PERO EN INVIERNO QUE HAY MENOS OLOR

        Me gusta

  13. Buenas fotos y buenos comentarios…pero tengo que hacer un inciso sobre la seguridad en MAPUTO. La policia da miedo.. al igual que la noche. Por el día esta bastante bien, por la noche cambia. Se convierte en otra ciudad. He vivido varios años en Maputo y si, es para haberme quedado a vivir, pero no nos engañemos. Las personas que realmente conocen la capital de Mozambique sabe de lo que hablo. Un saludo y sinceramente buen articulo turistico. Aunque falta la noche de la ciudad, a tener muy en cuenta.. sin comentarios.

    Me gusta

  14. Hola, como quiera que te llames.
    Legué aquí por casualidad y gusté mucho lo que escribeste, sobretodo porque no es un destino tan vulgar al que todo mundo va pasar ferias, pero un lugar perdido en el mundo.
    Veo que el artígulo es de hace dos anõs, pero quería saber cuánto dinero usaste en total para esa viaje desde Bogotá.

    Me gusta

  15. Hola, soy de Argentina y llego al blog de casualidad. En marzo me voy a Maputo a vivir por unos años, trasladado por mi compañía.
    Me gustaron tus comentarios. Me gustaría preguntarte dos cosas:
    1. Pienso llevarme mi bicicleta ya que soy un fanático de ese medio. La podré usar en Maputo?
    2. Los inviernos son frios?: creo que no vale la pena llevarme ropa de abrigo. Te hago esta pregunta para armarme las valijas y descartar ropa que no usaré.
    Gracias desde Buenos Aires.

    Me gusta

  16. Mis comentarios sobre este excelente artículo: Los nombres de calles de parias seguro habrá motivos para colocar por ejemplo a: M. Gaddafi, Mobuto Sese Seko, Fidel Castro, Hugo Chavez, Augusto Pinochet, Leonidas Trujillo, Evo Morales, Néstor & Cristina K., Daniel Ortega, Saddam Hussein, Rafael Correa, Boulevard Les Duvaliers, etc. etc. En cuanto al incidente de la campana, faltó colocar un aviso al lado que diga SOLO PARA USO DE LOS OPERADORES, SU USO NO AUTORIZADO SERA MOTIVO DE SANCIÓN… o algo así aunque sea en portugués. Y por ultimo, con ese ambiente deshidratante; ¿Cuantos kilos rebajaría nuestro ilustre viajero?… allí les dejo esa.

    Me gusta

  17. Hola, nos estamos pensando ir con los niños este verano. Pero son muy pequeños y me preocupa lo relativo a la seguridad, condiciones de hospitales, e incluso alimentación. Porque de higiene, después de lo leído no hace falta aclarar mucho más.

    En serio, las playas no están en condiciones para bañarse?
    Agradecería sus comentarios.
    Gracias
    Raquel

    Me gusta

  18. […] Ahí estaba yo, metiendo mis datos en el sistema de visas del gobierno de la República de Mozambique sin ningún tipo de control o supervisión. Me hubiera podido llamar Nelson Mandela y nadie se hubiera dado cuenta. Es más, podría haber sido un traficante internacional de armas al mejor estilo de Víktor Bout y esos fulanos ni se hubieran dado por enterados. Afortunadamente para los mozambiqueños yo no era una amenaza para la seguridad nacional y así, después de terminar de meter mis datos en el sistema, hago click donde decía “print”, la impresora me vomita mi visa, la pego en mi pasaporte y voy donde el oficial de migración para que la firmara. Él, que estaba ocupadísimo jugando solitario en el otro computador, la mira por encima, la firma y me dice “Enjoy”. Y con esto yo me había dado mi primera visa en toda mi vida y lo mejor de todo, ¡GRATIS! El oficial estaba tan ocupado jugando cartas que se le olvidó cobrarme. Problema de él… cogí mis cosas y seguí rumbo a Maputo, una de las ciudades que más me gustan en África (y aquí pueden leer 7 Particularidades que hacen de Maputo (Mozambique) uno de los Caos más Encantadores de África). […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s