“¡Esto es mío!”. Asumo que esa fue la frase que dijeron la mayoría de líderes europeos en algún momento del tiempo refiriéndose a las tierras que habían “encontrado” – claro, porque en América no había nadie cuando llegaron españoles, portugueses, franceses, británicos y demás – luego de navegar medio planeta. Y después de esa frase, “¡esto es mío!”, empezó la colonización… un proceso que todos nosotros conocemos y que, sin duda, alteró la realidad y las dinámicas de más de medio mundo desde 1492 – incluso antes – hasta hoy. Yo aquí no voy a hablar de las consecuencias de la colonización ni voy a juzgar si fue buena o mala. Lo que sí sé es que mi país hubiera sido otra cosa completamente diferente – y repito, no estoy haciendo juicios de valor – si los españoles no se hubieran dado una vuelta por acá. Por ejemplo, yo no estaría escribiendo esta entrada en castellano sino en un idioma llamado Barí ara utilizado antes de la colonia por los indígenas motilones que habitan la región de Colombia donde yo nací. Es más, pensándolo bien, probablemente ni siquiera estaría hablando Barí ara porque los pobres motilones eran tan pocos – no llegaban a 9.000 en toda su zona de influencia en lo que hoy es la frontera entre Colombia y Venezuela – que probablemente hubieran llegado los muiscas o cualquier otra comunidad a clavarles flechas en la cabeza o a partirles palos en la espalda… En fin, fueran muiscas, españoles, británicos o los pingüinos de la Antártida, alguno, en algún momento, se hubiera pasado por acá y hubiera hecho de las suyas con los 9.000 motilones que estaban por ahí dando vueltas. Y lo digo porque la colonización se convirtió durante siglos en la forma como los más fuertes subyugaban a los más débiles alrededor del mundo.

Luego de algunos años de presencia europea en sus colonias – esos “algunos años” fueron siglos para América y fueron sólo décadas para África -, las poblaciones de los territorios colonizados, cansadas de los abusos de la administración, empezaron a tomar medidas al respecto. Algunos se armaron y empezaron a darles bala – y ahí aparece por ejemplo el señor guerrillero don Simón Bolívar a caballo desde La Paz hasta Santa Marta matando españoles -, otros fueron un poco más pacíficos y los expulsaron por las buenas – como en India o Brasil – , y en otros casos, los europeos simplemente decidieron irse dejando sus antiguos territorios a la deriva – como ocurrió en la mayoría de países africanos -. Lo único que estaba claro es que el objetivo común era la independencia… aquel estado que en la época se consideraba la solución a todos nuestros problemas pero que después nos daríamos cuenta que, en la mayoría de los casos, no sería más que la posibilidad de seguir jodiendo nuestros países sin la ayuda de Europa. El tiempo pasó y para la década de 1960, la mayoría de territorios del mundo habían alcanzado su tan anhelada independencia. Desfiles militares, actos políticos y pólvora por los aires celebraban la autodeterminación de los pueblos del mundo. Ya Londres, Madrid, París y Lisboa no les iban a decir qué hacer – al menos en teoría -. La libertad había llegado.

Y justamente esa libertad es la que nos lleva a la entrada de hoy – y sí, ya me di cuenta que me tomó 4 párrafos de diarrea mental para introducir el tema de hoy… yo les dije que mis disfuncionales eran graves -. Resulta que yo estaba en Kampala, Uganda en junio del año pasado y decidí hacer lo mismo que hago en cada ciudad que visito: salir a caminar las calles a ver qué me encuentro por ahí. Luego de caminar un par de cuadras en una de las ciudades que menos me ha gustado en la vida – me perdonarán los lectores ugandeses pero así es… y menos mal no son muchos – llegué al Monumento a la Independencia de Uganda. Era una pequeña plaza con algo parecido a un obelisco pero que, cuando me acerqué, resultó siendo un niño de piernas laaaaaargas emergiendo de las entrañas de algo que no se veía muy bien en la parte de atrás. No sé si era una señora o un señor, pero en todo caso el niño emergía de su ser. Atrás, un mural con la casa de gobierno pintada y una gran bandera de Uganda que ondeaba sobre una bandera británica mucho más pequeña. Y claro, no podían faltar las imágenes de los soldados con sus armas – que asumo eran AK-47 – con el respectivo muerto tirado en el piso. El monumento a la independencia de Uganda, en mi concepto, había resultado una gran decepción. Les muestro:

 Kampala, Uganda

Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda
Monumento a la Independencia en Kampala, Uganda

Al ver este monumento, me pregunte a mí mismo: “mí mismo, ¿cómo serán el resto de monumentos a la independencia alrededor del mundo?”. Y así surgió esta entrada. Entonces esto funciona así, vamos a hacer un recorrido por algunos de los Monumentos a la Independencia que más me llamaron la atención luego de hacer la respectiva investigación en internet.  Traigan café y acomódense que empezamos:


 Argel, Argelia

Imponente. Esa es la palabra que se me viene a la cabeza cuando pienso en el Monumento a la Independencia que construyeron sobre una de las colinas que emergen del Mar Mediterráneo en Argel, Argelia. También conocido como el “Memorial de los Mártires”, el Monumento a la Independencia de Argelia fue inaugurado en 1982 para conmemorar los 20 años de la independencia del país. Su forma es bastante particular porque son 3 columnas de concreto curvas que se unen en la punta a 92 metros de altura. Según mis investigaciones, las columnas representan 3 hojas de palma y cada una simboliza una de las etapas de la guerra de independencia de Argelia. Debajo del monumento se encuentra una llama eterna como homenaje a los mártires y en la punta de cada hoja de palma hay una estatua de un soldado que representa al ejército que expulsó a los franceses del país.  Eso sí, los argelinos se encargaron de que el monumento se viera desde casi cualquier lugar de la ciudad. Además, construyeron un teleférico que conecta el metro de Argel con el monumento y facilita la llegada de los visitantes. Es simplemente hermoso.

Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia
Monumento a la Independencia en Argel, Argelia

 

 Phnom Penh, Cambodia

Entonces cuando uno busca las palabras “Independence Monument” en google, salen 4’783.528 fotos del Monumento a la Independencia en Phnom Penh, Cambodia. Si estos fueran los Óscar, este monumento se hubiera ganado el premio a “Mejor Película del Año”. Incluso, se hubiera ganado el premio ese que le dan a los que están fuera de concurso y que se llama algo así como el “premio a toda una vida”.

Conocido como Vimean Ekareach en cambodiano, fue construido en 1958 en la plaza formada en la intersección de las Avenidas Norodom y Sihanouk – 2 de los más grandes líderes cambodianos -. El Monumento es una estupa – que es una construcción budista destinada a contener reliquias importantes – en forma de loto y fue inspirado en el gran Templo Khmer en la ciudad histórica de Angkor Wat – que además es la misma construcción que aparece en la bandera del país -. Debajo de la construcción existe una llama ceremonial que usualmente es encendida por algún miembro de la realeza en ocasiones especiales como el día de la independencia.

Monumento a la Independencia en Phnom Penh, Cambodia (Fuente)
Monumento a la Independencia en Phnom Penh, Cambodia (Fuente)
El Presidente Hu Hintao de China asiste a las ceremonias de independencia de Cambodia (Fuente)
Monumento a la Independencia en Phnom Penh, Cambodia (Fuente)

 

 Accra, Ghana

Siendo el primer país de África Subsahariana en obtener su independencia en 1957, Ghana construyó su Monumento a la Independencia – también conocido como la “Puerta de la Independencia” – en la segunda plaza más grande del mundo después de la de Tiananmen en Beijing. El monumento da entrada a la Plaza de la Independencia y contiene una gran estrella negra en su parte superior que simboliza el renacimiento de los pueblos negros de África después de la colonización.  Además, la Puerta de la Independencia tiene las palabras “Libertad y Justicia” justo debajo de la inscripción: AD 1957, fecha de la independencia del país. Como dato curioso, en la Plaza se encuentra otro monumento llamado el “Arco de la Independencia” que está custodiado por guardias del ejército ghanés y al que, por ley, no se le pueden tomar fotografías.

Puerta de la Independencia en Accra, Ghana con la estrella negra en la parte superior (Fuente)
Banderas de Ghana en la reja que da entrada a la Puerta de la Independencia en Accra (Fuente)
La estrella negra con banderas de Ghana en primer plano (Fuente)
Plaza de la Independencia al lado del Océano Atlántico con el Arco de la Independencia al fondo y la Puerta de la Independencia en la parte baja de la foto (Fuente)
Puerta de la Independencia en Accra, Ghana (Fuente)

 

 Ashgabat, Turkmenistán

Como la mayoría de monumentos que construyó Saparmurat Niyazov en Turkmenistán, el Monumento a la Independencia es una mezcla de elementos tradicionales turcomanos y oro… mucho oro. El monumento consiste en una torre de concreto reforzado de 91 metros de altura con una punta de oro de 27 metros en la parte superior y una terraza para visitantes de 10 metros de diámetro. El diseño fue inspirado en las tiendas tradicionales utilizadas por los turcomanos y en los sombreros que solían usar las niñas del país. El área total del monumento llega casi a 85.000 metros cuadrados y en las inmediaciones hay innumerables jardines y las estatuas de 27 héroes que contribuyeron con la independencia de Turkmenistán. Pero ustedes se preguntarán, “¿Por qué 27 héroes?”. La respuesta es fácil: la fecha de independencia del país fue el 27 de octubre de 1991 – debe ser por eso que Turkmenistán me llama tanto la atención, los 2 nacimos el mismo día aunque yo soy bastante más viejo -.

Monumento a la Independencia en Ashgabat, Turkmenistán (Fuente)
Algunas de las estatuas de los 27 líderes turcomanos que se encuentran en el Monumento a la Independencia en Ashgabat, Turkmenistán (Fuente)
Algunas de las estatuas de los 27 líderes turcomanos que se encuentran en el Monumento a la Independencia en Ashgabat, Turkmenistán (Fuente)
Entrada al Monumento a la Independencia en Ashgabat, Turkmenistán (Fuente)
Monumento a la Independencia en Ashgabat, Turkmenistán (Fuente)
Monumento a la Independencia en Ashgabat, Turkmenistán (Fuente)

 

 Vlorë, Albania

Construido en la Plaza de la Bandera de la localidad de Vlorë en la costa sur de Albania justo en el lugar donde Ismail Qemali declaró la independencia del país el 28 de noviembre de 1912, el Monumento a la Independencia de Albania es uno de los pocos que no se encuentran en una ciudad capital. Fue construido en 1972 para conmemorar los 60 años de independencia de Albania y tiene una altura de 17 metros que lo hacen el monumento más alto del país. Con un toque comunista indiscutible, el monumento muestra a un grupo de partisanos albaneses reunidos en pie de lucha durante la Asamblea de Vlorë que daría la independencia al país. Además, en su parte más alta se lee el “1912”, el año de la independencia de Albania.

Monumento a la Independencia en Vlorë, Albania (Fuente)
Monumento a la Independencia en Vlorë, Albania (Fuente)
Monumento a la Independencia en Vlorë, Albania (Fuente)

 

 Almatý, Kazajstán

El monumento a la independencia de Kazajstán fue construido en la Plaza de la República en Almatý, la ciudad más poblada y antigua capital del país. Este monumento tiene una historia interesante. Está compuesto por un guerrero Saka que se levanta hacia los cielos con un leopardo en sus pies. Resulta que en 1969, algunos arqueólogos encontraron lo que ellos llamaron el “hombre de oro” mientras excavaban a unos 50 kilómetros de la ciudad de Almatý. El cadáver del hombre de oro que había muerto aproximadamente a los 18 años había sido enterrado con aproximadamente unos 4.000 objetos de oro, entre ellos un sombrero de oro que adornaba su cabeza. Así, de este hallazgo se inspiraría la estatua que hoy conmemora la independencia de este país de Asia central.

Monumento a la Independencia en Almatý, Kazajstán (Fuente)
Acercamiento a la estatua del hombre de oro en el Monumento a la Independencia en Almatý, Kazajstán (Fuente)
Panorámica de la Plaza de la República con el Monumento a la Independencia en Almatý, Kazajstán (Fuente)

 

 Ciudad de México, México

Y éste es tal vez uno de los monumentos a la independencia más conocidos para nosotros los latinoamericanos. También conocido como el “Ángel de la Independencia”, el monumento tiene el formato conocido como “columna de victoria” o “columna monumental” que generalmente se utiliza para conmemorar batallas, guerras o revoluciones. En la parte baja se encuentra una estructura cuadrangular que a su vez cuenta con una estatua de bronce en cada esquina que simbolizan la ley, la guerra, la justicia y la paz. El monumento además cuenta con la inscripción “La Nación a los Héroes de la Independencia” y al frente de la inscripción se encuentra un león siendo llevado por un niño representando la fuerza y la inocencia de la juventud durante la guerra pero la docilidad durante las épocas de paz. La columna mide 36 metros de alto y en la punta se encuentra una estatua de bronce cubierta de oro de 24 kilates de 6.7 metros de alto de Nike, la diosa griega de la victoria. La construcción del Ángel de la Independencia fue ordenada por el presidente Porfirio Díaz en 1902 pero no estuvo terminada sino hasta 1910 para la conmemoración de los 100 años de la independencia de México cuando se ubicó sobre la avenida conocida como el Paseo de la Reforma.

Monumento a la Independencia en la Ciudad de México, México (Fuente)
Monumento a la Independencia en la Ciudad de México, México (Fuente)
Monumento a la Independencia en la Ciudad de México, México (Fuente)
Foto aérea del Monumento a la Independencia en Ciudad de México, México (Fuente)

Otros Monumentos a la Independencia:


Y para no aburrirlos con una entrada tan larga, los dejo con algunos monumentos a la independencia en otros lugares del mundo que me llamaron la atención:

 Lomé, Togo

Monumento a la Independencia en Lomé, Togo (Fuente)
Monumento a la Independencia en Lomé, Togo (Fuente)

 

 Vientiane, Laos

Monumento a la Independencia en Vientiane, Laos (Fuente)
Monumento a la Independencia en Vientiane, Laos (Fuente)
Monumento a la Independencia en Vientiane, Laos (Fuente)

 

 Bujumbura, Burundi

Monumento a la Independencia en Bujumbura, Burundi (Fuente)

 

 Hargeisa, Somalilandia

Monumento a la Independencia en Hargeisa, Somalilandia (Fuente)
Monumento a la Independencia en Hargeisa, Somalilandia (Fuente)

 Bamako, Malí

Monumento a la Independencia en Bamako, Malí (Fuente)
Monumento a la Independencia en Bamako, Malí (Fuente)

 Humahuaca, Argentina

Monumento a la Independencia en Humahuaca (Provincia de Jujuy), Argentina (Fuente)
Monumento a la Independencia en Humahuaca (Provincia de Jujuy), Argentina (Fuente)

 Estambul, Turquía

Monumento a la Independencia en la Plaza Taksim de Estambul, Turquía (Fuente)

 

 Savar, Bangladesh

Monumento a la Independencia en Savar, Bangladesh (Fuente)
Monumento a la Independencia en Savar, Bangladesh (Fuente)
Monumento a la Independencia en Savar, Bangladesh (Fuente)

 São Paulo, Brasil

Monumento a la Independencia en São Paulo, Brasil (Fuente)
Monumento a la Independencia en São Paulo, Brasil (Fuente)

Y hasta aquí llegamos por hoy. Por ahora les cuento que haciendo esta entrada me di cuenta que hay un montón de monumentos a la independencia más dando vueltas por ahí así que de pronto les hago la segunda parte pronto. Eso sí, si saben de algún Monumento a la Independencia que valga la pena incluir en la segunda parte o tienen fotos que me puedan servir, por favor avísenme abajo en la sección de comentarios o me envían la información – y las fotos – por correo a blogdebanderas@gmail.com o por tuíter en @iShosholoza. Nos vemos en una próxima oportunidad y, como siempre, ¡Adiós pues!