Nauru: cómo hacer inviable un país en 10 fáciles pasos

Durante los últimos días, Nauru ha aparecido en todas partes. Sí, a un colombiano inocente y desprevenido como yo le complicaron la existencia yo lo bombardearon en todas las redes sociales pidiéndole una entrada para el Blog de Banderas sobre Nauru… Las solicitudes llegaron de Colombia, de Chile, de Argentina, de España y hasta de Sudáfrica. No sé qué bicho les picó pero a todos se les metió Nauru en la cabeza al tiempo… ¿Alguien me explica ese fenómeno por favor? De cualquier forma, como todo el personal del Blog de Banderas – osea yo solito – se debe a su público, hoy les vamos a dar gusto con una entrada titulada “Nauru: cómo hacer inviable un país en 10 fáciles pasos”. Entonces, tráiganse un buen café latte – ¿vieron que hoy cambiamos de café? -, un pan de chocolate, siéntense y relájense que empezamos.

Pero empecemos por el principio con la pregunta fundamental de la entrada de hoy: ¿Qué carajos es Nauru? Porque claro, la gente sabe de la existencia de Japón, India, Nigeria, Australia o Colombia; pero uno menciona países como Seychelles, San Vicente y las Granadinas, Santo Tomé y Príncipe o Nauru y todo el mundo abre los ojos momentáneamente para luego generar una tímida sonrisa con los labios mientras asienten con su cabeza. Esas, damas y caballeros, son las señales claras de que lo que está pensando nuestro interlocutor es: “¿Qué carajos es Nauru y dónde queda? ¿Eso es un país? Ese no me lo enseñaron en el colegio, ¿o sí?”. Y claro, apenas llegan a la casa, se meten a güikipedia y escriben “Nauru” para luego confirmar su teoría de que efectivamente no tenían ni la más mínima idea de la existencia de ese país. Termino este párrafo con la siguiente pregunta: ¿Cuántos de ustedes abrieron los ojos y sonrieron tímidamente cuando leyeron “Nauru” en el título?  :oP

Y ahora sí vamos al grano. La República de Nauru es un pequeño, muy pequeño estado insular de Oceanía. De hecho si comparamos el área de Nauru con la de los demás países y territorios del mundo, de una lista de 249 entidades territoriales, el país ocupa el lugar 237. Más allá, si sólo tenemos en cuenta países independientes, Nauru es el tercero más pequeño del mundo con 21 kmsy se ubica justo después de la Ciudad del Vaticano (0.44 kms2) y Mónaco (2 kms2).  Además, como datos curiosos, es la República más pequeña del planeta, es además el único país del mundo que no tiene capital oficial y es el país con la segunda menor población del mundo con 9.378 habitantes únicamente. Nauru comparte límites marítimos con Islas Salomón y Tuvalu al sur, Papúa Nueva Guinea al occidente, Micronesia al norte y Kiribati al oriente y está ubicada justo al sur de la línea del Ecuador. Y con respecto a lo anterior, les cuento un chisme: la bandera de Nauru les sirve como mapa para llegar – bueno, más o menos – al país en caso de que estén perdidos a la deriva en la inmensidad del Océano Pacífico. El azul representa el mar, la línea amarilla corresponde al Ecuador y la estrella blanca de 12 puntas representa las 12 tribus indígenas de la isla y muestra la ubicación de la isla de Nauru 1 grado por debajo de la línea del Ecuador.

Ubicación de Nauru en el mapa de Oceanía (Fuente)
Bandera de la República de Nauru (Fuente)
Mapa de la Isla de Nauru (Fuente)
Vista aérea de la Isla de Nauru (Fuente)
Aeropuerto Internacional de Nauru (Fuente)
Vista aérea del distrito de Yarén en Nauru (Fuente)

Durante las décadas de 1960 y 1970, Nauru tenía el ingreso per cápita más alto de todo el planeta que ascendía a USD 50.000 – frente a los USD 5.000 de hoy -. Es más, en 1968 cuando el país obtuvo su independencia, era tal la cantidad de dinero que había en Nauru que a cada habitante le correspondía la nada despreciable suma de USD 2.4 millones. Teniendo una población tan pequeña y unas grandes reservas de fosfatos y guano – dícese de la acumulación de los excrementos de aves marinas, murciélagos y focas que se usa como fertilizante -, el país logró convertirse en uno de los mayores centros de extracción de estos materiales del mundo y la calidad de vida de sus escasos habitantes mejoró considerablemente… a tal punto que en gran parte de los informes económicos de principios de la década de 1970, Nauru era considerado como un país desarrollado.

Pero la desgracia caería sobre esta pequeña isla del pacífico. A principios de la década de 2000, las reservas de fosfatos y guano se acabaron y la que era prácticamente la única fuente de ingresos del país desapareció. ¿Qué hacer entonces? He ahí el problema. Una isla de 21 kmsno da muchas opciones para generar ingresos. Mejor dicho, empaque y vámonos porque aquí no hubo más que hacer. Entonces, después de la introducción más larga de la historia, vamos con nuestra receta de hoy: cómo hace inviable un país en 10 fáciles pasos, la historia de Nauru:


1. Dependa exclusivamente de recursos limitados y no renovables

Como mencioné anteriormente, Nauru era un pequeño paraíso gracias a los altísimos ingresos que tenía la isla provenientes de las exportaciones de guano y fosfatos. A pesar de que gran parte de estos dineros se habían enviado a fondos de inversión para garantizar ingresos futuros cuando las minas se agotaran, los dirigentes nauruanos creyeron que los millones lloverían del cielo hasta el fin de los tiempos y literalmente se carnavalearon con las arcas públicas. ¿Cómo? Fácil. Usaron los ahorros del país para gastos de funcionamiento del Estado, incurrieron en prácticas generalizadas de corrupción e invirtieron en lo que no tenían que invertir generando grandes pérdidas para el país. La conclusión: las reservas que los iban a sacar de la bancarrota pasaron de 1.3 billones de dólares australianos en 1991 a 138 millones en 2002. Como decimos en Colombia: ¡Los mordió la vaca!

Hoy Nauru está al borde del colapso financiero y el gobierno ha tenido que implementar medidas como el congelamiento de los salarios públicos, el despido masivo de sus empleados, la privatización de varias entidades públicas y el cierre de la mayoría de embajadas y consulados básicamente porque plata no hay. Claro, a todo lo anterior hay que sumarle que no hay dinero para mantener hospitales, importar la comida que se consume en el país o actualizar los sistemas de telecomunicaciones que conectan a Nauru con el “mundo exterior”.


2. Véndale el alma a Australia para que le envíe a sus “indeseables”

Como plata no hay y tenemos que conseguirla de alguna forma, ¿qué tal si le vendemos el alma a los millonarios del barrio?  Así, Nauru empezó a hacer parte de lo que Australia conoce como la Pacific Solution, un programa ideado por el gobierno de Canberra para quitarse de encima – al menos temporalmente – el problema de los miles de ciudadanos de Iraq, Afganistán, Sri Lanka, Myanmar e Indonesia que buscaban asilo en territorio australiano desde 2001. La cosa funciona así: Australia le paga aproximadamente 8.7 millones de dólares al año a Nauru a cambio de que el pequeño país insular reciba a los extranjeros que han solicitado asilo en el país mientras sus solicitudes son estudiadas. Claro, los iraquíes y afganos no andan caminando felices por las calles paradisíacas y tropicales de Nauru mientras les deciden su destino en Australia, no. Todo lo contrario, sus días pasan en un centro de detención construido por el gobierno australiano en Nauru que más parece un campo de concentración que cualquier otra cosa, miren:

Campo de detención en Nauru para las personas que solicitan asilo en Australia (Fuente)
Campo de detención en Nauru para las personas que solicitan asilo en Australia (Fuente)

Graves problemas tendría entonces Nauru en 2007 cuando Canberra decidió poner fin al programa luego de múltiples denuncias de violaciones a los derechos humanos en sus campos de detención provenientes principalmente de Naciones Unidas. El PIB disminuyó en un 20%, se perdieron aproximadamente 180 puestos de trabajo directos y 500 indirectos – en un país que ya tenía un 90% de desempleo – y la capacidad del Estado para proveer servicios a su población disminuyó drásticamente.

Pero llegó la luz al final del túnel. En agosto de 2012 y como consecuencia incremento en el número de capturas de inmigrantes ilegales por parte de la marina australiana en aguas del país, el Parlamento Australiano decidió reiniciar la Pacific Solution y aprobó una partida de 2 mil millones de dólares que serán entregados al gobierno de Nauru durante los próximos 4 años con la condición de que el campo de detención sea reabierto y el país reciba a los “indeseables” australianos.  Veremos cuánto más le dura la mina de oro al gobierno nauruano.


3. Destruya el medio ambiente para que nada vuelva a crecer jamás

4 décadas de minería descontrolada y salvaje sumadas a una tierra no muy fértil hacen que el único cultivo posible en Nauru sean las palmas de coco. Las minas de fosfatos y guano, que ocuparon gran parte de las zonas central y norte de la isla, exterminaron la poca vegetación nativa que existía y dejaron altísimos niveles de contaminación y acidificación del suelo con minerales como potasio, sodio y amonio – ahora, yo de esto no sé, así que si me equivoqué, me dejan comentario abajo -. Si a todo lo anterior le suman la introducción de especies extrañas como ratas, cerdos, perros, gatos y gallinas en la isla, lo que queda es un gran tierrero en medio del mar donde lo único que crece son palmeras y que, además, está en incapacidad de producir alimento alguno que garantice la sostenibilidad del país a largo plazo.


4. Fracase en la industria del entretenimiento

Uno de los proyectos que iba a sacar a Nauru de la bancarrota extrema en la que se encontraba eran las inversiones en la producción de obras de teatro en Londres. Resulta que un día cualquiera, a Duke Minks – asesor del gobierno de Nauru y antiguo mánager del grupo de pop de los 60 Unit 4 + 2 – se le ocurrió la brillante idea de convencer al presidente de Nauru de invertir en la industria del entretenimiento. Así, la obra escogida fue Leonardo the Musical: a portrait of Love escrita por Greg Moeller y Russell Dunlop quienes contaban la historia de la creación de la Mona Lisa por parte de Leonardo Da Vinci. El proceso de producción empezó en 1991 y la obra se estrenó el 3 de junio de 1993 en el teatro Strand de Londres. Después de invertir más de 3.5 millones de dólares, la obra resultó un fracaso y se canceló el 10 de junio del mismo año dejando al país en una situación económica aún peor de la que se encontraba antes.

Afiche publicitario de Leonardo the Musical: A Portrait of Love (Fuente)

5. Venda todo lo que estén dispuestos a comprarle… hasta los calzoncillos.

Normal. Si uno está en la peor de las bancarrotas, vende todo lo que tiene para ver si puede comer… al menos un par de días. Pues eso justamente fue lo que hizo el gobierno de Nauru cuando se dio cuenta que plata no había. Empezó con el Hotel Mercure en Sydney (Australia), luego continuó con la Nauru House en Melbourne (Australia) – que además fue el edificio más alto de la ciudad cuando fue construido en 1972 por el gobierno de Nauru que no sabía en qué gastar sus millones -, luego siguió con otros dos hoteles en Australia, después vino la venta del Centro Comercial Royal Randwick en Sydney, para terminar con la venta del único avión que tenía la aerolínea nacional Air Nauru – un Boeing 737 que además cubría la ruta entre Nauru y Brisbane (Australia) y era el único vuelo que conectaba al país con el “mundo exterior”. Conclusión, ¡vendieron TODO! A tal punto que entre 1995 y 1996, Nauru no tuvo conexiones aéreas con ningún otro país del mundo básicamente porque no había con qué comprar un avión para cubrir las rutas. Vamos por el camino del éxito.

Nauru House en Melbourne, Australia. En la parte superior se alcanza a ver la estrella que aparece en la bandera de Nauru (Fuente)
Centro Comercial Royal Randwick en Sydney, Australia (Fuente)
Boeing 737 de Air Nauru vendido por el gobierno del país en 1995 (Fuente)

6. Carnavalee su Política Exterior

Se supone que la política exterior es algo serio. Al menos en teoría, debería ser la forma como cada Estado defiende sus intereses nacionales en el mundo, ¿o no? Bueno, pues Nauru en este afán por conseguir fuentes de financiación que salven al país de la hecatombe económica, literalmente carnavaleó su política exterior y cambia de intereses y amigos como se tratara de escoger la ropa que uno se va a poner por la mañana.

Aprovechando su condición de país miembro de las Naciones Unidas, Nauru ha jugado a reconocer como países a territorios que no tienen reconocimiento internacional generalizado. En consecuencia, por ejemplo en 2002, Nauru reconoció a la República Popular China y recibió una ayuda de USD 130 millones desde Beijing en agradecimiento. Posteriormente, en 2005, Nauru decidió cambiar su reconocimiento y establecer relaciones diplomáticas con la República de China (Taiwán) y claro, recibió una cifra similar del gobierno de Taipei. Así mismo, Nauru reconoció a la República Árabe Saharaui Democrática entre 1981 y 2000 cuando retiró su reconocimiento como consecuencia de una donación de USD 1 millón por parte de Marruecos al país y la firma de acuerdos en materia de fosfatos entre Yarén y Rabat.  Un último ejemplo es el reconocimiento de Nauru a la independencia de Abkhazia y Ossetia del Sur en 2009 luego de que Rusia le hiciera una “donación” de USD 50 millones que se presentó a la comunidad internacional como “ayuda humanitaria”.  Buen negocio, ¿no creen? Como dice la canción: “no soy de aquí no soy de allá”… simplemente soy del que más plata me dé. La tienen clara, eso sí.


7. Vuélvase no sólo un delincuente internacional sino el refugio de otros delincuentes internacionales

Y para continuar con nuestra dinámica de “hago lo que sea por plata”, ahora Nauru se nos va a convertir en el refugio de uno que otro criminal internacional. Resulta que a partir de la década de 1990, el país decidió que su mejor opción era volverse un paraíso fiscal. Hasta aquí todo en orden. El problema es que el único requisito que pedía el gobierno para establecer un banco en Nauru era introducir un capital de USD 25.000 Y NADA MÁS. No pedían informe de dónde había salido el dinero, no pedían antecedentes penales, no pedían informes financieros… nada. ¿Cuál fue el resultado? Aproximadamente 70 billones de dólares de la mafia rusa terminaron en los bancos de Nauru entre 1990 y 2000. Como era de esperarse, el Grupo de Acción Financiera contra el Lavado de Dinero (FATF) del G7 incluyó a Nauru en la lista negra de países que favorecen el lavado de dinero y el crimen internacional junto con países como Irán, Corea del Norte, Myanmar, Cuba, Siria y Nigeria. Esto, claro, tuvo tal impacto negativo en el flujo de cooperación internacional hacia Nauru que el gobierno decidió aprovechar la situación y “negoció” con Estados Unidos la eliminación de las leyes a favor del lavado de dinero a cambio de una “pequeña ayuda financiera” para la isla.

Pero el asunto no termina aquí. Otra de las prácticas non-sanctas implementadas por el gobierno de Nauru fue la venta de pasaportes al mejor postor. Según Fabian Ribauw, miembro del parlamento de Nauru, altos funcionarios del gobierno y servidores públicos del país vendían pasaportes nauruanos por aproximadamente USD 50.000 a personas de cualquier lugar del mundo que lo solicitaran. Adivinen qué tipo de personas compraban estos pasaportes y para qué eran utilizados. Nauru se había convertido en un paraíso para los delincuentes.


8. Engorde a su población hasta que todo el mundo se enferme.

Como si todo lo anterior fuera poco y teniendo en cuenta que no pueden cultivar casi nada por la destrucción del medio ambiente, Nauru debe importar casi la totalidad de los alimentos que consume. La comida, entonces, proviene de Australia, Nueva Zelanda, Japón y otros países insulares del Pacífico pero, como el camino hasta Nauru es largo, la mayoría de alimentos son conservados mediante el uso de preservantes para que puedan ser utilizados al llegar a su destino. El asunto se empieza a complicar cuando vemos las consecuencias del consumo de este tipo de alimentos en Nauru: 97% de los hombres y 93% de las mujeres en el país son obesos. El problema de salud pública llegó a tales niveles que Nauru se considera el “país más gordo del mundo” con la mayoría de sus habitantes pesando entre 40% y 50% más del peso promedio de un ser humano. Además, cerca del 45% de su población sufre de diabetes tipo 2 – la tasa de prevalencia más alta del mundo -. Para terminar este cuadro tan macabro, la altísima presencia de diabetes hace que la mayoría de la población sufra de fallas renales y cardíacas con mucha mayor frecuencia que en cualquier otro lugar del mundo.

Terminemos con una anécdota: en 2003 Bernard Dowiyogo, presidente del país, murió de falla cardíaca en Estados Unidos durante una visita de Estado como consecuencia de su larga lucha contra la diabetes.  Su sucesor, René Harris, también murió de falla cardíaca relacionada con la diabetes el 5 de Julio de 2008.

René Harris, expresidente de Nauru, en la Asamblea General de la ONU (Fuente)
Bernard Dowiyogo, expresidente de Nauru (Fuente)

9. Sublévese para que nada funcione

Y aquí no me extenderé mucho. Entre las muertes de presidentes por culpa de la diabetes y el sentimiento generalizado de frustración de los nauruanos que ha llevado a una que otra mini-revuelta, Nauru ha tenido 20 presidentes desde 1980, es decir, uno cada año y medio en promedio. Y claro, eso sin contar períodos como los siguientes: Bernard Dowiyogo cuyo tercer período duró entre el 11 de noviembre y el 26 de noviembre de 1996 o Kennan Adeang que estuvo en la presidencia entre el 26 de noviembre y el 19 de diciembre de 1996.  ¿Cómo hace uno para que algo funcione si cambia de presidente cada 15 días?

Parlamento de la República de Nauru (Fuente)

10. Viva de la caridad pública

Terminamos nuestra entrada de hoy diciendo lo siguiente. Los ingresos del estado de Nauru hoy provienen de 2 fuentes fundamentales: 1. Aproximadamente USD 500.000 anuales provenientes de exportaciones casi insignificantes de los pocos fosfatos que quedan en la isla y 2. USD 3 millones anuales por concepto de licencias para que barcos extranjeros pesquen en las aguas del país.  Teniendo en cuenta que las importaciones del país suman aproximadamente USD 20 millones anuales, un simple ejercicio matemático nos da un déficit anual de USD 16.5 millones que son cubiertos con recursos de ayuda para el desarrollo que provienen principalmente de Australia, Nueva Zelanda y Taiwán, países que han logrado mantener la economía de Nauru a flote.

Y viene entonces la pregunta del millón: ¿Qué hacer entonces para que el país no colapse en el futuro próximo? Por ahora vuelve la esperanza al país con la reapertura del campo de detención australiano en Nauru. Además, existen programas entre el gobierno de Nauru, Australia y Nueva Zelanda que pretenden generar ingresos a través de la construcción de un centro de reparación y fabricación de barcos – aunque creo que no se han dado cuenta que en Nauru no hay ningún puerto… y sin puerto, pues no hay barcos, ¿no? -. Y por último, el país ha hecho algunos esfuerzos durante los últimos años para posicionarse como un destino turístico importante en el Pacífico… complicado si consideramos que únicamente existen 2 hoteles en el país y que la capacidad conjunta de los 2 no llega a 250 personas. Conclusión: ¡la vida se nos complicó!

Hotel Menen, el más grande de Nauru (Fuente)

Hasta aquí llegamos por hoy en nuestro viaje a la inviabilidad nauruana. Pero antes de irme les tengo una pregunta: Después de leer todo esto, ¿no agradecen haber nacido en cada uno de sus países? Yo sí, Colombia es medio disfuncional pero al menos hay esperanzas, ¿no creen? En cualquier caso, yo creo que ya me hubiera suicidado viéndole la cara a las mismas 9.000 personas en las mismas 4 calles todos los días de mi vida.  Nos vemos en una próxima oportunidad y, como siempre, ¡Adiós pues!

PD: Si les gustó el artículo, ¡Menéenlo!

Anuncios

76 comentarios

  1. Siempre me han gustado este tipo de artículos en el que se nos enseña aquello de lo que por lo general no solemos tener ni idea. Conocía que los nauruanos habían estado literalmente “viviendo de la mierda” por Fronteras, y lo de la obesidad lo descubrí e incluí en una exposición para la universidad. Sin embargo, no tenía ni idea del campo de refugiados ni de la venta de pasaportes, y de la política exterior lo intuía por cotilleos varios en la Whiskypedia.
    En conclusión, señor Mapache, de nuevo enormérrimas gracias por otro artículo de gran calidad.

    Me gusta

      • Llámeme Emeté a secas, lo de CT es por mi Qart Hadasht natal.

        Pues era una exposición para un seminario de Fisiología (hace un par de años, de hecho), y escogimos hacerla sobre la obesidad y la diabetes. Hablando de la prevalencia en el mundo, sorprendimos incluso al profesor al mostrar las estadísticas que sitúan a los más obesos repartidos por todas las islas del pacífico, desde Palau a Kiribati y desde Micronesia a Niue pasando por Samoa, Tonga, las Cook y, por supuesto, Nauru. Postulamos que como los cultivos y la ganadería no son especialmente rentables en estas islitas, los alimentos debían ser importados, y claro, como muchos alimentos frescos y sanos de las dietas se echan a perder, pues no es que abunden en demasía respecto a los alimentos procesados, más fáciles y baratos de conservar y transportar.

        La verdad es que no nos fue mal, nos llevamos una nota alta.

        Me gusta

  2. ¡Qué historia! Algunas cosas como el campo de detención australiano, la “carnavaleada” política política exterior o el moño del expresidente René Harris (?) son de no creer.

    Y tenés razón, viendo países como este, hay que alegrarse de haber nacido en América Latina. Con todos los problemas que tenemos, tan mal no nos va.

    ¡Saludos!

    Me gusta

    • Los campos de detención son deplorables y, en términos generales, lo que hicieron con ese país es deplorable. Claro, en nuestros países han hecho cosas peores, sólo que aquí hay mucho más de donde coger y, en últimas, el país aguanta más. ¿No crees? Saludos 🙂

      Me gusta

  3. Enorme entrada y enorme blog!!
    El otro día tuviste a 20 adolescentes españoles leyendo en clase tu blog, como modelo de buena escritura! Seguro que no te imaginabas que tus entradas pueden ser recurso didáctico!! Mil gracias por tu trabajo y abrazos desde Asturias!

    Me gusta

    • Hola Nelson (¿es ese tu nombre?)

      Oye, no, no tenía ni idea que tuviera 20 estudiantes españoles leyendo mi blog y déjame decirte que me alegra mucho. Me agrada que lo que hago sirva para otras cosas, sobre todo para educar (que es la actividad más noble que un ser humano pueda hacer). ¿Puedo saber qué entrada leyeron?

      Un abrazo desde Bogotá.

      Me gusta

      • No, jeje, es el título de una peli que me marcó siempre mucho, te la recomiendo, de hecho. Me llamo David.
        Estuvieron ojeando el blog en general, pero se concentraron en dos entradas recientes, la de Maputo y la de Maseru. Eran las que me parecieron más apropiadas, porque te sueltas más a relatar, describir, comentar, etc. En general, los chicos aquí escriben muy mal, frases enormes, desordenadas, con errores gramaticales y adjetivos excesivos… Quería que vieran que escribir bien es escribir sencillo, directo y con precisión.
        Un abrazo!

        Me gusta

    • Este blog está magníficamente escrito en general, pero en esta entrada tengo que decir que no me cuadran las cifras, por lo que me da la sensación de que que se comete el extendidísimo error de traducir la palabra inglesa “billion” como billón, cuando en realidad significa mil millones, con el resultado de que cuando sale esta palabra las cifras aparecen multiplicadas por mil.
      Perdón por mi puntillosidad.

      Me gusta

  4. Es curioso, yo al igual que el amigo emetect también conocí el caso de Nauru y su lujosísimo tren de vida gracias a los fosfatos (la mierda), gracias al gran blog Fronteras, pero no tenía ni idea del la altísima tasa de obesos del país. Sumen la endogamia rampante que debe de haber y tendrán el caldo de cultivo perfecto para que todo se vaya a la mierda (y nunca mejor dicho). Por lo demás la triste historia de venderse al mejor postor, de aceptar tratos absolutamente lamentables (como la Pacific solution), etc … son cosas que indican que Nauru ya no tiene nada que perder (ni la dignidad, que fue de las primeras cosas que vendieron a cambio de cuatro monedas mal contadas).

    Me gusta

  5. Me quedo en mi disfuncionalísima Latinoamérica en general. Gracias. Sabía de la existencia de la isla y su ex-condición de exportador de fosfatos. Pero no sabía todo lo que contó este mapache. Quedé PLOP!

    Me gusta

  6. Respondiéndole carnalmente a Fadelcla, ¿se imagina usted un par de horas de amor tarifado con una rolliza nauruana? Considérese que nueve de cada diez son obesas, entonces a armarse de paciencia para convertirse en un auténtico Jacques Cousteau. Y no justamente para explorar las profundidades del mar…

    Entrada magnificiente, Mapache. Gracias por aclararme lo de LOS edificios y no sólo uno. Igual iría a Nauru. Sólo un par de días. Y sin contratar hetairas.

    Me gusta

  7. Conocía ya a Nauru, porque siempre me han intrigado los microestados como el Vaticano, Mónaco y su sostenibilidad económica, o el tercero más pequeño, precisamente Nauru, que no se deben confundir con otro concepto que me resulta interesante pero que son otra cosa: las micronaciones.

    Me gusta

  8. Este tema también me recuerda el caso de Zimbabwe, del que decían hace un par de semanas que se había quedado con apenas 217 dólares en las arcas del gobierno después de pagar la nómina.

    Me gusta

  9. La dignidad es lo que ha perdido este país, pero tristemente creo que pasaría lo mismo con muchos de nuestros países si fueran así de pequeños y con recursos tan limitados. Aquí nunca ha faltado de donde tomar… Gracias por la entrada y coincido con Half Nelson, tu forma de escribir es muy buena.

    Me gusta

    • Hola Arturo… y sí, tienes razón. Es increíble ver cómo nuestros políticos acaban con todo. Afortunada – o desafortunadamente – nuestros países tienen tanto que por más que se roben todo lo que ven, los recursos no se acaban. Ojalá tomáramos conciencia a la hora de escoger a estos ladrones.

      Me gusta

  10. Nauru, Nauru… Mi país fetiche con diferencia. Apenas 20 km2 de pura desventura. Hace años que sueño con ir allí, ya tengo 33 y no quiero cumplir los 40 sin haber pisado esta islita. Conocía casi todos estos detalles, sobre todo a partir de un libro que adquirí: “Nauru, la isla devastada”, pero ignoraba su presupuesto anual, su capacidad hotelera y que parece que seguirá a flote (nunca mejor dicho) por la renovación del programa de ayuda a refugiados.

    Extraordinaria entrada, Sr. Mapache. Cuando usted quiera, tiene un compañero de viaje. Y espero que sea pronto.

    Me gusta

  11. Excelente la entrada!.

    No tenia idea de los sexys nauranos jajaja.

    Por que esto me parece similar a lo que está pasando en Venezuela, mmm bueno ni idea. (Y no es por lo enfermo/muerto de sus presidentes)

    Yo también quiero visitar Nauru. Tengo el sueño loco de ir a todos los países del mundo. (Algún día, algún día)

    Me gusta

  12. excelente como siempre !!! la verdad que había visto varias cosas sobre este pequeño país ( puntualmente quería encontrar algo sobre su selección de fútbol que creo que debe ser la única que tiene 100% de efectividad en puntos conseguidos, jugo un partido y lo gano jaja) pero no sabia cosas como la del centro de detención y lo que le puede deparar de acá al futuro.

    saludos desde Córdoba Argentina

    Me gusta

      • Hombre mal es poco. Tenemos casi los mismos en común que Nauru, gobierno asquerosamente corrupto, el estado ha vendido todo, hasta llegar al punto que no queda nada que vender, dependiamos casi esclusivamente de la bauxita, al llegar la crisis del aluminio la economia e industria se han hundido. Estamos en el puesto 4, en el número de asesinatos percapita mundial. El 60 porciento del presupuesto estatal son donaciones de EE.UU, Canada y la UE. Lo irónico de todo es que en el momento de la independencia eramos el pais con mejor perspectiva de futuro de la extinta Federación de las Indias Occidentales. Epic Fail. Hay otros muchos puntos en común,

        Me gusta

        • Disculpa, ya lei (Jamaica). Pense que con el turismo estaban mejorando. Igual estoy seguro que Jamaica tiene infinitamente mas recursos que la pobre Nauru. Solo su posicion geografica es privilegiada.

          Me gusta

        • Tienes razón, a mí me sorprendió que casi ni puedo caminar por Kingston cuando estuve allá. Cómo sería que unos policías me pararon y me dijeron que no podía caminar solo por ahí… Me montaron en el carro y me llevaron ellos hasta el hotel. Me impresionó.

          Me gusta

        • Welcome to Jamaica. Jamaica no problem. Si quieres turistiar te recomiendo el norte de la isla. Montego Bay, Negril o Ocho Rios, son lugares relativamente seguros, para mi gusto demasiados turísticos. El sur de la isla incluido la capital, son zonas bien peligrosas. Tengo una herida de casi doce puntos en la cabeza, un intento de asalto :-(.

          Me gusta

  13. Conocí de Nauru en mi niñez (en el lejano 1995 gracias al almanaque mundial) allí decía que los fosfatos se estaban acabando y que se vislumbraba un panorama alentador; pero los otros detalles que aportas son increíbles.

    Y como vos dices, con todo esto tenemos que reconocer que los latinoamericanos somos muy afortunados.

    Como siempre, buen aporte.

    Saludos,

    Me gusta

  14. Muy interesante el articulo, lo lei de arriba a abajo y me gusto mucho lo bien relatado que esta.
    Te felicito por tu labor y estare atento a leer algun otro articulo
    Saludos =)

    Me gusta

  15. […] La única construcción que queda en pie es un pequeño cementerio civil donde están enterradas 197 personas: algunas de las que murieron en la isla vecina y algún marino desconocido. Una vez al año, un barco de la armada española transporta a los familiares que quieren ir a visitar a sus muertos. Estuvo unida a la isla de Isabel II mediante un muelle que fue destruido después de un fuerte temporal del que quedan algunos bloques sumergidos que sirven de refugio a distintas especies marinas. Actualmente, tan sólo colonias ingentes de gaviotas la habitan. Quizá dentro de unos milenios podamos utilizarla como depósito de guano y seamos tan ricos como lo fueron en su día los habitantes de mi isla fetiche: Nauru. […]

    Me gusta

  16. Excelente entrada y si, es muy cierto, los seres humanos tendemos a menospreciar lo que tenemos en la medida en que deseamos mas, y mientras mas tenemos mas deseamos. No estoy en contra de la ambición, pero se trata simplemente, de dar gracias, al menos de vez en cuando. En cuanto a Nauru, pienso que es un tema de falta de visión de sus gobernantes desde hace mas de 40 años. Yo habría canalizado la inversión exclusivamente sobre bienes muebles e inmuebles que, dentro del mismo país, generase una renta suficiente para vivir, probablemente con alguna clase de turismo “poco usual” (solo habría que definir cual, facil no?) el cual satisfaga el morbo de viajeros en busca de lugares extraños, conjuntamente con una versión mejorada de la idea de paraiso fiscal la cual sea sostenible en el contexto internacional. En cuanto a la comida, bueno, una de las inversiones ha debido ser un puerto (aunque sea flotante como los que usaron en Normandía) y una flotilla de barcos con capacidad para refrigerar alimentos perecederos, ¿o es que acaso no comemos en Latinoamerica alimentos frescos del otro lado del planeta? es cuestión de inventiva y un poco de tecnología. Exitos por el blog! Saludos desde Maracay, Venezuela.

    Me gusta

  17. Llegue a este articulo revisando la página web de la Cancillería Colombiana, en el listado de países en los cuales NO necesitamos visa. En el apartado de Nauru se lee “no permite turismo en su territorio”. Leyendo este artículo me doy cuenta porque. Gracias por el nuevo conocimiento.

    Me gusta

  18. Buenas tardes, le escribo desde Venezuela y le comento que yo ya conocía bastante bien la existencia de esta pequeña isla país, hace unos años mi hija se poso sobre ella desde google earth y me llamo mucho la atención y al estudiar su historia reciente encontré MUCHAS similitudes con mi país Venezuela, que hace unas décadas explotando recursos naturales no renovables eramos los ricos del vecindario y hoy 40 o 50 años después estamos muriendo de hambre, claro hay que guardar las distancias en cuanto a superficie y cantidad de habitantes y los muchos mas recursos que tenemos, pero en cuanto a la forma de “administrar” somos dos gotas de agua.- saludos y un abrazo fuerte.-

    Me gusta

  19. Pues bueno,aunque el lugar (Isla) no es tan malo,lamentablemente tiene varios problemas como la Obesidad de su poblacion y cosas asi,para ir de Vacaciones no creo que sea mala idea,pero para vivir,no creo que sea buena idea,y ademas de que hay otras islas de Oceania no solamente Australia o Nueva Zelanda que no tienen los mismos problemas de Nauru,supongo,interesante tu Post,saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s