Ocasionalmente aquí en el Blog de Banderas publico entradas que me envían ustedes, los lectores de éste, su blog. Ya ha habido textos provenientes de México, España, Chile, Colombia, Jamaica… Y hoy incrementamos un poquito la internacionalización del Blog con una entrada que nos envía Juan Alberto Schulz desde Paraguay – y de hecho creo que es el primer paraguayo con el que he interactuado en este año y medio que lleva de vida el Blog de Banderas -. Juan Alberto aparentemente es uno de nosotros – y por “nosotros” me refiero a los frikis que disfrutamos de las disfuncionalidades geográficas e históricas que este planeta tiene para ofrecernos – y decidió sacar un tiempo de su apretada agenda para deleitarnos con una entrada titulada “Un recorrido por algunas ciudades abandonadas alrededor del mundo”.  Yo conocía algunas, otras no. En cualquier caso, disfruté enormemente leyendo su texto y ahora se los dejo aquí en el Blog de Banderas para que ustedes también se deleiten. Entonces, sin más preámbulos, los dejo con Juan Alberto y sus ciudades abandonadas:


Un recorrido por algunas ciudades abandonadas alrededor del mundo
Por: Juan Alberto Schulz (Paraguay)

Me gustan las ciudades abandonadas por el temor que inspiran pueblos como los del juego Silent hill; sin embargo, dudo mucho por esa razón que me atreva a pasar de noche por uno de ellos. Pero debido a la fascinación que me despiertan, creí conveniente escribir algo sobre estas ciudades olvidadas. Ahora, ¿cómo podría elegir si hay tantas ciudades y pueblos abandonados… y además los hubo durante toda la historia? Pongamos en claro entonces los criterios de selección de las ciudades: para ser ciudades deben tener habitantes… entonces elegimos las que tuvieron al menos diez mil habitantes y fueran abandonados entre los siglos XX y XXI y con esto dejamos fuera a muchas ciudades y pueblos muy interesantes quizás para otra entrada. La numeración de las ciudades es sólo enunciativa y no indica ningún tipo de prelación. Y ahora sí traigan un café y espero disfruten el viaje. Luz, cámara, diarrea mental.


 1. Ağdam (Azerbaiyán)

La ciudad de Ağdam – que en azerí significa “casa blanca” – fue tomada en 1993 por tropas de la secesionista República de Nagorno-Karabakh que expulsaron a todos sus pobladores. Luego fue conquistada por tropas de Azerbaiyán que decidieron que la mejor opción era destruir gran parte de la ciudad para que no volviera a caer en manos enemigas y, en consecuencia, la bombardearon e incendiaron. Y así, esta ciudad de mas de 200 años de antigüedad y 43.000 habitantes al momento de su expulsión quedó convertida en una ciudad fantasma. Además, al deterioro producido por el abandono se suman veinte años de saqueos de lo poco que quedó, incluidos los materiales de los edificios. Hoy día pueden verse vacas y animales dentro de lo que alguna vez fueron casas y oficinas.

Panorámica de la ciudad de Ağdam en Azerbaiyán (Fuente)
Edificios abandonados en Ağdam (Fuente)
Panorámica de la ciudad de Ağdam (Fuente)
Antigua mezquita de Ağdam (Fuente)

 2. Namie, la ciudad radioactiva en Japón

Ahora vayamos a Japón. En marzo de 2011, la ciudad de Namie fue azotada primero por un tsunami, luego por un terremoto y, por si esto fuera poco, estos fenómenos afectaron a la Planta Nuclear de Fukushima provocando un escape de radiación y afectando a esta ciudad de casi 20.000 habitantes. Las autoridades decidieron evacuar la ciudad a los pocos días y sometieron a análisis a la población por los posibles efectos en la salud que pudiera causar la radioactividad. Hoy la imagen del pueblo es elocuente… muchos objetos personales en las casas, periódicos en los corredores, electrodomésticos, productos en vidriera… está todo menos la gente. Finalmente el 1 de abril de 2011 se terminó la evacuación y, luego de inspeccionar a toda la población, la ciudad fue acordonada en tres zonas de acuerdo al nivel de radiación.

Hoy día los pobladores pueden volver a la ciudad las veces que lo deseen, siempre que reciban un permiso del gobierno y con la condición de no exceder las cinco horas en cada visita para evitar la contaminación por radiación. Los cuerpos que quedaron luego del terremoto y el tsunami no fueron rescatados por el temor existente a la radioactividad.

Calle abandonada en Namie, Japón (Fuente)
Protección contra la radioactividad en Namie, Japón (Fuente)
Edificios abandonados en Namie, Japón (Fuente)
Máquinas de refrescos abandonadas en Namie (Fuente)
Barrera en el inicio de la zona de exclusión radioactiva en Namie, Japón (Fuente)

 3. Plymouth (Montserrat), de ciudad capital a ciudad fantasma

Éste es un caso interesante debido a que se trata de la ciudad capital de la pequeña isla de Montserrat – y de hecho la isla completa estuvo abandonada por un breve tiempo -. El lugar fue descubierto por Cristóbal Colón en el siglo XV; posteriormente en 1632 llegaron los primeros colonos británicos a ella y, a pesar de que en varias ocasiones Francia intentó arrebatar la isla del poder de Gran Bretaña, nunca lo consiguió y al día de hoy continúa siendo un territorio británico de ultramar.

Todo era normal hasta que un día de julio de 1995 entró en erupción el volcán Soufrière Hills que hasta entonces se creía apagado y empezó a arrojar violentamente polvo, piedras y lava. En consecuencia, los habitantes de TODA la isla debieron evacuar raudamente… recalcamos, no sólo la capital sino TODA la isla. Unos trece mil habitantes fueron primero al norte de la isla pero un par de días después debieron abandonarla totalmente. Al día de hoy, el volcán sigue arrojando esporádicamente polvo y rocas, cayendo como bombas en alguno que otro techo que hasta ahora aguantó los embates del tiempo.

La construcciones actualmente se encuentran cubiertas con lava endurecida, rocas y polvo volcánico. En algunos casos solo se ve las puntas de algunas casa… por ejemplo, sólo se ve un poco más del techo de la torre de la iglesia. Aunque unos 9.000 habitantes volvieron a la isla, otros decidieron no hacerlo por el peligro de vivir en la isla con el volcán más activo del Caribe. Si bien la zona noreste de la isla es la que han ocupado quienes volvieron a habitarla, la capital Plymouth sigue abandonada y presenta un paisaje bastante desolador.

Panorámica de la ciudad de Plymouth cubierta de cenizas y lava (Fuente)
Señal que marca la entrada al área de exclusión alrededor de la ciudad de Plymouth (Fuente)
Señal que marca la entrada al área de exclusión alrededor de la ciudad de Plymouth (Fuente)
Restos de la iglesia católica de Plymouth (Fuente)
Antigua sede del gobierno de Montserrat (Fuente)
Panorámica de la ciudad abandonada de Plymouth (Fuente)

(Nota del Blog de Banderas: Si quieren leer más sobre Plymouth, los invito a que revisen la entrada titulada “Lo que queda de Plymouth” en el blog de Fronteras del gran Diego y, en este blog, la entrada titulada “Un recorrido por los aeropuertos más curiosos del mundo” donde verán una pequeña reseña del aeropuerto abandonado de la ciudad de Plymouth).


 4. Prypiat, Ucrania… la ciudad de Chernobyl

Fundada en 1970 a 100 kilómetros al norte de Kiev y cerca de la frontera con Belarús, la ciudad debía ser el hogar de los trabajadores de la central nuclear de Chernobyl. Durante la existencia de la planta nuclear, Prypiat era considerado uno de los mejores lugares para vivir de toda la Unión Soviética: tenía aproximadamente 50.000 rosales para cerca de 50.000 habitantes, la media de edad no pasaba de los treinta años y la criminalidad era cero, tenía más de diez guarderías, escuela de arte, escuela técnica, cine, restaurantes, centros médicos, centros de formación profesional, parques, lugares para picnic. Se le llamaba ciudad del futuro porque era planificada, ordenada y con una baja media de edad, además de altos y modernos edificios. Se planeaba que llegase a 80.000 mil habitantes y se tenía programado construir hoteles, torres de televisión, centros comerciales y un palacio de la cultura.

Pero llegó el trágico 26 de abril de 1986 cuando explotó un reactor de la central nuclear de Chernobyl, cercana a Prypiat. Esa noche, el nivel de radiación sería 600 mil veces superior al normal, sin embargo la evacuación se realizó después de 36 horas de la explosión porque no se recibieron órdenes para ello desde el gobierno central en Moscú. Aún hoy siguen de pie en los edificios los símbolos de la Unión Soviética y de la República Socialista Soviética de Ucrania e incluso partes del himno soviético.  El parque que debía inaugurarse cinco días después de la explosión se encuentra oxidado y las urnas y elementos para la votación que debía realizarse el 1 de mayo aún están ahí.

La ciudad está en la zona de exclusión de 30 kilómetros a la redonda de la planta y hoy la habitan lobos, jabalíes y plantas en calles, techos y habitaciones… es la naturaleza reclamando lo suyo. Les dejo con algunas fotos:

Señal de entrada a Prypiat, Ucrania (Fuente)
Antiguo centro cultural de Prypiat (Fuente)
Panorámica de la ciudad de Prypiat con la planta nuclear de Chernobyl al fondo (Fuente)
Antiguo parque de diversiones de Prypiat (Fuente)
Panorámica de Prypiat en invierno (Fuente)
Antiguos símbolos soviéticos en la ciudad de Prypiat (Fuente)

 5. Bodie, Estados Unidos… Otra víctima de la fiebre del oro

En 1859, William Bodye encontró una veta de oro en California. De ahí, no pasó mucho tiempo para que el campamento se convirtiera en una pequeña ciudad que llegaría hasta los 10.000 habitantes en su apogeo. Entre 1878 y 1879 pasó de tener cinco mil habitantes a duplicarse esta cifra. Los más de 30 yacimientos que llegó a tener en los años 70 producían un rendimiento formidable de unos cuatrocientos mil dólares mensuales… pero los inviernos sumados a las excavaciones se cobraban siempre víctimas y el pueblo llegó a ser conocido también como un lugar de muy mala reputación. Debido a los 65 salones que había en la ciudad, se decía que todos los días había un muerto y los tiroteos estaban a la orden del día. El lugar llegó a contar con tres periódicos, iglesias, bancos, escuelas y, cómo no, burdeles. En la ciudad además se organizó una empresa de ferrocarriles para proveer de madera y otros materiales de los que no disponían en la ciudad. Las vías del tren fueron montadas por chinos que se quedaron a vivir en el lugar y formaron el barrio chino de la ciudad.

A lo largo de su historia, la ciudad sufrió tres incendios. El último de ellos en 1932 que destruyó el 95 por ciento de la ciudad. El descenso de la población de Bodie empezó justo antes de la Primera Guerra Mundial cuando la producción de oro disminuyó considerablemente. Posteriormente, poco después de la Segunda Guerra Mundial, la Ley L-208 ordenó el cierre de todas las minas no esenciales de Estados Unidos, entre ellas las de Bodie. Las minas nunca se volvieron a abrir y en 1962 el pueblo fue declarado distrito histórico de los Estados Unidos. Hoy quedan de pie más de doscientos edificios, la mayoría restaurados y el sitio es atracción turística. Es impresionante ver vehículos antiguos en la gasolinera o el casino listo para jugar en él, sin embargo no hay nadie que cargue combustible ni juegue a la ruleta.

Señal de tránsito de camino a Bodie (Fuente)
Placa histórica en Bodie, California (Fuente)
Antigua estación de gasolina de Bodie (Fuente)
Panorámica del poblado abandonado de Bodie (Fuente)
Casas abandonadas en Bodie (Fuente)
Edificios abandonados en Bodie (Fuente)

 6. Iultin, Rusia… una ciudad soviética congelada

En la zona Noreste de Rusia se encuentra una región llamada Chukotka, cercana al mar de Bering y rodeada de montañas… es decir, está en medio de la nada y aislada por vía terrestre del resto del país la mayor parte del año. Existe una ruta de cerca de 200 kilómetros que llega a Iultin, una ciudad que fue construida por prisioneros soviéticos en los años 30 del siglo XX cuando se descubrieron importantes depósitos minerales en la zona. Miles de personas fueron a vivir y trabajar en estas tierras extrayendo tungsteno, estaño y molibdeno. Vivían en climas extremos con la mayor parte del año cubiertos por nieve… metros de nieve que ocultaban los 200 kilómetros de ruta hasta el lugar. Como en la mayoría de las minas, llegó el momento en que se acabaron los minerales en el año 1993 y, como no es un lugar paradisíaco, todos los habitantes se fueron y la ciudad está como esperando que vuelvan.

Ciudad abandonada de Iultin, Rusia (Fuente)
Iultin en Invierno (Fuente)
Foto aérea de Iultin cuando aún se encontraba habitada (Fuente)
Antigua calle principal de Iultin en Invierno (Fuente)
Antigua alcaldía de Iultin (Fuente)
Monumento sobre el círculo polar ártico en las afueras de Iultin (Fuente)

 7. Tawergha, el pueblo fantasma que dejó la guerra en Libia

Y del clima ártico ruso nos vamos al calor sofocante del desierto libio. La ciudad de Tawergha ha existido desde la época del imperio romano y, debido al gran número de palmeras que existen en el lugar, su economía se basó principalmente en la producción de dátiles. Todo iba bien y los tawergheños – el autor del Blog de Banderas se acaba de inventar el gentilicio – vivían una vida cómoda y tranquila en la mitad del desierto hasta que, en agosto de 2011, la guerra llegó a la ciudad. De un momento a otro, Tawergha se convirtió en el epicentro de los enfrentamientos entre tropas leales a Gadhaffi y las fuerzas del Consejo Nacional de Transición durante algunos meses hasta que la ciudad fue finalmente capturada por los rebeldes. Como la mayoría de la población de la ciudad era leal a Gadhaffi, los rebeldes mataron aproximadamente a 300 personas – y las fuentes dan números diferentes… algunas hablan de 5.000, otras de 35 personas así que nunca sabremos – y desplazaron al resto de los casi 30.000 habitantes que tenía Tawergha antes del ataque. El resultado hoy es una ciudad fantasma como consecuencia de la guerra civil libia. Se han producido algunos intentos de volver a poblar la ciudad pero aún hay milicias pro-Gadhaffi en la zona que han atacado a quienes han osado regresar.

Calle abandonada en Tawergha, Libia (Fuente)
Calle abandonada en Tawergha, Libia (Fuente)
Ruinas en la ciudad de Tawergha, Libia (Fuente)
Panorámica de Tawergha, Libia (Fuente)
Señal a la entrada de Tawergha (Fuente)

 8. Bannack, el primer pueblo de la fiebre del oro en Montana, Estados Unidos

Fundado en 1862, Bannack se convirtió en el primer pueblo del estado de Montana fundado como consecuencia del hallazgo de oro y, durante su apogeo, llegó a tener más de 10.000 habitantes. Hoy día, al igual que Bodie, es una atracción turística con casas bien conservadas. Ubicado en el condado de Beaverhead en Montana, los últimos habitantes abandonaron el pueblo en la década de 1970 y aproximadamente sesenta edificios aún permanecen en pie.  Bannack además fue declarado monumento histórico nacional de los Estados Unidos en 1961. Como datos curiosos, la mina llegó a generar 10’000.000 de dólares y fue cerrada en 1954. Además, después de producir millonarios dividendos, la pareja dueña de la mina vendió su propiedad por la módica suma de 50 dólares y luego se ahorcó… realmente una historia de terror ¿no les parece?

Antiguo poblado de Bannack, Montana (Fuente)
Antiguo poblado de Bannack, Montana (Fuente)
Antiguo poblado de Bannack, Montana (Fuente)
Antiguo poblado de Bannack, Montana (Fuente)
Antiguo poblado de Bannack, Montana (Fuente)
Antiguo poblado de Bannack, Montana (Fuente)

 9. Armero, Colombia y la tragedia del Nevado del Ruíz

Ahora vamos al país de nuestro capitán del Blog de Banderas. La ciudad de Armero, fundada en 1895 y erigida en municipio en 1908, tenía más de 30.000 habitantes en 1985. En noviembre de 1984, después de 138 años de inactividad, el volcán Nevado de Ruíz reinició su actividad y un año después, el 13 de noviembre de 1985, erupcionó causando el deshielo del nevado que, a su vez, causó la muerte de cerca de 20.000 personas en la ciudad de Armero. A partir de ese momento, los sobrevivientes fueron ubicados en la ciudad de Lérida y Armero Guayabal con el apoyo del gobierno… y detrás quedaba una ciudad con el 96% de su casco urbano enterrado bajo la lava y las cenizas del volcán.

Datos curiosos: el día anterior a la tragedia, el Banco de Colombia tenia 40 millones 266 mil pesos – a ver si me ayudan con la conversión a dolares – (Yo te ayudo: COP 40’266.000 son aproximadamente USD 21.200) y además tenían en la caja fuerte en el subsuelo 270 millones de pesos en ahorros (USD 142.600), 252 millones en certificados de ahorro (USD 133.200) y una cartera de 1.000 millones de pesos (USD 528.500). Todo el dinero quedó enterrado debido a que los tres funcionarios que conocían la combinación de la bóveda fallecieron. Luego de lo sucedido, los antiguos pobladores hicieron tumbas donde quedaban sus casas para honrar a sus muertos. Posteriormente la zona fue declarada Campo Santo y, en 1986, el Papa Juan Pablo II visitó el lugar para dejar una cruz como homenaje a los muertos en la tragedia.

Armero bajo la avalancha producida por la erupción del Nevado del Ruíz (Fuente)
Armero bajo la avalancha producida por la erupción del Nevado del Ruíz (Fuente)
Ruinas en la ciudad de Armero (Fuente)
Ruinas en la ciudad de Armero (Fuente)
Ruinas en la ciudad de Armero (Fuente)
Ruinas en la ciudad de Armero (Fuente)

 10. Sewell, Chile… la ciudad de las escaleras

Ahora volemos hasta Chile a la ciudad de Sewell. Fundada en 1904 a 150 kilómetros de Santiago con el nombre de El Establecimiento por la empresa Minera Braden Copper Company, alcanzó los 14.000 habitantes en 1918. En 1915 se decidió cambiar el nombre en honor a un alto directivo de la compañía minera que apoyó la minería del cobre en tierras chilenas y que había fallecido ese año. Posteriormente, en 1965, el estado chileno inicia lo que sería la nacionalización del cobre adquiriendo la mayoría de las acciones de la empresa. Este proceso finalizaría en 1971 cuando el estado traslada a los habitantes de Sewell a Rancagua debido a que no puede asumir los costos del campamento minero. Como dato curioso, una particularidad de Sewell es que no tiene calles y la que sería la calle principal es en realidad una gran escalera. Hoy día se pueden ver unos cincuenta edificios originales que corresponderían al centro de la ciudad y, aunque muchos fueron demolidos y desmantelados en los años ochenta, la ciudad es patrimonio de la humanidad desde el 2006. En la actualidad hay tours que salen de Rancagua para conocer la ciudad con guías turísticos.

Antigua ciudad de Sewell en Chile (Fuente)
Sewell, Chile (Fuente)
Sewell, Chile (Fuente)
Sewell, Chile (Fuente)
Sewell, Chile (Fuente)
Sewell, Chile (Fuente)

Y hasta aquí llegamos por ahora y espero hayan disfrutado de este viaje por diez ciudades abandonadas. Éxitos y hasta la próxima.

Nota del Blog de Banderas: Nuevamente muchas gracias Juan Alberto y espero seguir contando con tus contribuciones. Ahora, antes de irme, quiero dejarles las siguientes entradas en el Blog de Fronteras de Diego que les hablan de algunas otras ciudades fantasma en el mundo… (De hecho algunas están repetidas pero eso díganselo a Juan Alberto y no a mí  😛 )

Ahora sí, espero que les haya gustado la entrada y nos vemos en una próxima oportunidad… Y como siempre, ¡adiós pues!

PD: Si les gustó la entrada, péguenle una meneadita 🙂