Un viaje a la mitad del mundo: Isfahán, Irán

59

5 de junio de 2014 por Blog de Banderas

Lo mío con Irán fue amor a primera vista… Pero no fue cualquier amor, fue amor del bueno y del puro. Y es que Irán es un lugar que recibe al visitante, lo abraza, lo consiente, lo deslumbra, lo maravilla, le quita la respiración, luego lo enamora y finalmente lo deja ir con millones de imágenes y experiencias imborrables en la cabeza y un profundo deseo de volver a visitarlo antes de morir. Se las pongo así de fácil: Irán se ubicó en mi top 3 de países favoritos junto con Sudáfrica y Nueva Zelanda. Es un lugar simplemente alucinante.

Mi viaje en Irán había empezado en la capital Teherán, una ciudad grande – muy grande -, cosmopolita, con tráfico – con mucho tráfico -, con los problemas de cualquier metrópolis pero absolutamente encantadora. Probablemente ustedes ya leyeron la entrada que hice sobre Teherán hace algunos meses pero si aún no lo han hecho, aquí se las dejo: “Teherán, Irán: una joya desconocida en Occidente“. Y sí, Teherán había sido maravillosa pero un país nunca es lo que muestra su capital, así que había que salir y ver qué más tenía Irán para ofrecer. Empacamos las maletas, nos subimos en el carro del famosísimo Mohammed y a las 4 am estábamos rumbo a Isfahán antes del amanecer.

Y este es un punto importante… ver salir el sol por entre las pequeñas dunas y montañas nevadas que adornan el desierto iraní mientras uno va a 140 kilómetros por hora la autopista es una experiencia única. El color naranja del amanecer y ocre del desierto se mezclan en medio de la penumbra de las altas horas de la madrugada produciendo una de esas imágenes que nunca se borran de la memoria. Les muestro pero antes una aclaración: las fotos fueron tomadas mientras Mohammed iba raudo y veloz por la vida así que la calidad de algunas no es muy buena… pero como esto es lo único que hay, vamos con las fotos:

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Mezquita en la Vía Teherán - Isfahán

Mezquita en la Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Vía Teherán - Isfahán

Vía Teherán – Isfahán

Y aquí tengo que contarles una pequeña historia… Mientras continuábamos en nuestras 4 horas y media de recorrido entre Teherán e Isfahán, en mi cabeza no dejaba de dar vueltas un corto poema del francés Jean Cocteau que me había llamado la atención no sólo porque siempre lo encontré hermoso sino porque finalmente iba a conocer la ciudad donde ocurría la historia: Isfahán. Dijo Cocteau:

Un joven jardinero persa dice a su príncipe:

-¡Sálvame! Encontré a la Muerte esta mañana. Me hizo un gesto de amenaza. Esta noche, por milagro, quisiera estar en Ispahán.

El bondadoso príncipe le presta sus caballos. Por la tarde, el príncipe encuentra a la Muerte y le pregunta:

-Esta mañana ¿por qué hiciste a nuestro jardinero un gesto de amenaza?

-No fue un gesto de amenaza -le responde- sino un gesto de sorpresa. Pues lo veía lejos de Ispahán esta mañana y debo tomarlo esta noche en Ispahán.

Y claro, la ciudad que había significado la desgracia para el pobre jardinero, para mí se traducía en una profunda emoción por visitar la antigua capital del imperio persa, una de las más grandes del mundo en su época y la que, según los iraníes, no es nada más ni nada menos que la mismísima mitad del mundo. ¡Bienvenidos a Isfahán!


Plaza Naqsh-e Jahan

Ningún viaje a Isfahán estaría completo si no se visita la Plaza Naqsh-e Jahan. Es más, no hay otro lugar donde uno pueda empezar una visita a Isfahán que en la Plaza Naqsh-e Jahan. ¿Por qué? Fácil. El lugar no sólo es el centro de la vida política, cultural y religiosa de la ciudad sino que también fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Con 508 metros de largo por 160 de ancho, la Plaza es una de las más grandes del mundo. Fue construida entre 1598 y 1629 cuando el Sha Abbas I decidió trasladar la capital del Imperio Persa desde la ciudad noroccidental de Qazvin a Isfahán que estaba ubicada en un lugar mucho más central dentro del imperio. Con el cambio, el gobierno empezó un proceso de reconstrucción y adecuación de la ciudad que la llevaría a convertirse en uno de los lugares más importantes de la ruta de la seda.

Mientras Isfahán fue la capital del imperio, su plaza principal fue conocida como la Plaza del Sha por ser el lugar donde el rey se reunía con la población, sin embargo, luego de la Revolución Teocrática de 1979, el nombre fue cambiado a Plaza Naqsh-e Jahan que significa literalmente “la Plaza de la Imagen del Mundo”. Los costados de la plaza están dominados por edificios de estilo safávida dentro de los cuales se destacan:

  • Mezquita del Sha (o Mezquita del Imam después de 1979): Ubicada en el costado sur, es una las obras más importantes de la arquitectura iraní de todos los tiempos. Es mundialmente famosa por la belleza de su mosaico de 7 colores y las inscripciones de caligrafía árabe y persa que aparecen en su fachada.
  • Palacio Ali Qapu: Ubicado en el costado occidental de la Plaza Naqsh-e Jahan, su nombre significa literalmente “Puerta Imperial”. Fue el lugar utilizado por el Sha Abbas para entretener a los visitantes ilustres y embajadores extranjeros durante el Siglo XVII.
  • Mezquita del Jeque Loftollah: Ubicada frente al Palacio Ali Qapu en el costado oriental de la plaza, la mezquita fue construida por el Sha Abbas en 1603 para ser de uso exclusivo de la familia real y como un lugar sagrado para su harem. Además, con el fin de no tener que atravesar la Plaza desde el Palacio, ordenó la construcción de un túnel que conectaba los 2 lugares facilitando el acceso a la mezquita.
  • Bazar de Isfahán (antiguo Bazar Real de Isfahán): Construido en el siglo XVII, el Bazar de Isfahán empieza en el costado norte de la Plaza Naqsh-e Jahan y continúa a lo largo de una calle de 2 kilómetros en el centro de la ciudad. Es uno de los bazares más grandes y antiguos de todo Medio Oriente.

Y aquí mi opinión. La plaza es simplemente alucinante, sobre todo al atardecer cuando prenden la fuente que se encuentra en la mitad y la luna llena ilumina las cúpulas de las mezquitas que están en los costados. Es uno de esos lugares donde uno siente no sólo la magia asociada con la arquitectura del Mundo Islámico sino también la vibra característica de los bazares y mercados tradicionales. En la Plaza hay cafés, heladerías, restaurantes, tiendas de alfombras, carruajes impulsados por caballos, niños jugando, novios que caminan cogidos de la mano… Es un lugar vivo y es un lugar mágico. Tal vez de mis favoritos en todo Irán. Los dejo con algunas imágenes:

Mezquita del Sha y Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha y Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha y Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha y Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

2013.12.17 Isfahán, IR (199)

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Palacio Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Sha en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Panorámica de la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán

Mezquita del Jeque Lotfollah en la Plaza Naqsh-e Jahan en Isfahán, Irán


 

Mezquita Jameh

La Mezquita Jameh es la más grande y el principal centro de congregación religiosa no sólo de la ciudad de Isfahán sino de toda la provincia. Está ubicada en el otro extremo del Gran Bazar a unos 2 kilómetros de la Plaza Naqsh-e Jahan y es el resultado de construcciones, reconstrucciones y adiciones continuas que han ocurrido en el mismo lugar desde el año 771 convirtiéndola en una de las mezquitas más antiguas de todo el país.

Entrar al lugar es alucinante porque el recorrido empieza en las pequeñas calles llenas de tiendas en el Gran Bazar que, como el resto de bazares del país, son espacios llenos de vida donde las personas no sólo van de compras sino que también asisten para visitar amigos, comer algo, tomar el té o simplemente para caminar. Pocos lugares tienen tanta alma y sabor en Irán como los bazares. Una vez se pasan los almacenes, una gran puerta de color azul aguamarina marca la entrada a la Mezquita Jameh y al iwan – espacio al aire libre al interior de una mezquita – que se encuentra adentro. ¿Y qué puedo decir de la Mezquita Jameh? Sonará repetitivo pero es casi sublime. El lugar tiene una energía increíble y el arte que los persas han puesto en sus construcciones nuevamente deja al visitante con la boca abierta. Los dejo con algunas imágenes:

Zonas aledañas a la Mezquita Jameh

Zonas aledañas a la Mezquita Jameh

Mezquita Jameh vista desde el estacionamiento

Mezquita Jameh vista desde el estacionamiento

Mezquita Jameh vista desde el estacionamiento

Mezquita Jameh vista desde el estacionamiento

Entrada a la Mezquita Jameh desde el Gran Bazar de Isfahán

Entrada a la Mezquita Jameh desde el Gran Bazar de Isfahán

Gran Bazar de Isfahán

Gran Bazar de Isfahán

Entrada a la Mezquita Jameh desde el Gran Bazar de Isfahán

Entrada a la Mezquita Jameh desde el Gran Bazar de Isfahán

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Interior de la Mezquita Jameh

Plaza en las afueras de la Mezquita Jameh

Plaza en las afueras de la Mezquita Jameh


 

Catedral de Vank

Luego de la derrota otomana en la guerra con el Imperio Persa entre 1603 y 1605, el Sha Abbas I deportó – aunque el término adecuado sería expulsó – a los habitantes otomanos que se encontraban en el centro de la ciudad de Isfahán a la ribera sur del Río Zayanderud y lejos de su centro de poder en la Plaza Naqsh-e Jahan. La zona, que empezó a ser conocida como Jolfa, fue poblada mayoritariamente por cristianos armenios que en el año 1606 decidieron iniciar la construcción de la primera iglesia que posteriormente se conocería como la Catedral de las Sagradas Hermanas o la Catedral de Vank – que significa monasterio en idioma armenio -.

El exterior de la Catedral es más bien plano y sin mucha gracia, sobre todo comparado con las majestuosas construcciones que uno puede encontrar en las mezquitas y edificios públicos en Isfahán. Sin embargo, el interior es simplemente alucinante. Una sucesión de pinturas y tallados que narran la historia de la creación del mundo y la expulsión del hombre del edén según la religión cristiana armenia adornan todas y cada una de las paredes del lugar. Además, frente al edificio principal de la catedral se encuentra un pequeño museo dedicado a la presencia de cristianos en Irán y al genocidio armenio cometido por los turcos entre 1915 y 1923. La Catedral de Vank es sin duda otra de las grandes joyas de Isfahán.

A la izquierda la Catedral de Vank

A la izquierda la Catedral de Vank

A la izquierda la Catedral de Vank

A la izquierda la Catedral de Vank

Entrada a la Catedral de Vank

Entrada a la Catedral de Vank

Entrada a la Catedral de Vank

Entrada a la Catedral de Vank

Entrada a la Catedral de Vank

Entrada a la Catedral de Vank

Catedral de Vank

Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Museo en el interior de la Catedral de Vank

Catedral de Vank

Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Interior de la Catedral de Vank

Catedral de Vank

Catedral de Vank

Tumbas en la Catedral de Vank

Tumbas en la Catedral de Vank

Información sobre el genocidio armenio en la Catedral de Vank

Información sobre el genocidio armenio en la Catedral de Vank

Información sobre el genocidio armenio en la Catedral de Vank

Información sobre el genocidio armenio en la Catedral de Vank

Catedral de Vank

Catedral de Vank


 

Puente Khaju

Y el Puente Khaju es otro de esos maravillosos ejemplos de arquitectura iraní que abundan en Isfahán. Construido también por el Sha Abbas I en 1650, Khaju no sólo une la parte persa en el norte de la ciudad con la zona armenia en el sur sino que también sirvió como represa en el Río Zayanderud – que además significa “dador de vida” en idioma farsi -. El puente tiene 133 metros de longitud por 12 de ancho y está adornado por 24 arcos en su parte superior y por 47 canales que permitían el paso del agua del río. Ahora, digo “permitían” en pasado porque cuando yo estuve en Isfahán el puente se veía hermosísimo pero el río no estaba por ningún lado… Y es que, según nos contó Mohammed, habían construido una represa para producir energía y, con ella, se había ido toda el agua del Zayanderud… Al menos a su paso por Isfahán.

En cualquier caso, el Puente Khaju es hermoso de día pero es aún más impresionante de noche cuando la ciudad prende el alumbrado y las luces enfatizan todos y cada uno de sus arcos. Además, después del atardecer, el lugar se llena de familias que salen a caminar o a comer en alguno de los restaurantes al lado del río haciendo que el puente tome una vida increíble. Les muestro:

Puente Khaju visto desde la terraza del hotel

Puente Khaju visto desde la terraza del hotel

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.

Puente Khaju visto desde el otro lado del río.


 

Palacio de Chehel Sotoun

Y este Palacio sí es una obra maestra… Y si a ustedes no les parece que clasifique como obra maestra, sí les puedo asegurar que clasifica como milagro. Resulta que también fue construido por nuestro famosísimo Sha Abbas I en el Siglo XVII para recibir a personajes ilustres y embajadores extranjeros haciendo que los usos de este palacio y del de Ali Qapu en la Plaza Naqsh-e Jahan fueran exactamente los mismos. Pero ustedes se preguntarán por qué digo que el Chehel Sotoun es un milagro y la respuesta es fácil: fue construido completamente en madera y aún después de 4 siglos sigue en pie y perfectamente conservado muy a pesar de los múltiples inviernos y veranos que han pasado por él.

Y en el Chehel Sotoun 2 cosas: 1. Su nombre, que significa literalmente “cuarenta columnas”, hace referencia a las 20 columnas que sostienen la entrada al Palacio. ¿20 dijo? ¿No eran 40? Pues sí, las otras 20 están en el reflejo del Palacio que se ve en el espejo de agua que hay en la entrada. Y 2. Las paredes en el interior del Palacio tienen dibujos que narran las historias del Sha Abbas I con sus invitados, entre ellas la recepción de un rey uzbeco en 1646, la llegada del emperador mogol Humayun que se refugió en Irán en 1544 y la ballata de Taher-Abad en 1510. Claro, no todas las pinturas originales se encuentran en Chehel Sotoun porque muchos países europeos las tomaron durante los siglos XVIII y XIX y ahora están expuestas en los museos occidentales. Los dejo con algunas imágenes del lugar:

Entrada al Palacio de Chehel Sotoun

Entrada al Palacio de Chehel Sotoun

Entrada al Palacio de Chehel Sotoun

Entrada al Palacio de Chehel Sotoun

Entrada al Palacio de Chehel Sotoun

Entrada al Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Espejo de agua en el Palacio de Chehel Sotoun

Espejo de agua en el Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Corán personal del Sha Abbas I en Chehel Sotoun

Corán personal del Sha Abbas I en Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun

Palacio de Chehel Sotoun


 

En las calles

Y yo siempre he dicho que la vida de una ciudad se encuentra en las calles.  Los grandes monumentos son maravillosos… a tal punto que los de Isfahán están todos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, pero la vida real ocurre en las calles. Entonces había que salir y ver cómo funcionaba la gente, qué hacían, dónde comían, cómo pasaban su tiempo. Y justo ahí fue cuando me terminé de enamorar de la ciudad – y de paso del país -. Después de salir del Palacio de Chehel Sotoun fuimos a desayunar a un pequeño café que se encontraba justo afuera. Al entrar, un grupo de ancianos que se encontraba en el lugar nos oyó hablando en español y se acercaron para preguntarnos de dónde éramos… Apenas les dijimos que éramos colombianos, nos invitaron a sentarnos con ellos, nos pidieron un desayuno tradicional con té, algunos panes sin levadura y mucho queso y empezaron a contarnos de su ciudad. La conversación duró unas 2 horas en las que nos enteramos de cómo había nacido el equipo profesional de fútbol de Isfahán donde había jugado uno de ellos y que después un amigo de él había comprado, nos hablaron de Irán antes y después de la Revolución de 1979, nos contaron de sus vidas y de sus familias y nos hicieron sentir parte de ellos. Fue sin duda uno de los grandes momentos en Isfahán porque nos permitió salirnos de nuestro papel de viajeros y ser, al menos por un instante, parte de la ciudad. Una vez más, la tan frecuente amabilidad iraní había aparecido para alegrarnos el día.

Nuestros anfitriones en el café en Isfahán

Nuestros anfitriones en el café en Isfahán

La cocina del café en Isfahán

La cocina del café en Isfahán

Nuestros anfitriones en el café en Isfahán

Nuestros anfitriones en el café en Isfahán

Y otra imagen de la cocina

Y otra imagen de la cocina

Pero más allá de la amabilidad extrema de sus habitantes, Isfahán es una ciudad hermosa llena de parques, avenidas con árboles y flores que las adornan, edificios impresionantes, mezquitas alucinantes y cultura por donde se mire. Los dejo a continuación con algunas fotos, ya no de monumentos sino de la Isfahán común y corriente… la de las calles:

Panorámica de Isfahán

Panorámica de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Y así estacionan en Isfahán

Y así estacionan en Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

Barrio Armenio de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

Panorámica de Isfahán

Panorámica de Isfahán

Panorámica de Isfahán

Panorámica de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

Mezquita en el centro de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

En las calles de Isfahán

Y no podían faltar los Ayatolás en la fachada de los edificios públicos en Isfahán

Y no podían faltar los Ayatolás en la fachada de los edificios públicos en Isfahán

Y hasta aquí llegamos con nuestro corto recorrido por Isfahán. Si me preguntan, tengo que decir que es tal vez la ciudad más hermosa que le vi a Irán – y eso que amé Teherán con todas mis fuerzas -. Para terminar, aprovecho y les vuelvo a decir: ¡Vayan a Irán! En Occidente presentan al país como la materialización misma del mal y no hay tal. El país es hermoso, la gente es maravillosa y no habrá un solo momento en el que Irán no les aporte algo. Yo volvería mil veces sin pensarlo… particularmente a Isfahán que es una de esas grandes joyas escondidas en Medio Oriente de las que no se habla mucho pero que cuando uno llega, lo deja con la boca abierta. Repito: ¡Vayan a Irán! Y ahora sí, espero que les haya gustado y nos vemos en una próxima oportunidad. ¡Adiós pues!

PD: Y si les gustó la entrada, péguenle una meneadita aquí 🙂

Anuncios

59 pensamientos en “Un viaje a la mitad del mundo: Isfahán, Irán

  1. aryehcapella dice:

    Lord Mapache… Y en Isfahan no viste… esto?

    Me gusta

  2. […] Un viaje a la mitad del mundo: Isfahán, Irán […]

    Me gusta

  3. Tacones Rojos dice:

    Debo confesar que en las primeras nueve líneas caí rendida, le imprimiste algo particularmente especial (o por lo menos para mi), no quería parar de leer. Como es usual las descripciones cumplen con el objetivo de despertar toda la curiosidad posible e incluso las ganas de estar ahí, además, las fotografías le hacen justicia y superan dichas descripciones, ya quiero ver una puesta de sol en la mitad del mundo y por supuesto tomarme un café en esa maravillosa plaza… El puente, las calles, las mezquitas, el palacio, me encantaron; así que una vez más reitero que logras despertar mi curiosidad por cosas y lugares que jamás imaginé tenerla… Así que espero Dios me dé la oportunidad de visitar Irán, gracias por tu generosidad al compartir semejante maravilla!

    Me gusta

  4. dovaleac dice:

    Curiosamente ahora estoy leyendo un libro llamado avicena o la ruta de isfahan, bastante recomendable. Gracias a eso he recordado algo que leí estos días en el metro de Madrid: hay gente que lee los libros desde el lugar donde se escribieron. Lo digo como idea

    Le gusta a 1 persona

    • ¿De qué se trata el libro dovaleac? ¿Qué género es? Lo voy a buscar porque me llamó la atención. Gracias por el dato. Saludos desde Bogotá.

      Me gusta

      • dovaleac dice:

        Pues mira, no había visto tu respuesta pero gracias a haber retwitteado el artículo, lo recordé y busqué si tenía respuestas a mi respuesta y encontré la tuya. Avicena era un médico musulmán de la época de las mil y una noches, uno de los más famosos de la historia. El libro va a medias sobre su capacidad para el diagnóstico (flipa, no sé hace cuantos siglos que los médicos musulmanes operaban cataratas) y de cómo va teniendo que huir de las cortes por los conflictos bélicos y encontrando nuevos acomodos. Es de gilbert sinoue

        Me gusta

  5. pepe dice:

    Siento contradecirse en algunas cosas. Hace menos un mes un familiar fue de turismo dos semanas. Se recorrió irán de arriba abajo y de izquierda a derecha. Mas de 3500 km en autobús privado con guía.

    Irán no esta preparada para el turismo, abrieron el mismo en enero 2014. Siguen cerrados y la policía secreta les seguía no por seguridad sino por ver que opiniones tenían del país la religión y sobre egipto y los imanes. Se les acercaban vestidos de paisano y se ponían a hacer preguntas en plan simpaticos pero se les notaba el plumero.

    No es un país preparado al turismo, los hoteles buenos no tienen mantenimiento o lo tienen bastante deficiente, baños con moho, ventanas que no cierran, grifos que no van, etc…

    Luego si eres mujer tienes que ir tapada con velo con el calor que hace todo el rato. Hay mucha discriminación a la mujer, incluso ellas se discriminan. Un hombre no puede dar la mano a una mujer. Si pensabais que algunos países islámicos son cerrados este se lleva la palma.

    Siguen en el medievo, taxis solo para mujeres, autobuses segregados la mitad para las mujeres y la mitad para los hombres.
    Los hombres olían todos a sobaco, era bastante desagradable el asunto.

    Respecto de los baños si no era en un hotel bueno, todos eran letrinas y con bastante mal olor.

    Lo curioso es que allí nadie fumaba, nada que ver con egipto.

    Tiene fallos como horarios de visita de cosas importantes, por ejemplo las exposiciones de las coronas y joyas solo abre unas pocas horas tres días a la semana, con lo cual una de las cosas mas importantes de irán y lo tienen muy restringido.

    Puede resultar molesto que la gente te identifique como extranjero y te miraban todos como un mono de feria, ya que eras el primer turista que veían en su vida y es cierto que son amables y se querían hacer fotos contigo sin pedir dinero

    Al menos los iraníes se les veía bien cuidados y desarrollados, no os los imagineis con el burro ya que es un país rico.

    Me gusta

    • Hola Pepe… cada cual habla de la misa según le va en ella. A tus familiares no les fue bien, a mí me fue maravillosamente bien. Te contesto punto por punto:

      1. A mí nadie me siguió´, no tuve que tener un guía conmigo todo el tiempo y no tuve contacto alguno con la policía de la religión. Nadie me preguntó nada y no tuve ningún problema con nadie. Es más, el único lugar donde vi a la policía de la religión fue en la tumba del Imam Khomeini y creo que eso es algo bastante normal.

      2. Mis hoteles estaban perfectos. Limpios, ordenados, los grifos cerraban, las ventanas también. Tampoco tuve problema alguno con eso. Además, yo no iba a ver los hoteles, iba a ver el país.

      3. El trato a las mujeres. Sí, les toca cubrirse la cabeza por ley pero nada más que eso. Yo fui con mi tía y una amiga y ninguna de las 2 tuvo problema alguno. Nos tomamos de la mano, hablábamos en público… todo absolutamente normal. Nadie dijo nada, nadie se quejó, nadie las discriminó. Es más, las ayudaban más a ellas 2 que a mí. Y del calor… pues ve en invierno que es bastante frío y se te soluciona el problema.

      4. Monté en autobuses y en metro y en ningún lado me tocó estar separado de mi tía y mi amiga. Sí, hay taxis para mujeres solas, pero es lo único. Y el olor tampoco lo sentí por ningún lado. Ahora, sin ofender a nadie, si quieres olor a sobaco, ve a algunos países de Europa y ahí lo tienes todo.

      5. Las letrinas se usan en gran parte de Asia y no porque a tí no te gusten significa que esté mal usarlas o que huelan mal. Las de Irán son particularmente limpias. Ve a India y hablamos.

      6. Los museos estuvieron abiertos todo el tiempo y pudimos ir cuando se nos antojó. Eso tampoco es cierto.

      Para concluir, sólo te digo lo siguiente: Si quieres ver lo mismo que tienes en tu país, simplemente no salgas. Irán es una joya y las cosas que tienen diferentes son las que los hacen tener un país alucinante. Deja la prevención, disfruta el lugar que igual no tienes que vivir allá. Sólo eres un viajero que va a aprender. Yo amé Irán y se lo recomiendo a cualquier persona que me pregunte.

      Le gusta a 1 persona

  6. Jimmylimon dice:

    Me ha encantado tu relato. Precisamente por alguien como tú, que leí hace tiempo me enganché a Irán, tanto que en menos de un mes viajamos para allá.
    Como bien dice dovaleac, hay gente que lee los libros desde el lugar donde se escribieron, sin duda soy uno de ellos y para mi mochila que va el libro que comentas.

    Me gusta

  7. Feresc dice:

    Vale, oficial. Despues de Teheran me entraron ganas de ir, pero despues de esto ya estoy contactando la embajada! Lo estaba leyendo al terminar el trabajo, y mis compaNeros me miraban extraNados por la cara que ponia…
    Tengo un par de preguntas. Que tal esta para las mujeres ir a visitarlo? Porque si le digo a mi novia que va a tener que ir tapada de pies a cabeza creo que me voy solo… Y el tema conducir por alli? Hay que contratar un chofer o se puede ir libremente con el carnet de conducir internacional?
    Para terminar de describir la entrada una plabra: sublime!! Ya espero la siguiente seNor Mapache! Mis felicitaciones =)
    PD Todos tienen un nickname para comentar, ya iba siendo hora de encontrarme uno yo!

    Me gusta

    • Hola Feresc,

      Ve, no lo pienses 2 veces. Vas a amar Irán. Ahora te contesto las preguntas:

      Yo fui con mi tía y una amiga y no tuvieron ningún problema. Al principio estuvimos bastante cautelosos porque no sabíamos qué nos íbamos a encontrar… con el pasar de las horas nos dimos cuenta que en términos generales no hay ningún problema con las mujeres. A ellas no las segregaron en ningún lado, les ayudaban con todo y hasta caminamos tomados de la mano un par de veces. No hay problema. Lo único es que sí les tocó cubrirse la cabeza porque eso dice la ley, pero no es nada grave… sobre todo en invierno cuando hace mucho frío.

      ¿Quieres conducir? No te lo recomiendo. Los iraníes son unos psicópatas al volante y se chocan cada 5 minutos… sólo que nadie pelea porque todos los carros del país ya están vueltos mierda de tanto chocarse. Creo que te enloquecerías conduciendo en Irán. Mi recomendación: No te arriesgues. Contrata un conductor que es extremadamente barato y así te quitas el problema de encima. Es mucho más fácil.

      Un abrazo desde Bogotá y muchas gracias por tus comentarios.

      Me gusta

  8. pohiko dice:

    Me ha encantado tu relato (voy a llamarlo así).Me han encantado las fotos y las cosas que cuentas, y las que contaste de Teherán, claro. O sea que me lo marco como posible destino de viaje, el cual será dentro de muuuuchos años pero bueno.
    Por ahora me conformo con leer tus relatos, ver las fotos e imaginar que he estado andando por esos bazares o contemplado esos increibles azules que decoran las mezquitas.
    Gracias.

    Me gusta

  9. faby1208 dice:

    Hello !
    Como Siempre MARAVILLOSA Entrada….me uno a los q ya han manifestado su deseo d visitar Iran , luego d leer tu cronica..!!1 otro pais mas en mi lista–
    Sigue escribiendo , es un deleite cultural ..
    Saludos,
    Faby

    Me gusta

  10. Gercho dice:

    Hola! Que gran entrada, se nota en cada línea que te gustó Irán. Debo decir que mostrás una imagen completamente diferente a lo que uno tiene en mente cuando piensa en éste país. Tanto que me dieron ganas de poder ir algún día, porque si de por sí tiene cuestiones “materiales” muy atrayentes (arquitectura, su historia, paisajes), saber que si voy no voy a tener una escolta de espías y camaras ocultas es un aliciente!
    Como el resto de las notas sobre Irán, es una increible entrada!

    Me gusta

  11. Jose Antonio dice:

    Hola , un gusto saludarle , disfruto mucho viendo sus fotos y los comentarios que deja. Soy un viajero con muchos km en mis espaldas, y tengo muchas ganas de visitar este maravilloso pais.
    ¿Que tal el asunto de los visados ,sin ponen muchas pegas o es solo un tramite normal ? Como mochilero ( por decirlo de alguna forma), me muevo mucho y quisiera visitar lo más que pueda del pais.

    Un abrazo . Jose Antonio. en Fuengirola , Málaga.

    Me gusta

    • Hola José Antonio. No sabría decirte cómo funciona la visa para un español. Para mí con mi pasaporte colombiano no fue un problema. Fui a la embajada, me pidieron llenar el formulario, 2 fotos y pagar los 45 euros. No más. Con eso me la aprobaron desde Teherán y ya. Es muy fácil sacarla pero el trámite se demora unas 2 semanas. Saludos.

      Me gusta

  12. José Carlos dice:

    Ah bueno, si ya Irán estaba en mi lista de próximos destinos, ahora es prioridad total. Suena a que me encantará. ¡Gracias por la crónica e info!

    Me gusta

  13. javi99ec dice:

    Espectacular entrada, si con la entrada de Teheran ya quería ir, ahora mucho más…
    Espero poder hacerlo en un futuro…

    Me gusta

  14. Fernando dice:

    Hola Mapache. Así como la muestras dan ganas de ver Irán. Debo decir que me sorprendió que haya una iglesia cristiana en Irán, y eso viene a colación de lo mismo que mencionas: Occidente (en particular los vecinos del norte) se enfocan en presentar como la misma patria del diablo a Irán y eso nos condiciona a estas sorpresas que narras. Esperemos que esta entrada sirva para quitarnos esa preconcepciones. Saludos

    Me gusta

    • Fernando, hay muchas iglesias cristianas… especialmente de la iglesia armenia. Y sí, los medios de comunicación nos tienen jodidos con Irán. Yo amé ese país desde que llegué. Ve, no te vas a arrepentir. Saludos desde Bogotá.

      Me gusta

  15. Daniel dice:

    Muy buena tu entrada, como siempre. Tengo pensado ir a Irán en navidades pero aún no lo se. ¿en que hotel te alojastes allí? Otra cosa, ¿que tal están los aviones para vuelos internos? ¿los trenes son relativemente modernos? Saludos.

    Me gusta

  16. fernando dice:

    Felicidades y ¡gracias! por la entrada. Hace muchos años que me gustaría visitar Irán, pero me temo que no puedo (asuntos de familia) y entradas como ésta me sirven de consuelo.

    Una pregunta: ¿se puede entrar libremente a las mezquitas aunque no seas (o te hagas pasar por musulmán, cosa que por respeto nunca haría)? En Marruecos y algún otro país musulmán no sé permite la entrada, lo cual frustra mucho…

    Me gusta

  17. Carlos dice:

    Estuve en Irán en noviembre de 2009, y esta entrada me ha traído recuerdos.
    Tuvimos un tiempo estupendo, no pasamos nada de frío. La gente encantadora y no tuvimos ningún problema (cierto que íbamos con un guía y un conductor).
    Aunque nos encontramos con las manifestaciones en protesta por el pucherazo de las elecciones, simplemente las evitamos (unos turistas con cámara de fotos en medio de una manifestación hubiera sido demasiado tentador para la policía).
    Mi mujer tuvo que ir tapada, pero solo con un pañuelo y una camisola que le tapara las caderas, por lo que no se agobió nada.
    Junto con Turquía, Israel y Siria es uno de los países que más me han gustado.
    Aquí podeis ver las fotos de mi viaje: http://paseandolasmaletas.blogspot.com.es/search/label/Ir%C3%A1n%202009
    Enhorabuena por la elección del lugar.

    Me gusta

  18. Gabriel dice:

    que genial lugar!!!!!! no pense que Irán podia ser un lugar que te llame para conocer.
    (aprovechando que hoy mi querida seleccion Argentina jugo contra Iran en el mundial aprovecho a pedir si podrias hacer alguna entrada relacionada con la Copa del mundo jajaja)
    Saludos desde Córdoba

    Me gusta

  19. […] así fue como, en diciembre del año pasado, luego de ir a Teherán e Isfahán en Irán, Yereván en Armenia, Stepanakert en Nagorno-Karabakh y Tbilisi en Georgia, unos amigos […]

    Me gusta

  20. Pablo dice:

    con solo ver las imágenes de la iglesia Cristiana Armenia se siente como si vieras la Capilla sixtina de roma, y con esas construcciones de madera del palacio se queda con la boca abierta de cuanto han durado, y no se queda diciendo, si las estructuras de mi país fueran mas resistentes a un sismo, esto lo hará, uno se quedan con las dudas, pero es así, es hermoso tu viaje por Isfahan, gracias por tu entrada

    Me gusta

  21. Valeria dice:

    Hola! Me encantó tu artículo, y estoy totalmente de acuerdo contigo: si quieres conocer una ciudad, tienes que convivir con sus gentes y meterte en sus calles. Vivir como ellos. Estoy planeando un viaje a irán para octubre, el punto es que soy mujer y voy sola, entonces quería preguntarte tu opinión al respecto, crees que sea peligroso? No es que me deje llevar por los estereotipos que nos han dibujado del mundo árabe, pero es que hoy en día una siempre debe tomar ciertas precauciones.
    Gracias y saludos!!

    Me gusta

  22. inma dice:

    Nos ha encantado el relato de tu viaje.
    Nosotros vamos este verano. Estamos organizándolo. ¿podrías facilitarnos el contacto de tu conductor?
    Ya te contaremos a la vuelta.
    Muchas gracias

    Me gusta

  23. […] que la tengo guardada en mi celular), crónicas como la de Skopje, Isfahán, la de Podgorica (inserte risas) y la de Nagorno-Karabakh y enlistaría más pero quien lea estas […]

    Me gusta

  24. […] que la tengo guardada en mi celular), crónicas como la de Skopje, Isfahán, la de Podgorica (inserte risas) y la de Nagorno-Karabakh y enlistaría más pero quien lea estas […]

    Me gusta

  25. Mms dice:

    Realmente Isphahan es una joya y Iran una país maravilloso

    Me gusta

  26. mauricio cardiona dice:

    Tus relatos son la mayor fuerte de inspiracion para programas mis viajes. gracias a este relato, acabo de comprar mis tiquetes a Teheran…Millones de gracias por compartir tus experiencias de viaje…. Soy un gran admirador y fanatico de tus blogs

    Me gusta

  27. Pablo Martin dice:

    Hola, me encanta tu blog, gracias por tanta información y pasión al describir los lugares. La semana que viene viajaremos a Iran con mi mujer y quería saber si te acordás del nombre del hotel en Teheran y si lo recomendás. Gracias por tu tiempo, abrazo grande!

    Me gusta

  28. maria jose dice:

    muy buen relato

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 14.544 seguidores

Twitter

Visitantes

  • 4,612,877 visitas

Imágenes

Mezquita del Alabastro - El Cairo, Egipto 🇪🇬 / Alabaster Mosque - Cairo, Egypt 🇪🇬 #Cairo #elcairo #egipto #egypt #mosque #mezquita #alabastermosque Gran Mezquita del Sultán Qaboos en Mascate, Omán 🇴🇲 / Sultan Qaboos Grand Mosque 🇴🇲 #Mascate #muscat #omán #oman #mezquita #mosque #minaret #minarets #minaretes #qaboos Antiguo puerto en Dubrovnik, Croacia 🇭🇷 / Old harbour in Dubrovnik, Croatia 🇭🇷 #Dubrovnik #Croacia #Croatia #hrvatska #adriaticsea #adriatic #Adriático #europa #europe Catedral de Nuestra Señora de África en Argel, Argelia 🇩🇿 / Cathedral of our Lady of Africa in Algiers, Algeria 🇩🇿 #Argel #Algiers #Alger #Argelia #Algeria #algérie #catedral #cathedral #áfrica #africa ¿Portugal? No, Macao en China 🇲🇴🇨🇳 / Portugal? No, Macau in China 🇲🇴🇨🇳 #Macao #Macau #china La tormenta de hoy en Ciudad del Cabo, Sudáfrica 🇿🇦 / Today's storm in Cape Town, South Africa 🇿🇦 #capetown #ciudaddelcabo #capestorm #sudáfrica #southafrica #storm #tormenta #áfrica #africa

Países

A %d blogueros les gusta esto: