Países que fueron y dejaron de ser en Centroamérica y México

26

26 de octubre de 2014 por Blog de Banderas

Por ahí dicen que uno debe terminar lo que empezó, ¿cierto? Pues por ahora no sabemos si el buen Ricardo Andrés Bello (alias @ricardoabello en tuíter) vaya a terminar sus entradas sobre los países que fueron y dejaron de ser en América, pero lo que sí sabemos es que al menos nos envió la segunda parte y eso nos tiene felices en el Blog de Banderas. Ahora, él había mencionado que quería hablar únicamente de América pero pongámosle más trabajo encima, hagámosle sindicato y digámosle que queremos Europa, África, Asia y Oceanía también. Es más, yo creo que me deberían apoyar y dejarle su respectiva solicitud abajo en la sección de comentarios… ¿Qué dicen?

Pero bueno, dejemos el sindicalismo y pasemos a lo que nos concierne hoy: Ricardo y la segunda parte de su serie “Países que fueron y dejaron de ser en América”, esta vez dedicada a Centroamérica y México. Traigan café y acomódense que empezamos:


En nuestra entrada pasada comentamos sobre las antiguas Repúblicas de Vermont, California y Texas en América del Norte. A algunos les gustó, a otros no tanto, pero igual se siente como incompleta la tarea si no se sigue recorriendo el mapa (y la historia) hasta Ushuaia. Aprovecho para excusarme si a algunos no les gustó mi arbitraria definición de Norteamérica hasta la actual frontera mexico-estadounidense; pero bueno, cualquier definición hubiera generado polémica. Así que ahora le toca el turno a lo que este humilde servidor considera como América Central. Empezamos:


Reino Miskito o de la Mosquitia (1661-1786, 1815-1894), el reino zambo

La costa atlántica de lo que hoy corresponde a Nicaragua y parte de Honduras estuvo habitada desde la época precolombina por más de treinta pueblos indígenas diferentes, conocidos colectivamente como el pueblo miskito. Durante la colonización española, estos grupos indígenas lograron mantenerse fuera del dominio español, y en cambio, entablaron relaciones más o menos amistosas con los corsarios provenientes de Inglaterra y los Países Bajos. A su vez, recibieron esclavos libertos de diferentes colonias, con los cuales empezarían a interrelacionarse hasta formar un solo pueblo y una sola raza zamba. A principios del siglo XVII ya estaban suficientemente organizados como un estado incipiente y su Rey Oldman (qué creatividad de nombre) sería reconocido por los ingleses e invitado a viajar a Londres. De ahí que se establezca alrededor de 1661 la fecha en la que el Reino Unido reconoce la existencia del Reino Miskito (o Mosquito, como lo transliteraron los españoles) y empieza a mantener relaciones políticas y comerciales formales con esta nación. Durante el siglo XVIII, sería tal la influencia británica que en 1740 se firma un “Tratado de Amistad y Alianza” que básicamente oficializa la posición dominante del Reino Unido y la condición de la nación miskita como protectorado de aquel. Básicamente el rey misquito se convirtió en una marioneta: el rey reina, pero los ingleses gobiernan.

En rojo el Reino de la Mosquitia en 1850 (Fuente)

Bandera del Reino de la Mosquitia (Fuente)

El dominio británico sobre la costa caribe de Centroamérica era una gran amenaza para los intereses de los españoles, quienes lograron negociar la “recuperación” (entre comillas, porque la verdad es que nunca había sido suyo) del territorio miskito en 1786, mientras la costa oriental de Honduras (hoy Belice) seguía siendo británica. Durante el dominio español, la Mosquitia haría parte primero de la Capitanía General de Guatemala, y luego del Virreinato de Nueva Granada; de hecho la Mosquitia formalmente hizo parte de la Gran Colombia, y ahí la historia se entrelaza con la del Archipiélago de San Andrés y Providencia, pero de eso hablaremos otro día (Nota del Blog de Banderas: Y aquí no tienen que esperar mucho para leer sobre la relación entre la Mosquitia y el Archipiélago de San Andrés y Providencia porque ese tema ya lo tratamos aquí en el Blog en esta entrada).

Aprovechando la debacle española entre las guerras de independencia y las napoleónicas, los británicos coronaron un nuevo rey miskito en 1815 en Belice y empezaron a retomar el control del territorio. Fueron tiempos de fuertes tensiones entre los miskitos (apoyados por Gran Bretaña, por supuesto) y las Provincias Unidas de Centroamérica primero, y la República de Nicaragua después: escaramuzas militares, litigios y conflictos limítrofes. Pero el verdadero y más profundo interés británico era conseguir extender su influencia hasta el Pacífico, de tal forma que pudieran iniciar un proyecto de tránsito interoceánico (casi doscientos años después y todavía hay ciertos gobiernos obsesionados con la idea). Para fines de la década de 1840 era claro que defender a la nación miskita y batallar contra Nicaragua era un camino mucho más arduo que mirar hacia el sur y tratar de negociar con, por ejemplo, Costa Rica, con cuyo gobierno terminarían pactando en 1848. Los “benefactores” británicos terminarían por aceptar la anexión de la mayor parte de la Mosquitia a Nicaragua en 1860, mientras que Bluefields, la antigua capital del país se convirtió en una reserva autónoma gobernada por el ahora exrey George Augustus Frederic II (claro, el nombre era en inglés, no podía ser de otra forma). En 1894 ese último vestigio de independencia miskita se integraría completamente a Nicaragua.

Vista aérea de la ciudad de Bluefields en la actualidad (Fuente)

Pese a su condición dependiente de Gran Bretaña, el Reino Miskito desempeñó un papel único en la historia americana, una monarquía zamba y caribeña que dejó su huella en la actual Costa de los Mosquitos y en sus vecinos de Belice y del pueblo garífuna.


Estado de Los Altos (1839-1840), el Sexto Estado

Seguramente algunos de ustedes saben que poco después de las guerras de independencia y durante poco más de veinte años, la mayor parte de Centroamérica conformó una sola nación. Primero conocida como las Provincias Unidas del Centro de América (1823-1824) y luego como la República Federal de Centroamérica (1824-1839)… este país entraría perfecto en los estándares de este artículo, pero decidí no incluirlo. Y no lo incluyo porque creo que la historia es relativamente conocida (creo que tampoco voy a incluir a la Gran Colombia en la entrada de Sudamérica) y porque hay otra mucho menos conocida que está relacionada con este efímero país.

Mapa del Estado de los Altos en la República Federal de Centroamérica (Fuente)

Como ya dijimos, Centroamérica existió como país entre 1824 y 1839. Su territorio correspondía más o menos al de la antigua Capitanía General de Guatemala de la colonia española. Eran cinco las provincias que se agruparon para crear el nuevo país: Guatemala, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Costa Rica. Un año después, tras rebautizar el país como república federal, las provincias pasarían a ser estados. El esquema federal permitía la posible creación de nuevos estados y había una región que aprovecharía esta situación y la creciente debilidad del gobierno federal para reclamar su autonomía. Las élites mestizas de la región occidental del estado de Guatemala, conocida como “los altos”, y que orbitaba alrededor de la ciudad de Quetzaltenango, tenían viejas aspiraciones autonómicas desde la época de la Colonia. En 1838, con el gobierno federal a punto de desmoronarse, consiguieron separarse de Guatemala y ser admitidos como el sexto estado de la república, el Estado de Los Altos. En febrero fue su proclamación como estado, en abril fueron reconocidos por el débil gobierno federal y alcanzaron a enviar delegados al congreso en junio, pero a finales del mismo año ya Nicaragua, Honduras y Costa Rica se habían separado de la federación. Cabe destacar que el escudo altense fue el primer símbolo patrio que incluyó al quetzal, que luego sería heredado por la bandera guatemalteca (Nota del Blog de Banderas: Y aquí una entrada sobre aves en las banderas nacionales).

Bandera del Estado de los Altos (Fuente)

Escudo del Estado de los Altos (Fuente)

Alcaldía de Quetzaltenango, antigua presidencia del Estado de los Altos (Fuente)

A principios de 1839 Guatemala también proclamó su independencia, dejando a El Salvador y a Los Altos actuando en la práctica como países independientes. Durante su brevísima existencia como estado independiente Los Altos se dedicó a buscar reconocimiento por parte de los demás estados centroamericanos, mientras en Guatemala empezaban a planear una invasión. El gobierno conservador de Guatemala no reconocía a Los Altos dada su importancia económica y el hecho de que se había convertido en refugio de los líderes de la oposición liberal, por lo que el general Rafael Carrera (jefe del ejército y hombre fuerte del país) decide atacar Quetzaltenango en enero de 1840. Carrera derrota al ejército altense, se toma la ciudad y reclama el territorio para Guatemala. Al jefe del estado y al comandante del ejército los lleva engrilletados como trofeo a Ciudad de Guatemala, mientras que al resto de los miembros del gobierno altense los fusila en Quetzaltenango. La anexión de Los Altos provoca la reacción del gobierno liberal de El Salvador, que le declara la guerra a Guatemala en un último y fallido intento por recuperar la república federal. En 1848 los altenses proclaman nuevamente el Sexto Estado de Los Altos aprovechando un golpe de estado contra el entonces presidente Carrera en Guatemala, pero pocas semanas después resultan derrotados. Como la historia es irónica, el departamento de Quetzaltenango sería el primero en reconocer como presidente vitalicio de Guatemala a Rafael Carrera.

Rafael Carrera, presidente vitalicio de Guatemala (Fuente)


República del Río Grande (1840), los añorantes vecinos de Texas

En el “capítulo anterior” vimos como Texas terminó independizándose de México, entre otras razones, como una reacción al gobierno centralista y autoritario del General Santa Anna. Pues resulta que no fue la única región de ese enorme país descontentas con su dictador de turno. En enero de 1840, una cumbre de dirigentes de los estados de Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León (en el norte del país, vecinos de Texas) declaró la independencia de sus territorios frente a México e instauró la constitución de la República del Río Grande. Hay que resaltar que esta iniciativa no contó con el apoyo de los gobiernos locales, quienes por el contrario la combatieron. Los rebeldes proclamaron un nuevo gobierno e izaron una nueva bandera, inspirada en la “Lone Star Flag” de los texanos. De hecho Texas no fue su inspiración sólo para la bandera, sino que era su esperanza de una revolución exitosa. Pero el movimiento nunca pudo consolidar un verdadero poder territorial más allá de la frontera texano-mexicana y en marzo debieron trasladarse al territorio de Texas. El gobierno de esta joven nación los acogió, pero era incapaz de proveerles ayuda militar directa, dado que temían poner en riesgo su propia independencia. En el mes de octubre intentaron un último infructuoso ataque, tras el cual el gobierno mexicano les ofrecería integrarse al Ejército nacional y capitular. El 6 de noviembre de 1840 abandonarían Texas y regresarían a México, aceptando la oferta.

Mapa de la República de Río Grande (Fuente)

Bandera de la República de Río Grande (Fuente)


 

República de Yucatán (1823, 1841-1848), los liberales de Mérida

Y dale con México, ahora le toca el turno a Yucatán, que como ustedes probablemente saben, es la región en torno a la península del mismo nombre al sur del país. Durante la colonia, el territorio de los actuales estados mexicanos de Tabasco, Yucatán, Quintana Roo y Campeche estaba organizado bajo la figura de la Capitanía General de Yucatán, dependiente del Virreinato de Nueva España, pero con cierto nivel de autonomía, dada la distancia que lo separada de la ciudad de México. Los yucatecos vivieron su propio proceso de independencia, paralelo al del resto del actual México y se incorporaron a este país en 1821, como una manera de protegerse de un eventual contraataque español. México se había constituido como Imperio, en torno a la figura de su libertador Agustín de Iturbide, pero menos de dos años después se vio obligado a abdicar por la presión republicana. En el proceso de reconstrucción del Estado, los yucatecos se proclamaron como república independiente a principios de 1823 y establecieron una estructura federal y autonomista como condición para su reingreso a México. Luego de pocos meses, y dado que México se constituía en república federal, Yucatán se incorporó al país en diciembre de 1823. Pero como vimos en los casos de Texas, California y la región del Río Grande, el centralismo del general Santa Anna despertó fuertes protestas a lo largo y ancho del país; más aún en el caso de Yucatán, dado que el federalismo había sido la condición para declinar su propia independencia.

Mapa de la República de Yucatán ubicada en la Península de Yucatán (Fuente)

En febrero de 1840 se produjo un levantamiento militar en la ciudad de Valladolid (que hoy por hoy es un muy bonito pueblo colonial, por cierto) protestando por la afrenta al pueblo yucateco y reclamando el regreso al sistema federal. Durante el siguiente año las revueltas ganaron apoyo en los territorios de los actuales Yucatán, Campeche y Quintana Roo (Tabasco ya se había convertido en un estado separado) y el 16 de marzo de 1841 lograron que el Congreso de Yucatán proclamara la independencia y empezara a izar el nuevo pabellón nacional. La constitución que fue consagrada dos meses después se convirtió en una de las más progresistas de entonces: libertad de culto, reconocimiento de derechos a nacionales y extranjeros en igualdad de condiciones, eliminación de todo tipo de fueros y el recurso de amparo (la tutela de derechos fundamentales). Fueron siete años de intermitencia, de “amores y desamores” con el gobierno mexicano; intentaron negociar su integración en varias ocasiones sin éxito. Como no es de extrañar en todos y cada uno de los países latinoamericanos, Yucatán vivía fuertes tensiones internas, que comprometieron su futuro como nación independiente. Por una parte sus dirigentes se hallaban en una radical división entre “los de Mérida” y “los de Campeche”, los unos queriendo dialogar con México para mantener el comercio y establecer relaciones diplomáticas, mientras los otros se negaban rotundamente a ceder ante los mexicanos; debido a esta disputa, desde 1846 Yucatán tendría dos gobiernos simultáneos Por otra parte, la significativa población maya del territorio se rebeló contra el dominio “blanco” (más mestizo que blanco) en la llamada “Guerra de las Castas”. En 1848, totalmente desgastado por la lucha contra los campechanos (a los que se logró imponer) y los mayas (todavía en pie de batalla), el gobierno de Mérida no tuvo otra opción que pedir ayuda financiera y militar a México, y a la postre, firmar la reintegración a la Unión el 17 de agosto de 1848.

La bandera que izaron los yucatecos durante sus años de independencia permanece como símbolo de su peculiaridad en los Estados Unidos Mexicanos. Todavía se utiliza de manera no oficial como una manifestación de regionalismo, dado que salvo por Jalisco y Tamaulipas, los estados mexicanos no usan banderas de manera institucional.

Bandera de la República de Yucatán (Fuente)


 

Y hasta aquí llegamos por hoy con la entrada que nos envió Ricardo. Esperamos con ansias la última parte sobre los países que fueron y dejaron de ser en América del Sur y, mientras tanto, veremos qué otro tema extraño se nos ocurre por aquí en el Blog de Banderas. Muchas gracias a Ricardo por esta entrada y nos vemos en una próxima oportunidad. ¡Adiós pues!

PD: Y les gustó la entrada, péguenle una meneadita aquí  🙂

26 pensamientos en “Países que fueron y dejaron de ser en Centroamérica y México

  1. […] Países que fueron y dejaron de ser en Centroamérica y México […]

    Me gusta

  2. aschzflfn dice:

    Muy buena entrada, bastante de México!! Como nota, alguna vez leí que William Walker, quien también estuvo haciendo sus cosas en Nicaragua, intentó crear una república en Sonora y Baja California, pero no pasó a más.

    Por otra parte, aunque no fue precisamente un país como tal, en México también se encontró el que es considerado el primer pueblo libre de América, “San Lorenzo de los Negros”, y que actualmente es el municipio de Yanga, en el estado de Veracruz, que toma el nombre precisamente de su líder, el ex-esclavo Yanga.

    Saludos!

    Me gusta

  3. Fernando dice:

    Se dice que hay gente del norte de México que ondea la bandera de la República del Río Grande. ¿Es cierto eso? Y recuerdo haber visto en la escuela que Chiapas también se separó de México un tiempo. Lo que no sé es si se integró a otro estado de los actuales o fue completamente independiente. Buena entrada sobre los regionalismos de México que siguen dando de que hablar.

    Me gusta

  4. Arturo B dice:

    Que buena entrada. Me gustan estos temas 🙂 Todavía en estos días queda un poco de sentido de independencia. Es común escuchar en tono de broma ” …la hermana República de Yucatán…” Y esa rivalidad entre los dos estados Campeche – Yucatán también existe. Un yucateco suele decir que los campechanos hacen las cosas al revés, hay chistes relacionados con eso que a mi me hacen mucha gracia. Saludos desde la península.

    Me gusta

  5. Gaston dice:

    hola, muy bueno el blog pero quiero leer lo de sudamerica! y me gustaria leer tambien sobre los conflictos belicos en sudamerica tambien, las relaciones de nosotros los argentinos con los brasilenos y chilenos, y de estos con bolivianos y peruanos.. malvinas y peru.. bueno no he leido todo el blog capaz ya lo comentaron, sigan asi, saludos!

    Me gusta

  6. aaa dice:

    Hace poco descubrí su blog y es asombrosos quien diría que se pueden viajar a tantas partes del mundo y además ser tan culto como El Mapache. Podría darme alguna recomendación sobre cómo hacer un viaje de Bogotá a Manizales de manera económica

    Me gusta

  7. papelicos dice:

    Me fascina su modo de redactar y cómo consigue “enganchar” con sus artículos. Le felicito. La densidad de la Historia es impresionante y cuando se indaga entran mareos al comprobar lo simplistas que solemos ser (al menos el vulgo de los no-historiadores) a la hora de contarla.

    Añadir no obstante, y refiriéndome al primer apartado de este post, el del Reino Miskito, que un denominador común en la historia de América suele ser el empeño, a veces constatable a veces no, de afirmar no haber sido jamás sometidos por España. Reafirmándose en este caso en una relación “reconocida”, casi de igual a igual, con Inglaterra. Algo medianamente absurdo. Y yendo aún más allá, obstinándose en una distinción resecto a la nación ya independizada. Incluso una no pertenencia, Dado que la historia suele ser redactada por los naturales, en ocasiones los mitos sobreviven y se imponen. En la misma España tenemos algún ejemplo. Regiones de las que sus historiadores afirman no haber sido nunca romanizadas, tampoco arabizadas, merced sólo a unas incómodas montañas… En fin. Se trata únicamente de un apunte que confío no le moleste. Un saludo. Seguiré viniendo por aquí.

    Me gusta

  8. TE FALTA MENCIONAR EL MOVIMIENTO QUE HUBO EN LAS BAJAS CALIFORNIAS DONDE EL 90% DE LA POBLACIÓN ESTABA DE ACUERDO EN DEJAR ATRÁS MÉXICO POR EL AUMENTO DEL IVA EN LA FRONTERA , ADEMAS LA FALTA DE CONSIDERACIÓN DEL GOB. CENTRALISTA.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 10.092 seguidores

Twitter

Visitantes

  • 4,238,762 visitas

Comprar Banderas

Banderas del mundo

Imágenes

Lago en Hanói, Vietnam / Lake in Hanoi, Vietnam 🇻🇳 #Hanói #hanoi #vietnam #bridge #puente #lago #lake Ho Chi Minh, Vietnam 🇻🇳 #Vietnam #hochiminh #hochiminhcity #saigon #sàigòn Phnom Penh, Camboya 🇰🇭 #phnompenh #nompen #camboya #cambodia Monumento a la Independencia en Phnom Penh, Camboya 🇰🇭 / Independence Monument in Phnom Penh, Cambodia 🇰🇭 #phnompenh #nompen #camboya #cambodia #independence #independencia #monumento #monument Palacio Real en Phnom Penh, Camboya 🇰🇭 / Royal Palace in Phnom Penh, Cambodia 🇰🇭 #phnompenh #nompen #cambodia #camboya #royalpalace #palacioreal Cae la noche sobre Phnom Penh, Camboya 🇰🇭 #phnompenh #nompen #camboya #cambodia

Países

A %d blogueros les gusta esto: