10 joyas desconocidas de la Ciudad de México

45

4 de noviembre de 2014 por Blog de Banderas

¡Y las entradas siguen llegando!  ¿Se acuerdan que hace algunos meses les pedí que me enviaran entradas con las 10 joyas desconocidas de las ciudades donde nacieron o donde viven? Pues la primera que nos llegó la publiqué hace algunas semanas bajo el título “10 joyas desconocidas del Estrecho de Gibraltar” y aparentemente les gustó bastante a los lectores del otro lado del Atlántico. Y como ya se les dio gusto a los españoles, ahora nos devolvemos a América para hablar de uno de mis lugares favoritos en todo el continente: La Ciudad de México.

Entonces esto funciona así: Fernando Botello, lector de vieja data de este Blog, se fue a recorrer las calles de su ciudad y nos envió una entrada que amé desde el principio. Tiene no sólo joyas desconocidas sino también algunas bastante conocidas, pero claro, incluyó un montón de esos datos históricos extraños que tanto nos gustan a los ñoños que frecuentamos el Blog de Banderas. Entonces, sin más preámbulos, los dejo con Fernando y sus 10 joyas desconocidas de la Ciudad de México. Espero que las disfruten tanto como yo:


Existe una frase que dice que siempre hay algo que, o lo odias o lo amas (como dice Mapache sobre la India en su artículo sobre Nueva Delhi, jaja). Tal vez la Ciudad de México puede romper esa frase, o al menos darle otro giro usando otra conjunción gramatical. A la Ciudad de México no la amas o la odias, sino la amas y la odias al mismo tiempo. ¿Por qué? se preguntarán. Pues es fácil: es una ciudad caótica, enorme, con demasiada gente, servicios que en algunos casos son caros o malos, el tiempo que tardas en trasladarte de un sitio a otro y más inris. Pero al mismo tiempo, no somos capaces de irnos de aquí para radicar en otra localidad de algún otro estado de la nación que presuntamente sería más tranquila. Pregunten a cualquier habitante la razón por la que no se va de aquí (incluyéndome desde luego) y recibirán respuestas más o menos así:

-Ya hice mi vida aquí
-Aquí hay mejores escuelas
-No, si me voy me aburro
-Después de todo no estamos tan mal
-Aquí tenemos lo que no hay allá
-Aquí pagan mejor los trabajos
-No, aquí puedo pasar desapercibido (sic)

Y muchas más frases (o pretextos) para no irnos de aquí. Así que tal vez lo que sentimos es amor apache porque nos gusta que la metrópolis nos maltrate, pero el amor que le tenemos es suficiente para quedarnos aquí. Bueno, esa es mi percepción y no pretendo imponerla. Y cómo dicen los programas de análisis: la mejor opinión es de la de usted.

La Ciudad de México fue fundada en 1325 con el nombre de Tenochtitlán cuándo, según la leyenda, los nómadas aztecas o mexicas encontraron la señal dada por el dios Huitzilopochtli para establecerse definitivamente: un águila devorando una serpiente sobre un nopal en medio de un lago. El nombre “México” (explicado por el mapache en esta entrada) fue el nombre alternativo de la ciudad. Tal vez después de la conquista fue el nombre elegido por los españoles por ser más fácil de pronunciar. Bueno, esas son suposiciones mías que por ahora no vienen al caso.

CMX

Monumento que recrea la fundación de México-Tenochtitlán

Pero vayamos al punto que el Mapache, creador y dictador de este blog, nos pidió hace algunas semanas. Él solicitó a sus lectores disfuncionales, a aquellos que tuvieran diarrea mental cómo él, que compartiéramos nuestras 10 joyas desconocidas sobre nuestras ciudades. Siempre las hay en todas las ciudades, incluso para los mismos habitantes de la ciudad que ya se han acostumbrado a ella… Y la Ciudad de México no es la excepción, así que aquí presento las 10 joyas que he elegido. En algunos casos no son tan desconocidas y sin embargo tienen historias que no son tan conocidas o son curiosas que creo merece el esfuerzo plasmarlas aquí. Así que aquí vamos (Nota del Blog de Banderas: ¡Traigan café! Sin café no se puede leer una entrada de este blog… Ustedes ya saben cómo funciona esto)


1. Árbol de la noche triste, ¿es o no es?

La Noche Triste es una historia muy conocida que se da en las escuelas sobre un episodio heroico de la historia de México, o al menos así nos quieren hacer creer, y que representó la única batalla en la que los conquistadores españoles fueron derrotados por las fuerzas aztecas. En ese entonces, la capital azteca Tenochtitlán (la actual ciudad de México) estaba ubicada sobre la laguna ya desaparecida de una parte del lago de Texcoco y estaba unida a tierra firme por cuatro calzadas o avenidas. La que salía hacía el poniente era llamada de Tlacopan (actualmente Calzada México-Tacuba) y fue por la que Hernán Cortés y su ejército intentaron huir la noche del 30 de junio de 1520 después de ocupar Tenochtitlán. La historia dice que fueron sorprendidos y el ejército azteca comandado por Cuitláhuac, quién sería el penúltimo emperador azteca o tlatoani, los alcanzó a pie y por agua y como se dice una frase local, les dieron hasta con la cubeta. Y la victoria se debió a que fue la única ocasión que el ejército mexica fue a matar y no a tomar prisioneros para sacrificios. Los sobrevivientes huyeron y se detuvieron en lo que ahora es la colonia (barrio) Popotla y ahí junto a un ahuehuete centenario, Cortés se sentó a llorar tal como dice Francisco López de Gómara en la Historia General de Indias.

noche triste

Noche Triste (Fuente)

“Cortés a esto se paró, y aún se sentó, y no a descansar, sino a hacer duelo sobre los muertos y que vivos quedaban, y pensar y decir el baque la fortuna le daba con perder tantos amigos, tanto tesoro, tanto mando, tan grande ciudad y reino; y no solamente lloraba la desventura presente, más temía la venidera, por estar todos heridos, … y ¿quién no llorara viendo la muerte y estrago de aquellos que con tanto triunfo, pompa y regocijo entrado habían?” (Fuente)

El árbol empezó a ser conocido como el de “la Noche Triste” y al ser un ahuehuete, especie famosa por su longevidad y considerado árbol nacional de México, sobrevivió varios siglos y llegó al siglo XX en buena salud. Hay quienes dicen que debería llamarse Árbol de la Noche Victoriosa por ser un episodio triste para los conquistadores, pero no para los aztecas. Y la misma placa de información lo dice. Tal vez esa fue la razón por la que sufrió atentados con fuego en 1972 y el último en 1981 que finalmente acabó con él. Hay varias versiones sobre este hecho: que fue gente radical, que fueron ebrios, o que fue un indigente que se refugiaba en un hueco y que quiso encender un fuego. Lo que haya sido, el ahuehuete que simboliza la derrota de Cortés y que tanto tiempo dio para ver, hablar y escribir murió y desde entonces se mantiene el tocón como monumento. En 2013 el gobierno de la ciudad le dio más atención arreglando la plaza donde se encuentra y es el punto de referencia de ese rumbo de la ciudad. Tanto que el metro lo usa como logotipo de la cercana estación Popotla.

popotla

Logo de la estación Popotla del metro de la Ciudad de México (Fuente)

noche_triste_1901

El árbol a principios del siglo XX (Fuente)

AR01

El árbol en la actualidad

AR02

El árbol en la actualidad

AR03

Detalle de la Placa Conmemorativa

AR04

Placa que narra la Noche Victoriosa

AR05

Pintura ubicada junto al árbol que narra la Noche Victoriosa

AR06

Pintura ubicada junto al árbol que narra la Noche Victoriosa

Bueno, esa es una historia muy conocida en la Ciudad de México. Entonces ¿qué tiene de desconocida? preguntarán. Pues toda la historia anterior es sólo el preámbulo a otra historia menos conocida y mucho más breve. Pues resulta que el Árbol de la Noche Triste tiene un competidor que reclama el título, y su ventaja principal es que está vivo. A 1 kilómetro de ahí sobre la misma calzada México-Tacuba, y más referente, junto a la estación Tacuba del metro se encuentra otro ejemplar centenario de ahuehuete. Corre el rumor, aún entre historiadores, que el susodicho ejemplar es el verdadero árbol dónde Cortés se detuvo a llorar. Lo sostiene gente de la Universidad Nacional (UNAM), gente que vive cerca y se dice que tiene la edad suficiente para serlo porque se dice que el otro estaba muy joven como para haber tenido la corpulencia que dicen las crónicas de la época descrita. Desgraciadamente no puedo dar más datos porque eso lo leí y vi la foto en el periódico cuándo yo era aún niño y pues ya fue bastante tiempo como para dar referencias más exactas del por qué se afirma eso. Pero lo recuerdo bien porque quien afirmaba eso pedía el rescate del árbol por encontrarse en una zona muy transitada y descuidada.

AR07

Supuesto verdadero Árbol de la Noche Triste en Tacuba

AR08

Supuesto verdadero Árbol de la Noche Triste en Tacuba

Así que si éste es el verdadero Árbol de la Noche Triste, no nos queda más remedio que pedir a nombre de toda la gente de la Ciudad de México nuestras más sinceras disculpas al árbol ubicado en Popotla.


2. Monumento Hipsográfico y a Enrico Martínez… Punto desconocido

A un costado de la Catedral Metropolitana en la Plaza de la Constitución (llamada comúnmente Zócalo y oficialmente el centro de la ciudad) se encuentra el monumento a Enrico Martínez. ¿Y quién fue este señor? Pues es considerado el primer científico de la Nueva España (nombre colonial de México) y su nombre era Heinrich Martin y él mismo lo castellanizó a Enrico Martínez cuando llegó a la Ciudad de México. Existen dudas sobre su lugar de nacimiento, aunque lo más probable es que naciera en Hamburgo, Alemania en la década de 1550. En 1606 escribió e imprimió el primer libro de ciencia con origen en México: el Repertorio de los tiempos e historia natural de la Nueva España. Como ingeniero, participó en las obras de desagüe de la Ciudad de México que en ese entonces, por encontrarse rodeada de los lagos que componían el sistema del lago de Texcoco, se inundaba muy frecuentemente.

Enrico murió en 1632 y en 1881 se levantó el Monumento Hipsográfico donde se muestran los niveles de los lagos en épocas pasadas que en la actualidad no sirven de gran cosa. En el pedestal se muestran las medidas oficiales del metro y la yarda de la época que se construyó. Y para coronar el monumento se instaló una estatua que representa a Enrico Martínez.

MH01

Detalle de las medidas y niveles en el pedestal

MH02

Detalle de las medidas y niveles en el pedestal

El monumento se encuentra como se dijo en el costado de la Catedral, y más específicamente en la esquina suroeste de la misma. Actualmente está muy descuidado y sí es necesaria la manutención, pero por razones que desconozco lleva años en el mismo estado de abandono. Y tal vez lo más interesante del monumento, y que casi nadie sabe, es que tiene una utilidad vigente en cuanto a medidas y que no dice en el pedestal. Su emplazamiento es nada menos que el km cero de las carreteras que parten de la capital hacía todos los puntos de la nación. Y es interesante porque el sentido común diría, y así se toma por lo general, que el punto cero es el centro de la plaza dónde se encuentra la bandera nacional y no la esquina de la plaza dónde se encuentra el susodicho monumento… Aunque en ninguna parte dice el por qué de la decisión de ubicarlo como kilómetro cero. Por lo pronto no lo sé y si algún día me entero con gusto lo compartiré.

MH03

Monumento Hipsográfico y kilómetro cero

MH04

Monumento Hipsográfico y km cero. Al fondo se ve el asta en el centro de la plaza.

MH05

Y el asta en el centro de la plaza NO es el kilómetro cero.

zocalo

Plaza de la Constitución. Al centro está el asta y en la esquina superior izquierda el Monumento Hipsográfico y kilómetro cero (Fuente: Google Maps)


 

3. Panteón San Fernando y su Sepulcro Vacío

Cuándo se habla de panteones en la Ciudad de México generalmente se piensa en lugares enormes y fuera del centro. Pues en ocasiones la gente se sorprende al saber que muy cerca del Zócalo se encuentra un panteón y no muy grande. Es verdad que es un panteón que ya no funciona como tal, pero lo hizo para gente distinguida principalmente del siglo XIX que representó la generación que construyó la nación: gobernadores, militares, artistas, etc. En este panteón se encuentra la persona (aún muerta) que mejor representa el culto a la personalidad que existe en México: Benito Juárez.

benitojuarez (1)

Benito Juárez (Fuente)

El panteón originalmente fue parte de un convento franciscano que sirvió para la inhumación de la crème de la sociedad mexicana del siglo XIX y por lo cual casi sin querer se convirtió en el lugar donde terminaba sus días la gente ilustre. En 1871 después de la Invasión Francesa el panteón quedó cerrado por orden del presidente Benito Juárez terminando su función como panteón activo… pero a su muerte en 1872 el panteón se reabrió sólo un día para dar sepultura al presidente fallecido. (Si digo sobre el culto a la personalidad en parte es porque Benito Juárez es el único personaje vivo o fallecido que habiendo sido presidente de México, aún se le llama “el señor Presidente”). Éste fue el último sepelio llevado a cabo en el panteón y actualmente funciona como mausoleo y museo. Después de ser cerrado se creó la Rotonda de las Personas Ilustres en el Panteón Civil de Dolores para cumplir con el fin que ya no tenía el Panteón.

PF04

Panorámica del Panteón

PF01

Panorámica del Panteón

Y cómo en con joyas anteriores, vamos a una historia curiosa sobre un sepulcro vacío en el panteón. Para entender debemos irnos a unos años antes durante la invasión francesa. Napoleón III, emperador de Francia, como plan para extender su influencia en el mundo invadió México en 1862 e impuso una monarquía que tenía como soberano a Maximiliano de Habsburgo, hermano del emperador de Austria Francisco José.

Emperador Maximiliano I de México (Fuente)

El presidente Benito Juárez, de ideología liberal, debió huir de la capital y dirigir la resistencia desde otros lugares. Miguel Miramón, general de ideología conservadora y opositor férreo del régimen liberal de Juárez, apoyó la llegada de Maximiliano, la creación de una monarquía mexicana y se convirtió en su colaborador.

Miramón y el Imperio

Miguel Miramón (Fuente)

Saltando todo el desarrollo de la trama, iremos al final cuando Napoleón III debió retirar al ejército francés en preludio a la Guerra Franco Prusiana y el soberano Maximiliano falto de apoyo tuvo que rendirse y entregarse a las fuerzas de Benito Juárez que mandó su fusilamiento en la ciudad de Querétaro junto a su colaborador el general Miguel Miramón en 1867. Después de ejecutados, Maximiliano fue embalsamado y llevado a su natal Austria. Miguel Miramón como parte de la alta sociedad mexicana fue sepultado por su viuda Concepción Lombardo en el Panteón de San Fernando que aún estaba en uso. En 1872 después que Benito Juárez fuera sepultado, la viuda de Miguel Miramón mostró su inconformidad con el hecho que su fallecido esposo compartiera panteón con el responsable de su ejecución. Fue por eso que la señora viuda de Miramón decidió exhumar los restos de su esposo y llevarlos a su natal ciudad de Puebla, lugar donde reposan en la actualidad en la Catedral poblana. Es por eso que aunque en el panteón está el sepulcro de Miguel Miramón, éste se encuentra vacío quedando sólo como testigo mudo de un enfrentamiento que continuó incluso después de la muerte.

PF03

Sepulcro de Benito Juárez

100_4517

Sepulcro vacío de Miguel Miramón (Fuente)

Y como curiosidad, se dice que como parte de una broma en 1987, unos artistas escribieron sobre un nicho vacío un rótulo con el nombre de la bailadora Isadora Duncan como si estuviera sepultada ahí. Y por alguna extraña razón nadie ha hecho algo para quitar el nombre ahí escrito quedando como una curiosidad y creando dudas sobre la ubicación de la tumba de la bailarina que murió de una manera muy curiosa y desafortunada pero, como dice un dicho local, esa ya es harina de otro costal (Nota del Blog de Banderas: en caso de que quieran saber cómo murió la buena señora, hagan click aquí).

PF02

Nicho con el nombre de Isadora Duncan


 

4. La cabeza de serpiente, ¿símbolo de derrota o resurgimiento?

En el primer apartado se menciona la única derrota de los conquistadores españoles frente a los aztecas. Lo que continuó después fue el colapso de la civilización azteca cuando los conquistadores lograron recuperarse y un año después, en 1521, sitiaron por tierra y agua a México-Tenochtitlán. La toma de la ciudad fue cruenta pues fue necesario tomarla casi casa por casa y edificio por edificio. Eso provocó la casi total destrucción de la ciudad que quedó en ruinas. Parte de esa destrucción se puede ver en la actualidad junto a la Plaza de la Constitución donde se ven las ruinas del Templo Mayor, ahora convertidas en museo y que se recuperaron después de la construcción del metro.

Una vez tomada la ciudad comenzó la reconstrucción; y paradójicamente la destrucción dio mucha materia prima para reconstruir pues los vencedores españoles ocuparon el material que anteriormente había sido parte de las construcciones aztecas. Todos los edificios de estilo colonial español ubicados en el centro de la ciudad no son más que reconstrucciones hechas a partir de las antiguas construcciones aztecas. Así que esa piedra y cantera es original de tiempos prehispánicos y sólo ha cambiado la forma y disposición.

MCM07

Aspecto de arquitectura española colonial. Construida a partir de arquitectura prehispánica en el centro de la Ciudad de México

Aún con todos estos cambios podemos encontrar ejemplos en que la piedra cambió de disposición, pero no de forma. Uno de estos ejemplos es la cabeza de serpiente ubicada en el edificio llamado Palacio de los Condes de Calimaya. En la esquina suroeste que forman el cruce de las calles de República de El Salvador y Pino Suárez se encuentra una cabeza de serpiente como cimiento superficial del edificio. Aunque más certero es decir que sólo se ven los dientes y la nariz de la serpiente. El cómo llegó ahí es un total misterio pues no hay registros escritos sobre el proceso de construcción; probablemente fue una cabeza encontrada mientras se construía el edificio y los constructores al verla de una sóla pieza decidieron usarla como soporte estructural. También hay quién dice que simboliza la derrota y el sojuzgamiento de la antigua civilización azteca aplastada por la civilización española que aún así no ha podido ser borrada del todo y que aún intentando esconderla se asoma desafiante al mundo moderno.

MCM01

La Serpiente en el Museo de la Ciudad de México

MCM04

La Serpiente en el Museo de la Ciudad de México

Sea como sea la serpiente es parte las curiosidades y atracciones del edificio que actualmente alberga al Museo de la Ciudad de México que muestra la historia de la ciudad desde su nacimiento hasta nuestros días. Así que su visita es altamente recomendable para habitantes y visitantes.

MCM02

Palacio de los Condes de Calimaya y Museo de la Ciudad de México

MCM05

Palacio de los Condes de Calimaya y Museo de la Ciudad de México


 

5. Museo de Transportes Eléctricos, para la nostalgia

La Ciudad de México se mueve sobre todo por transporte de gasolina, a excepción hecha del metro. En la introducción del inicio se dice que uno de los problemas más mencionados es el traslado de un punto a otro de la ciudad… Éste es problema sea cual sea el transporte utilizado: público o privado, de gasolina o eléctrico, motorizado o fuerza humana (aunque a últimos años el de fuerza humana está convirtiéndose en la mejor opción).

Mientras todos estos problemas ocurren, la gente mayor recuerda con nostalgia lo fácil que era el transporte público en tiempos anteriores. O más bien lo rápido, pues aunque era tardado esperarlo, al menos el tiempo de recorrido no era algo preocupante debido a la poca cantidad de vehículos en comparación con la actualidad. Y esa gente habla mucho del tranvía; habla de su comodidad, de su eficiencia, de lo barato que era y demás cosas por el estilo. Pero aún con todas esas ventajas el tranvía fue perdiendo terreno frente al transporte de ruedas neumáticas: autobús, trolebús y hasta del metro (que también usa ruedas neumáticas como cruel ironía) al grado que la actual línea 2 del metro corre sobre una antigua línea de tranvías.

T2197STaxquena2

Modelo PCC a comienzos de la década de 1970. A la derecha se ve la señal de la cercana estación Tasqueña del recién inagurado metro (Fuente)

Esta desaparición empezó en la década de 1960 y finalmente terminó en 1984 cuándo la última línea fue cerrada para acondicionarla al nuevo Tren Ligero, que es un híbrido entre tranvía y metro. De hecho, los primeros trenes del Tren Ligero fueron reconstrucciones con los viejos tranvías, y posteriormente terminaron también en el deshuesadero para dar paso a trenes construidos expresamente para el sistema. En la actualidad como recuerdo del tranvía sólo quedan algunos rieles adosados al pavimento en algunas calles y avenidas, abandonados e inservibles pero nada costeable su retiro; de ahí que continúan esperando eternamente a tranvías que nunca regresarán.

LigeroPCC1

Tren Ligero, construido a partir de tranvías (Fuente)

TR05

Vías abandonadas

TR03

Vías abandonadas

(Pueden ver una excelente reseña sobre los tranvías de la Ciudad de México aquí).

En fin, para toda esa gente nostálgica de tranvías, y también para quién ya no los vio circulando por las calles de la ciudad existe el Museo de Transportes Eléctricos del D.F. donde la atracción principal son los 2 modelos de tranvías expuestos ahí. Un modelo Brill llamado 0 (cero) de un estilo bastante antiguo y un modelo PCC, de los últimos en llegar a la Ciudad de México y por lógica, últimos modelos que hubo en circulación. Hay también en exhibición trolebuses, camiones de mantenimiento de la infraestructura, fotografías; pero la mayoría de la gente va a ver y a subir el tranvía PCC. El museo tiene la ventaja que es de acceso gratuito, pero extrañamente poca gente sabe de su existencia y se sorprende al saberlo o encontrárselo porque sí es muy visible desde la calle. Desgraciadamente no se permite el uso de cámaras, pero desde la calle se obtienen muy buenas tomas. Éste es un museo que necesita más difusión para un potencial crecimiento y para lograr recuperar unidades que probablemente están abandonadas por ahí en algún taller ignoto de esta ciudad y colocarlas en alguna exhibición.

TR02

Tranvía Brill llamado CERO

TR01

Tranvía PCC

26

Interior del Tranvía PCC (Fuente)

28

Trolebús del Museo (Fuente)


 

6. Estadio Azul, el estadio olímpico que nunca lo fue

Esta “joya” es muy conocida. Lo que no lo es tanto es el origen de este estadio y por qué era llamado “Olímpico”, lo cual tiene algo de vergonzoso. En varias ciudades del mundo existen estadios llamados Olímpicos de lo cual sólo tienen el nombre porque nunca fueron sedes de Juegos Olímpicos o similares. O probablemente se les llama así por poseer una pista de atletismo con las medidas oficiales.

En la zona poniente centro se encuentra la Ciudad de los Deportes, un proyecto que quedó inconcluso durante la década de 1940. La intención fue crear un espacio que albergara diversos foros deportivos: un estadio para fútbol americano, un frontón de pelota vasca, un estadio de tenis y otros recintos. Pero sólo quedaron construidos una plaza de tauromaquia y el Estadio Olímpico… y ambos edificios quedaron con el nombre de Ciudad de los Deportes.

El Estadio Olímpico ha tenido una vida azarosa. Fue inaugurado en 1946 por los Pumas de la Universidad Nacional y los Aguiluchos del Colegio Militar en un partido de fútbol americano que en ese entonces competía ferozmente con el fútbol soccer como deporte preferido de la ciudad. Aunque construido expresamente para fútbol americano, fue testigo de la rivalidad al convivir ambos deportes en el estadio durante algunos años. Eso fue hasta 1952 con la inauguración del (otro) Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria (C.U.) al cual se mudó el fútbol americano quedando el fútbol soccer como único deporte albergado. Fue casa de diversos clubes capitalinos: América, Necaxa, Atlante, pero no tardó tiempo que también se trasladaron al Estadio Olímpico de C.U. y posteriormente al nuevo Estadio Azteca en 1966 por lo cual el estadio Olímpico quedó prácticamente en el abandono. En la década de 1980 el club Atlante regresó al estadio renombrándolo Estadio Azulgrana, abandonándolo después y en la década de 1990 el club Cruz Azul lo adoptó como casa renombrándolo Estadio Azul, nombre que permanece a la actualidad.

440

El Estadio Olímpico, poco después de su inaguración (Fuente)

1141884674_f

El estadio durante la década de 1980 y llamado Azulgrana (Fuente)

estadio-azul

El estadio en la actualidad y llamado Azul (Fuente)

Por lo narrado es perfectamente visible que nunca ha sido estadio olímpico, y ni siquiera fue utilizado como sub-instalación durante los Juegos Olímpicos de 1968, por lo cual el nombre olímpico ni siquiera está justificado. Y existe una razón por la cual nunca podría serlo y de la que nadie se percató durante su construcción. Cuándo ya se había construido la estructura del coso y se estaba acondicionando el terreno de cancha y pista fue obvio el detalle que nadie pensó: el estadio no tenía las dimensiones para albergar una pista oficial de atletismo. Es por eso que posee la forma de “estadio olímpico”, pero no posee pista de atletismo y por lo tanto nunca podrá recibir pruebas de pista o competiciones oficiales de atletismo. Así el estadio quedó como cruel prueba de un proyecto que fue hecho sin la planeación adecuada y que, como muchos proyectos de la ciudad, tuvo el único fin de justificar gastos del presupuesto de la ciudad que no reciben la suficiente atención o difusión para saber qué se hace con los impuestos de la ciudadanía.

Es obvio, comparando con la cancha de fútbol, que no hay espacio para una pista de atletismo (Fuente)


 

7. Iglesia Anglicana de Christ Church (Museo Británico-Americano)

Cuándo se habla de iglesias o parroquias en la Ciudad de México, generalmente damos por hecho que se habla de parroquias católicas. Y es así por ser el catolicismo la fe de mayor arraigo por cuestiones de colonización española e incluso fue la religión oficial hasta 1857 cuándo la Constitución Liberal de Benito Juárez le quitó el estatus jurídico que hasta entonces tenía la Iglesia Católica como rectora oficial civil. Esta decisión provocó una reacción conservadora que dio inicio a la Guerra de Reforma (aunque poco a poco el catolicismo ha disminuido en México pasando del 88% de la población en el 2000 a un 80% en 2014). Sin embargo esta vez hablaremos de una iglesia no católica en la ciudad.

Como se dijo, con la apertura religiosa creada en 1857 se dio la llegada de colonos de otras nacionalidades, entre esas la británica con todas sus costumbres. Durante el fin del siglo XIX y comienzos del XX (la época prerrevolucionaria conocida como Porfiriato) el entonces presidente Porfirio Díaz estableció lazos comerciales con las potencias europeas; entre esas con el Reino Unido. Esto provocó que la comunidad británica creciera y se afianzara en la Ciudad de México y para esa comunidad hubo la necesidad de crear un templo anglicano. Así empezó la construcción de un edificio de estilo neogótico que recuerda a la Abadía de Westminster en una calle conocida en la actualidad como Artículo 123 ubicada en el Centro Histórico de la ciudad. Este edificio empezó a construirse en 1893 terminando el proceso 2 años después, dedicándolo al culto anglicano, nombrándola Iglesia Juliana de Norwich y conocida simplemente como Christ Church. De esta manera se convirtió en unas de las iglesias no católicas que existen o existieron en la Ciudad de México.

199498

Interior de la iglesia en la década de 1960 (Fuente)

El edificio es ampliamente reconocible por ser neogótico, un estilo que rompe con los esquemas de cualquier construcción de la ciudad. El edificio fue dedicado al culto anglicano y en 1964 fue visitado por Eduardo de Edimburgo, príncipe consorte del Reino Unido. Pero el edificio no estuvo exento de problemas estructurales, debido sobre todo a la composición del suelo donde se ubica la Ciudad de México considerado poco estable por estar en una antigua zona de lagos. Esta falta de estabilidad fue causa para buscar otro sitio para emplazar una nueva iglesia, y esto se convirtió en una emergencia en 1985 y más exactamente el 19 de septiembre de ese año, fecha en que ocurrió el terremoto más tristemente famoso en la historia de México y su capital. Ese día la iglesia sufrió considerables daños que ya no permitieron su uso, y el posterior colapso del techo acabó con la esperanza de salvar todo el edificio. La Iglesia Anglicana se trasladó al barrio residencial de Lomas de Chapultepec donde actualmente se encuentra la nueva Iglesia de Christ Church de un estilo contemporáneo muy diferente al de su predecesora.

MBA06

Antigua Iglesia de Christ Church

MBA03

Antigua Iglesia de Christ Church

Pero la antigua iglesia pudo sobrevivir a pesar del abandono en que quedó. El Instituto Nacional de Antropología e Historia en 2005 comenzó su restauración, rescató parte de la estructura para su conservación y el edificio se convirtió en la sede del Museo Británico Americano de México donde se plasma la historia de las comunidades de habla inglesa que se han establecido en el país. El museo organiza eventos relacionados con las comunidades europeas en general tales como la celebración de San Patricio y el Festival Medieval de la Ciudad de México. Cuenta con biblioteca y fototeca que muestran la vida de las comunidades angloparlantes en nuestro país la cual a veces no es valorada debido a que solemos identificar a cualquier persona de habla inglesa como “gringo” y como parte de los Estados Unidos con quién México ha tenido una relación llamémosla no feliz. En resumen es un edificio que vale la pena visitar para conocer y admirar el estilo neogótico poco visto en esta parte del mundo.

MBA01

Interior de la Iglesia en la actualidad

MBA02

Interior de la Iglesia en la actualidad

MBA07

Interior de la Iglesia adornado durante el Festival Medieval de la Ciudad de México

MBA08

Interior de la Iglesia adornado durante el Festival Medieval de la Ciudad de México


 

8. La cabeza del Ángel ¿caído?

En la entrada titulada “Algunos monumentos a la Independencia alrededor del mundo” ya apareció este monumento llamado la Columna de la Independencia, mejor conocida como el Ángel de la Independencia… Aunque oficialmente es la Victoria Alada y es, como dijo el autor, uno de los monumentos más conocidos para nosotros los latinoamericanos. Así que no tiene nada de desconocido. Excepto un detalle que tiene que ver con un percance ocurrido en 1957.

Brevemente se dirá que fue construido a principios del siglo XX para conmemorar el centenario del inicio de la Guerra de Independencia. Fue ordenado por el presidente Porfirio Díaz, diseñado por el arquitecto Antonio Rivas Mercado y terminado justo a tiempo para su inauguración en las fiestas del centenario el 16 de septiembre de 1910, sólo 2 meses antes del inicio de la Revolución Mexicana. Hay leyendas que dicen que fue una de las hijas de Antonio Rivas Mercado la modelo para el Ángel: Antonieta o Alicia, pero no es verdad. Lo que sí es verdad es que es el monumento más conocido de la Ciudad de México, tanto así que el gobierno capitalino lo usa como logotipo.

2logosGDFySOS_horizontal-color

Logotipo de la Ciudad de México (Fuente)

CA03

Columna y Ángel de la Independencia en el ocaso

CA02

Columna y Ángel de la Independencia en el ocaso

El monumento permaneció tal como fue construido durante 47 años. Pero la madrugada del 28 de julio de 1957 sucedió el mayor terremoto de la Ciudad de México hasta 1985. El terremoto de ese día es famoso porque tuvo entre sus víctimas a la mayor celebridad de la metrópolis: el propio Ángel de la Independencia.

Antonio Ponce Rivas dice: La Victoria Alada escucha un nocturno el 28 de julio de 1957. A las dos de la mañana, con 40 minutos y 51 segundos se inicia un movimiento con intensidad VIII en la escala de Mercalli. El Ángel oscila al ritmo de la columna, se acelera y frena, se adelanta y retrocede en un vaivén con duración de minueto. Fuste y pedestal se repliegan; en cambio, la Victoria avanza, se agita, sin poder sostenerse, en convulsión sísmica. Todo perdió el sentido. Yace la cabeza; degollada, sin brazo, ni pie izquierdo; el busto dañado, el manto roto. Los espectadores rodean los restos desperdigados en el lado izquierdo del monumento …. El hombre sencillo se dolió, recordando su impotencia y pequeñez. Se preguntó “¿por qué?, ¿por qué a nosotros?” Se conmocionó con la tragedia en casas y edificios. Cayó el signo de nuestra libertad. Pareciera que la nación ya no puede levantarse en vuelo. (Ficha bibliográfica: Antonio Ponce Rivas. Una Victoria Alada. México : INAD, 1995. pp. 91-92 )

50539-e1332305284599-500x500

El Ángel el 28 de julio de 1957 después del terremoto (Fuente) © Archivo Tomás Montero Torres

50540-e1332305256593-500x500

El Ángel el 28 de julio de 1957 después del terremoto (Fuente) © Archivo Tomás Montero Torres

295

La Columna sin el Ángel (Fuente)

De inmediato comenzó la reparación y restauración de monumento. La Columna resultó intacta, aún así fue reforzada con una escalera metálica de caracol en su interior. Las maniobras para reubicar al Ángel en su pedestal fueron complejas, pero finalmente el 16 de septiembre de 1958 la Columna de la Independencia fue reinagurada tal como lo fue en 1910.

AngelRestaurado1958

Reubicación del Angel en 1958 (Fuente)

El Ángel fue restaurado por el escultor José Fernández Urbina con 18,000 laminillas de oro para recuperar su brillo dorado. Pero no todo fueron buenas noticias; la cabeza fue la parte que más sufrió daños y el escultor la declaró irreparable. Así que no hubo más remedio que sustituirla con una nueva.

50525-e1332305310466

La cabeza después del terremoto (Fuente) © Archivo Tomás Montero Torres

La cabeza dañada quedó como memoria del terremoto de aquel día. Fue trasladada a la Casa de los Condes de Heras y Soto que actualmente alberga el Archivo Histórico de la Ciudad de México. La cabeza se encuentra en el vestíbulo del edificio quedando como reliquia de aquel infortunado día. Aún conserva su brillo dorado como los días en que fue creado y aquel en que se le llamó el Ángel Caído. Así que para conocer en toda su totalidad al Ángel de la Independencia no basta con sólo visitarlo y subir los escalones para llegar a verlo en su pedestal, sino también ir al Archivo Histórico y ver, literalmente cara a cara, al símbolo de la ciudad en la Casa de Heras y Soto. El edificio por sí sólo es de admirarse. En la esquina de las calles Donceles y República de Chile tiene un tallado barroco que representa a un niño de tamaño natural. El archivo muestra todos los documentos de la Ciudad desde 1524 a 1928 y también puede ser visitado.

CA05

Niño tallado en la esquina de la Casa de Heras y Soto

NOCHE_MUSEOS_0005_72-683x1024

La Cabeza del Ángel en el Archivo Histórico de la Ciudad de México (Fuente)

CabezaAngel1957

La Cabeza del Ángel en el Archivo Histórico de la Ciudad de México (Fuente)

CA04

Placa en la Columna de la Independencia que marca su construcción y restauraciones


 

9. El sepulcro de Hernán Cortés

Antes de empezar a escribir este apartado debo decir que no quiero entrar en polémicas sobre defensa de, o ataque hacía la conquista de México. Lo que diré es que lo que pasó, pasó y así nos guste o no es lo que ahora nos hace a la gente mexicana, sobre todo en la capital. Aún así, creo habrá polémica sobre el siguiente punto de la entrada en la que hablaremos de los restos del conquistador Hernán Cortés.

Probablemente es el personaje más vituperiado en la historia de México por ser nada más y nada menos que el autor, diseñador y director de la conquista y destrucción de la civilización azteca, la última de origen prehispánico asentada en lo que ahora es la Ciudad de México. Según dicen las personas mayores, se dio el caso que en las escuelas todavía a mediados del siglo XX, era casi un dogma que en la historia de la conquista de México se pusiera al mismo Cortés como la encarnación de Satanás, Belzebú, Mefisto, Lucifer, Luzbel y todas las advocaciones habidas y por haber del diablo. Y cómo no, si fue quién destruyó la ciudad paraíso de Tenochtitlán (así también dicen), quemó los pies y finalmente mandó el ahorcamiento del último emperador o tlatoani azteca Cuauhtémoc, creando el patrón que sigue la historiografía de México en la actualidad: el héroe es el que pierde y el villano es el que gana. Y lo dice en Mentiras de Mis maestros Luis González de Alba, destacado periodista y filósofo:

“Los malditos triunfadores están en lo más profundo de nuestro infierno oficial. El malvado mayor, satanás del averno, es el triunfador absoluto, el hombre que hizo posible al México actual, país que sólo era viable sobre las ruinas de las naciones indígenas anteriores, ninguna de las cuales era México: sí, Hernán Cortés, sin cuyo triunfo no existiría el lector de esta publicación, ni sus autores… ni la publicación, ni la ciudad, ni el país. Es el padre de México porque sin su triunfo no existiría ni la población actual; pero optamos por definirnos como conquistados, vencidos, en negación absoluta del padre, español y conquistador, triunfador y por tanto malvado” (Fuente).

La reflexión parece ser correcta. En la historia de México se habla de los jefes aztecas vencidos, de los iniciadores de los movimientos independentistas, de los constitucionalistas, de los jefes revolucionarios, etc. Pero nadie de ellos hubiera sido lo que fue si no hubiera llegado Cortés en el siglo XVI a esta parte del mundo. Por eso que resulta contradictorio que los restos de aquel personaje tan satanizado estén sepultados en México. Y es curioso porque aquellos restos hubieron de viajar bastante antes de terminar en dónde están.

Después de la conquista y de haber realizado otras campañas militares en otras partes de México y Honduras (en dónde no le fue muy bien) y también de haber sido el primer gobernador de la Nueva España, Cortés regresó a España dónde murió en 1547. Primero los restos fueron sepultados en un monasterio de Sevilla y posteriormente en 1566 fue trasladado hacía la Nueva España por deseo expreso de él mismo. Los llevaron a Texcoco y después fueron trasladados al templo de San Francisco en la Ciudad de México en 1629. Pero ni aquí estuvieron quietos pues fueron cambiados varias veces de lugar dentro del mismo templo. En 1794 fueron trasladados al Hospital de Jesús que él mismo había fundado cuándo era gobernador. Por cierto, es el hospital más antiguo de América y aún sigue en funciones. Al parecer éste era ya su lugar definitivo, pero la turba independentista se propuso como objetivo el destruir los restos. En 1823 cuando ya era casi inminente que lo cumplirían, Lucas Alamán, entonces ministro decidió esconderlos bajo los tablones del mismo hospital e hizo llevar el mausoleo desmantelado a Palermo, Italia haciendo creer que dentro iban los restos. El peregrinar continuó pues estuvieron escondidos más de 100 años bajo el altar mayor del vecino Templo de la Purísima Concepción y de Jesús Nazareno o simplemente Templo de Jesús, para finalmente ser descubiertos en 1946 y depositados en el muro junto al altar mayor del mismo templo donde continúan hasta la fecha, con la simple inscripción del nombre y años de nacimiento y muerte; probablemente con la intención de evitar polémicas sobre su papel en la historia de México.

exhumando

Exhumación de Hernán Cortés en 1946 (Fuente)

GrabCortes-neu

Actual sepulcro de Hernán Cortés (Fuente)

???????????????????????????????????????????

Altar del Templo de Jesús. Al fondo se ve la placa roja del sepulcro (Fuente)

HC02

Fachada del Templo de Jesús y el Hospital de Jesús

HC03

Fachada del Templo de Jesús y el Hospital de Jesús

Pues nos guste o no, en el Templo de Jesús reposan los restos del conquistador Hernán Cortés, ahora a salvo de enfurecidas muchedumbres que proclamaban su profanación y quema. Sea lo que haya ocurrido para que estén sepultados ahí, los restos son el recuerdo de lo que quisiéramos o nos pretenden hacer olvidar: que fuimos una nación conquistada. Pero esa conquista es lo que ahora nos define como nación y nos da una identidad. Pero como dijo Guillermo Bonfil Batalla en el título de su obra México profundo: una civilización negada, a veces ni siquiera ahora sabemos cómo definir nuestra nación y nuestra identidad.


10. La Megabandera

Y para terminar sobre la joyas de la Ciudad de México en el Blog de Banderas, pues qué mejor que terminar con una joya que le encantará al dueño y señor de ese te blog, una bandera. Y ésta es una megabandera que ha tenido una suerte que no ha sido precisamente la mejor.

Esta megabandera es parte de un programa iniciado en el ya lejano 1999, que incluía la promoción de los llamados símbolos patrios: la bandera, el himno nacional y el escudo. Como parte de esa promoción fue que comenzó la construcción de grandes astas, con alturas hasta de 100 metros o más, en varios puntos de la nación y todas las banderas son custodiadas, izadas y arriadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (el Ejército).

En la Ciudad de México fueron elegidos 2 puntos: la Plaza de la Constitución o Zócalo y una zona al suroccidente denominada San Jerónimo. La Wiki dice que sus medidas son 14.3 por 25 metros dando la proporción 4:7 que dice la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales. Esta bandera fue inagurada con bombo y platillo, pero lamentablemente ha dado problemas debido sobre todo a su tamaño. Al ser muy grande el principal problema es el izamiento, pues es necesario mucho personal para el manejo de la bandera a la cual se le debe tratar con todo el respeto que merece cualquier bandera en el mundo. Y los problemas no se acaban ahí pues la naturaleza pone su parte con el viento y la lluvia que han desgarrado más de una vez el lábaro como ocurrió en 1999, 2010 y este año 2014. Es por eso que para evitarlo, en tiempo ordinario se iza una bandera más pequeña, dejando la megabandera para ocasiones especiales tales como las conmemoraciones del inicio de la Independencia el 15 y 16 de septiembre y de la Revolución Mexicana el 20 de noviembre. Por eso, desgraciadamente para admirarlas es mejor hacerlo en los días cercanos a esas fechas. Aunque de repente la megabandera es izada fuera de las ocasiones especiales.

32518976

Bandera de México en la zona de San Jerónimo (Fuente)

10221401

Bandera de México en la zona de San Jerónimo (Fuente)

Aún con todos sus problemas y falta de izamiento si alguien es fan de ver banderas este sitio es, junto con el Zócalo los mejores sitios para admirar la bandera de México y verla como la vemos en México (al menos yo): majestuosa, tricoloreada y ondeando a todo a lo que da.

021banderasnjer001

Bandera de México en la zona de San Jerónimo (Fuente)

61874538

Bandera de México en la zona de San Jerónimo (Fuente)

Bueno, pues estas fueron las joyas que elegí para describir a la Ciudad de México. Tal vez aparezcan o no en las guías turísticas de la ciudad… Y si no aparecen, al menos podrán conocerlas por si algún día se dan una vuelta por esta megalópolis.


Hasta aquí llegamos con la entrada que nos envió Fernando y no me queda más que decir ¡GRACIAS! Ojalá hubiera sabido de todos estos lugares e historias en Semana Santa cuando estuve recorriendo las calles del DF.  Ahora por culpa de Fernando tendré que volver  :o)  Espero que les haya gustado y los invito a todos a enviarme las entradas de sus ciudades.  Vean que mientras uno puede ir, es la única forma de conocer este mundo.  Saludos y como siempre, ¡adiós pues!

Anuncios

45 pensamientos en “10 joyas desconocidas de la Ciudad de México

  1. […] 10 joyas desconocidas de la Ciudad de México […]

    Me gusta

    • susana cortes dice:

      algunos lugares ya los conociay quiero agregar otros
      uno la plaza del aguilita en el centro historico que segun dicen es el lugar exacto donde los aztecas vieron la señal para fundar la nueva tenochtitla actualmente fue remodelada y nuevamente pusieron el aguila que derepente desaparecio de la plaza.
      dos la cruz esquinada en correo mayor y mesones es una cruz empotrada en la pared que no se sabe porque la pusieron asi pero es unica.
      sobre la cabeza de la victoria alada dicen que en la epoca que se cayo el gobierno puso anuncion solicitando al publico que regresara los fracmentos que se llevaron “porque eran de oro” para su reconstruccion.

      Me gusta

    • omar larios calderon dice:

      Hola soy mexicano y pues me da mucho gusto que personas como tu logren descubrir cosas tan positivas de mi pais, desafortunadamente no muchos mexicanos con capaces de apreciar lo que dentro de su pais existe, tengo la dicha de conocer 10 de los 10 lugares que mencionas, aunque para serte sincero no me habia percatado de la importancia de cada uno de ellos.
      saludos y excelente trabajo.

      Me gusta

  2. hjulian dice:

    10 razones mas para conocer. Nuevamente, gracias por una excelente entrada y un por la merma en la productividad.

    Me gusta

  3. Gran entrada. Y si a alguno le gusta la arquitectura que no deje de ir a ver las obras del gran Félix Candela (Palacio de los deportes, restaurante Los Manantiales o el pabellón de rayos cósmicos)

    Pd: http://www.jotdown.es/2011/11/los-hypars-de-felix-candela-i/

    Si es que todos los que pasan por aquí no estamos bien de lo nuestro. 🙂

    Me gusta

  4. FranM dice:

    ¿Pueden corregir “López de Gomara”? .Es ¨López de Gómara”. Gómara es una localidad de Soria (España). Gracias
    http://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%B3mara

    Me gusta

  5. krankermond dice:

    No voy a quebrarme la cabeza para expresar mi opinón sobre la entrada ¡es una pequeña joya bien merecida para este blog! Me gustó la idea de hacernos ver que los íconos de este esta ciudad son paradojicamente desconocidos…en más de un aspecto. Y lo cierto es que, de haber tenido más espacio, yo habría incluido entre otros, a los siguientes:

    -Plaza del zócalo (Plaza de la constitución). La plaza de la constitución es el nombre oficial de lo que cualquier chilango llama en el día a día, “el zócalo”. Lo que debemos aclarar es que detrás de la parsimoniosa obviedad del nombre, no se encuentra ningún hito republicano en la historia del México independiente; la plaza conmemora la primera constitución española (la pepa), promulgada en Cádiz en 1812, cuando Mexico seguía siendo la Nueva España. El nombre “zócalo” se empezó a popularizar en alusión al “zoclo” (o base) del inconcluso monumento a la independencia que el General Santa Ana (el personaje más excéntrico y tragicómico de la historia de México; mi antiheroe favorito), comenzó a levantar en la plaza a mediados del siglo XIX. Curiosamente, para emular esta costumbre capitalina, hubo (o hay todavía) ciudades y pueblos en provincia en donde “zócalo” se utiliza como nombre o sobrenombre de su plaza principal.

    -Monumento a la Revolución. En este catálogo de (poco conocidas) ironías, no puede faltar el bien conocido Monumento a la Revolución. Proyectado como palacio legislativo, fue diseñado y construido durante la sempiterma dictadura de Porfirio Díaz (el heroe-presidente-tirano que dió lugar a la revolución).

    -El “Puente” de Alvarado. En ese lugar no hay ningún puente; lo que allí había, era un tramo ordinario de la calzada Mexico-Tacuba. En la actualidad, el cruce de esta con Insurgentes, se llama así en honor a un pasaje de la historia de la conquista. El mismo día de la Noche triste, durante la ignominiosa huida de los españoles, el capitán Pedro de Alvarado (según la tradición, una bestia humana sin la sutileza de Cortés que encarnaba como nadie la brutalidad del conquistador ibérico), quedó arrinconado en una zanja sobre la calzada y no tuvo más remedio que usar su lanza como garrocha para poder saltar sobre el agua y poder salvar su pellejo.

    -Los íconos del metro. Siempre que voy a una ciudad nueva para mí, entre las primeras cosas que suelo imaginar con un especial atención, están los nombres y los íconos de las estaciones del metro. En mi niñéz, cuando conocí esta ciudad, estos fueron parte medular de mi descubrimiento del D.F. En esta ciudad, la mayoría de esos íconos estimulan nuestra imaginación y nos hace preguntarnos desde niños, qué hechos, objetos, personas o historias representan (cuando no conoces ¿qué es lo que puede haber “allí afuera”? ¿por qué un bonito elefante en la estación Talisman? ¿por qué una palmera en Xola? ¿unos tulipanes en Tacuba?). Pues bien, cuando conocí París, me metí al metro lleno de curiosidad ¡y no encontré íconos! Bien…Luego conocí el metro de Estocolmo, y salió lo mismo; no tienen íconos. Ví fotos del metro de Santiago, y lo mismo. Voy a Montreal, y tampoco hay íconos. ¿Qué rayos les cuesta diseñar unos íconos bonitos? ¿Hay algún otro metro que sí los tenga con cientos de historias interesantes?

    P.D. Después de una prolongada ausencia como seguidor del blog, Mapache, te saludo desde el DF.

    Me gusta

    • ¿Y tú qué carajos te habías hecho? Este abandono no tiene nombre don Krankermond. ¿Dónde andabas? Cuéntanos el chisme.

      Oye, y muchas gracias por tus comentarios y tus lugares adicionales. Estoy seguro que a los visitantes del DF les servirán mucho.

      Y frente a tu pregunta, no, no he visto otros metros que tengan íconos en las estaciones. El del DF es el único que he visto con eso… ¿Cuál será la razón?

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • krankermond dice:

        Andaba ocupado tomando un curso en línea y dando mis clases…

        Sobre el asunto del metro: Tal vez se trate de una “curiosidad” tercemundista. Probablemente, en un principio se pensó -y con razón- que habría mucha gente analfabeta que no podría leer los nombres de las estaciones. Lo curioso es que los transportes más nuevos, como el metrobus y el suburbano, también recibieron su respectiva serie de íconos. En fin. (Y por cierto, entre los metros que más curiosidad me dan, está el del Cairo ¿cómo será? con o sin analfabetismo, lo más seguro es que tampoco tenga íconos).

        Otra joya casi desconocida que vale la pena mencionar es el convento Ex-Teresa. Se trata de un templo barroco situado en un callejón al lado izquierdo del Palacio Nacional. Por fuera, se ve como cualquier iglesia antigua del centro, solo que por dentro… ¡no hay templo! Es un cascarón de templo barroco utilizado como galería de arte experimental para instalaciones y expos de arte conceptual y underground. Una excentrica composición.
        http://www.exteresa.bellasartes.gob.mx/

        Igual podemos mencionar:

        -la Calzada de los Misterios. Una antigua calzada que conectaba el islote de la ciudad con el santuario de Guadalupe y sobre la que todavía pueden verse los restos de nichos semiabandonados; estos fueron construídos para indicar los 15 misterios de los rosarios que marcaban las 15 etapas de las procesiones; el metro misterios tiene uno de ellos por ícono.

        -los acueductos de Guadalupe y Chapultepec (cuyos restos pueden verse en el ícono del metro sevilla)

        -la Fuente de Salto del Agua (ícono del metro homónimo)

        -el tianguis cultural del Chopo (museo viviente de las tribus urbanas)

        -el museo del Chopo (alojado en un edificio art nouveau desmontable traído de Alemania para alojar un expo industrial a principios del siglo XX)

        -el kiosko morisco (también desarmable y casi contemporáneo del anterior, se diseñó para ser el Pabellón de México en la Exposición Universal de París 1884-1885, y de la Feria de San Luis Missouri en 1904)

        -el Ex-Cine Teresa (ruina-cine-tugurio local de películas porno para citas exprés salvado de la demolición para convetirse en centro cultural)

        -el Circo V(i)olador (otro ex-cine abandonado convertido en centro cultural underground y sala de conciertos)

        -la (tenebrosa) isla de las muñecas (una de las tantas atracciones de los pantanos de Xochimilco).

        Me gusta

    • Fernando dice:

      Hola. En efecto es el único metro del mundo que conozco hasta ahora que usa logos para las estaciones. Es verdad que se dice que fue para la gente con analfabetismo pues cuándo se construyó el índice de gente analfabeta era alto. En el sitio del metro aparecen el porque de los logos elegidos para las estaciones
      http://www.metro.df.gob.mx/

      Y los primeros logos fueron hechos por el mismo diseñador que hizo los logos para los Juegos Olímpicos en 1968. De hecho el que se uso para las competencias de boxeo es el mismo que se usa para la actual estación Tepito de la línea B, tradicionalmente el barrio que ha dado muchos boxeadores de México para el mundo.
      http://www.elpuercoespin.com.ar/2010/08/22/las-olimpiadas-contadas-en-pictogramas/

      Espero con esto se pueda ampliar la información sobre los logos del metro. Saludos

      Me gusta

  6. Finn dice:

    Mi ciudad natal pero solo sabia de los puntos 3, 8 y 10

    Me gusta

  7. Josu dice:

    Siempre he tenido curiosidad de como era la América Precolombina y me ha sorprendido saber que Ciudad de México era la antigua Tenochtitlán, ya que me sonaba el nombre antigua de la capital mexicana. Me ha gustado el artículo.

    Con respecto a Isadora Duncan si que me gustaría aportar el detalle que Fernando Botello no ha querido escribir, y lo entiendo, porque parece algo sacado de aquella saga cinematográfica llamada en inglés “Final Destination”.

    Pues esta bailarina estaba en un descapotable paseando por Niza cuando el chal que que le rodeaba el cuello se enredo con las ruedas del coche estrangulándola.

    Me gusta

  8. krankermond dice:

    Fernando:

    Me retracto por lo de pequeña; tu entrada sí es una joya. Y tienes razón; inexplicablemente, pase lo que pase, yo sigo aferrado esta ciudad. Casi como en el Angel exterminador (de Buñuel) ¿Pues cómo hallarse en otro lado? ¿Guadalajara? ¿Querétaro? Remotamente. ¿Monterrey? Ni en broma.

    Me gusta

  9. Alan Alberto Hernandez Badilo dice:

    bueno, lo que dices de las vias abandonadas hay muchisimas, soy oriundo de la ciudad de mexico y por ahi, si no mal recuerdo de la decada de los 70 comenzaron a desaparecer los tranvias y hay una que con la repavimentacion de varias calles ahi en la zona de la basilica de guadalupe desaparecio casi totalmente (todavia se alcanzan a ver restos de vias) pero ya no mucho y cerca del sitio ya mencionado esta una base de microbuses y y ahi era una estacion de tranvia
    por ultimo tu entrada 5 DE 5

    Me gusta

  10. Gerardo Botello Juárez dice:

    Excelente entrada, nostálgica para los que somos del D.F. y vivimos fuera de esta ciudad. Cuando alguien me pregunta cual es el museo que les recomiendo visitar cuando viajan “a la capital”, les respondo lo mismo: la ciudad de México es un gran museo al aire libre.

    Esto porque vayas a donde vayas algo sucedió ahí que está plasmado en nuestros libros de historia; por ejemplo si estás en el sur y pasas por San Ángel te encontrarás el parque de la Bombilla, que fue donde mataron a Álvaro Obregón, si pasas por la Ciudadela en el centro, está la Biblioteca México, que fue donde estuvo preso José Ma. Morelos, etc. etc.

    Por lo que yo agregaría una curiosidad más que tuve la fortuna de ver personalmente. Durante la guerra cristera, se dio la ejecución de varios sacerdotes, tal vez el más conocido sea el Padre Miguel Agustín Pro (más conocido como el Padre Pro, jesuita, beatificado por Juan Pablo II en 1988) y que fue fusilado donde actualmente se encuentra el antiguo edificio de la Lotería Nacional. Pues bien, ahí se encuentra una placa donde se da constancia del lugar exacto donde fue ejecutado. Pocas personas la conoce o ubican, de hecho es curioso porque todo mundo que pasa caminando por ahí nadie la lee o percibe, dando por hecho que pertenece a la decoración del lugar. Esto a pesar de que existen infinidad de lugares con su nombre y hasta una ONG que defiende los derechos humanos.

    Desafortunadamente no tengo imágenes de la mencionada placa ni encontré en la web alguna foto reciente.

    Saludos a todos desde Tijuana, Baja California, México.

    Me gusta

    • Esas son las cosas que amo de las ciudades. Los pequeños detalles que los transeúntes ignoran a diario pero que son joyas en la historia de una ciudad. Y Ciudad de México está llena de ellas. Muchas gracias por tus comentarios Gerardo. Un abrazo desde Bogotá.

      Me gusta

  11. Gercho dice:

    Un post increible. Tiene tantos datos interesantes que lo tuve que leer de a poco, y no de un tirón, para no perderme nada de entre los datos tan interesantes.

    Todavía me acuerdo el interés que me causó el descubrimiento del Templo Mayor abajo de la catedral mexicana, desde ese momento tengo ganas de ir a verlo personalmente. Y después de leer este post, creo que terminé de convencerme de hacerlo en el corto plazo.

    Saludos!

    Me gusta

  12. Ambrosio dice:

    interesantes lugares, muchos de ellos desconocidos para mí, saludos

    Me gusta

  13. Sylvana dice:

    Alguien ha escuchado de la hormiga de la iglesia de Azcapotzalco? una leyenda muy interesante la cual les dejo el siguiente enlace
    http://www.orgullosocitadino.com/2012/09/la-leyenda-de-la-hormiga-en-azcapotzalco.html

    Me gusta

  14. […] a uno a la época de la colonia en un abrir y cerrar de ojos. Y si quieren leer más, les dejo las 10 joyas desconocidas de la Ciudad de México para que se […]

    Me gusta

  15. […] a uno a la época de la colonia en un abrir y cerrar de ojos. Y si quieren leer más, les dejo las 10 joyas desconocidas de la Ciudad de México para que se […]

    Me gusta

  16. Jose dice:

    Definitivamente muchas de las historias y lugares interesantes no están en las guías de turismo. Gracias por compartir estas joyas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.852 seguidores

Twitter

Visitantes

  • 4,504,279 visitas

Comprar Banderas

Banderas del mundo

Imágenes

Lago en las montañas de Armenia en invierno 🇦🇲 / Frozen lake in the Armenian mountains in winter 🇦🇲 #Armenia #invierno #winter #lago #lake #cáucaso #caucasus #snow #nieve Art Deco africano - Cinema África en Maputo, Mozambique 🇲🇿 / African Art Deco - Cinema Africa in Maputo, Mozambique 🇲🇿 #africa #áfrica #maputo #mozambique #moçambique #artdeco #cine #cinema Teherán, Irán 🇮🇷 / Tehran, Iran 🇮🇷 #tehran #Teheran #iran #irán #invierno #winter #nieve #snow Centro de Ciudad del Cabo, Sudáfrica 🇿🇦 / Cape Town CBD, South Africa 🇿🇦 #capetown #ciudaddelcabo #cbd #downtown #westerncape #africa #áfrica #sudáfrica #southafrica Palacio Real en Estocolmo, Suecia 🇸🇪 / Royal Palace in Stockholm, Sweden 🇸🇪 #royal palace #Sweden #Suecia #Stockholm #Estocolmo #palacio #palace Qutab Minar - Nueva Delhi, India 🇮🇳 / Qutab Minar - New Delhi, India 🇮🇳 #qutabminar #india #nuevadelhi #delhi #newdelhi #minarete #minaret

Países

A %d blogueros les gusta esto: