Deportes y Banderas Bifrontes: Si voltea, apoya al rival

26

18 de febrero de 2015 por Blog de Banderas

Y después de casi un mes, vuelve el Blog de Banderas con una entrada futbolístico-vexilológica que nos llega desde el sur del continente. Nuestro ya conocido Coke González se apartó un rato de las pantallas de televisión – sí señores, el muchacho sale a diario en la televisión chilena con un programa sobre deportes – y le dedicó algunas de sus horas a ver partidos de fútbol entre Malí y Guinea y luego entre Andorra y Moldavia. ¿Por qué? Pues porque él tiene problemas mentales como todos los que escribimos en este Blog – claro, los nuestros nunca serán tan graves como los de Diego el del blog del lado… eso ya es otro nivel -.

Pero bueno, en cualquier caso, el bicho de la vexilología futbolística le picó a Coke y nos envió una entrada bastante interesante que empezó en Guinea Ecuatorial y luego recorrió medio planeta. Los dejo entonces con la entrada de Coke, pero antes, dos cosas:

1. Pido disculpas públicas por el abandono en el que he tenido el blog durante el último mes… hubo un par de problemitas personales bastante graves que no me dejaron existir ni pensar, mucho menos escribir entradas. Ya los problemas se van solucionando y las entradas empezarán a llegar al ritmo acostumbrado.

2. El algún momento durante el último mes, el Blog de Banderas alcanzó la cifra récord de 2 millones de visitantes. Eso es como si toda la población de Botswana, Eslovenia o Macedonia hubieran leído las disfuncionalidades que ustedes y yo escribimos por estas tierras. Ahora, si no quieren países sino ciudades, es como si toda la población de Estocolmo, La Habana o Tashkent nos hubiera leído. Gente, eso es motivo de celebración así que pongan música, vístanse decentes, saquen el alcohol – o el café, ustedes escogen – y el primero va por el Blog de Banderas.

Y ahora sí, sin más preámbulos, vámonos con la entrada de Coke. Espero que la disfruten:


Cuando llegaron los primeros reportes satelitales de la Copa Africana de Naciones 2015 desde Guinea Ecuatorial, les mostré a mis compañeros de trabajo el acento del castellano que hablaban los ecuatoguineanos. Sí: hablaban nuestro mismo idioma (Nota del Blog de Banderas: aquí pueden ver una entrevista al aterrador presidente de Guinea Ecuatorial, Tedodoro Obiang Nguema… y de paso oyen el español ecuatoguineano). De inmediato me puse a ver las sedes: una de ellas es una ciudad fronteriza: Ebebiyín, que más encima está muy cerca de uno de los más de cientos trifinium que existen en el mundo. Ñoñez completa. Busqué fotografías de aquel hito. No encontré. Bah: el hecho que la Copa Africana de Naciones de 2015 se realizara en un país que por primera vez organiza en forma íntegra el torneo, que poseía una selección pujante (gran técnico Esteban Becker) y que amplió su universo de seleccionables mirando a España, Colombia y Brasil, además de ser uno de los pocos países continentales cuya capital está en una isla – Dinamarca se me viene a la mente, ¿algún otro? -, me cayó en gracia.

Pero sé que este noble espacio en medio de la cibergalaxia cobija a todo aquel que comparta esa pasión desmedida por esos fieltros que flamean representando países, pues qué mejor que mezclar mi pasión por la geopolítica, las banderas y el fútbol -añádase el fervor del dueño de este sitio por África- y una sana dosis de diarrea mental. Y sí fue posible: el grupo D de la competición deparó una de las situaciones más curiosas, poco frecuentes y kafkianas de toda la historia. Y ojo: no sólo hablo de los resultados. Fue mi fuente de inspiración para redactar esta humilde entrada. Que se disfrute, pues.


1. No voltee su bandera


a)  Guinea –  Malí

Misma cantidad de puntos. Misma diferencia de gol. Misma cantidad de goles convertidos. Misma cantidad de goles recibidos. Para colmo, empataron cuando se enfrentaron. Fue necesario un sorteo. Igualados en todo. Prácticamente. Incluso en banderas. Bueno, casi: Guinea y Mali tienen distintivos similares, aunque el país que da al océano Atlántico tiene el rojo más cerca del mástil, mientras que su vecino nortino tiene al verde. Lo curioso es que, si bien lo explican con matices, los orígenes de los colores de ambas banderas remiten a lo mismo: el rojo a la sangre derramada por los trabajadores, el amarillo por los recursos naturales de la tierra y el verde por los frondosos bosques. Ve tú a saber quién fue el avispado que alertó que, si ordenaban los colores de la misma manera, tendrían la misma identificación que el vecino.

Ojo, que al ser países cercanos, el de la CAN 2015 se trató de un enfrentamiento con ribetes de clásico. De hecho, este pleito también vexilológico se ha dado en 39 oportunidades. Para seguir con la tendencia, casi todo ha sido igual: 43 goles para cada uno. ¿Triunfos? Doce guineanos contra diez malienses. Casi parejos. Por eso, verlos enfrentados en el estadio de Mongomo fue, junto con duelo fraterno, un espectáculo tricromático en las tribunas.

Y había que tener mucho cuidado al enarbolar banderas: un mínimo detalle involucraba irse al bando oponente. Pero como era un duelo muy especial, el broche de oro fue cuando el señor Amara Dabo, representante guineano en el sorteo, sacó la pelotita bendecida que le otorgaba el segundo puesto del grupo D.

Nótese lo resignado -o más bien “picado”, como diríamos en Chile- de don Boubacar Diarra, presidente de la Federación de Mali, quien reclamó mayores criterios de desempate.

No le hicieron caso: fue el azar el que determinó todo. Un pequeño detalle que, tal como sus banderas, hacen diferentes a Guinea y Mali.


b)  Irlanda –  Côte d’Ivoire

Inicio describiendo la misma duda con la que redacto: ¿le pongo “Costa de Marfil” o “Côte d’Ivoire”, tal como lo ordenó el gobierno de aquel país para uniformar la denominación? Pensé en darles en el gusto, pero ¿cuál sería el gentilicio? ¿”Côted’ivoirienses”? No, déjense de joder: nombre castellanizado y ya. A propósito del rival en cuestión, aprovecho de aclarar que se trata de la República de Irlanda y no de Irlanda del Norte, perteneciente al Reino Unido.

Si se diera una confusión similar con el orden de sus respectivas banderas, otra vez volvemos al dilema del bifronte. En efecto, si te miras al espejo con la enseña irlandesa verás la marfileña y viceversa. Una cosa bastante loca. En todo caso, hay una diferencia sutil: el país europeo ocupa la proporción 1:2 en su encuadre, mientras que los africanos el tradicional 2:3 -perdón: ¿importa eso de las proporciones?-. Y remitiéndose al significado de los colores, ambos países coinciden en que el blanco representa la paz. En el caso isleño, el naranja es sinónimo de protestantes y el verde, de los católicos; mientras que para los africanos el naranja es la tierra y el verde, los bosques. Ojo, que no pocos creen que la bandera de Irlanda se remite a los ojos verdes, la tez blanca y el pelo colorín de su pueblo, pero a quienes creen eso quítenles la botella de aguardiente. (Nota del Blog de Banderas: Coke, ¿no debería ser whisky por aquello de la coherencia alcohólico-geográfica?).

Este particular emparejamiento bifrontal sólo se ha dado una vez en la historia del fútbol. Y no justamente en sus representativos adultos: fue en la Copa del Mundo sub 20 disputada en Emiratos Árabes, por el grupo E. Y en la ciudad de Al Ain, para mantener la costumbre, acabaron empatados a dos goles.

Partido entre Irlanda y Costa de Marfil en Emiratos Árabes Unidos (Fuente)


c)  Polonia –  Indonesia

Otro caso que, si hiciéramos de sus banderas una tortilla, anda tú a saber en qué orden caiga. Mismos colores que, en este caso, la diarreicomental pereza de sus creadores la remitieron a dos: blanco y rojo. Los polacos cranearon su muy compleja (?) bandera amparados en su escudo nacional, que remite a la dinastía de los Piastas -con I, no con L por favor-. Quizás sean los mismos argumentos con los que los indonesios colorearon su emblema: el rojo es el coraje y el blanco, la pureza.

La cosa es que si uno pesca la bandera con el blanco para arriba, polaco eres. Con el rojo hacia la cabeza, indonesio eres. Simple. Tanto como la palmada que le propinó el representativo europeo la única vez que jugaron sus selecciones a la pelota: fue el 28 de agosto de 1979, en el marco del mundial sub 20 de Japón. Seis a cero fue la victoria para Polonia. Creo que será más fácil para mí que me den una visa en Kiribati antes que conseguir imágenes de tan bifrontal acontecimiento.


2. Un detalle que sirve


No tan sólo existe la bifrontalidad como elemento de estudio – qué lindo me salió la redacción para justificar que este incivil se da el tiempo para el ocio – en las banderas. Sobre todo cuando existen emparejamientos de países cuyas enseñas son muy similares, un mínimo elemento resulta ser el diferenciador que remite a territorios distintos, lenguas distintas, culturas distintas, hasta postres distintos. Dada esta descripción, no reclame con que “oye, no incluyeron Rumania – Chad” o “se les olvidó a Indonesia con Mónaco” porque esos casos tienen banderas IGUALES. Y aquí lo que se analizará son los detallitos que las convierten diferentes (Nota del Blog de Banderas: Me encanta la forma tan sutil como Coke regaña a los lectores… ya no hay buenas costumbres). De éstos hay varios más. Ah: y tampoco incluiré casos con las banderas que poseen la Unión Jack, porque no quiero aumentar la diarrea mental de esta entrada – además ya escribieron sobre el particular aquí y aquí -. Con su permiso…


a)  Países Bajos –  Paraguay

Aquí seré enfático: pobre de quien me llame “Holanda” a Países Bajos. Si me porfía, lo mandaré a un idílico crucero del amor en costas norcoreanas. De hecho, las Holandas (son dos) tienen banderas muy distintas al estado neerlandés. La que sí nos cita es la que posee una franja roja, otra blanca y luego azul. Sería exactamente igual a la de Paraguay, si a los guaraníes no se les hubiese ocurrido estamparle su escudo nacional en la mitad. Este duelo de emblemas casi iguales se ha dado dos veces en la historia del fútbol, con un triunfo para la Oranje y un empate.


b)  Indonesia –  Singapur

Dije antes que los indonesios atribuyen el rojo al coraje y el blanco a la paz. Y resulta que sus “vecinos” -porque en rigor, no lo son- singapurenses les copiaron la bandera al establecerse la independencia del país el 9 de agosto -igual que mi cumpleaños, je- de 1965. Salvo un detallito: en la isla explicaron que su rojo era símbolo de “la hermandad universal y la equidad humana” y le añadieron una luna y cinco estrellas, que representan una nación joven y cinco valores que me da lata puntualizarlos. Pero si no fuese por ese símbolo -que muchos lo atribuyen al islam-, estaríamos hablando del mismo trapo para dos países muy cercanos. Al balompié han jugado 53 partidos oficiales en hombres y cuatro en mujeres, con cierta supremacía para los del archipiélago.

Banderas de Indonesia y Singapur (Fuente)


c)  Italia –  México

Siempre me llamó la atención que en las imágenes del mundial de México 1986, muchas banderas de la hinchada local no tuvieran el escudo nacional al medio. Técnicamente estaban apoyando a Italia. Y justamente es el distintivo del águila y la serpiente lo que lo hace ser México y no el país europeo. Se han enfrentado doce veces con siete triunfos italianos, cuatro empates y un triunfo azteca en 2010. Y en esas ocasiones, los fanáticos aztecas han sido más cautos para usar la bandera correcta y no echarle porras al rival.


d)  Colombia –  Ecuador

Aquí el cauto seré yo con la bandera del jefecito. Según me he instruido para no embarrarla, ambas banderas provienen de la creatividad de Francisco de Miranda, quien empleó los colores primarios para darle vida a la Gran Colombia. Al final, los territorios se escindieron y modificaron sus emblemas. Pero, a diferencia de Venezuela, las divisas de Colombia y Ecuador son iguales en proporción de colores. Y no fue sino hasta 1900 cuando los del Guayas determinaron oficializar el uso del escudo de armas en el centro de su bandera. Ahora bien, si no le ponen ese lindo escudito, serían lo mismo. Y como no lo son, los niños ecuatorianos deben esmerarse algo más en dibujar su bandera. Como buenos vecinos se han enfrentado mucho futbolísticamente: tiene tintes de clásico. Para solaz del dueño del blog, 19 victorias de la selección colombiana sobre doce de la Tri y once igualdades.


e)  Nicaragua –  El Salvador

Y con el respeto que me merecen ambos pueblos que ya quisiera conocer, éste debe ser uno de los casos más disfuncionales que me topé. Esencialmente porque es todo muy similar: en la wikipedia, la bandera nicaragüense tiende a ser más clara, pero ambas poseen el “azul cobalto”. Para qué decir el blanco. La diferencia, evidentemente, pasa por su escudo. Pero si no fuese porque los salvadoreños le pusieron algo más de pompa, también serían muy similares. Tuve que meterle lupa para descubrir que ambos distintivos poseen un triángulo equilátero con montañas emergiendo del agua, un gorro de la libertad que destella luces -a menos que destelle libertad- y arcoíris. Varía en las palabras y en que los cuzcatlecos le pusieron ramas de laurel. Demasiado puntilloso. Ah: también se diferencia porque en el istmo usan la proporción 3:5 y en El Salvador la inusual 189:325. Ay mamá. Por cierto, el origen de ambas viene de las Provincias Unidas de Centroamérica en el siglo XIX. Futbolísticamente la paternidad salvadoreña es muy amplia: 22 triunfos y apenas un empate, que fue en 2009 y que prácticamente lo asimilaron como ignominia.


f)  Andorra –  Moldavia

Muchos saben mi debilidad por el país de los Pirineos y no lo voy a ocultar. De hecho, cuando vi el penúltimo partido entre ambos, muchos me dijeron que estaba absolutamente loco -media novedad, poh-. Y dentro de mi diarrea mental, lo tildé como el “clásico vexilológico”. Más se esmeraron en mandarme al manicomio. Y mucho festejé el cabezazo de Óscar Sonejee que contribuyó al único empate entre ambas naciones -súmele dos triunfos moldavos-. El punto es que se trata de países cuyas banderas tienen la misma lógica: columnas verticales de tres colores y con un escudo al medio. ¿Diferencias? Aunque oficialmente ocupan azul, amarillo y rojo, siempre veo la enseña transcarpática con tonos más oscuros. Tal vez sean mis anteojos. Otro contraste es la proporción: 1:2 en Moldavia, 7:10 en Andorra. Pero la mayor divergencia está en lo del centro, por cierto: el del Principado es un escudo cuartelado, mientras que en Moldavia ocupan un águila sujetando un escudo. Como curiosidad diarreicomental, Moldavia es uno de los tres países en el mundo cuya bandera tiene un reverso distinto al anverso. Y esto es porque quisieron que el águila siempre quedara mirando hacia el mástil. Qué ternura, eh.

Foto: Coke González


g)  Malí –  Senegal

Aquí hay una razón de ser: tal como vimos en casos anteriores, hay un origen común. La bandera de Senegal es prácticamente igual a la de Mali porque fue instaurada gracias a… Mali. Tal cual: resulta que en 1959, ambos países eran uno solo, llamado Federación de Mali. La bandera de esta nación era la misma del Mali actual pero con un hombrecito dibujado en Paint denominado kanaga. Pero dos años después, la cosa se puso chunga y prefirieron separarse. Senegal conservó los colores pero desechó al kanaga (dicen que para no parecerse a Mali, pero en realidad el dibujo era bien feo) y lo reemplazó por una estrella verde. Al fin y al cabo, ambas banderas responden a lo mismo: los colores del panafricanismo, con significados como la sangre, la tierra y los bosques, pese a diversas interpretaciones según la religión imperante. Como en algún momento fueron uno, Mali y Senegal han jugado constantemente y también se puede considerar derbi: doce triunfos para los Leones de Teranga, ocho victorias para las Águilas y dcoce empates. Ah: ¿qué pasó con el mentado kanaga? En Mali lo borraron por presiones de sectores musulmanes que no querían figuras humanas en la bandera. A la tortuguita de Atari Logo le hubiese quedado mejor.

File:Flag of Mali 1959-1961.svg

Bandera de la Federación de Malí (Fuente)


h)  Liechtenstein –  Haití

Cuenta la leyenda -mentira: ya se escribió sobre eso en el hermano Blog de Fronteras– que Liechtenstein tenía una bandera distinta a la actual. Y eso fue porque un grupo de avispados fueron a los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 y se percataron que su bandera era igual a la de Haití. Es decir: azul y roja. El gobierno de aquel entonces insertó la corona para darle el cariz de principado y -para qué estamos con cosas- otorgarle un estatus superior al fieltro caribeño, que por lo demás tenía el escudo de armas. Por fútbol jamás estos países se han enfrentado, pero no deja de ser llamativo que su diferencia se haya gestado gracias al deporte.

Fijarse en los 2:55. Los de Liechtenstein fueron muy quisquillosos.


 i)  Jordania –  Palestina

Un nuevo caso de un génesis igual: ambas tienen la inspiración de la bandera de la Rebelión Árabe, aunque cambia el orden de los colores. Jordania y Palestina eran una sola nación hasta 1920 cuando el Imperio Británico creó el reino de Transjordania, actual Jordania. Ocho años se demoró este último estado en darle un toque a su bandera: una estrella de siete puntas, que tiene varias interpretaciones: los versos iniciales de la primera sura del Corán, las colinas en donde se construyó Ammán o la unidad de los pueblos árabes. Lo cierto es que, sin ese detallito, un aficionado jordano podría estar perfectamente apoyando a Palestina. Sin embargo, eso no ha sucedido en las ocho veces que se han enfrentado, con ningún triunfo para Palestina, incluyendo la manita que les endosaron 5-1 en la última Copa de Asia.

Aficionados en el partido Jordania – Palestina (Fuente)


Reseña:

Coke González es un periodista chileno. Más allá de que su especialidad es el deporte, siempre se ha apasionado por la geopolítica. Las banderas y las fronteras han sido su pasión incesante. Más de él en su biografía en la wiki. Su cuenta de twitter es @coke_deportes.

Anuncios

26 pensamientos en “Deportes y Banderas Bifrontes: Si voltea, apoya al rival

  1. Daniel dice:

    Muy buena entrada como siempre. Habría que añadir Luxemburgo y Países Bajos, que seguro que se han enfrentado muchas veces en fútbol y que se el azul de la bandera de Luxemburgo se puso un poco más clarito para diferenciarlo de la de los Países Bajos.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Pablo I. dice:

    paraguay ya que hablaste tambien tiene anverso y reverso
    saludo desde buenos aires argentina yo tambien tengo la misma fascinacion que usted por la geografia y por detalles minusculos y demas tonterias historico geograficos que yo y usted solo entendemos
    este blog me salvo la vida literalmente!

    Me gusta

  3. Hisae dice:

    Bueno, bueno, bueno…. esto si que es una banderenfermedad….. Siempre miré la similitud de algunas banderas, pero este estudio es completísimo e interesante. !Gracias por ser más inteligente y estudioso que yo! Me encantó la entrada…

    Me gusta

  4. hjulian dice:

    Excelente entrada… Estaré esperando la próxima

    Me gusta

  5. Alberto dice:

    ¿Qué significa “Piaslas”

    Me gusta

  6. jmaquino1982 dice:

    Excelente entrada… y recuerde que el país se llama Cotê D’Ivore (aunque la RAE mantiene costa de Marfil) y el gentilicio es Marfileño (http://lema.rae.es/drae/?val=marfile%C3%B1o) además muy buenas referencias sobre todo a las entradas sobre el Union Jack y a Francisco de Miranda (humildad) .
    Por otro lado, no conocía a Teo Obiang (es que me cayó tan bien que lo llamaré Teo) creo que debo leer un poco mas sobre él; es muy ..(parense en el pueblo natal del dueño de este blog y miren al oeste) y algo debe haber en este blog (ppalmente por el fetiche que tiene el mapache con los dictadores).me gustó el acento guineoecuatorial,
    ya para cerrar, me alegra que hayan entradas en este blog! eso indica que las vainas are getting back on track

    Me gusta

  7. FSugoi dice:

    Coke, ven a verme a Conce, tenemos mucho de que hablar 🙂

    Me gusta

  8. pataliebre dice:

    Echo en falta a Rumanía, cuya bandera es igual que la de Andorra y Moldavia (lo de Andorra es casualidad, la similitud con Moldavia obviamente no, porque han sido el mismo país durante mucho tiempo).
    Y he aquí mi aportación al fomento de la cultura mundial: Estos dos países se han enfrentado en cinco partidos amistosos, todos con victoria rumana.

    Me gusta

  9. pataliebre dice:

    También se me ocurre Egipto e Irak (4 victorias egipcias contra una de los mesopotámicos.
    Y casi iguales son también las banderas de Irán y Hungría (un único enfrentamiento futbolístico conocido, con victoria de los magiares por 5 a 0 en los Juegos Olímpicos de 1972). No hablan las crónicas de mucha confusión de banderas entre los 2000 espectadores que había ese día en las gradas del estadio de Nuremberg.

    Me gusta

  10. AdolfoNqn dice:

    Paises continentales cuya capital esté en una isla? Según lo que he visto en las aventuras de mi amigo Asterix: Lutecia! Okey, entendí, Lutecia sobrepasó la isla y se referían a isla marítima, pero no pude con tecnicismo diareicomental y lo primero que mi neuroma tosió

    Me gusta

  11. José John dice:

    La de México difiere de la de Italia, además de por el escudo, por la proporci{on y por los tonos de verde y rojo. Saludos desde México, D.F.

    Me gusta

  12. pataliebre dice:

    Estais hablando de paises continentales cuya capital está en una isla, como Guinea ecuatorial, aquí lanzo una pregunta para geotrastornados…Si os habéis fijado, en la gran mayoría de los países que tienen una parte continental y otra insular, la parte que está en el continente es más grande (ejemplos: Italia, Ecuador). ¿Cuantos paises se os ocurren que tengan su fracción insular mayor que la que está unida al continente?
    Empiezo yo: Malasia

    Me gusta

  13. jp dice:

    Me encanta este blog!!
    ¿Cuantos paises se os ocurren que tengan su fracción insular mayor que la que está unida al continente?
    ¿Valdría Dinamarca? Pais europeo que tiene más territorio en el continente americano (Groenlandia) que en la propia Europa.

    Me gusta

  14. J. S. dice:

    Una cosa respecto a la bandera colombiana en los encuentros deportivos: por alguna razón tonta, los aficionados tienden a usar la bandera del país con el escudo en el centro, lo que causa una enorme confusión sobretodo cuando el enfrentamiento es contra el vecino Ecuador.

    Para muestras un botón:

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 13.431 seguidores

Twitter

Visitantes

  • 4,362,956 visitas

Comprar Banderas

Banderas del mundo

Imágenes

Un poco apocalíptico el atardecer - Ciudad del Cabo, Sudáfrica 🇿🇦 / Today's sunset was a bit apocalyptic - Cape Town, South Africa 🇿🇦 #sunset #southafrica #sudáfrica #atardecer #áfrica #africa #clifton Île aux Cerfs, mauricio 🇲🇺 / Île aux Cerfs, Mauritius 🇲🇺 #mauricio #islamauricio #mauritius #mauritiusisland #ileauxcerfs #beach #playa Mezquita en Isfahan, Irán 🇮🇷 / Mosque in Isfahan, Iran 🇮🇷 #mosque #mezquita #isfahan #esfahan #isphahan #isfahán #iran #irán #persia #naqshejahansquare Colonia de pingüinos de Stony Point en Betty's Bay, Sudáfrica 🇿🇦 / Stony Point penguin colony in Betty's Bay, South Africa 🇿🇦 #southafrica #sudáfrica #áfrica #africa #penguins #pingüinos #bettysbay #stonypoint Parlamento en Budapest, Hungría 🇭🇺 / Parliament in Budapest, Hungary 🇭🇺 #parliament #parlamento #budapest #hungría #Hungary #Danubio #Danube Se va el sol 🇿🇦 / And the sun sets 🇿🇦 #sudáfrica #southafrica #capetown #ciudaddelcabo #africa #áfrica #atardecer #sunset

Países

A %d blogueros les gusta esto: