Damas y caballeros, ¡seguimos celebrando el cuarto aniversario del Blog de Banderas! Nuestra celebración empezó con la entrada pasada que nos llegó por cortesía de Kalinka desde las Islas Subantárticas Neozelandesas y que pueden leer aquí… Y hoy continuamos en el extremo sur del planeta pero en un hemisferio diferente. Les cuento:

Como les conté en la entrada anterior, el objetivo la celebración de aniversario es recorrer lugares poco conocidos de nuestro planeta y eso justamente es lo que vamos a hacer. Pero claro, como a mí siempre se me complica la vida, el de hoy es un tema álgido para nuestros lectores argentinos: Las Islas Malvinas. Famosas en América Latina por la Guerra de las Malvinas y la reclamación argentina del territorio, las Malvinas siempre aparecen como un lugar político… un lugar de confrontación, al menos en el imaginario latinoamericano. Es más, cuando uno visita Buenos Aires se encuentra con monumentos alusivos a las Malvinas por todas partes e incluso el Estadio de Mendoza se llama justamente así: Estadio Malvinas Argentinas. Mejor dicho, es un tema complicado.

Pero bueno, muy a pesar de que es un tema que me apasiona y al que le he dedicado horas y horas de lectura, yo no me voy a meter en política. Al menos hoy no. Y es que no viene al caso. ¿Cómo haríamos para poner de acuerdo a todo el mundo? Es como cuando me preguntaron qué opinaba sobre el deseo de independencia de Cataluña aquí en el Blog… Yo en ese momento decidí que lo mejor era fingir demencia y miré para otro lado. Hay temas que no se tocan en el Blog de Banderas, sobre todo cuando generan tanta controversia mientras estamos de celebración.

Entonces esto funciona así. Vamos a dejar la política de un lado y nos vamos a dedicar a desnudar a las Malvinas… a verlas al natural, como Dios las trajo al mundo. Sin banderas, sin nacionalidades, sin conflictos… Así, al desnudo. Y lo vamos a hacer de la mano de una de las personas que mejor conoce las islas y que se las recorrió de un extremo al otro durante meses: Jonathan Handley. ¿Y quién es el buen Jonathan? Pues les cuento: nació en Sudáfrica y actualmente está haciendo su doctorado en el Marine Apex Predator Research Unit de la Universidad Metropolitana Nelson Mandela en Port Elizabeth, Sudáfrica. Jonathan, que pasó meses en las Islas Malvinas, accedió a concedernos una entrevista y llevarnos de la mano hasta los lugares más recónditos de este paraíso en el Atlántico Sur. Y claro, el resultado es alucinante.

Los dejo entonces con Jonathan y la entrevista que le hice sobre las Islas Malvinas… Espero que ustedes la disfruten tanto como yo y, sobre todo, que se deleiten con las fotos alucinantes que nos envió porque la de hoy es una entrada gráfica, muy gráfica. Como en la entrada pasada, primero está la traducción de la entrevista al español y luego las múltiples fotos que nos envió – y dedíquenles tiempo porque son una cosa loca. Traigan café, acomódense y los dejo con Jonathan y nuestro viaje por las Malvinas. Disfruten.


¿Podría empezar por contarnos quién es usted? ¿Cuál es su área de trabajo y por qué decidió pasar unos meses en las Islas Malvinas? ¿Cuál fue el objetivo de su viaje?

Mi nombre es Jonathan Handley, 29 años, estudiante de doctorado en el Marine Apex Predator Research Unit (MAPRU) de la Universidad Metropolitana Nelson Mandela  (NMMU) en Puerto Elizabeth, Sudáfrica.

El objetivo principal de mi viaje fue estudiar la ecología de alimentación de los pingüinos juanito – también conocidos como pingüino papúa, pingüino gentú o pingüino de vincha – (Pygoscelis papua) en las Islas Malvinas en conjunto con una ONG local, Falklands Conservation. Fue un proyecto de investigación llevado a cabo para la realización de mis tesis máster y doctorado.

Pingüino
Un  pingüino juanito en la Colonia de Punta Voluntarios (Cortesía: Jonathan Handley)
¿Podría describir el viaje desde Sudáfrica hasta las Islas Malvinas? ¿Cómo se llega allá? ¿Cuánto tiempo se demora el viaje? ¿Cuánta gente hace parte de la expedición?

Al viajar solo, cada viaje me dio la oportunidad de conocer a algunas personas muy interesantes. Desde dueños de negocios hasta empresarios sociales y, sin duda, personas que se dedican a explorar el mundo. Entre cinco y seis vuelos te llevan desde Ciudad del Cabo a las Islas Malvinas. En primer lugar, un pequeño salto a Johannesburgo, a continuación, un vuelo sobre el Atlántico Sur a Buenos Aires o São Paulo. El siguiente vuelo a Santiago volando sobre la cima de los Andes es mágico. Una parada 10 horas en Santiago significaba algo más de tiempo para dormir en un rincón tranquilo del aeropuerto antes de partir hacia Punta Arenas en el sur de Chile. Una vez más, asegúrese de elegir un asiento en la ventana mirando hacia el este ya que el vuelo avanza a lo largo de los Andes y le permite ser testigo de las maravillas de la naturaleza: glaciares, volcanes y lagos impresionantes. Desde Punta Arenas continúa el vuelo a las Islas Malvinas, en ocasiones con una corta escala en Río Gallegos para recoger algunos pasajeros adicionales antes de finalmente aterrizar en la base aérea de Mount Pleasant en las Islas Malvinas. Con todo, el viaje total fue de alrededor de 40 horas.

MAPA CPT MPN
Mapa de la ruta: Ciudad del Cabo – Johannesburgo – São Paulo – Santiago – Punta Arenas – Río Gallegos – Base Aérea de Mount Pleasant (Fuente: Google Maps)
¿Qué fue lo primero que pensó apenas llegó a las Islas Malvinas?

¡Fantástico! Y wow, hace viento en este lugar.

Aérea
Volando sobre las islas en un pequeño avión con la vista espectacular de las diferentes tonalidades de azul en el agua (Cortesía: Jonathan Handley)

¿Podría describir el asentamiento o la base donde se hospedaron durante su tiempo en las Islas Malvinas? ¿Podría describir el poblado de Stanley? 

Pasé parte de mi tiempo acampando al lado de las colonias de pingüinos en las zonas remotas de la isla – sólo yo, un voluntario, los pingüinos y algunas playas de aguas cristalinas. En uno de los lugares donde acampamos tuvimos la suerte de tener acceso a un antiguo refugio que algunos de los agricultores de la zona solían utilizar. El refugio fue bienvenido porque nos permitió prepara las comidas y secar el equipo de trabajo en su interior.

Campsite
Nuestro campamento con el antiguo refugio en la mitad (Cortesía: Jonathan Handley)
Lunch
Preparando el almuerzo en el antiguo refugio (Cortesía: Jonathan Handley)

La otra parte de mi tiempo la pasé en la ciudad de Stanley. Stanley es un lugar maravilloso. Es una ciudad con un fuerte sentido de comunidad donde socializar siempre es una prioridad. Tiene todas las comodidades que uno pueda necesitar y una gran variedad de actividades para que la gente participe como la media maratón, la más austral del mundo. La mejor parte es que, desde la ventana de la oficina se pueden ver delfines y otros animales salvajes que se divierten en la distancia.

Maratón
Corriendo el maratón de las Islas Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Elefantes
Crías de las focas elefante juegan en las aguas poco profundas de la Isla Carcass (Cortesía: Jonathan Handley)
Señal de bienvenida a Stanley (Fuente)
Vista aérea de Stanley, Islas Malvinas
¿Podría describirnos un día en las Islas?

Un día típico para mí implicaba tener la nariz mocosa mientras trabajaba en el viento frío, pero siempre con una sonrisa mientras nos burlábamos el uno del otro. Trabajar con los pingüinos lo lleva a uno a tener algunas conversaciones interesantes, tanto con la gente con la que está trabajando como con los propios pingüinos. El almuerzo variaba casi todos los días, pero uno de mis favoritos eran los sánduches de galletas de jengibre y mayonesa.

Esperando
Tratando de mantenernos calientes mientras esperábamos que los pingüinos volvieran a casa (Cortesía: Jonathan Handley)
2 pájaros
Dos pájaros vuelven a casa con GPS instalados después de un viaje al mar (Cortesía: Jonathan Handley)

Fuera del campo, pasé muchos días de trabajo en el departamento de pesca local usando su laboratorio. Allí, tuve la suerte de trabajar con un equipo brillante que me ayudó a ordenar las muestras e identificar las presas de los pingüinos.

Laboratorio
Analizando las muestras en el laboratorio de Falkland Islands Fisheries con la voluntaria Jacki Bennett (Cortesía: Stuart Bennett)
¿Qué actividades realizaba durante su tiempo libre en las islas?

No tuve mucho tiempo libre. Y el poco que tuve lo utilicé sobre todo para explorar los alrededores de Stanley o ayudar con otros proyectos, tales como “thistle bashing”, la eliminación de una planta invasora desagradable que significó que tuve una oportunidad adicional para explorar otras partes increíbles de la isla .

Equipo
El equipo de “thistle bashing” ayudando a la eliminación de especies invasivas en Saunders Island (Cortesía: Jonathan Handley)
¿En algún momento te preguntaste: Yo qué hago aquí?

Sólo hubo una ocasión en que esto ocurrió. Fue después de 8 días esperando a que volviera un solo pingüino que tenía rastreadores y cámaras pegados a su cuerpo. Normalmente sólo hay que esperar 1 o 2 días durante los cuales realizamos otros trabajos. Después de 8 días, especialmente después de pasar gran parte de ese tiempo a solas, tu mente empieza a dar vueltas y extrañar. Mirando hacia atrás, sin embargo, estar tan libre en la naturaleza fue una experiencia increíble.

¿Se pueden tornar aburridas las islas? ¿Se extraña la gran ciudad cuando se está allá abajo?

No tuve tiempo de aburrirme y no creo que uno se pueda aburrir. Hay demasiadas oportunidades fantásticas para participar en proyectos e iniciativas que hay suficientes cosas para mantenerte ocupado.

Atardecer
Los atardeceres de las Malvinas son como ningunos otros que haya visto (Cortesía: Jonathan Handley)

No extrañé la ciudad. Sin embargo, sí extrañé poder tener acceso fácil a las frutas, especialmente siendo sudafricano donde las frutas se consiguen en todas partes.

¿Hubo alguna experiencia traumática o que te haya cambiado la vida en las Islas?

Toda la experiencia me cambió la vida. No muchas personas tienen la oportunidad de pasar 3 meses casi solo o con otra persona en medio de tanta abundancia de aire puro. Algunas partes de las islas están intactas y se puede apreciar la naturaleza y el mundo natural de una forma insuperable.

Pingüinos
Cientos de pingüinos juanitos anidando cerca del extremo sur de la Isla Soledad en la Colonia de la Punta del Toro (Cortesía: Jonathan Handley)
¿Hubo alguna experiencia divertida en las islas?

¡Demasiadas! Ver cómo un pingüino defecaba en la boca de mi supervisor. Intentar quitarme el mugre del ojo a las 11 pm en el campamento con el pitillo (pajita) de uno de los kits de hidratación y fallar miserablemente en el proceso. Orinar contra el viento siempre fue divertido.

¿Podría describirnos sus 2 ó 3 lugares favoritos en las islas?

El faro del Cabo San Felipe (Cape Pembroke). Ubicado a cerca de una hora a pie de Stanley, se puede subir hasta la punta del faro y admirar la belleza del Océano Atlántico Sur. Probablemente el mejor lugar del mundo para un picnic de noche.

Faro
Disfrutando de la vista del Océano Atlántico Sur desde el faro del Cabo San Felipe (Cortesía: Jonathan Handley)

Y la colonia de pingüinos de Bull Roads en el sur de la Isla de la Soledad. Demasiados buenos recuerdos de ese lugar.

Camioneta
Nuestro campamento en la colonia de pingüinos de Bull Roads. Un día soleado fantástico que nos permitió secar nuestra ropa y nuestros equipos. (Cortesía: Jonathan Handley)
¿Cuáles son tus animales y plantas favoritos en las islas?

Animal favorito: Tendría que ser el pingüino juanito después de pasar tanto tiempo con ellos y llegar a conocer realmente su carácter, pero también la pardela sombría en la Isla Celebroña a unos 30 minutos en bote desde Stanley. Si uno se sienta en esta isla al atardecer, se pueden ver cientos de miles de pájaros aterrizar en una isla que no es más grande que un par de campos de fútbol.

Aves
Pardelas sombrías aterrizando al atardecer en la Isla Celebroña. Estas maravillosas aves pueden identificar su madriguera entre las cientos de miles que hay en la playa (Cortesía: Stuart Bennett)

Planta favorita – Los pastizales Tussok. Este pasto crece más arriba de la altura de la cabeza y crea un laberinto de caminos en los que a uno le toca deambular. Se torna aún más divertido cuando uno se topa con un león marino durmiendo… y el pasto también provee un asiento caliente y confortable para sentarse a ver el albatros de ceja negra.

Pasto
Deambulando en los laberintos del pasto tussok (Cortesía: Jonathan Handley)
En su opinión, ¿Qué hace que las Islas Malvinas sean únicas en el mundo? ¿Qué se puede ver allá que no se pueda ver en ningún otro lugar del planeta?

Creo que cada lugar en el mundo es único, pero lo que más sobresale para mí en las Malvinas es la notable forma de vida. Hay una mezcla de lo viejo y lo nuevo que se une con gente trabajadora conectada con la tierra y el mar, pasando por emprendedores y hombres de negocios. Se encuentran sólo allí y en ninguna otra parte del mundo son los deliciosos pasteles y galletas horneadas por la preciosa vigilante de la colonia de pingüinos del Punto de Voluntarios, Trudy Pettersson. Siempre fueron un aperitivo cálido bienvenido en una compañía maravillosa mientras me dirigía a uno de mis campamentos. Además está el chochín malvinero endémico, un pequeño pájaro curioso que se lanza dentro y fuera de la hierba tussok mientras uno camina por ahí.

Acantilados
Monitoreando la población de aves marinas en los acantilados de las Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
¿Podría compartir con nosotros algunos de los resultados de su investigación?

Desde el proyecto, hemos logrado una fascinante visión del mundo de los pingüinos juanitos. Hemos sido los primeros en tener cámaras de vídeo de alta definición ubicadas sobre estas aves en las Malvinas y pudimos ver cómo era la vida de las aves bajo el agua. Fuimos los primeros en ser testigos de un comportamiento desconocido de estas aves que, mientras están en el mar, practican el cleptoparasitismo o el acto de robar comida de otros animales. Otros aspectos que hemos estado trabajando incluyen qué comen, a dónde van, y por qué utilizan recursos de la forma como lo hacen a través de las diferentes colonias en las islas. Estamos ocupados trabajando analizando todos estos datos así que vuelve pronto para saber más acerca de lo que hemos descubierto.

¿Cree que el poblamiento humano ha tenido un alto impacto en las islas? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Cree que el turismo debería ser permitido en las islas Malvinas?

En todo el mundo, las colonias de pingüinos y focas han enfrentado persecución en el pasado. Históricamente esta práctica se llevó a cabo en las Malvinas e impactó la vida silvestre. Muchos exploradores de todos los ámbitos de la vida reabastecieron sus buques con alimentos mientras pasaban por las islas subantárticas o se abastecieron de pieles para el comercio. Esto significó que nuestro conocimiento del mundo pudo crecer, pero sin duda la población de pingüinos y focas es mucho menor en la actualidad. Afortunadamente, muchas de estas prácticas se han abandonado en todo el mundo permitiendo que la naturaleza se recupere.

El turismo es un activo valioso para cualquier país y yo lo apoyo para las Malvinas. No sólo permite la creación de puestos de trabajo en las islas sino que permite también que la gente entienda un lugar. Las historias de belleza y aventura con las que muchos turistas dejan las islas ayudan a mantener la prosperidad económica cuando éstos convencen a otros turistas para que visiten las islas y promuevan la conservación de nuestro entorno natural.

Crucero
Un pequeño crucero recoge pasajeros que habían estado explorando la isla Carcass (Cortesía: Jonathan Handley)
Mientras estaba en las islas, ¿oyó o leyó sobre la reclamación argentina sobre las Malvinas? ¿Experimentó alguna situación en la cual la reclamación salió a relucir? ¿Hay algún recuerdo de la Guerra de las Malvinas en las islas?

Sí, por supuesto que uno oye sobre este tema. Cualquier lugar del mundo donde ha habido la tragedia de una guerra, tiene recuerdos de ellas… Y las Malvinas no son la excepción. Los recuerdos más importante serían los memoriales de la guerra y los campos minados.

¿Hay alguna información adicional que quiera compartir con nosotros?

¡Hagan las maletas y vayan a visitar! 🙂 Las Islas Malvinas permiten una oportunidad de experimentar el mundo natural de una manera fenomenal. La vida silvestre está en calma y uno se puede sentar a pocos metros de distancia de pingüinos y elefantes marinos a oír todos los sonidos que hacen hasta que uno se familiariza con la personalidad única de cada animal. La gente es maravillosa y hace que el lugar sea aún más especial. Aunque puede haber demasiado viento, el aire fresco logrará revitalizar sus células del cerebro y lo dejará sintiéndose fresco y fuerte para la próxima aventura.

Pingüino atardecer
Un pingüino juanito al atardecer (Cortesía: Jonathan Handley)
Más pingüinos
Si se paran lo suficientemente callados, la naturaleza viene a visitarlos (Courtesy: Jonathan Handley)
Y ahora, a recorrer las Malvinas de la mano de Jonathan Handley:
Rockhopper penguins
Pingüinos saltarrocas en las Islas Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Rockhopper penguin colony with a brilliant view
Colonia de pingüinos saltarrocas en las Islas Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
A sunny day on the cliffs at Falkland Sound looking across to the West Island
Un día soleado sobre los acantilados mirando hacia la Isla Gran Malvina (Cortesía: Jonathan Handley)
Driving around the islands crossing one of the small rivers
Cruzando uno de los pequeños riachuelos de las islas (Cortesía: Jonathan Handley)
Daisies in the summer
Margaritas en el verano (Cortesía: Jonathan Handley)
Old wreck along the coastline
Antiguo barco naufragado en las costas de las Islas Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Gentoo penguin nesting in the grasses
Pingüino juanito descansando en sobre el pasto (Cortesía: Jonathan Handley)
Adult gentoo penguin with unique plumage
Pingüino juanito adulto (Cortesía: Jonathan Handley)
Exploring the coast line
Explorando la costa de las Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Camp site on southern part of East Falkland Island during population census
Campamento en la zona sur de la Isla Soledad durante un censo de población de pingüinos (Cortesía: Jonathan Handley)
Rock shag AKA magellanic cormorant nesting on the cliffs
Comoranes de cuello negro anidando sobre los acantilados de las Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Among the penguins during population monitoring
Entre los pingüinos durante un censo de población (Cortesía: Jonathan Handley)
DSCF1629
Campamento en la Isla Soledad (Cortesía: Jonathan Handley)
Gentoo penguins crossing large puddle
Pingüinos juanitos cruzando un pequeño riachuelo (Cortesía: Jonathan Handley)
Imperial shag on the cliff at Bull Point
Comoranes imperiales en un acantilado cerca de Punta del Toro (Cortesía: Jonathan Handley)
Curious Cara cara bird coming to see what we were doing
Un caracara austral curioso viniendo a inspeccionar qué hacíamos (Cortesía: Jonathan Handley)
Chiloe wigeon pair with chicks
Patos overos con sus crías (Cortesía: Jonathan Handley)
Pale maiden flower at the Falkland Islands
Flor de Iris en las Islas Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Exploring the stone runs carved from historic glacier movement
Explorando las rocas resultado de los movimientos glaciales históricos (Cortesía: Jonathan Handley)
King penguins Gentoo penguins and dolphin gulls in the morning
Pingüinos rey y pingüinos juanito al amanecer en las Islas Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
Gentoo penguins in front of the King penguin colony in the background
Pingüinos juanitos frente a la colonia de pingüinos rey en el fondo (Cortesía: Jonathan Handley)
Camp Track
Conduciendo en las Malvinas (Cortesía: Stuart Bennett)
Tarn no Mt. Usborne
Vista desde el Monte Usborne (Cerro Alberdi) (Cortesía: Stuart Bennett)
Top of Mt. Usborne
Vista desde el punto más alto del Monte Usborne (Monte Albendi) (Cortesía: Stuart Bennett)

 

Kidney Island
Explorando la Isla Celebroña (Cortesía: Stuart Bennett)
Stanley in the background with Lady Liz wreck in foreground
El Lady Liz naufragado con la ciudad de Stanley (Puerto Argentino) al fondo (Cortesía: Jonathan Handley)
Securing a video camera to a Gentoo penguin
Ubicando una cámara de video sobre un pingüino juanito (Cortesía: Jonathan Handley)
Sea lion pair in the sunset
Par de leones marinos al atardecer (Cortesía: Jonathan Handley)
Driving across Falklands_Credit Jacki Bennett
Conduciendo por las Malvinas (Cortesía: Stuart Bennett)
gentoo penuin highway
Colonia de pingüinos juanitos (Cortesía: Jonathan Handley)
King penguin colony at Volunteer point
Colonia de pingüinos rey en el Punto de los Voluntarios (Cortesía: Jonathan Handley)
King penguin chicks at volunteer point
Polluelos de pingüino rey en el Punto de los Voluntarios (Cortesía: Jonathan Handley)
Sitting in the tussac grass_Stuart Bennett
Descansando en el pasto tussak (Cortesía: Stuart Bennett)
05 Bennett Stuart DSCN2496-59
Islas Malvinas (Cortesía: Stuart Bennett)
04 Bennett Stuart DSCN2493-56
Islas Malvinas desde el aire (Cortesía: Stuart Bennett)
03 Bennett Stuart DSCN2490-53
Islas Malvinas desde el aire (Cortesía: Stuart Bennett)
02 Bennett Stuart DSCN2463-26
Islas Malvinas desde el aire (Cortesía: Stuart Bennett)
DSCF5830
Ciudad de Stanley / Puerto Argentino (Cortesía: Jonathan Handley)
Whale bone arch next to the Cathedral
Arco de huesos de ballena al lado de la catedral de Stanley / Puerto Argentino (Cortesía: Jonathan Handley)
Cathedral in Stanley
Catedral de Stanley / Puerto Argentino (Cortesía: Jonathan Handley)
Jubilee Villas_my accommodation and office of Falklands conservation
La villa de los jubilados – mi residencia y oficina durante mi visita a las Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)
09 Bennett Stuart IMG_5320-11
Leones marinos en las Islas Malvinas (Cortesía: Stuart Bennett)
09 Bennett Stuart Falklands-204
Tussok en las islas Malvinas (Cortesía: Stuart Bennet)
08 Bennett Stuart Falklands-203
Ave en las islas Malvinas (Cortesía: Stuart Bennett)
Nesting ruddy headed goose
Cauquenes colorados anidando en las Malvinas (Cortesía: Jonathan Handley)

Y para terminar nuestra entrada de hoy, les dejo el canal de Youtube de Jonathan por si se quieren pegar una pasadita y ver los videos que hizo en las Malvinas: https://www.youtube.com/user/FalklandGentoo/. Muchísimas gracias nuevamente a Jonathan por su contribución con la celebración de aniversario del Blog de Banderas. Yo fui feliz leyendo sus respuestas y viendo sus fotos, espero que ustedes también lo hayan sido.

Durante los próximos días – o semanas – seguiré publicando las demás entrevistas, así que estén pendientes. Esto se pone mejor. Además, si alguno de ustedes vive en algún lugar o isla remota y quiere darme una entrevista para esta celebración, mándeme un correo a mapache@blogdebanderas.com y me cuenta. Los lectores y yo se lo agradeceremos enormemente. Para terminar, les dejo las redes sociales del Blog. Síganme y echamos chisme como es debido: Twitter / InstagramFacebook / Youtube. Hasta una próxima oportunidad y, como siempre, ¡Adiós pues!