Lugares remotos: Un viaje al punto donde se unen Corea del Norte, Rusia y China

Cuando empecé el Blog de Banderas hace ya 5 años, lo hice porque quería tener un espacio donde plasmar toda la diarrea mental geográfica que tengo en la cabeza. Quería contar no sólo curiosidades del mundo sino mis historias, percepciones y sentimientos recorriendo algunos de los lugares más recónditos de este planeta. Con el tiempo, el Blog se convirtió en ese pseudo-diario que me permite no sólo desandar caminos sino compartirlos con ustedes… Y claro, eso ha sido fantástico.

Sin embargo, hay otro aspecto del Blog que he descubierto con el paso de los años. Es un ámbito mucho menos abstracto y más personal. Resulta que me di cuenta que no estoy solo en este mundo de disfuncionales geográficos. Por el contrario, somos muchísimos más de los que yo creía. Con cada entrada, con cada comentario, nuevas personas iban llegando y de ahí han salido no sólo grandes historias sino grandes amistades. Es la parte humana del Blog la que más disfruto por estos días.

Y en el marco de esa parte humana, hace unos días apareció en mi bandeja de entrada un correo electrónico de Germán García. Yo al principio pensé que era un colombiano viviendo en China pero después me daría cuenta (por su redacción) que es español (y que me corrija si me equivoco). En cualquier caso, Germán vive en Shanghai y, como buen disfuncional geográfico, se pegó un viaje a la triple frontera entre Corea del Norte, China y Rusia. ¿Hay acaso un lugar más interesante para los lectores de este Blog en todo el planeta? Claro, él ofreció la entrada y yo salté en una pata de la felicidad. Unos días después, la entrada y las fotos estaban en mi correo electrónico y claro, yo fui un niño feliz.

Entonces, como hoy el protagonismo no es mío sino de Germán, los dejo en sus manos para recorrer la frontera de Corea del Norte, uno de los países más herméticos del planeta. Traigan café, acomódense y disfruten de este viaje lleno de fronteras, nieve, vallas y ríos congelados. Con ustedes:


Lugares remotos: Un viaje al punto donde se unen Corea del Norte, Rusia y China


Mi problema es que decido dónde viajar usando el Google Earth.

Me puedo pasar horas dando vueltas por el mundo, haciendo zoom en lugares aleatorios, y cuando alguien no lo tiene instalado en su ordenador, me indigno. Así que un día me fijé en el punto donde se encuentran Rusia, China y Corea del Norte, y sobre todo me pareció curioso cuán estrecho es el territorio chino conforme te acercas al trifinio.

Es una franja de tierra de entre 2 kilómetros y 100 metros (!!) de ancho entre el río y la frontera rusa. Es también extraño que Rusia toque Corea del Norte (Dato curioso: para ir de Noruega a Corea del Norte sólo hay que cruzar un país) y que China no tenga acceso al mar de Japón por tan pocos kilómetros.

Tengo la suerte de vivir en China, y en cuestión de un vuelo y unas horas de coche podía llegar allí fácilmente, con lo que por supuesto tenía que intentar llegar hasta ese mágico lugar. Mi buen amigo Manu estaba pasando en ese momento por China en su viaje alrededor del mundo, y cuando le propuse el viaje no pudo decir que no, pues el pobre está tan mal de la cabeza como yo.

Volé pues a Changchún, capital de la provincia de Jilin, para reunirme con Manu, alquilar un coche y dirigirnos prestos al trifinio.

Después de mi intento fallido de llegar al trifinio de China, Mongolia y Rusia cerca de Manzhouli, me temía que este iba a ser más de lo mismo. Es decir en medio de la nada, con el único acceso a través de una carretera reservada para el ejército y la patrulla fronteriza, o usando un 4×4. Sin embargo, en este caso hay una carretera que lleva hasta ahí, y es incluso una atracción turística con 3As! (La Ciudad Prohibida en Pekín tiene 5As). Así, por el módico precio de 40 yuanes (5 euros) puedes visitar el área del trifinio (que no el trifinio en sí) y subir a una torre desde donde hay vistas en todas direcciones.

Map
Zona fronteriza entre Corea del Norte, Rusia y China (Fuente)

La historia de por qué existe este trifinio y por qué China no tiene acceso al mar de Japón se remonta sobre todo a 1860, cuando China firmó la Convención de Pekín. En este tratado China cedía amplias partes de la Manchuria Exterior al Imperio Ruso, aprovechándose estos últimos de que China era débil, tenía poco control sobre esos territorios y también problemas con otras potencias europeas como Francia y el Reino Unido.

En este mismo tratado, China cedió la península de Kowloon y la isla de Hong Kong al Reino Unido a perpetuidad, sin embargo al final el Reino Unido accedió a devolver todo el territorio de Hong Kong a China, cosa que no ocurrió con los territorios cedidos a Rusia, que nunca volvieron a su antiguo dueño. Así, en pocos años, Rusia se hizo con una inmensa área del tamaño de Venezuela (900.000 km²) simplemente con tratados y sin apenas pegar un tiro.

Este señor es el representante del imperio Qing que tuvo que firmar la Convención de Pekín. Muy feliz no parece…

3
Príncipe Cong (Fuente)

En estos dos mapas se ve cómo Manchuria llegaba casi a la altura del norte de la isla de Sakhalin, y qué territorio ganó Rusia en los tratados de Aigun y Pekín.

4
Mapa de Manchuria en 1851 (Fuente)
5
Mapa de los cambios fronterizos entre 1858 y 1860 (Fuente)

Las fronteras entre China-Corea y Corea-Rusia son más simples ya que siguen el río Tumen desde el monte Paektu hasta el trifinio, y desde el trifinio hasta el mar respectivamente. Aunque según este artículo del New York Times la localización exacta del trifinio no se acordó de manera definitiva hasta el año 2003…

Baitou_Mountain_Tianchi
Lago Tianchi (Lago Celestial) desde el Monte Paektu en la frontera entre China y Corea del Norte (Fuente). De este lugar ya hablamos en el Blog de Banderas en la entrada titulada “30 fotografías curiosas tomadas en las fronteras del mundo“. Péguense una pasadita y la revisan.

La frontera chino-norcoreana es muy elegante: va desde la bahía de Corea en el mar Amarillo, siguiendo el río Yalu hasta el sagrado monte Paektu, donde cruza el lago del cráter por el medio, para seguir esta vez el río Tumen, hasta el trifinio.

La frontera ruso-norcoreana tiene tan sólo 17 kilómetros de largo, y sigue el curso del río Tumen desde el trifinio hasta su desembocadura en el mar de Japón. Es la más corta de las 14 fronteras que tiene Rusia.

6
Restaurante trilingüe de camino
7
Zona de la triple frontera (Fuente: Google Earth)

Así pues, llegamos al centro de visitantes de Fangchuan, donde aparcamos el coche (1). Allí hay que comprar los tickets y a continuación hacer en minibús el último kilómetro hasta la torre de observación (2).

Por lo que se ve en estas fotos, en verano o cuando hay más gente, los buses te llevan más lejos, hasta unos postes fronterizos ruso y chino (3), pero nosotros pringaos que fuimos en invierno (a quién se le ocurre ir en invierno) nos tuvimos que conformar con la torre, que no está mal tampoco, no me voy a quejar.

8
Con el bus
9
Carretera fronteriza cerca del número 3 (Fuente)
10
Desde el poste fronterizo en 3 (Fuente: Google Street View)
11
Desde el poste fronterizo en 3 (Fuente: Google Street View)
12
Hitos fronterizos de Rusia y China (Fuente)
13
Ticket de entrada

En el ticket pone “De un vistazo se ven tres países” (一眼望三国), y es que a los chinos les gustan los paralelismos, las frases simétricas o con un número determinado de caracteres, en este caso 5. También está ésta que me gustó mucho: 鸡鸣闻三国,犬吠惊三疆. Por si no les ha quedado claro: “El canto de un gallo se oye en tres países, el ladrido de un perro sobresalta a tres fronteras”.

14
Torre de observación en el número 2
15
He aquí el trifinio. Al otro lado del río Corea, la foto está hecha desde arriba de la torre, en China, y a partir de la torre blanca hacia la izquierda, Rusia.
16
Aquí China, allá Corea del Norte. Por la cara de Manu podéis ver que hacía un poquito de frío y una ligera brisa…
17
Rusia-China
18
Vista desde la torre hacia el oeste.
19
Hacia Rusia, dirección este. Se ve la carretera que lleva al número 3.
20
Hacia el noreste, hacia Rusia. En la torre del edificio pone: “El beneficio de la patria por encima de todo” y en la tierra en blanco “Yo en un puesto avanzado de la patria, y la patria siempre en mi corazón”.
21
Imagen 21. Pie de foto: Hacia el oeste. A la derecha Rusia, en el centro China, y a la izquierda, justo en el borde de la foto, Corea del Norte.

El puente que se ve es el Puente de la Amistad, un puente ferroviario y único paso fronterizo entre Rusia y Corea del Norte. Es obviamente también por donde pasan la mayoría de las importaciones y exportaciones de Corea del Norte a Rusia y viceversa, aunque no hay gran cosa. En 2015 sus exportaciones a Rusia tuvieron un valor de sólo 5 millones de dólares, y ahora con las nuevas sanciones seguramente sea menos (para comparar, Colombia exportó 98 millones de dólares a Rusia en el mismo año).

22
Vista desde Corea del Norte (Fuente)

Después de admirar las vistas volvimos en dirección a Dunhua, no sin antes parar en un par de sitios. En este este punto de la carretera el río era realmente estrecho, y al estar congelado parecía tan fácil cruzar, ¡además no había valla ni nada! Estuvimos un rato haciendo el moñas, casi cruzando al otro lado y haciendo fotos, pensando que estábamos casi en Corea del Norte. Luego nos dimos cuenta de que obviamente aquello no era la frontera, y de que eso era una isla en medio del río…

23
Isla en medio del río
24
Isla en medio del río

Nos sorprendió también esta duna, extraña combinación de nieve y arena.

25
Duna en la frontera
26
Duna en la frontera

Pasamos también por el lugar más estrecho del territorio chino que mencioné antes. En este punto la frontera con Rusia pasa por una colina muy cerca de la carretera, dejando prácticamente sólo ésta y las dos cunetas en China. En las fotos se ven las vallas de las dos fronteras, incluso en una se ven las dos vallas en la misma foto.

27
La parte más angosta del territorio chino (Fuente: Google Earth)
28
A la derecha al otro lado de la valla, Rusia. En el centro la carretera china, y a la izquierda la valla fronteriza con Corea del Norte, aunque no es la frontera en sí.
29
Foto hecha desde China. Más lejos la misma valla de la foto anterior, el río Tumen congelado y al fondo Corea del Norte.
30
Frontera Rusia-China. En el cartel pone: “Zona fronteriza restringida Prohibida la entrada”. (Tiene sentido)
31
Verja de entrada a la carretera fronteriza china, que sigue la frontera como se aprecia en la imagen por satélite.
32
Verja con el mismo mensaje de prohibido el paso, y un cartel en coreano y chino en el que pone: “Prohibido cruzar la frontera a pescar o a recolectar plantas”.
33
Más carteles con mensajes obvios. “Prohibido el paso, los infractores serán perseguidos” y “Tolerancia cero con los contrabandistas y traficantes de droga”.
34
Carretera en dirección al trifinio. En los carteles: “Fangchuan” y “Prevención de la erosión del suelo por causas humanas, por un desarrollo sostenible de los recursos naturales”.

Otro lugar que me llamó la atención fue este “churro”, un meandro del río Tumen cerca de la ciudad de Tumen. Está muy cerca de la carretera y es bastante accesible, así que paramos allí también a echarle un ojo, a ver qué se siente al estar casi completamente rodeados de Corea del Norte…

Aquí la valla fronteriza está en el lecho del río y aunque en aquel momento pudimos llegar hasta ella sin problemas tiene pinta de que cuando el Tumen lleva más agua no es tan fácil.

35
La flecha es donde paramos a hacer las fotos (Fuente: Google Earth)
36
Valla fronteriza entre China y Corea del Norte
37
¿Túnel secreto?
38
Valla fronteriza entre China y Corea del Norte

Esa noche fuimos a Yanji, la capital de la prefectura autónoma coreana de Yanbián, a cenar. ¡Y qué sorpresa la nuestra cuando vimos que tenían morcilla! Además no era muy diferente a la española…

39
Morcillas en Yanji

Hasta aquí la parte fronteriza de la entrada. A continuación hablaré sobre nuestra visita a tres confluencias por la misma zona, entre Jilin y Dunhua.

Una confluencia en este caso es el punto donde se encuentran un grado entero de longitud y otro de latitud, sin minutos ni segundos. Por ejemplo unas coordenadas como 64º00’00.0”N  17º00’00.0”O, la intersección (o confluencia) del paralelo 64 norte con el meridiano 17 oeste.

Existe un proyecto que consiste en visitar todos esos puntos (64442, aunque quitando muchas cerca de los polos y las de los océanos se quedan en 16347, de las que 14029 están en tierra firme y a 9887 aún no ha ido nadie) en lo que los responsables del proyecto llaman un “muestreo organizado del mundo”. Se puede así participar yendo a las confluencias para hacer fotos y subirlas junto con la historia de cómo llegaste hasta allí.

La gente cuerda y sensata dirá: “Qué cosa más inútil, ¿no?” Y puede que tengan razón, pero para mí hay una cierta satisfacción en ir a un lugar representado por un número redondo. También es una especie de exploración, es llegar a un sitio el primero, donde casi nadie va, y (probablemente) donde nadie antes ha ido sabiendo lo que significa. Además suelen estar en sitios remotos, donde de otra manera nunca iría. En la página hay otros cazadores de confluencias que dicen que es un desafío al turismo de masas, o que les gusta ir a un sitio que nunca han visto, no saben qué van a encontrar en él, no saben cómo llegar, pero saben exactamente dónde está.

En cualquier caso, allí fuimos, a tres de estos lugares (43ºN 127ºE, 43ºN 128ºE y 44ºN 127ºE) y esto es lo que encontramos. Si quieren saber más pueden visitar confluence.org. También pueden copiar directamente esas coordenadas en el Google Earth (y si no lo tienen, ya lo están instalando o me apareceré en sueños) o en Google Maps, para ver exactamente dónde están.

40
43ºN 127ºE
41
Sé que no es muy extremo pero a mí me pareció bien frío -15 grados.
42
43ºN 127ºE
43
43ºN 127ºE
44
GPS en 43ºN 127ºE. Más tarde nos dimos cuenta de que no hay todo ceros, pone  N  42º59’59.9”
45
Casi en 43ºN 127ºE
46
De camino a 43ºN 128ºE
47
43ºN 128ºE
48
43ºN 128ºE
49
GPS en 43ºN 128ºE
50
44ºN 127ºE
51
44ºN 127ºE
52
Unas bayas en 44ºN 127ºE
53
GPS en 44ºN 127ºE

¡Y eso es todo amigos! Espero que les haya gustado.

También quiero dar las gracias al señor Mapache por dejarme publicar en su blog.

¡Hasta la próxima!


Y hasta aquí llegamos por hoy con la entrada de Germán sobre la tripe frontera entre China, Corea del Norte y Rusia. Espero que la hayan disfrutado tanto como yo… Y claro, aprovecho para invitarlos a escribir sobre sus viajes y sus disfuncionalidades geográficas. El Blog siempre está abierto para ustedes, los lectores. Sólo me escriben a mapache@blogdebanderas.com y ya está. ¡Anímense!

Antes de irme, dos cosas: 1. Pronto llega una entrada sobre la vida cotidiana en medio de la guerra en Sana’a, la capital de Yemen, escrita por uno de los blogueros más famosos de Yemen. Pendientes porque está alucinante. 2. Si les gustó el tema de las triples fronteras pásense por esta entrada que escribió Coke hace unos años titulada: “Trifinia: Los lugares donde tres países se vuelven uno“.

Nos vemos en una próxima oportunidad y, como siempre, ¡Adiós pues!

Anuncios

13 comentarios

  1. Leo este blog hace años pero siempre de manera slienciosa… Hoy te aplaudo, a ti y a los colaboradores que hacen que este blog sea tan divertido (y a la vez donde se aprende tanto). Saludos de una argentina en Nueva Zelanda!

    Me gusta

  2. Como siempre es un enorme gusto leer las diferentes entradas y antojarme de nuevos lugares a visitar. Gracias al Sr. Mapache y a todos sus invitados! Y qué maravilla aprender sobre las confluencias, leeré más al respecto!
    🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s