España Marruecos

Entre el alambre y el Mediterráneo: Melilla, un trozo de Europa en África

Y ustedes que habían pensado que el Blog se había muerto. No señores, es que esto de ser asalariado es complicado y no me queda mucho tiempo para pasarme por estas tierras. Pero no se preocupen, el Blog vuelve y vuelve con toda (al menos por ahora). Vamos entonces con la primera de una serie de entradas que me han enviado desde lugares recónditos de este planeta. La de hoy nos llega desde el extremo norte de África, ¿o tal vez desde el extremo sur de España?, pues no sé. En todo caso, hoy vamos de la mano de Javier – alguien que ustedes ya conocen bastante bien por estas tierras – que nos lleva a Melilla y nos cuenta su experiencia en ese exclave español en la costa norte de Marruecos. Después, en los próximos días, vamos con otras entradas que me llegaron desde Seychelles, Nueva Zelanda y Guinea-Bissau. No se vayan muy lejos porque esto se va a poner bueno.

Entonces, sin más preámbulos, vamos con Javier y su entrada titulada “Entre el alambre y el Mediterráneo: Melilla, un trozo de Europa en África”. Traigan café que empezamos:


Entre el alambre y el Mediterráneo: Melilla, un trozo de Europa en África

Melilla es historia, es contrabando, es frontera. Melilla es África y es Europa. Es playa, puerto, modernismo, una valla metálica y un fortín militar. Es arte, exclave y cultura. Es árabe, cristiana e incluso judía. Melilla es apasionante en su diversidad, en su contraste y en su historia. Es única en España, en Europa y uno de los contadísimos exclaves intercontinentales del mundo (y aquí pueden leer sobre los 9 territorios nacionales no contiguos más grandes del mundo).

Ésta es una breve crónica de una breve estancia en esta breve ciudad autónoma de la que me enamoré desde el momento en que puse un pie en ella. Desde el primer minuto en que traspasé su vieja y casi impenetrable frontera, que en ese punto era sólo un torno giratorio que separa dos realidades enfrentadas pero obligadas a coexistir: el caótico y enigmático Marruecos y la próspera y cansada España; la aletargada África del Norte de la burocrática Europa.

Melilla vive de dos fuentes de ingresos: el contrabando y los funcionarios. El turismo es prácticamente inexistente y la oferta hotelera se reduce a 5 hoteles y una pensión, escasísimo bagaje para una ciudad costera con casi 100.000 habitantes. Esa injustificable escasez de turistas, eso sí, da un sabor aún más delicioso a la ciudad. Llegar en avión es caro, y un billete Melilla – Madrid puede costar más de 300 €, cuando visitar París, Londres o Bruselas sale por 75 € o menos. Con una superficie de apenas 12 km2, el aeropuerto es minúsculo y los vuelos deben hacer maniobras complicadas para no invadir espacio aéreo marroquí. Ésta y otras razones hacen que apenas dos compañías operen los vuelos entre Melilla y el resto de España. La iniciativa del gobierno de Melilla de subvencionar el precio de los pasajes no ha fructificado todavía, así que el año pasado solo 61.000 viajeros vinieron a visitar esta perla desconocida del Mediterráneo.

Aproximación al Aeropuerto de Melilla

Fui a visitar Melilla atraído por esa aparente inaccesibilidad y por la electrizante emoción que me provocan los lugares fuera de ruta, además de por ser uno de los pocos rincones de España que me quedaba por ver. Para llegar allí, me decidí por una alternativa mucho más asequible y exótica que volar directamente al exclave: un vuelo Barcelona – Nador, ciudad marroquí que linda con Melilla. Dos compañías operan esta ruta: la sempiterna Ryanair y Vueling (parte del grupo Iberia). La alternativa del ferry suponía conducir desde Zaragoza hasta Málaga, Almería o Motril (Granada), superando los 800 km en cualquiera de los casos. En el vuelo, un 98 % de pasajeros es marroquí. Y lo digo porque tan sólo había 3 españoles aparte de mí, con los que entablé conversación: una familia que visita en verano Melilla, pues el padre había sido policía allí varios años y compró una casa a la que van a disfrutar todos los años para estas fechas.

El descenso al norte de Marruecos es un placer para la vista: desde arriba se percibe el paisaje desértico, con un color anaranjado y amarillento alrededor de humildes casas diseminadas de tejados planos. Pero el aeropuerto de Nador es horripilante: pequeño, desvencijado, viejo y poco funcional. Bajar del avión ya supone, en pleno mes de julio, una bofetada de calor sofocante que hube de soportar mientras caminaba por la pista hacia la terminal, donde ya se había formado una cola interminable para pasar el control de inmigración.

Más de una hora después, logro salir del aeropuerto. Me iba a encontrar con Nourdine, una enfermera que me iba a enseñar su ciudad. Para ello, yo había reservado un coche de alquiler con el que mi intención era entrar en Melilla, pero, oh maldita improvisación, el empleado me dice que no es posible cruzar la frontera con un coche de alquiler. Cambio de planes: habrá que ir a Melilla en taxi. Y aquí empieza una aventura.

Los taxis en Marruecos es un concepto, cuando menos, diferente. Gracias a Nourdine, entendí que jamás había que negociar con los taxistas del aeropuerto, pues el timo al que te sometes es de proporciones coránicas. En lugar de ello, el modus operandi fue el siguiente: llamar a un taxista privado del poblado de al lado del aeropuerto, que te deja en el poblado; de ahí, tomar otro taxi a Nador, y de Nador, un tercer taxi hasta la frontera. Parece complicado, pero lo es más si se considera que en cada uno de estos trayectos, cada taxi es compartido por 6 personas más el conductor. Así pues, un coche normal, es decir, un coche de 5 plazas, se convierte en uno de 7 (4 personas detrás y dos pasajeros más el conductor delante), a 2 € el sitio. Existe la posibilidad de comprar dos asientos por persona para ir más cómodo, pero lo que está claro es que el taxi no arranca hasta que las plazas están llenas. O pagadas.

Vicisitudes salvadas, toca cruzar la valla. El momento era excitante: los residentes en la provincia de Nador tienen permitido el cruce de la frontera sin visado ni sello para entrar en Melilla, pero sólo para pasar el día. Tienen prohibido pasar la noche en la ciudad, y mucho menos abandonarla para cruzar el estrecho. Eran ya las 19h, y yo pretendía pasar la noche con Nourdine. No eran muchas las probabilidades de poder cruzar con ella. Generalmente, los residentes que cruzan y vuelven en el día lo hacen por razones de pequeño contrabando: compran productos que son mucho más baratos en España (productos de limpieza, de higiene, farmacéuticos…) y los revenden o los usan en Marruecos. La excusa que íbamos a decir era que Nourdine era una vieja amiga con la que me iba a cenar a Melilla y que luego volvería a su país.

En realidad, era así: Nourdine me advirtió de que bajo ningún concepto cenaríamos en Nador. Me contó que tenía problemas por ser una mujer independiente en una sociedad profundamente machista. Vive sola y no muestra absolutamente ningún signo externo de ser musulmana, lo cual es suficiente para que sea tachada de prostituta, o, como las llaman en Melilla, “lumi”. Eso quiere decir que si además la veían cenando con un español, ya no cabría ninguna duda de su condición y el repudio social sería irreparable. Por tanto, había que jugársela, y lo hicimos. Ella habla bereber, árabe clásico, francés, dialecto marroquí e inglés perfectamente, idiomas de los cuales nuestra única coincidencia es este último. Es extraordinariamente infrecuente que alguien del norte de Marruecos hable inglés, y decidimos cruzar la frontera conversando en este idioma animadamente. Cuando los policías de la frontera española revisaron su pasaporte en plena conversación, la dejaron pasar. Y nos encontramos en Melilla.

El contraste entre las dos ciudades es difícil de narrar. Nador es una ciudad fea y sucia. Estos adjetivos son demasiado comunes y poco descriptivos, pero son los más gráficos que puedo usar para describirla. Carente de cualquier atractivo, incluso siendo una ciudad costera, el caos circulatorio, de personas, de puestos callejeros, de restos de basura, añade un punto abrumador a la experiencia. Una vez se cruza la valla de Melilla, ya se tiene la impresión inmediata de encontrarse en España, en Europa: el tráfico está ordenado, las personas no se arremolinan por las calles, no hay basura por el suelo, los edificios están cuidados y limpios… pero en realidad no son las cosas que se ven o se huelen las que marcan la diferencia. Es algo intangible, invisible, lo que llama la atención al cruzar esa frontera.

España y Marruecos comparten una de las fronteras económicamente más abruptas de todo el mundo. Con un PIB per cápita 5 veces superior al de Marruecos, la diferencia entre ambos países no deja de ser un claro ejemplo de la diferencia entre Europa y África. Una diferencia palpable y real que se materializa en cuanto se traspasan los tornos que marcan la entrada a España.

Por qué Melilla es española es una larga historia: el título jurídico de adquisición de la soberanía de Melilla por parte de España se basa en la conquista realizada por Pedro de Estopiñán y Virués en 1497. Se puede considerar una ocupación de res nullius, pues en el momento de la llegada del conquistador español, la ciudad se encontraba abandonada debido a la huida de sus habitantes a causa de los conflictos territoriales existentes en ese momento en la región (Nota del Blog de Banderas: Y aquí don Javier me perdonará, pero me pudre un poco esa maña de los europeos de declarar terra nullius a cualquier lugar donde ellos llegan y argumentan no ver a nadie… sino pregúntenle a los aborígenes australianos o a los indígenas americanos, ellos tienen una que otra historia que contar. Se tenía que decir y se dijo). La legalidad y reconocimiento de esta ocupación / conquista vendría fundamentada en varios acuerdos firmados entre el Reino de España y la entonces entidad pre-soberana marroquí, representada por el Rey o Sultán de Marruecos. En uno de esos tratados se delimitó el trazado de la frontera entre ambos países, que quedó fijada tras el disparo de un cañón el 14 de junio de 1862, desde el Fuerte de Victoria Grande en dirección a los llanos de la mar Chica. El perímetro de alcance del cañón, sería, y aproximadamente sigue siendo, el perímetro de la ciudad.

Tomamos un taxi y nos dirigimos al paseo marítimo de la ciudad autónoma, que no parece diferenciarse mucho de cualquier ciudad del sur de España: terrazas animadas en la calle, personas charlando alrededor de una cerveza, hombres y mujeres riendo en una informal tarde de principios de verano. Nourdine respira hondo, saboreando cada instante, cada imagen en esta ciudad que le brinda la libertad que su país, a tan sólo unos metros, no le permite tener: nada más llegar a la cafetería, entra en el baño y aparece con un atuendo muy distinto al que traía. De ir vestida con unas mallas negras hasta el tobillo y una camiseta de manga corta, aparece con un vestido de verano muy fino, de tirantes y por encima de las rodillas.

Dejo que ella me explique la obvia razón de su cambio, y es que ese vestido que lleva ahora, por muy inadvertido que pase en España, es impensable usarlo en Marruecos: atraería todas las miradas, y no precisamente de admiración. Pide una cerveza y la saborea con los ojos cerrados, disfrutando de cada sorbo, pues en Nador, apenas unos kilómetros más allá, es extraordinariamente difícil conseguir una bebida alcohólica, y mucho menos por un residente. Han transcurrido apenas 30 minutos y su cara, su aspecto y su estado de ánimo han mutado de forma ostensible. Es el contraste entre un lado y otro de la valla, una de esas historias diarias inadvertidas por quienes no cruzan fronteras.

Cae la noche, y desde la terraza del apartamento que he alquilado, observo, a lo lejos, la amenazante y famosa “Valla de Melilla”, iluminada en todo su perímetro. En España y en Europa, ésta es la madre de todas las fronteras, puesto que es, junto con la de Ceuta, la única frontera terrestre entre la Unión Europea y África (Nota del Blog de Banderas: Técnicamente esto no es del todo cierto, habría que sumar la pequeña, diminuta frontera en el Peñón de Vélez de la Gomera del que pueden leer en estas dos entradas del Blog de Banderas: “Algunos territorios desconocidos de España en el Mar Mediterráneo” y “Un viaje por las 10 fronteras más cortas del mundo” y la que escribió Javier sobre el Peñón para el Blog del lado: “Dos mundos separados por 80 metros de cuerda: viaje a la frontera más corta del mundo“). Desde que se construyó, en 1998, ha ido incrementándose en altura, en impenetrabilidad, en sofisticación… y paralelamente, se ha vuelto más tenebrosa, más polémica, más amenazante. Actualmente, consta de casi 11 kilómetros de largo, 6 metros de altura y está rematada con alambre de espino y concertina. En realidad, son 2 vallas diferentes, una patrullada por la policía marroquí y la otra por la española. Potentemente iluminada de noche, marca de forma clara la soberanía del exclave e intenta disuadir, sin éxito, de cualquier paso ilegal. Centenares de personas intentan el salto cada año, muchas veces con éxito, tras haber recorrido cientos de kilómetros en pésimas condiciones, venidos de puntos tan alejados como Ghana, Burkina Faso, Senegal o Malí. Se hacinan en el monte Gurugú, cerca de la frontera, esperando el momento idóneo para el (a)salto. Observo el monte desde la terraza y me pregunto cuánta gente estará apiñada en su cima, entre los pinares que lo coronan, mirando hacia Melilla con esa mezcla de esperanza y temor que no logramos ni siquiera empezar a entender quienes hemos tenido la suerte de nacer al otro lado.

Monte Gurugú
Monte Gurugú en Marruecos
Panorámica de Melilla al atardecer
Melilla al atardecer
Panorámica de Melilla al atardecer (3)
Melilla al atardecer
Panorámica de Melilla al atardecer (2)
Melilla al atardecer

El día siguiente, la ciudad me despierta con un sol brillante, con esa luz mediterránea que invita a un desayuno junto al mar y a una vida sosegada. Es el día de explorar Melilla. Me cito con Juan, un amigo policía que está destinado voluntariamente en la ciudad y cuyo trabajo consiste en vigilar el tráfico de personas en la frontera. Existen 4 pasos fronterizos entre los dos países: Mariguari, Barrio Chino, Farhana y Beni Enzar, de los que sólo estos dos últimos corresponden a pasos para vehículos de motor. Él trabaja en el de Beni Enzar, por donde yo crucé, que es, con diferencia, el más transitado.

Melilla está dividida en dos partes: la parte vieja y el ensanche. Nos dirigimos a la Melilla vieja, y uno tiene la sensación de adentrarse en el mundo del Conde de Montecristo: una verdadera fortaleza marítima, con calles empedradas, estrechas y empinadas que corresponden a la intención, desde hace siglos, de salvaguardar este rincón de cualquier invasión externa. Esta parte consta de cuatro recintos fortificados que fueron construidos entre los siglos XVI y XIX. Recorrer esta parte alta de la ciudad y observar Marruecos desde la misma, con el silencio que la rodea un sábado por la mañana, me retrotrae a épocas en las que corsarios, piratas e invasores acechaban en las azules y entonces amenazantes aguas del Mediterráneo. Y es que el promontorio sobre el que se construyó la ciudad se encuentra prácticamente horadado por pasadizos y túneles, por los que, en tiempos de guerra, los habitantes de la ciudad podían escapar al mar si eran asediados. Una parte de estos caminos ha sido restaurada y se puede recorrer. Visitamos el aljibe, los fosos, las antiguas puertas de entrada y el museo etnográfico y nos dirigimos al centro de la ciudad. Nos topamos con la única estatua del General Franco que queda en pie en todo el mundo. En realidad, la leyenda de la estatua dice: “Comandante Francisco Franco, héroe de las campañas de África y liberador de Melilla”. El ayuntamiento de Melilla lleva años litigando con el gobierno central para que se retire, pues, argumentan estos, viola la Ley de Memoria Histórica, que pretende eliminar cualquier vestigio del franquismo en territorio español.

 

Plaza de la Constitución Española
Plaza de la Constitución Española
Calles de Melilla la Vieja
Calles de Melilla la Vieja
Melilla la Vieja
Melilla la Vieja
Plaza de Melilla
Plaza de Melilla
Plaza en Melilla la Vieja
Plaza en Melilla la Vieja

 

Fortaleza de Melilla
Fortaleza de Melilla
Faro de Melilla
Faro de Melilla
Recinto amurallado
Recinto amurallado

 

 

Estatua de Franco
Estatua del General Franco

 

El centro de Melilla parece el centro de cualquier población española, pero aquí algo especial flota en el ambiente: habitada a partes iguales por cristianos y musulmanes, pasear por sus calles supone despojarse de cualquier prejuicio sobre la convivencia pacífica y sin estridencias entre estas dos culturas. No en vano, una de las plazas principales es la llamada “plaza de las cuatro culturas”, en homenaje a cristianos, musulmanes, judíos e hindúes que viven aquí. Aquí no hay prisa y el tiempo parece transcurrir más despacio que en cualquier otra parte de España. El tráfico es fluido, la gente no corre por las calles y el ambiente mediterráneo, despreocupado y alegre, se respira incluso en las plazas más concurridas. Es una ciudad en la que el número de funcionarios per cápita supera en mucho a la media nacional, dados los complementos salariales a destino que se pagan en las dos ciudades autónomas, y siempre ha sido defendida por un contingente militar muy superior al de cualquier otro rincón de mi país. Este flujo de habitantes temporales y la mezcla de idiomas y razas han impregnado a Melilla de un ambiente de camaradería y de comunidad que hace que el visitante se sienta parte de ella de forma inmediata.

Plaza de las cuatro culturas
Plaza de las 4 culturas
Monumento judío en la plaza de las cuatro culturas
Monumento judío en la plaza de las cuatro culturas

Me quedo sorprendido de la elegancia de la arquitectura. Melilla, sorprendentemente, es la segunda ciudad española con mayor número de edificios modernistas después de Barcelona. No en vano, el principal impulsor del art noveau en la ciudad autónoma fue un discípulo del mismísimo Gaudí, Enrique Nieto. Hay cientos de edificios construidos con estas técnicas artísticas en Melilla, y uno no puede dejar de preguntarse cómo es posible que esté pisando suelo africano cuando ve maravillas como el edificio de la Reconquista, el palacio de la Asamblea, la Cámara de Comercio o el edificio del Telegrama del Rif, todos de una majestuosidad sorprendente (Nota del Blog de Banderas: Y ahí sí hay que regañar a Javier. ¿Quién dijo que en África no puede haber edificios majestuosos? Recordémosle que la majestuosidad en África aparece desde las pirámides en Egipto y Sudán, pasando por las hermosísimas mezquitas de barro en el Sahel y terminando en el Gran Zimbabwe. Es más, si quiere majestuosidad al estilo europeo, que se recorra las calles de Asmara, Eritrea con su Art Deco casi intacto, o el paseo marítimo de Argel que bien podría poner celosa a Marsella… No estimadísimo Javier, la majestuosidad no es exclusiva de Europa, lamento decepcionarte). El epicentro del modernismo en Melilla es la Plaza de España, donde también se encuentra el Casino Militar, obra de Enrique Nieto. A partir de ahí, las avenidas de los Reyes Católicos, la de la Marina y la de Juan Carlos I son un compendio de edificios modernistas elegantes y recargados que hacen del paseo una experiencia única.

Modernismo en Melilla (2)
Modernismo en Melilla
Iglesia modernista
Iglesia Modernista
Estatua del escudo de España
Estatua del escudo de España
Plaza principal de Melilla
Plaza principal de Melilla
Centro de Melilla 2
Centro de Melilla
Centro de Melilla
Centro de Melilla
Casino militar
Casino Militar
Modernismo en Melilla
Modernismo en Melilla
Centro de Melilla (3)
Centro de Melilla
Centro de Melilla (2)
Centro de Melilla
Melilla
Centro de Melilla

Me siento a tomar un té y me atiende el dueño de la tetería, un marroquí de nombre Abdul que habla un perfecto español con acento melillense (una especie de acento andaluz ligeramente menos marcado que el gaditano). El delicioso té con hierbabuena típico de Marruecos me sabe a gloria bajo un sol intenso y una ligera brisa marina. Tanto, que decido poner rumbo a la playa.

En Melilla hay varias a pesar de su escaso litoral, y me decanto por la más urbana y a la vez la más grande: la de San Lorenzo. Apenas concurrida y con un mar absolutamente en calma, alquilo una hamaca por 2,50 € y disfruto de la lectura alternando con un refrescante baño. Dos días después me iba a dirigir al Peñón de Vélez de la Gomera, por lo que me debía documentar debidamente, así que inicio una conversación con dos señoras que embadurnaban sus rollizos cuerpos con un aceite cuyo aroma a coco traspasaba fronteras. Estaba claro que no eran visitantes, así que supuse, con acierto, que tendrían un conocimiento vasto sobre la zona. En concreto, me dicen que espere a sus maridos, que son moteros y les encanta recorrer rutas poco trilladas por el norte del país vecino, por lo que me darían más información que ellas. Les pregunto si son de Melilla de toda la vida, y la historia que me cuentan no difiere de la de muchos habitantes de la ciudad: sus padres eran militares, de origen castellano, y vinieron aquí en los años 60. Cómodos y con un buen sueldo, decidieron echar raíces y que sus hijos nacieran en Melilla. Cincuenta y tantos años después, “no se van de aquí ni a tiros”.

Al fondo, Marruecos
Al fondo Marruecos
Playa de Melilla
Playa en Melilla
Playa de San Lorenzo
Playa de San Lorenzo
Playa de San Lorenzo (2)
Playa de San Lorenzo

Esa vinculación castrense con el exclave es una de las razones del fortísimo sentimiento español que late en cada rincón de Melilla, del que “quizá” la permanencia de la estatua de Franco podría ser un guiño. Por todas partes, a diferencia de otras regiones de España, se ven banderas nacionales y nadie esconde su profundo amor a la patria. Hablé con varias personas a lo largo de mi estancia, y todos lo hacían desde, también, el profundo respeto a la cultura “de al lado”. A pesar de la valla, de la vecindad a veces difícil y de las reclamaciones marroquíes sobre la soberanía de este apéndice, la convivencia entre musulmanes y españoles es más que correcta. Quien no es hijo de militares o funcionarios, es hijo de inmigrantes marroquíes venidos hace décadas. Los matrimonios mixtos no son raros, hasta el punto de que Melilla es la región de España con mayor número de bodas civiles, puesto que el rito religioso pierde importancia en estos casos.

Vienen sus maridos y me cuentan varias rutas por el norte de Marruecos que no voy a tener tiempo de hacer, aunque sí unas ganas tremendas. Me hablan de la ruta hacia el Peñón de Vélez y de las Islas Chafarinas y las Alhucemas. Disfruto con sus historias, que me relatan casos de una hospitalidad y una amabilidad asombrosas por parte de los bereberes de la zona, incluso en tiempos en los que las relaciones entre España y Marruecos no pasaban por su mejor momento. Me recomiendan que cambie los euros que llevo a la moneda local marroquí, el dírham, y que lo haga en una frutería cercana al centro. “¿En una frutería?” “Bueno, es una tienda de comestibles en realidad”. Me río. No habían caído en la cuenta de lo extraño que suena para alguien no acostumbrado a esto el cambiar moneda en una frutería, tienda de comestibles o lo que quiera que no sea un banco. La moneda marroquí no cotiza en ningún mercado, y el tipo de cambio se fija de forma… arbitraria, con lo que todo el mundo debe conocer quién ofrece el mejor cambio para no ser timado. Y en este caso, es un señor muy amable que saca un fardo de billetes algo sucios tras hacer unos números en una calculadora igualmente sucia con sus dedos llenos de mugre. Pero oye, que es el mejor tipo de cambio de Melilla.

Todavía resuenan en mi cabeza las historias de los moteros cuando cojo el coche de mi amigo el policía, que me lo había prestado para pasar el día, y me dirijo a la valla propiamente dicha. Quiero darme un paseo que algunos calificarían como “dark tourism”, pero que no puedo dejar de dar.

Vista desde abajo, es todavía más amenazante, fría y perturbadora de lo que parece ser de noche y desde lejos. Su parte central se encuentra inclinada hacia Marruecos para que todavía sea más difícil escalarla. Es larga e inhumana, disuasoria y siniestra. Una frontera exterior de la Unión Europea que separa dos mundos absolutamente distintos que están obligados a convivir.

Valla desde Marruecos
Valla vista desde Marruecos
Valla desde Marruecos 2
Valla vista desde Marruecos
Valla desde Marruecos 4
Valla vista desde Marruecos
Valla desde Marruecos 3
Valla vista desde Marruecos
Valla desde Marruecos 6
Valla vista desde Marruecos
Valla 3
Valla vista desde España
Valla 2
Valla vista desde España
Valla 1
Valla vista desde España
Valla 5.
Valla vista desde España

Me acerco al paso fronterizo de Beni Enzar, donde se encuentra Juan, y observo el día a día de un policía de frontera: control de pasaportes; un marroquí que intenta cruzar en bicicleta, lo cual no está permitido; escáner de vehículos para detectar posibles inmigrantes ilegales; familias que entran en España y cruzan el estrecho para volver a sus residencias; cientos de personas con bolsas, con hatillos, con carros llenos de mercancía… Un trasiego de gente en una y otra dirección, cada uno con sus razones y sus historias a cuestas, cruzando una línea imaginaria que aquí se materializa en toda su crudeza, burocracia y solemnidad.

Camino a la frontera
Camino a la frontera
Personas cruzando a España
Personas cruzando a España
Paso fronterizo desde España
Paso fronterizo desde España
Tornos de entrada a Marruecos (2)
Tornos de entrada a Marruecos
Coches entrando en Marruecos
Coches entrando en Marruecos
Paso fronterizo visto desde España
Paso fronterizo visto desde España
Tornos de entrada a Marruecos
Tornos de entrada a Marruecos

Video de Javier en la valla de Melilla

Al día siguiente, sería yo quien cruzase definitivamente esa frontera. Una vez se deja España y se entra en la tierra de nadie (técnicamente, territorio marroquí, pero sin haber traspasado la frontera burocrática), se acerca un lugareño a ofrecerme rellenar por 1 € el impreso que hay que presentar al oficial de inmigración: un papelito en el que hay que indicar nombre, número de pasaporte, ciudad de destino, hotel de hospedaje, etc. Le digo que me las apaño yo, y hago cola junto a varios españoles que van a pasar unos días en la casa que uno de ellos tiene al otro lado. Esta también es una constante aquí: la vivienda es muchísimo más económica en Marruecos y muchos melillenses tienen en este país su segunda residencia.

Me hacen pasar la maleta por un escáner y giro un torno metálico: ya estoy de nuevo en Marruecos. El contraste al volver a pisar suelo alauí vuelve a ser atroz: de nuevo el olor a especias y tabaco, el humo de los taxis desvencijados, el ir y venir de personas que parecen vagar sin rumbo, el caos circulatorio, los hoteles cochambrosos, el ruido incesante de motores, personas, cláxones…

Estoy de nuevo en África sin haber dejado de estar en África, y la sensación es extraña. Apenas 100 metros a mis espaldas tengo España y la Unión Europea, pero aquí tengo que negociar el pago de un taxi que ya tiene a 6 personas dentro y pagar con unos billetes que obtuve en una frutería. Veo España a mi lado, y la cobertura de mi teléfono aún es española, pero todo está escrito en árabe y la gente se arremolina a mi alrededor para pedirme monedas u ofrecerme servicios.

Para qué cruzo fronteras o por qué me atraen tanto queda aquí, una vez más, respondido: para palpar y tratar de entender cómo el disparo de un cañón hace más de 160 años ha determinado el presente de las personas que viven o se han sentido atraídas a vivir aquí; para comprender conceptos como dónde empieza lo mío y termina lo tuyo, y pensar si eso es justo; sentir, en definitiva, cómo una línea dibujada en un mapa, necesaria o no, genera y aumenta diferencias entre seres humanos que, aquí como en cualquier otro sitio, solo buscan vivir en paz y ser felices.

Ya en la distancia, miro la bandera de España, observo a quienes se dirigen hacia allí y me adentro en el misterioso Reino de Marruecos. Tan cerca… y tan lejos de mi país.


Y con esto terminamos nuestro viaje de hoy por la ciudad de Melilla de la mano de Javier. Espero que hayan disfrutado esta entrada tanto como yo… Por ahora, pásense por las redes del Blog y le dan click en “seguir”: Twitter / Instagram  / Facebook / Youtube. Y si quieren seguir a Javier en instagram, hagan click aquí. Hasta una próxima oportunidad (que espero que no se demore mucho) y, como siempre, ¡adiós pues!

Anuncios

11 comentarios

  1. Como de dos mundos, esta lectura. Alegra y entristece al mismo tiempo. Por un lado me lleva a atravesar esos contrastes culturales, religiosos y sociales tan interesantes, y por el otro, por ese diabólico engendro de la separación y las mallas fronterizas, me confronta con la dificultad que representa la vida para muchas personas. Muy descriptiva e interesante la narración. Da ganas de arrancar ya mismo a rehacer el mismo recorrido. Gracias por compartirla.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s